Cambiar idioma

El deporte y sus beneficios en la salud cardiovascular: medidas en las empresas.

El deporte y sus beneficios en la salud cardiovascular: medidas en las empresas.
24 sep

El deporte y sus beneficios en la salud cardiovascular: medidas en las empresas.

Todos lo hemos oído muchas veces: el ejercicio físico es bueno para la salud. Pero la realidad es pasar mucho tiempo ocupado, en un trabajo sedentario y no nos ejercitamos habitualmente.

La buena noticia es que… ¡nunca es demasiado tarde para empezar!. Se debe comenzar poco a poco, encontrando maneras de hacer más actividad física en el día a día. Para obtener el mayor beneficio, se debe tratar de realizar la cantidad recomendada de ejercicio acorde a la edad y la condición física.

Si somos capaces de introducir la rutina deportiva en nuestra vida, nos sentiremos mucho mejor, ayudaremos a nuestro cuerpo a prevenir o controlar enfermedades, muchas de ellas de tipo cardiovascular, consiguiendo vivir más tiempo y mejor.

Para introducir el deporte en nuestra vida sólo hay que tener un poco de tiempo y ganas, pero… ¿se puede hacer deporte en el entorno laboral? La respuesta es sí, aunque es una práctica poco extendida en las empresas españolas, sobre todo en las PYMES, donde la disponibilidad de espacios adecuados y fondos para sufragarlos son más escasos.

No todo es ponerse la ropa deportiva y salir a correr, jugar al fútbol, asistir a sesiones de yoga o pilates, etc. Se puede fomentar el ejercicio sin necesidad de invertir mucho en equipamientos ni “robar” al trabajador tiempo para practicarlo.

Hay empresas que pagan por kilómetros que los trabajadores y las trabajadoras hagan desde su casa al trabajo en bicicleta o andando. Este estímulo “económico” pierde toda importancia  cuando la persona comienza a notar las bondades y los beneficios de moverse (normalmente son pagos simbólicos).

Hay otras compañías que incluyen en su horario laboral tiempo específico para realizar ejercicio, habilitando espacios donde desarrollarlo, incluso costeando diversas clases para los interesados.

Existen otras medidas de estímulo a las prácticas deportivas como son competiciones deportivas dentro de las empresas: campeonatos de pádel, fútbol; otras iniciativas puede salidas ciclo-turistas o senderistas para empleados por distintas rutas de interés, clases de surf, de escalada, el paintball, etc.

Incluso hay compañías que han llegado a acuerdos con gimnasios y centros deportivos para establecer descuentos a sus empleados y empleadas.

Cuando las instalaciones de las empresas son grandes, se pueden habilitar zonas para la práctica deportiva. A modo de ejemplo, una empresa pacense, construyó, en el perímetro de sus instalaciones, un carril para que su plantilla pudiera caminar y/o hacer running antes o después del trabajo.  Viendo que la iniciativa tuvo bastante éxito fue más allá, instalando máquinas deportivas en distintos puntos del carril a modo de paradas para que el ejercicio fuera más completo y ameno.

El patrocinio, por parte de las entidades, de actividades deportivas, tanto lúdicas (carreras solidarias, exhibiciones, etc.) como campeonatos también fomenta la cultura deportiva entre los trabajadores, asocian su empresa o marca a hábitos saludables.

Las empresas deben saber que integrando el ejercicio físico en su rutina conseguirá:

  • Menor número de bajas laborales.
  • Aumenta la productividad en la jornada laboral.
  • Mayores vínculos de lealtad del trabajador con la empresa.
  • Menor número de llegadas tardías al trabajo.
  • Menor rotación de empleados.

El personal deportista se caracteriza por ser perseverante, disciplinado, está motivado, menos estresado, cuenta con mejor salud y es un excelente trabajador en equipo, cualidades más que valiosas para las empresas.

Con estas ventajas es normal que haya numerosas compañías de éxito que busquen fomentar la actividad física entre sus equipos, y que cada vez tengan más en cuenta este aspecto a la hora de organizar sus ritmos y jornadas laborales.

La pregunta del millón es:

  • Para el empresario: ¿incentivas la práctica deportiva entre tus trabajadores? Si no lo haces… ¡deberías!
  • Para el empleado: ¿haces deporte regularmente? Si no lo haces… ¡deberías!

Todo son beneficios cuando hablamos de deporte e introducirlo en el ámbito laboral es una meta loable que debería estar presente en todas las empresas, mediante las iniciativas expuestas u otras más o menos imaginativas, a la vez que sencillas.

 

Rodrigo Pérez, Departamento de prevención de riesgos laborales Activa Mutua

 

 

 

 

 

 

 

Realizar un comentario