Cambiar idioma

La formación profesional dual ‘versus’ la Prevención de Riesgos laborales

La formación profesional dual ‘versus’ la Prevención de Riesgos laborales
13 jul

La formación profesional dual ‘versus’ la Prevención de Riesgos laborales

Desde la entrada en vigor del Real Decreto-ley 10/2011, de 26 de agosto, de medidas urgentes para la promoción del empleo de los jóvenes, el fomento de la estabilidad en el empleo y el mantenimiento del programa de recualificación profesional de las personas que agoten su prestación por desempleo, ha dado lugar a nuevas legislaciones modificando diversos aspectos de la legislación laboral.

Entre las que surgen nuevas modalidades contractuales para favorecer la inserción laboral y la formación, mediante la combinación en el proceso de enseñanza y aprendizaje en la empresa y el centro de formación, entre ellas la Formación dual. Hace plantearse qué cabida tiene esta nueva figura laboral en el ambiento de la prevención de riesgos laborales y hasta dónde llega su aplicación.

Existiendo dos modalidades en este tipo de formación por medio de contracto laboral o becado.

En el caso de contracto laboral, sea la modalidad que sea, las obligaciones son las mismas que para cualquier otro trabajador de la empresa, como puede ser en la formación e información, la evaluación de riesgos de los lugares de trabajo, la obligación de proporcionarles equipos y medios de protección y en general, el cumplimento de la normativa en prevención de riesgos laborales.

Cuando la presencia del alumno es mediante una vinculación por beca (estrictamente académica y no laboral), la normativa de prevención de riesgos laborales no les es aplicable, con carácter general, a pesar de la obligación de darles de alta y cotizar en el Régimen General de la Seguridad Social.

Hay que tener presente que cualquier persona que accede a un centro de trabajo lo debe hacer en condiciones de seguridad, ya que el hecho de no estar incluido en el ámbito de aplicación de la normativa laboral no quiere decir que la actividad del aprendiz este exenta de riesgos que, llegado el caso, pueden haber responsabilidades en otros ámbitos (responsabilidad civil, etc). Es conveniente que los empresarios evalúen la interacción entre los trabajos que realizan los becarios y el resto de trabajadores de la empresa, mediante la coordinación de actividades preventivas (R.D.171/2004).

Uno de los temas más relevantes es que en el caso de accidente ocurrido en las instalaciones del centro de trabajo donde se debe asistir al alumno, en estos casos debe diferenciar los convenios establecidos entre el centro y la empresa.

Los convenios denominados de Prácticas (tener presente el R.D. 1493/2011 de 24 de octubre, programas de formación financiados vinculados a estudios universitarios o de formación profesional) que se pactan están cubiertos por el seguro escolar y la asistencia la presta cualquier centro del Sistema Nacional de Salud o en centros concertados con el Instituto Nacional de la Seguridad Social.

O por medio del Contrato laboral o becado, en los dos casos, la prestación de asistencia sanitaria la ofrece la Mutua colaboradora de la Seguridad Social que disponga la empresa. Se deben notificar e investigar los accidentes.

Respecto a la vigilancia de la salud, entiendo que el estudiante/becario también debe ser sometido a un reconocimiento médico previo o periódico cuando sea obligatorio en la empresa, por ser imprescindible para evaluar los efectos de las condiciones de trabajo sobre la salud de los trabajadores o para verificar si el estado de salud del trabajador puede constituir un peligro para él mismo, para los demás trabajadores o para otras personas relacionadas con la empresa. También debe realizarse cuando así esté establecido en una disposición legal en relación con la protección de riesgos específicos y actividades de especial peligrosidad, tal y como establece literalmente el artículo 22 de la LPRL.

Jordi Guart Torrents – Técnico de PRL de Activa Mutua

Jordi Guart Torrents