Cambiar idioma

Sedentarismo entre los más jóvenes

Sedentarismo entre los más jóvenes
01 abr

Sedentarismo entre los más jóvenes

En la sociedad actual, y como consecuencia de la industrialización y de un desarrollo tecnológico cada vez mayor, hemos cambiado nuestro estilo de vida hacia un modelo más sedentario; pasamos muchas horas sentados tanto en el trabajo como en el tiempo de ocio  (utilizando el ordenador, viendo la televisión, leyendo o jugando con videoconsolas, etc.). Como resultado también de una sociedad más globalizada, realizamos cada vez más viajes donde permanecemos sentados muchas horas seguidas y, además, utilizamos cada vez más el coche y otros medios de transporte, incluso para trayectos cortos.

Desde hace ya mucho tiempo, se sabe que la actividad física tiene muchos beneficios para la salud, pero más recientemente se han realizado estudios que demuestran que también se obtienen importantes beneficios reduciendo el sedentarismo.

Por tanto, además de alcanzar las recomendaciones de actividad física específicas por cada grupo de edad, es importante que comprendamos los beneficios de disminuir el sedentarismo en nuestras rutinas:

  • Ser personas menos sedentarias reduce el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2.
  • Parece proteger frente a muchos de los factores de riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, como la hipertensión o la obesidad, aunque aún son necesarios más estudios que analicen las consecuencias del sedentarismo independientemente de la actividad física.
  • Y, por otro lado, hay estudios que asocian el sedentarismo con mayor riesgo de algunos tipos de cáncer como el de colon, próstata, ovario o útero.

Además, entre los más jóvenes, reducir el sedentarismo puede contribuir a:

  • Mejorar la forma física y mantener un peso saludable.
  • Facilitar un mayor desarrollo de habilidades sociales.
  • Mejorar el aprendizaje y la atención, el comportamiento y el rendimiento escolar.
  • Mejorar las habilidades del lenguaje.
  • Mejorar la autoestima.
  • Al no pasar tanto tiempo sentados, en casa o jugando solos con tablets, consolas u otras pantallas tienen más tiempo para divertirse con sus amigas o amigos y aprender nuevas habilidades.

En resumen, reducir el sedentarismo tiene grandes beneficios para nuestra salud a corto y largo plazo, y puede hacerse de manera sencilla modificando algunas rutinas diarias.

Podemos obtener beneficios para nuestra salud a corto y largo plazo cuidando dos aspectos que actúan de manera independiente:

  • Realizando actividad física todos o casi todos los días de la semana
  • Reduciendo el tiempo de sedentarismo

¡¡Es importante hacer ambas cosas!!

Sólo la actividad física no sería suficiente para reducir los efectos negativos del tiempo que destinamos a actividades sedentarias.

Para ser personas menos sedentarias es importante evitar o interrumpir los largos periodos de tiempo que pasamos sentadas, con pequeñas pausas o descansos activos en los que realicemos algún movimiento.

 

1.- Cambiar algunas rutinas sedentarias:

Puedes romper tus rutinas sedentarias haciendo pequeños cambios en tu día a día:

  • UNA PARADA ANTES:Si vas en transporte público bájate una parada antes y si utilizas el coche, apárcalo un poco antes de llegar a tu destino.
  • ANDAR O IR EN BICI: Intenta ir al trabajo, a clase, a la compra, o cualquier otro destino caminando o en bicicleta; y si ya lo haces, escoge rutas más largas.
  • ELIGE ESCALERAS: Usa las escaleras siempre que sea posible en lugar del ascensor o las escaleras mecánicas.
  • APROVECHA CUALQUIER MOMENTO: Saca la basura y aprovecha para dar un pequeño paseo o si tienes perro, sácalo a pasear más a menudo. Además, aprovecha cualquier excusa cuando estés sentado para levantarte y estirar las piernas; para hablar por teléfono, para ir a beber agua o al baño, etc.

Si tu trabajo te lo permite, adquiere las siguientes rutinas:

  • Camina mientras hablas por teléfono.
  • Si tus compañeros los tienes en el mismo edificio, levántate para hablar con ellos en lugar de enviar mails.
  • Cuando puedas hacer pausas sal a caminar.
  • Camina después del tiempo para comer.
  • Levántate para beber agua
  • Intenta estar de pie cuando no precises trabajar sentado.
  • Cuanto te desplaces de tu puesto de trabajo hazlo caminando rápido.
  • Sube y baja escaleras siempre que puedas.
  • Puedes ir al baño en otra planta y así desplazarte.
  • Y cuantas otras estrategias puedas adquirir para moverte mientras trabajas.

2.- Actividad física recomendada en jóvenes:

  •  60 minutos al día de actividad aeróbica moderada, que es aquella actividad en la que se requiere un esfuerzo moderado para la edad, son actividades sin ritmo competitivo que nos generan aumento de sensación de calor, con ligera sudoración, con aumento del ritmo respiratorio y cardiaco pero que nos permite hablar con poco esfuerzo. Por ejemplo:
  • Caminar rápido o a paso ligero
  • Montar en Bicicleta
  • Senderismo
  • Patinaje
  • Carrera a ritmo suave
  • Actividad aérobica vigorosa unas 3 veces por semana. Se trata de actividades físicas donde la actividad cardio- respiratoria es elevada, con sensación de calor fuerte, con sudoración y donde el acto de hablar es muy dificultoso.

Sería por ejemplo:

  • Juegos activos que implican correr, saltar, etc…
  • Montar en bicicleta con recorridos largos y dificultosos.
  • Deportes activos como artes marciales, futbol, baloncesto, tenis, etc…
  • Danza vigorosa.
  • Actividades de fortalecimiento muscular, que comprenden actividades de fuerza y de resistencia. Suponen de un moderado a un alto nivel de esfuerzo trabajando los principales grupos musculares de piernas, caderas, espalda, abdomen, tórax, hombros y brazos. Podemos incluir:

 Realizar ejercicios de fuerza utilizando el propio cuerpo como abdominales, sentadillas, flexiones, etc…

  • Actividades como reptar, trepar cuerdas, escalas, etc…
  • Ejercicios de resistencia mediante bandas elásticas, máquinas de musculación, etc…
  • Actividades gimnásticas de nivel y monitorizadas.
  • Deportes competitivos con entrenador
  • Actividades de fortalecimiento óseo. Son actividades de impacto osteoarticular que generan fuerza sobre los huesos y contribuyen al crecimiento y fortalecimiento de éstos. Por ejemplo:
  • Saltos de pie o partiendo de la posición de sentadilla, saltar obstáculos, etc…
  • Saltos de altura o de longitud
  • Deportes como gimnasia, baloncesto, balonmano, voleibol, tenis, beisbol, artes marciales.
  • Baile competitivo, aeróbic, step.

Saber qué si realizáis actividad física, estáis transmitiendo un modelo de vida activo, que es beneficioso para vuestra salud como para los demás.

Cada persona juega un papel de vital importancia en la promoción y facilitación de oportunidades en la práctica de actividad física para la comunidad y sociedad en la que vivimos.

Dr. Alfred Barredo Activa Mutua Empresa saludable

Realizar un comentario