Cambiar idioma

Trabajos con herramientas manuales

Trabajos con herramientas manuales
30 sep

Trabajos con herramientas manuales

Las herramientas manuales, son unos equipos de trabajo utilizados generalmente de forma individual, que sólo requieren la fuerza motriz humana y que se sostienen con las manos. Se han utilizado desde la Antigüedad, para poder realizar tareas que resultarían imposibles usando sólo las manos. Algunas han sufrido una gran evolución, sin embargo otras, no difieren demasiado de aquellas primeras.

Las herramientas manuales, parecen tan sencillas que a veces se olvidan las graves consecuencias que, un mal diseño o fabricación, una incorrecta elección o una inadecuada utilización, pueden tener sobre la seguridad y salud del trabajador o trabajadora.

Los accidentes producidos por las herramientas manuales, constituyen una parte importante del número total de accidentes de trabajo y en particular, de los de carácter leve, ya que se utilizan en numerosas actividades laborales. Sin embargo, las medidas de prevención les conceden poca relevancia, por la idea muy extendida de la escasa gravedad de las lesiones que producen, así como por la influencia del factor humano, que es más difícil de abordar técnicamente.

Podemos clasificar las herramientas del siguiente modo:

  • de accionamiento manual o sin motor.
  • de accionamiento no manual, mecánicas o con motor:
    • Eléctricas.
    • Neumáticas.
    • Hidráulicas.
    • Combustión interna.

Las herramientas de accionamiento manual o sin motor, de uso habitual y cuya relación no exhaustiva es: Destornilladores, Alicates, Tenazas, Llaves, Martillos, Cortafríos, Cinceles, Limas, Punzones, Granetes, Pelacables, Pelamangueras, Prensaterminales, Giramachos de carraca, Tijeras, etc.

Según se recoge en las estadísticas que publica anualmente el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, las herramientas manuales producen aproximadamente el 11% del total de los accidentes de trabajo, y el 70% de éstos se han producido por la utilización de herramientas manuales sin motor.

Datos año 2016:

*Accidentes de Trabajo con Baja en Jornada, por Actividad específica que desempeñaba el Trabajador.

TRABAJOS CON HERRAMIENTAS MANUALES (sin motor y sin especificar)

  TOTAL: 45.887.   Leves: 45.490; Graves: 349; Mortales: 48.

Los principales riesgos derivados del uso, transporte y mantenimiento de las herramientas manuales son:

  •  Golpes y cortes en manos ocasionados por las propias herramientas durante el trabajo normal con las mismas.
  • Lesiones oculares por partículas provenientes de los objetos que se trabajan y/o de la propia herramienta.
  • Golpes en diferentes partes del cuerpo por despido de la propia herramienta o del material trabajado.
  • Esguinces por sobreesfuerzos o gestos violentos.

Las principales causas que originan los riesgos indicados son:

  • Abuso de herramientas para efectuar cualquier tipo de operación.
  • Uso de herramientas inadecuadas, defectuosas, de mala calidad o mal diseñadas.
  • Uso de herramientas de forma incorrecta.
  • Herramientas abandonadas en lugares peligrosos.
  • Herramientas transportadas de forma peligrosa.
  • Herramientas mal conservadas.

Medidas preventivas generales:

Las medidas preventivas se contemplan desde la fase de diseño y adquisición de la herramienta; conllevan unas prácticas de seguridad asociadas a su uso; tienen en cuenta las medidas preventivas específicas para cada herramienta en particular; y finalmente terminan en la implantación de un adecuado programa de mantenimiento y control, almacenamiento y eliminación de dichas herramientas.

Por lo tanto, a la hora de velar por la seguridad y salud de los trabajadores y trabajadoras expuestos al uso de herramientas manuales se tendrán muy en cuenta los siguientes aspectos para tomar las correctas medidas preventivas:

1.       Diseño ergonómico. La herramienta manual debe cumplir una serie de requisitos básicos para que resulte eficaz:

  • Desempeñar con eficacia la función que se pretende de ella.
  • Proporcionada a las dimensiones del usuario.
  • Apropiada a la fuerza y resistencia del usuario.
  • Reducir al mínimo la fatiga del usuario.

2.       Adquisición Se deben adquirir herramientas de calidad acordes al tipo de trabajo a realizar.

3.       Adiestramiento-Utilización. Es la fase más importante pues en ella es donde se producen los       accidentes. El objetivo es que el usuario de la herramienta esté capacitado para su uso en condiciones seguras.

4.       Control y almacenamiento. Se conseguirá que todas las herramientas se encuentren en perfecto estado. El servicio de mantenimiento general de la empresa deberá reparar o poner a punto las herramientas manuales que le lleguen, desechando las que no se puedan reparar o las que estén defectuosas.

 

Miguel Fernandez Palenzuela, Departamento Prevención de riesgos laborales de Activa Mutua

 

 

 

Realizar un comentario