Cambiar idioma

Día mundial sin tabaco, ¿te atreves a intentarlo?

Día mundial sin tabaco, ¿te atreves a intentarlo?
27 may

Día mundial sin tabaco, ¿te atreves a intentarlo?

Seguro que más de una vez tus amigos, familiares, compañeros del trabajo te habrán dicho y repetido todas las repercusiones que conlleva el hecho de fumar, pero, ¿sabes cuales son los mejores motivos para que dejes de fumar? ¡Los que te puedas dar a ti mismo! Ya que, por mucho que los demás tengan buenos argumentos (y razones) para que dejes de fumar, el que ha de hacerlo eres tú, por lo tanto tienes que encontrar los motivos que te ayudarán a dejarlo.

¿Por qué cuesta tanto dejar de fumar?

Dejar de fumar no solo se trata de tener la “voluntad” para hacerlo. Si fuera así, mucha gente ya lo habría logrado hace tiempo. Hay muchos otros factores que están involucrados y contribuyen a que esta tarea sea más difícil. Estos son: biológicos, psicológicos y ambientales.

Relacionado con los factores biológicos está uno de los componentes del tabaco. La nicotina es una sustancia psicoactiva. Una sustancia psicoactiva es aquella que su consumo puede modificar el estado físico y mental del individuo, produciendo dependencia, síndrome de abstinencia y necesidad de consumo. Dicho en otras palabras, consumir tabaco contribuye a que se produzcan cambios en nuestro cerebro que hacen que tengamos más necesidad de fumar. El consumo de tabaco aumenta los niveles de dopamina en nuestro cerebro creando en consecuencia un aumento de la sensación de placer. De lo contrario, al dejar de fumar, nuestro cuerpo activa unos mecanismos para recuperar el nivel de funcionamiento que tenia antes de consumir, manifestándose en una serie de síntomas, como reacción del cuerpo al intentar mantener un buen equilibrio sin tabaco en el organismo (síndrome de abstinencia).

Los factores psicológicos más relacionados son la capacidad de control de la persona, el manejo de la impulsividad, la capacidad de afrontamiento, la visión que tenemos sobre el tabaco, nuestras creencias y mitos sobre dejar de fumar, y la motivación y la determinación a dejar de fumar.

Los factores ambientales son los que están relacionados con nuestro entorno: la disponibilidad y accesibilidad al tabaco, la publicidad, nuestro estilo de vida, la percepción que tiene la gente de nuestro entorno sobre el tabaco y la relación habitual con gente que fume.

Como puede verse, hay una gran variedad de factores que están relacionados con el consumo, pero, de la misma forma, el conocerlos puede ayudarnos a prevenirlos. Hay diversas actuaciones que se pueden hacer durante el día a día para dejar de fumar, aunque, antes es necesario plantearse las dos siguientes preguntas:

¿Quiero dejar de fumar?

Aunque parezca muy simple, para dejar de fumar hace falta querer hacerlo, por uno mismo. Si solo lo intentamos porque nos sentimos presionados por la gente de nuestro alrededor probablemente, al cabo de un tiempo volveremos a las andadas. Por eso, has de tenerlo muy claro y encontrar los motivos que te impulsen a hacerlo. Puede ayudarte hacer una lista con los pros y los contras.

¿Por qué fumo?

Podemos encontrar cinco razones principales por las cuales podemos estar fumando: 1) por automatismo (rutina), 2) porque el tabaco hace efecto de estimulante (ayuda a mantenernos despejados y activos), 3) porque funciona como refuerzo gestual (tenerlo entre las manos), 4) por placer-relajación o reducir estados negativos, 5) por adicción. Es posible que una misma persona pueda tener más de una de estas cinco razones. Es importante saber cuál es la tuya, ya que, dependiendo de ella algunas estrategias funcionaran mejor que otras.

¿Cómo prepararse para dejar de fumar?

Como hemos comentado, crea una lista con los motivos por los cuales quieres dejar de fumar. A continuación fija una fecha exacta para empezar a dejar de fumar, por ejemplo, dentro de un mes. Mediante se vaya acercando la fecha es recomendable ir preparándose:

1) Haz copias de la lista y ponlas en las habitaciones que estés más por casa (también, si es posible en tu oficina o puesto trabajo), en tus pausas ves leyéndolas y reflexionando su contenido. Esto servirá también para asegurarte si son razones importantes y significativas para ti o es necesario modificar, quitar o añadir alguna cosa.

2) Cuando falten dos semanas para la fecha registra el número de cigarros que fumas durante el día y en que situaciones lo haces. De esta forma tomarás conciencia de la cantidad y los momentos en los que fumas.

Si fumas por automatismo, identifica con la ayuda del registro las situaciones en las que más fumas y busca una alternativa al cigarrillo para esa situación (comer una manzana, pipas, un chicle, etc.). También, si es necesario cambiar tu rutina para no encontrarte con estas situaciones.

Si fumas por el efecto de estimulante que produce para mejorar el nivel de alerta haz respiraciones rápidas durante 30-40 segundos, también realiza actividades que activen tu cuerpo como estirar el cuerpo, pasear, coger la bicicleta, etc.

Si fumas por refuerzo gestual busca otro objeto para poner entre tus manos como un bolígrafo, un llavero, una pelota de goma para apretar etc.

Si fumas por placer-relajación o para reducir estados negativos practica ejercicios de respiración y relajación, y busca otras actividades que sean placenteras para ti como, escuchar música, mirar una serie de televisión, pasear, queda con amistades, come alguna cosa que sea agradable para ti, etc.

Es importante poder contar con alguien que nos ayude, un compañero, amigo o familiar, que se pueda comprometer a escucharnos y brindar apoyo. Puedes pedir a tu círculo más cercano que, no fumen en tu presencia y que no te ofrezcan cigarros. Si conoces a alguien que ha dejado de fumar también puede ser positivo poder contar con él/ella para que te ayude durante el proceso.

Recuerda que, si logras dejar de fumar y al tiempo recaes… ¡no pasa nada! Forma parte del proceso, lo estás haciendo bien. Ten siempre claro tus motivos para seguir intentándolo y sigue poniendo en práctica las estrategias que más te ayuden.

 

Albert Joana Santiveri – Departamento Prevención Riesgos Laborales Activa Mutua