Cambiar idioma

Recomendaciones para evitar contagios durante los desplazamientos al lugar de trabajo

Recomendaciones para evitar contagios durante los desplazamientos al lugar de trabajo
21 abr

Recomendaciones para evitar contagios durante los desplazamientos al lugar de trabajo

Este pasado lunes, 13 de abril, millones de trabajadores y trabajadoras de toda España se reincorporaron a su actividad laboral, fundamente los de la construcción, la industria y todos aquéllos que no puedan realizar su tarea desde sus casas.

Para garantizar que este hecho se llevase a cabo de forma segura, evitando posibles contagios del COVID-19, el Gobierno de España publicó una guía referente de buenas prácticas preventivas aplicables en dicha vuelta al trabajo.

Uno de los aspectos fundamentales en esta reincorporación, además de mantener, en todo momento, unas condiciones de trabajo que garanticen la seguridad y salud de la población trabajadora, es el cómo debemos desplazarnos al lugar de trabajo, de tal manera que adoptemos unos hábitos que garanticen la prevención frente a la exposición y propagación del virus.

La guía de buenas prácticas, que acabamos de mencionar, recomienda, en este término, favorecer el desplazamiento al trabajo por medios que no supongan la agrupación con más personas, garantizando la importante distancia interpersonal de 2 metros.

Desde el punto de vista sanitario, se trata de un medio seguro, por lo que en caso de que el desplazamiento se realice de forma individual no es necesario llevar mascarilla. Sin embargo, es posible que viaje más de una persona en el coche ya que entre los supuestos en los que se permite circular por la vía pública acompañado figura el traslado al centro laboral.

En el coche podrán viajar hasta tres personas, un máximo de una por cada fila de asientos, como recoge la última normativa del Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana. En este caso, cada uno de los ocupantes deberá llevar una mascarilla protectora.

En caso de elegir un turismo o un VTC (vehículo con conductor), se deben extremar las medidas de limpieza del mismo y evitar que viaje más de una persona por cada fila de asientos, manteniendo la mayor distancia posible entre los ocupantes.

En los viajes en autobús, metro o tren, se recomienda guardar la distancia interpersonal con otros viajeros y, en el caso del transporte público, la guía recomienda usar una mascarilla higiénica, no médica. Desde el pasado 13 de abril, los trabajadores que se desplazan a los centros laborales en transporte público reciben de forma gratuita una mascarilla higiénica reutilizable que deben usar durante el trayecto.

Paralelamente, la Dirección General de Tráfico (DGT), dependiente del Ministerio del Interior, ha hecho públicos unos consejos para que sigan los trabajadores cuando acudan a los centros laborales, ya sea a pie o en otro medio de transporte, individual o colectivo.

En todo caso el organismo público pide que se utilicen las opciones de movilidad que mejor garanticen la distancia interpersonal de aproximadamente dos metros, incluso si el desplazamiento se realiza a pie, para evitar la propagación y el contagio del coronavirus. Si se va andando, en bicicleta o en moto, el organismo recuerda que no es necesario llevar mascarilla protectora, que en cambio sí es obligatorio cuando el desplazamiento se realiza en transporte público.

Vuelta a la actividad

Todos los ciudadanos que opten por utilizar su vehículo propio para realizar traslados laborales deberán tener en cuenta algunos detalles para que el retorno a la actividad se produzca con seguridad. El primero de ellos, antes de iniciar al desplazamiento, es comprobar que la mecánica se encuentra en óptimas condiciones tras permanecer sin funcionar puede que incluso algunas semanas.

Para ello, será necesario realizar unos pasos de comprobación de nuestro vehículo, empezando por conectar (si hubiésemos desconectado) la batería y verificar su estado de carga, además de comprobar la presión correcta de los neumáticos. También habrá que revisar el nivel de líquidos (aceite, refrigerante, freno y dirección), verificar que no haya ninguna fuga que haya podido dejar marcas en el suelo y controlar el tacto y el funcionamiento de los frenos (pedal y palanca).

A continuación, se debe arrancar el motor y mantenerlo al ralentí unos pocos minutos, mientras se verifican los testigos de la instrumentación y que los dispositivos del coche (luces, intermitentes, sistemas electrónicos, etc.) funcionen correctamente. Esta comprobación siempre, por supuesto, en espacios abiertos que impidan la acumulación de gases contaminantes procedentes del motor.

Desinfección del vehículo

Para combatir esta pandemia y evitar contagios por CVID 19, se debe extremar la limpieza del vehículo. Se ha constatado que el virus sobrevive en superficies y que en algunas de ellas, como el acero o los plásticos, puede llegar a hacerlo durante tres días. Por ello es necesario una limpieza exhaustiva y desinfectar el vehículo después de su uso, pasando una gamuza o papel de cocina impregnado con alcohol de 70º o lejía (disuelta en agua en una proporción 1/10) sobre los elementos que están en contacto con las manos. Toda esta operación se recomienda llevarla a cabo con guantes.

Empezando por los tiradores de las puertas, se aplicará la solución sobre todo aquel material susceptible de haber sido tocado por las manos: volante, freno de mano, levas de la columna de dirección, salpicadero, elevalunas, equipo electrónico, etc. Tampoco nos debemos olvidar de limpieza y desinfección de la llave o mando remoto. Una vez terminada la operación hay que tener precaución con el material utilizado. El papel de cocina hay que tirarlo inmediatamente a la basura y el paño desecharlo o lavarlo a una temperatura de 60º como mínimo. Desecharemos los guantes utilizados de la misma manera. Para finalizar, con carácter inmediato, en el momento que sea posible, procederemos a lavarnos las manos con agua y jabón.

Las precauciones deben reforzarse del mismo modo durante los repostajes de combustible. En general, es esencial el uso de guantes para evitar el contacto con cualquiera de las superficies que encontramos en una estación de servicio, muy expuestas por la circulación de personas que soportan.

Por otro lado, y ahora más que nunca, conviene recordar la necesidad de extremar las precauciones durante la conducción por la situación actual que atravesamos, velando por nuestra seguridad vial. Cualquier siniestro, por leve que sea e implique acudir a un centro sanitario/hospitalario, implica incremento de exposición al virus.

 

Para más información:

https://www.mscbs.gob.es/gabinetePrensa/notaPrensa/pdf/GUIA110420172227802.pdf

https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/home.htm

http://www.dgt.es/es/covid-19/

Realizar un comentario