Cambiar idioma

Categorías: Empresas

Cuidado con el calor
08 jul

Cuidado con el calor

Con la llegada del verano las temperaturas empiezan a subir y estas nos afectan tanto a nivel físico como psicológico. A nivel físico, nuestro cuerpo acumula una gran cantidad de calor y nos deshidratamos; a nivel psicológico el calor nos puede hace sentir más cansados, agobiados, irritables… así que, no es extraño decir que nuestro desempeño en el trabajo pueda llegar a afectarse.

Pero… ¿es verdad que sus consecuencias sólo se dan en verano? La respuesta es NO. Dependiendo del puesto de trabajo de la persona se puede estar expuesto a altas temperaturas durante todo el año. Por lo tanto, deberemos diferenciar el calor que sucede con el cambio de estación y el que se relaciona con el puesto de trabajo, ya que, sus efectos sobre la persona serán de distinta gravedad.

Aunque, el cómo nos pueda afectar el calor, no solamente depende de la temperatura y su tiempo de exposición. Hay otros factores que están relacionados. Estos se pueden dividir en personales, ambientales y según las tareas realizadas en el trabajo:

  • Personales: la capacidad del cuerpo a aclimatarse al medio ambiente del trabajo, la condición física, la alimentación, antecedentes médicos (enfermedades cardiovasculares, respiratorias, diabetes o insuficiencia renal), tomar ciertos medicamentos, consumo de substancias tóxicas como el alcohol y la cafeína, y la edad.
  • Ambientales: exposición a temperaturas y humedades altas, poca ventilación y exposición intensa a la radiación solar.
  • Según las tareas del trabajo: realizar trabajo físico intenso, poco tiempo de descanso y/o pocas pausas, y vestimenta requerida para el puesto de trabajo que no faciliten la evaporación del sudor.

Como se puede ver en los factores que influyen a cómo el calor nos afecta es muy importante el estado de salud de la persona, el tiempo de exposición a altas temperaturas, como está condicionado el lugar de trabajo y el tipo de tareas que se realizan.

En relación a sus consecuencias la deshidratación y los golpes de calor son los más frecuentes, pero también, se ha demostrado que la exposición a altas temperaturas tiene repercusiones laborales en las organizaciones a causa de las consecuencias físicas y psicológicas que conlleva. Ya que, el calor dificulta la concentración y el bienestar de la persona afectando en consecuencia al desempeño de la persona en el trabajo reduciendo su rendimiento, productividad y eficacia.

Así pues, es muy importante saber que acciones tomar para que el calor nos afecte lo más mínimo posible. A continuación se presentan algunos consejos para hacerle frente:

Consejos generales…

  • Práctica ejercicio: de esta forma se contribuye a que mejore el esfuerzo del sistema cardiovascular y que el cuerpo pueda tolerar mejor su aclimatación al medio ambiente.
  • Bebe agua con frecuencia, aunque no tengas sed. El cuerpo tiene que estar hidratado, por lo tanto, procura también hacerlo al finalizar la jornada laboral.
  • Evita tomar bebidas alcohólicas, con cafeína o muy azucaradas, ya que, estas favorecen la deshidratación.
  • Realiza una buena alimentación: evita comidas calientes y copiosas, procura que sean ligeras y sin grasas. Ten en cuenta que, tanto la obesidad como la delgadez excesiva disminuyen la tolerancia al calor.

Si trabajas al aire libre…

  • Utiliza crema de protección solar.
  • Protégete del sol: llevar ropa ancha, de tejido ligero, clara y protege tu cabeza con una gorra o sombrero de tejido transpirable.
  • Protege tu zona de trabajo del sol, si es posible.
  • Haz pausas y descansa en lugares frescos, de sombra.
  • Limitar el tiempo e intensidad de la exposición al sol: haz rotaciones de tarea y reduce las actividades físicas más intensas al aire libre durante las horas más calurosas.

 

Albert Joana Santiveri – Departamento Prevención Riesgos Laborales Activa Mutua

 

 

Solo tienes una piel. Protégela del daño solar
12 jun

Solo tienes una piel. Protégela del daño solar

El sol es una Fuente de vitamina D, favorece la fijación de calcio en los huesos, previniendo enfermedades como la osteoporosis; pero su exposición sin medidas de protección adecuadas puede causar graves alteraciones y/o enfermedades en la piel.

El próximo 13 de junio, se celebra el Día Europeo de la Prevención contra el Cáncer de Piel con el objetivo de concienciar a la población de la importancia del autocuidado para evitar esta enfermedad.

El cáncer de piel es el tipo de cáncer más frecuente en nuestro país. De los casi 3 millones de melanomas que se diagnostican cada año en el mundo, el 90% se debe a una exposición solar sin protección y  el 10% restante son por causas genéticas. Es preocupante saber que en los últimos 4 años, el cáncer de piel se ha incrementado en un 38% en nuestro país. Sin embargo, es de los que tiene mejores perspectivas de curación si se detecta de forma precoz: el 90% de los cánceres cutáneos se pueden curar si se diagnostican a tiempo.

Es más frecuente en el hombre, presentando un pico de incidencia que afecta de manera considerable a la población adulta laboralmente activa. Como ya hemos indicado, la exposición solar es el principal factor de riesgo laboral carcinógeno, sin olvidar la diversidad de sustancias carcinógenas empleadas en diversos procesos Industriales.

