Cambiar idioma

Estrés laboral y Tabaquismo

Estrés laboral y Tabaquismo
30 may

Estrés laboral y Tabaquismo

El estrés laboral tiene una incidencia considerable en nuestro entorno, así, según las estadísticas,  es el segundo problema de salud más denunciado relacionado con el trabajo. Afecta a casi uno de cada cuatro trabajadores de la UE.

En España, y según la “Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo”. 2015 6ª EWCS – España:

“El patrón de morbilidad es similar al observado en 2010, salvo las prevalencias de “dolor de cabeza, fatiga visual”, “ansiedad” y “cansancio general”, que son estadísticamente superiores en 2015”

Recordemos qué es el estrés:

El Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo ha definido el estrés como la respuesta fisiológica, psicológica y de comportamiento de un individuo que intenta adaptarse y ajustarse a presiones internas y externas. En el ámbito laboral surge cuando se da un desajuste entre la persona, el puesto de trabajo y la propia organización. El trabajador percibe que no dispone de recursos suficientes para afrontar la problemática laboral y aparece ese estado de “desbordamiento”, al que se denomina estrés producido por esas presiones citadas que se denominan estresores. Estos estresores pueden ser de carácter físico o de carácter psicosocial.

Los estresores psicosociales son aquellos relacionados con el contenido de la tarea o los relativos a la organización del trabajo. No obstante, en la aparición del estrés también influyen las características individuales que harán más o menos vulnerable a un trabajador a este tipo de riesgo.

El estrés en el trabajo puede afectar a cualquier trabajador de cualquier nivel, en cualquier sector  y en empresas de cualquier tamaño.

¿Cómo se relaciona el estrés con el tabaquismo?

Los  síntomas del estrés laboral tienen dos consecuencias o manifestaciones:

1.      Para la organización: – Absentismo laboral. – Elevada rotación del personal. – Problemas disciplinarios. – Violencia y acoso psicológico. – Menor productividad. – Errores y accidentes. – Mayores costes de indemnización o atención sanitaria.

2.      Para el trabajador afectado:

  • Reacciones emocionales (irritabilidad, ansiedad, problemas de sueño, depresión, hipocondría, alienación, desgaste, problemas familiares).
  • Reacciones cognitivas (dificultad para concentrarse, recordar, aprender cosas nuevas, tomar decisiones). – Reacciones conductuales (abuso de drogas, alcohol y tabaco, conducta destructiva).
  • Reacciones fisiológicas (problemas de espalda, bajas defensas, úlceras pépticas, problemas cardiológicos, hipertensión).

El Tabaquismo es considerado por la OMS (Organización Mundial de la Salud) como una adicción, con importantes repercusiones en la salud de los ciudadanos, siendo considerada en nuestro país como la principal causa individual de muerte.

¿Fumar relaja?

NO.  La nicotina en los cigarrillos es un estimulante. Hace que lata el corazón más rápido y que suba la presión arterial. La sensación de reducción de estrés o de relajación es temporal y es pronto sustituida por el síndrome de abstinencia

Al contrario, Fumar incrementa el estrés. Además, el tabaco no reduce las causas subyacentes al estrés. Al tiempo, el estrés es un elemento que impide a muchas personas dejar de fumar o un facilitador de la recaída.

En cambio, Al dejar de fumar se reduce el nivel de estrés y la ansiedad, relación que se incrementa con el tiempo de abstinencia.çLlegados a este punto, debemos saber  qué podemos hacer para prevenir y paliar ambos fenómenos, estrés y tabaquismo.

Tal como recuerda el Acuerdo Comunitario sobre Estrés estas medidas pueden incluir:

  • MEDIDAS PREVENTIVAS GENERALES SOBRE LA ORGANIZACIÓN:

Cambiar los sistemas de liderazgo y dirección por otros en los que se primen las habilidades para manejar los conflictos de forma adecuada. Fomentar cambios en la cultura de empresa que favorezcan la correcta resolución de conflictos. Buen diseño del trabajo. Control del trabajador sobre su propio trabajo con capacidad de decisión y autonomía. Evitar conflictos y ambigüedad de rol. Fomentar la estabilidad en el empleo. Fomentar la integración y el apoyo del grupo. Cuidar el clima laboral. Mejora de los sistemas de comunicación.

  • SOBRE EL MEDIO AMBIENTE FÍSICO DE TRABAJO.
  • SOBRE EL INDIVIDUO: Campañas de estilos saludables de vida. Técnicas de relajación. Técnicas de asertividad.

A nivel  individual, existen estudios psicológicos que evidencian el éxito de determinados tratamientos para dejar de fumar, como son: los programas psicológicos multicomponentes o terapias conductuales multimodales. En la fase de preparación para dejar de fumar se trata de incrementar la motivación y el compromiso del paciente para el abandono del consumo de cigarrillos. En la fase de abandono del tabaco se aplican algunas de las estrategias existentes para dejar de fumar.

Por último, en la fase de mantenimiento, una vez que el sujeto ha dejado de fumar, se trata de potenciar la abstinencia a largo plazo mediante la aplicación de estrategias para prevenir las recaídas

En la primera fase de motivación y compromiso, usted debe encontrar los “Motivos para dejar de fumar”. Evidentemente, cada uno tiene sus propios motivos, algunos de los cuales pueden ser:

1.      Por su salud y apariencia: menos probabilidades de tener ciertas enfermedades, mejor aspecto en piel, dientes, uñas, etc.
2.      Por su estilo de vida: más dinero disponible, mejora de sentidos (gusto, olfato…), tiempo para otros quehaceres.
3.      Por sus seres queridos: excelente ejemplo para mis hijos, y familia y su propia autoconfianza.

Haga una lista de todos los motivos por los que desea dejar de fumar y póngala en un lugar donde la vea con frecuencia,

Respecto a la prevención de recaídas,  Trate de anticipar los desencadenantes del hábito de fumar y desarrollar formas de lidiar con ellos. Estas son algunas recomendaciones:

  • Vaya a lugares donde no se permita fumar. Pase más tiempo con personas que no fuman.
  • Mantenga las manos ocupadas: Juegue algún juego, coma algo saludable o apriete una pelota para el estrés.
  • Respire profundamente. Acuérdese de los motivos por los que desea dejar de fumar.

 

RECUERDE:

Dejar de fumar es posible y hará que usted viva más relajado y con mejor salud.

No dude en pedir ayuda o asesoramiento, su salud bien lo vale.

 

Eleuteria Amador Garcia

Técnica Prevención Riesgos Laborales Activa Mutua

 

Realizar un comentario