Cambiar idioma

Trastornos biológicos por calor

Trastornos biológicos por calor
04 jul

Trastornos biológicos por calor

Cuando llega el calor los mecanismos de adaptación de nuestro cuerpo, como el sudor, se ponen en marcha para mantener la temperatura corporal.

Detectar la aparición de los siguientes síntomas, debe hacernos pensar en que estamos sufriendo alguno de estos trastornos por calor.

CALAMBRES: El trastorno por calor más leve. A menudo el primer síntoma de una falta de adaptación a temperaturas elevadas. Con el sudor se pierde agua pero también sales minerales, y estas son necesarias para el correcto funcionamiento muscular.

  •  Síntomas: Contracturas dolorosas, especialmente en piernas hombros y abdomen.
  • Actuación: Reposo temporal a la sombra. Beber abundantemente, agua o  bebidas isotònicas o glucosadas.

INSOLACIÓN: Tras una exposición prolongada al Sol o bien por actividad física extenuante en un ambiente muy cálido. Consiste en un agotamiento por calor o deshidratación extrema, donde la pérdida de agua y sales no es local, sino que afecta a todo el organismo.

  • Síntomas: Temperatura corporal elevada, Piel caliente, húmeda y enrojecida. Secreción abundante de sudor. Cefalea, nauseas, visión borrosa, cansancio, agotamiento.
  • Actuación: Traslado a un lugar fresco y a la sombra. Refrescar el cuerpo con compresas empapadas, especialmente en cabeza, cuello y pliegues (axila, ingles) Solo si  esta  consciente dar de beber. Acudir a un centro sanitario.

GOLPE DE CALOR: Es el trastorno por calor más grave. El organismo es incapaz de adaptarse a un aumento de calor, los mecanismos de termoregulación son insuficientes y cesan, la prioridad es enviar sangre al sistema nervioso central. El golpe de calor es una urgencia que requiere una rápida actuación.

Afecta principalmente a las persones no aclimatadas, obesas, no formadas, con vestimenta inadecuada, consumidoras de alcohol y/o con trastornos cardiovasculares.

  • Causas:  Una insolación prolongada. Sometido a ambientes térmicos elevados. Cambios repentinos de temperatura.
  • Síntomas: Piel caliente, húmeda y enrojecida. Alteraciones de la conciencia. Pulso rápido y débil. Respiración rápida y superficial. Convulsiones.
  • Actuación: Traslado a un lugar fresco y a la sombra. Refrescar el cuerpo con compresas empapadas, especialmente en cabeza, cuello y pliegues (axila, ingles). Solo si  esta  consciente dar de beber. Si tiene convulsiones controlar los signos vitales, la vía aérea, colocar en posición lateral de seguridad. Activar el traslado a un centro sanitario de manera inmediata.

MEDIDAS PREVENTIVAS

  • Moderar o evitar, si es posible, las actividades físicas en en horas extremadamente calurosas
  • Hidratación abundante para compensar las futuras pérdidas por sudoración.
  • Mantener la piel libre y limpia para facilitar la transpiración
  • Proteger la cabeza con una gorra o sombrero evitando la exposición directa al Sol
  • Realizar breves descansos, para favorecer la recuperación e hidratación.
  • En el caso de aparición de los primeros síntomas, suspender toda actividad
  • Ante cualquier símtoma trasladad al afectado a un lugar fresco, dadle de beber, asegurad la posible ventilación y avisad urgentemente a los servicios sanitarios (112)

 

Montserrat Pamies Barbara

Jefa del Departamento de Prevención de Riesgos Laborales