Cambiar idioma

Prevención sana, conexión vital. Activa tu salud.

Prevención sana, conexión vital. Activa tu salud.
24 sep

Prevención sana, conexión vital. Activa tu salud.

Hoy en día resulta incuestionable que la enfermedad cardiovascular no sólo es una preocupación social sino también una realidad empresarial.

De los 210.000 millones de euros estimados en coste social y económico para la Unión Europea, nada más y nada menos que el 26% se atribuye a productividad perdida.

Sin duda más importante, aún es, profundizar el aspecto humano que incide en esta pérdida, en gran cantidad de casos, traducida a una disminución de la calidad de vida y también de la duración de ésta.

Paradójicamente, a pesar de esta gran incidencia, en el ámbito laboral, la mayor parte de las personas trabajadoras no perciben la importancia de la prevención (tanto a título individual como colectivo) y eso que los datos son, como poco, preocupantes. En España este tipo de patologías representan actualmente el 29,4% de los fallecimientos, siendo por tanto la primera causa de muerte y situándose, según fuentes obtenidas en el año 2015 del Instituto Nacional de estadística (INE) y de la Organización Mundial de la Salud (OMS) por delante de los accidentes de tráfico y de enfermedades como el cáncer o las relacionadas con el sistema respiratorio.

No sólo eso, además, las previsiones a futuro no son en absoluto alentadoras, la misma OMS estima unos 25 millones de muertes causadas por enfermedades cardiovasculares para el año 2030, a nivel mundial.

Pero hablemos del hoy. Como ya he comentado, actualmente, la causa del mayor número de muertes son las enfermedades cardiovasculares como la angina de pecho, el ictus o el infarto agudo de miocardio.

Aproximadamente 30.000 personas mueren cada año en España por parada cardiorrespiratoria.

Llamativo es también el caso del ictus: tal y como informa la asociación “Freno al ICTUS”. Sus consecuencias originan un coste (personal, social y laboral) que supone el 6% del gasto público sanitario del total del país (primera causa de discapacidad en el adulto). A pesar de esto, más del 60% de la población no es capaz de identificar ningún síntoma de ictus y menos del 50% acudiría al hospital. Si se extrapola al ámbito laboral, uno de cada dos trabajadores o trabajadoras de cualquier organización no dispone de información sobre esta patología.

Ante esta preocupación y con motivo de la celebración del próximo 29 de septiembre, del Día mundial del Corazón, en Activa Mutua, cumpliendo con nuestro compromiso de promover la seguridad y salud laboral, hemos desarrollado una serie de acciones bajo el lema “Prevención Sana, Conexión Vital” con el objetivo de sensibilizar y concienciar a nuestras empresas asociadas y autónomos adheridos, generando una cultura de prevención en lo concerniente a las enfermedades cardiovasculares.

Estas acciones, vinculadas a la promoción de la salud cerebro-cardiovascular, consisten en sensibilización a través de la realización de cursos on-line de la Universidad Corporativa Activa Mutua (Soporte vital básico y desfibrilador externo automático DEA), jornadas presenciales, uso de app específica y campaña informativa, ofreciendo así, recursos de afrontamiento frente a situaciones de infarto agudo de miocardio e ICTUS, favoreciendo la prevención mediante hábitos saludables, facilitando el reconocimiento de ambas patologías por todos nuestros mutualistas, así como la forma correcta de actuación en el entorno laboral.

Para finalizar, os recuerdo los consejos que recomienda la Fundación Española del Corazón para disminuir las dolencias por causa cardiaca en el lugar de trabajo:

  • Para las personas con trabajos sedentarios, como puede ser el desarrollado en una oficina, se recomienda levantarse y dar un pequeño paseo cada dos horas para estirar las piernas.
  • En la medida de lo posible comer comida saludable cocinada en casa. Si no queda más remedio que acudir a restaurantes, no debemos pedir siempre lo mismo ni comer en exceso. Recordad la importancia de consumir fruta, verdura, legumbre y pescado.
  • El factor estrés también es importante. No debemos llevarnos los problemas a casa, es necesario desconectar.

Y, por último, pero no menos importante, como norma general, intentar mantener una vida sana, cuidando la alimentación y realizando ejercicio físico diariamente (al menos 30 minutos al día). Por ejemplo, ir caminando al trabajo o usar la bicicleta. Como dijo Edward Stanley “aquellos que piensan que no tienen tiempo para el ejercicio, tarde o temprano tendrán tiempo para la enfermedad”.

 

Javier Vega Molpeceres, Técnico superior PRL

Realizar un comentario