Cambiar idioma

Protégete frente al calor

Protégete frente al calor
03 jul

Protégete frente al calor

Los días de calor intenso obligan al cuerpo humano a un esfuerzo de adaptación para mantener la temperatura corporal normal: se suda más, nuestras venas se dilatan, etc.

Este esfuerzo es mayor:

  • Durante una primera ola de calor: el cuerpo aún no está acostumbrado a las altas temperaturas.
  • Cuando el calor continúa durante varios días o si los días y las noches son calientes.
  • Cuando hay mucha humedad y no hay viento.
  • Por el uso de mascarillas quirúrgicas o de otro tipo de protección frente al coronavirus.

El calor no afecta a todas las personas por igual, algunas tienen más riesgo:

  • Las personas mayores, sobre todo las que viven solas o son dependientes.
  • Personas que están enfermas (enfermedad cardiovascular, cerebrovascular, respiratoria, renal, neurológica, diabetes, etc.) o medicadas (anticolinérgicos, antihistamínicos, fenotiazinas, anfetaminas, psicofármacos, diuréticos, betabloqueadores, etc.).
  • Personas con facultades mentales disminuidas.
  • Niños menores de 4 años.
  • Personas con mucho peso.
  • Mujeres embarazadas.

En el ámbito laboral, existen factores de riesgo que conlleva a una exposición excesiva al calor  por factores ambientales (trabajos en el exterior o que exigen un elevado contacto con ambientes calurosos, trabajos interiores pero con condiciones termohigrométricas elevadas), desarrollo de actividades de moderada y/o elevada demanda física, etc.

El calor puede producir desde irritaciones en la piel y calambres hasta un aumento de temperatura tal, que puede llevarnos incluso a la muerte si no recibimos atención médica urgente.

Nuestro organismo está compuesto de un 60% de agua. La pérdida de agua y sales minerales por el sudor, si no se repone, produce síntomas como dolor de cabeza, mareos, debilidad muscular o calambres, náuseas y vómitos e incluso pequeñas elevaciones de la temperatura corporal.

Reconocer los problemas de salud que produce el calor es importante para tomar medidas. Podemos prevenir fácilmente los problemas que el calor produce en la salud

  • Calambres

Calambres musculares (en piernas, abdomen o brazos), sobre todo si se suda mucho durante una actividad física intensa.

¿Qué se debe hacer?

  • Parar toda actividad y descansar en un sitio fresco.
  • Evitar la actividad física intensa durante varias horas.
  • Beber zumos ligeros y bebidas deportivas diluidas en agua.
  • Consultar a su médico si los calambres duran más de una hora.
  • Agotamiento por calor

Ocurre después de varios días de calor: la sudoración excesiva reduce los fluidos corporales y la restauración de las sales.

Principales síntomas: debilidad, fatiga, mareos, náuseas, desmayo…

¿Qué se debe hacer?

  • Descansar en lugar fresco.
  • Beber zumos o bebidas deportivas diluidas en agua.
  • Consultar a su médico si los síntomas empeoran o duran más de una hora.
  • Golpe de calor

Problema grave: el cuerpo es incapaz de controlar la temperatura, que se va incrementando rápidamente y puede alcanzar los 40,6º C.

Los síntomas principales: calor, sequedad y piel roja, pulso rápido, dolor intenso de cabeza, confusión y pérdida de conciencia.

¿Qué se debe hacer?

  • Llamar a urgencias.
  • Mientras se espera, enfriar el cuerpo, estar en una habitación oscura, poner paños de agua fría sobre el cuerpo o darse un baño o ducha fría. Sin ayuda médica urgente, un golpe de calor puede ser fatal.

Las quemaduras solares se producen por el sol directo sobre la piel aunque el día no sea muy caluroso. Deben evitarse, estando menos tiempo al sol y usando cremas de protección.

En el ámbito laboral se deben tomar las siguientes medidas para tratar de prevenir la aparición de estos síntomas:

  • Siempre que se pueda acondicionar los lugares de trabajo, de tal manera que se reduzcan los factores de riesgo ambientales mediante la instalación de aparatos que limiten los efectos del calor como ventiladores, persianas, toldos, climatizadores, etc.
  • Mejorar las condiciones de trabajo, adoptando medidas organizacionales para evitar la exposición al calor. Se recomienda consultar periódicamente la previsión meteorológica de la región donde se desarrolle la jornada laboral, de esta manera se puede planificar el trabajo y adoptar las medidas preventivas necesarias. Se recomienda organizar los horarios laborales fuera de las horas más calurosas del día (entre las 11:00 y las 16:00 horas).
  • Se debe evitar el trabajo individual y favorecer el trabajo en equipo para facilitar la supervisión mutua de los trabajadores y valorar diferentes horarios laborales que eviten las horas de mayor insolación.
  • El descanso de los trabajadores es fundamental, preparando zonas aclimatadas o a la sombra con agua potable y permitir a los trabajadores utilizarlas en caso de indisposición.
  • Beber frecuentemente un vaso de agua cada 15-20 minutos aunque no exista sensación de sed.
  • Recuerda que el uso de mascarilla frente a la SARS-CoV-2 no es obligatorio, siempre y cuando se garantice una distancia social de un metro y medio. Utilízala solamente cuando esta distancia de seguridad se vea comprometida, al entrar y salir de los lugares de trabajo o compartir espacios comunes.

Salud López. Área de Prevención de Riesgos Laborales Activa Mutua

 

Realizar un comentario