Cambiar idioma

Socorrismo y primeros auxilios: “Acto de soporte a la atención sanitaria inmediata”

03 sep

Socorrismo y primeros auxilios: “Acto de soporte a la atención sanitaria inmediata”

CONCEPTO DE URGENCIA MÉDICA.

Para procurar una asistencia sanitaria eficaz es primordial tener claro el concepto de Urgencia Médica.

La Asociación Médica Americana la define como:

“Una urgencia médica es toda aquella situación que, en opinión del paciente, su familia o de quien en aquel momento tenga la responsabilidad de la actuación de la cadena de socorro, requiera de una atención inmediata.”

El consejo de Europa considera sinónimos los términos “urgencia” y “emergencia”, y los define como: “el deber de actuar rápidamente dando atención sanitaria”.

La Oficina Regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) y el Consejo de Europa coinciden y recomiendan la clasificación de las urgencias médicas en tres grupos:

  • Víctimas o enfermos en los que la demora de la asistencia no altera el pronóstico.

  • Víctimas o enfermos en los que la asistencia se puede demorar una hora o más, y cuyo traslado se puede realizar con asistencia médica o sin ella.

  • Víctimas o enfermos en los que a medida que se demora la asistencia médica, se genera un incremento en la morbi-mortalidad o empeora el pronóstico.

En la aplicación del socorrismo y los primeros auxilios deberíamos seguir este último criterio, pero siempre hay que tener en cuenta que un accidentado o enfermo agudo puede empeorar en cualquier momento. Es por lo tanto fundamental la concienciación en la importancia que tiene la figura del socorredor o persona que da el soporte a la atención sanitaria inmediata, debiendo adquirir unos conocimientos básicos para la convivencia solidaria, convirtiéndose en un agente de salud y en el primer eslabón en la cadena de socorro, y como tal, el primero en activarla.

PRIMERA ACTUACIÓN EN EL SOPORTE A LA ATENCIÓN SANITARIA INMEDIATA:

LA CADENA DE SOCORRO.

Desde el momento que se produce la situación de emergencia hasta que se produce la asistencia sanitaria definitiva, se han de realizar una serie de actuaciones cuyo objetivo ha de ser reducir al mínimo el riesgo de otras situaciones de emergencia, las lesiones y las secuelas posteriores al accidente o la crisis del enfermo.

La persona que ofrece la primera asistencia es el primer eslabón de la cadena de socorro, que se pone en marcha para dar la respuesta sanitaria adecuada.

CADENA DE SOCORRO:

Proteger Avisar Socorrer Emergencias Hospital

ACTUACIÓN GENERAL ANTE UNA SITUACIÓN DE EMERGENCIA:

La actuación secuencial ante cualquier situación que requiera nuestra intervención la denominaremos P.A.S., las siglas de:

* PROTEGER

* AVISAR

* SOCORRER

  • PROTEGER:

Previamente a realizar cualquier acción, debemos hacer una valoración adecuada del entorno para detectar posibles riesgos que puedan afectar a la persona accidentada o afecta y a nosotros mismos. Será por lo tanto indispensable:

1º Tomar medidas de autoprotección necesarias y adecuadas, como: ponerse guantes, utilizar protectores, etc.

2º Tomar las medidas oportunas para evitar riesgos adicionales, como: abrir ventanas, cerrar el gas, suprimir la fuente de intoxicación, etc.

3º Señalizar el lugar del accidente a la distancia correcta en caso de accidentes de tránsito, o proteger el lugar físico del accidente en otras ocasiones.

4º Desconectar la corriente eléctrica antes de atender a una persona afecta de electrocución.

  • AVISAR:

1. Es necesario activar el sistema de asistencia sanitaria urgente o cadena de socorro de la zona o el general, mediante:

-Ambulancias

-Bomberos

-Llamar al número de teléfono de las urgencias médicas

-Policía local

-etc.

2. Es preciso disponer de un listado de números de teléfono útiles, dispuestos en un lugar adecuado y prefijado, ya que en estas situaciones de emergencia puede reinar un nerviosismo comprensible, que nos haga perder el tiempo de forma innecesaria.

3. Informar de la localización exacta del accidente con todas las posibles referencias.

4. Informar del número de personas afectadas, así como el tipo de lesiones y síntomas que presentan

5. Observar e informar de las posibles características especiales de la víctima, como puede ser una disminución física o psíquica, su sexo, edad, si es una mujer embarazada, etc.

6. Valorar el tipo de accidente y si hay circunstancias que podrían agravar la situación, como el riesgo de incendio, explosión, presencia de productos corrosivos o productos tóxicos, etc., e informar de ello.

7. El aviso lo puede efectuar cualquier persona, no siendo necesario que sea la misma que da el soporte sanitario, si bien, es conveniente éste dirigida por ésta.

8. Se ha de verificar que la información aportada se ha recibido correctamente. Si es preciso se repetirá el mensaje cuantas veces sea preciso. El que envía el aviso ha de ser el último en colgar el teléfono.

  • SOCORRER:

1. Tranquilizar a la víctima. Es importante comunicarse con el accidentado. La comunicación sea verbal o no, es una fuente de relación y de credibilidad. Transmitir seguridad y tranquilidad resulta básico. Las habilidades comunicativas y de relación son tan fundamentales en la acción de socorro como los conocimientos y acciones técnicas.

Está demostrado que la comunicación con la víctima, aunque ésta se halle inconsciente, es positiva. A su vez, una buena actitud comunicativa y de relación, nos servirá para disminuir la presión sobre nuestra propia actuación y facilitar la fidelidad del accidentado y de los colaboradores fortuitos.

2. Se determinarán las posibles lesiones existentes para establecer prioridades de actuación, tomando las precauciones necesarias para que no empeore la situación.

3. En caso de varios accidentados se efectuará una valoración rápida y una composición de lugar para establecer prioridades.

4. Serán de atención preferente las víctimas que presenten paradas cardio-respiratorias, hemorragias graves o politraumatismos, y posteriormente aquellas que presenten fracturas abiertas, heridas graves, grandes quemados, fracturas cerradas, etc.

5. Fundamental a tener en cuenta es: muchas veces la víctima que más grita no es la más grave.

Realizar un comentario