Cambiar idioma

Nunca es tarde. Actúa ya para prevenir los trastornos musculoesqueléticos.

Nunca es tarde. Actúa ya para prevenir los trastornos musculoesqueléticos.
26 oct

Nunca es tarde. Actúa ya para prevenir los trastornos musculoesqueléticos.

Los trastornos musculoesqueléticos (TME) son alteraciones que incluyen desde incomodidad, molestias o dolores hasta cuadros médicos que obligan a solicitar la baja laboral e incluso recibir tratamientos médicos.

Afectan a músculos, articulaciones, tendones, ligamentos, huesos y nervios del cuerpo, principalmente a nivel de la espalda, cuello, hombros, extremidades superiores y extremidades inferiores.

Los trastornos musculoesqueléticos de origen laboral pueden bien derivar de accidentes o bien proceder del desarrollo continuado en el tiempo de la propia actividad desempeñada (demanda física) o del entorno laboral (condiciones de trabajo inadecuadas). Generalmente, se trata de sobreesfuerzos por adopción de posturas forzadas, realización de movimientos repetitivos o manipulación manual de cargas. Es por ello que dentro de los trastornos musculoesqueléticos debemos contemplar tanto los accidentes que estén causados por sobreesfuerzos, como aquellas enfermedades profesionales relacionadas con los TME.

En Activa Mutua, hemos constatado que, a nivel estatal, un tercio de los accidentes totales registrados en la mutua (33%) corresponden a accidentes relacionados con sobreesfuerzos.

Si estudiamos las enfermedades profesionales, vemos como un 88% de los partes tramitados de enfermedad profesional están directamente relacionados con los trastornos musculoesqueléticos.

Analizando los accidentes y las enfermedades profesionales asociadas a trastornos musculoesqueléticos, desde Activa Mutua hemos observado que este tipo de siniestros, con bastante frecuencia, se producen en el sector servicios, seguido por el sector industria.

En concreto, el accidente debido a sobreesfuerzos predominante entre nuestros mutualistas en estos sectores de actividad reúne estas características comunes:

  • Las partes del cuerpo afectadas son principalmente la espalda, seguidas de las extremidades superiores y de las extremidades inferiores. Los tipos de lesiones asociadas son las dislocaciones, esguinces, fracturas, dislocaciones y torceduras.
  • Cabe mencionar que el 100,0% de los partes tramitados por enfermedad profesional asociada a TME han tenido lugar en las extremidades superiores, en particular muñeca y mano, codo y antebrazo. El túnel carpiano es la patología que aparece con mayor porcentaje, seguido de las epicondilitis – epitrocleitis y dedo en resorte.
  • Los días de baja de mayor duración se localizan principalmente en los CNAE pertenecientes a las actividades siguientes: actividades hospitalarias, construcción de edificios residenciales, actividades generales de la administración pública, limpieza general de edificios y transporte de mercancías por carretera.

Si bien la causa de accidente por sobreesfuerzo puede ser muy variada y las características de las enfermedades profesionales relacionadas con los TME tienen que ver directamente con la actividad laboral, a continuación, relacionamos algunas medidas preventivas que pueden ayudar a reducir la materialización de accidentes o la aparición de enfermedades profesionales relacionadas con los TME:

  • Adaptar el puesto de trabajo a la persona trabajadora, y no al revés.
  • Identificar y eliminar en la medida de lo posible los factores de riesgo.
  • Organizar el trabajo de manera a poder diversificar y alternar tareas, disponer de descansos y pausas a lo largo de la jornada, evitar ritmos de trabajo elevados, disminuir la intensidad de la tarea.
  • Estas medidas tienen especial relevancia en trabajos donde se realicen movimientos repetitivos de ciclo corto; en trabajos donde pueda existir la adopción prolongada de posturas forzadas o en trabajos con manipulación manual de cargas.
  • Configurar el entorno de trabajo en base a criterios ergonómicos, por ejemplo: colocando los elementos de uso habitual en lugares accesibles; disponer de suficiente espacio para el desempeño de las tareas evitando la adopción de posturas forzadas.
  • Disponer de equipos y herramientas adecuados que eviten tener que realizar una fuerza excesiva, que dispongan de elementos de agarre con diseño ergonómico y que se adapten a la tarea a desarrollar. Llevar a cabo su mantenimiento periódico.
  • Disponer de medios mecánicos en caso de tener que manipular cargas pesadas, voluminosas o difíciles de coger.
  • Mantener las condiciones ambientales dentro de los límites establecidos por la normativa vigente, ya que son factores que pueden favorecer la aparición de trastornos musculoesqueléticos: en particular los niveles de ruido, la temperatura, ventilación, corrientes de aire, iluminación.
  • Formar e informar a las personas trabajadoras sobre los riesgos en sus puestos de trabajo de carácter ergonómico que puedan dar lugar a la aparición de trastornos musculoesqueléticos y las correspondientes medidas preventivas, con el fin de evitar, controlar o reducir su aparición.
  • Realizar el seguimiento mediante reconocimientos médicos periódicos, a través de la vigilancia de la salud de las personas trabajadoras.

Desde Activa Mutua pensamos que todas estas medidas también deberán ir acompañadas del fomento de una adecuada cultura preventiva por parte de las organizaciones, así como de una actitud integradora por parte de todos los trabajadores y trabajadoras.

Es por ello que próximamente Activa Mutua incluirá un canal exclusivo para la prevención de trastornos musculoesqueléticos en el portal de prevención de riesgos laborales, dada la relevancia del tema y siempre con ánimo de ayudar a las empresas mutualistas.

Departamento de Prevención de Riesgos Laborales

Activa Mutua.

Realizar un comentario