Durante la celebración de este día se tiene prevista distintas iniciativas, como celebración de campañas de sensibilización, promovidas por distintas asociaciones y/o entidades, entre las cuales se encuentra Activa Mutua, pero todas ellas con un único objetivo común: la detección precoz del cáncer de piel.

Escucha tu piel. Presta atención a la aparición de manchas (generalmente rojizas), que pueden descamarse y sangrar; nódulos (elevaciones o prominencias de la piel redondeadas) y úlceras que no cicatrizan. Examina tu piel, periódicamente frente a un espejo, sin descuidar zonas de difícil acceso como cuello, orejas, hombros, glúteos, piernas, cuero cabelludo, espalda y zonas genitales.

Se sospecha de la existencia de un melanoma cuando una mancha o lunar en tu piel presenta uno o más de estos signos:

La regla del ABCDE en la detección del cáncer de piel:

A de Asimetría: la mitad del lunar o marca de nacimiento no corresponde a la otra mitad.

B de Borde: los bordes son irregulares, desiguales, dentados o poco definidos.

C de Color: el color no es uniforme y pudiera incluir sombras color marrón o negras, o algunas veces con manchas rosadas, rojas, azules o blancas.

D de Diámetro: el lunar mide más de 6 milímetros de ancho (alrededor de ¼ de pulgada o aproximadamente del tamaño del borrador de un lápiz), aunque los melanomas algunas veces pueden ser más pequeños que esto.

E de Evolución: el tamaño, la forma o el color del lunar están cambiando.

Finalmente aportamos unas recomendaciones para evitar la aparición de cáncer de piel:

* No olvides tus gafas de sol. Es importante proteger tus ojos.

* Protégete cuando hagas actividades al aire libre.

* Utiliza gorra

* Evita las quemaduras del sol. Protégete con ropa adecuada.

* Evita la exposición al sol durante mucho tiempo, y con especial precaución en horas comprendidas entre las 12- 17 h

* Usa crema protectora con alto factor de protección, mínimo 30, y aplícalo cada 2 h o inmediatamente después de nadar o sudar, y 30 minutos antes de salir de casa.

* Hidrátate mucho (bebe agua frecuentemente para evitar insolaciones o mareos)

* Ten cuidado con la luz reflejada, especialmente en superficies metálicas, es muy agresiva y puede causar lesiones oculares.

* No te fíes de la nubes, los rayos UV actúan igualmente

* Examina tu piel cada mes, de los pies a la cabeza. Acude a un especialista, periódicamente para realizar un chequeo a fondo.

En Activa Mutua nos importa tu salud y queremos recordarte que la adopción de pequeñas prácticas preventivas puede ayudarte a no favorecer el desarrollo de esta enfermedad.

La salud de nuestros trabajadores es la salud de nuestras empresas

 

Salud López. Departamento de Prevención de Riesgos Laborales – Activa Mutua

 

 

Día mundial sin tabaco, ¿te atreves a intentarlo?
27 may

Día mundial sin tabaco, ¿te atreves a intentarlo?

Seguro que más de una vez tus amigos, familiares, compañeros del trabajo te habrán dicho y repetido todas las repercusiones que conlleva el hecho de fumar, pero, ¿sabes cuales son los mejores motivos para que dejes de fumar? ¡Los que te puedas dar a ti mismo! Ya que, por mucho que los demás tengan buenos argumentos (y razones) para que dejes de fumar, el que ha de hacerlo eres tú, por lo tanto tienes que encontrar los motivos que te ayudarán a dejarlo.

¿Por qué cuesta tanto dejar de fumar?

Dejar de fumar no solo se trata de tener la “voluntad” para hacerlo. Si fuera así, mucha gente ya lo habría logrado hace tiempo. Hay muchos otros factores que están involucrados y contribuyen a que esta tarea sea más difícil. Estos son: biológicos, psicológicos y ambientales.

Relacionado con los factores biológicos está uno de los componentes del tabaco. La nicotina es una sustancia psicoactiva. Una sustancia psicoactiva es aquella que su consumo puede modificar el estado físico y mental del individuo, produciendo dependencia, síndrome de abstinencia y necesidad de consumo. Dicho en otras palabras, consumir tabaco contribuye a que se produzcan cambios en nuestro cerebro que hacen que tengamos más necesidad de fumar. El consumo de tabaco aumenta los niveles de dopamina en nuestro cerebro creando en consecuencia un aumento de la sensación de placer. De lo contrario, al dejar de fumar, nuestro cuerpo activa unos mecanismos para recuperar el nivel de funcionamiento que tenia antes de consumir, manifestándose en una serie de síntomas, como reacción del cuerpo al intentar mantener un buen equilibrio sin tabaco en el organismo (síndrome de abstinencia).

Los factores psicológicos más relacionados son la capacidad de control de la persona, el manejo de la impulsividad, la capacidad de afrontamiento, la visión que tenemos sobre el tabaco, nuestras creencias y mitos sobre dejar de fumar, y la motivación y la determinación a dejar de fumar.

Los factores ambientales son los que están relacionados con nuestro entorno: la disponibilidad y accesibilidad al tabaco, la publicidad, nuestro estilo de vida, la percepción que tiene la gente de nuestro entorno sobre el tabaco y la relación habitual con gente que fume.

Como puede verse, hay una gran variedad de factores que están relacionados con el consumo, pero, de la misma forma, el conocerlos puede ayudarnos a prevenirlos. Hay diversas actuaciones que se pueden hacer durante el día a día para dejar de fumar, aunque, antes es necesario plantearse las dos siguientes preguntas:

¿Quiero dejar de fumar?

Aunque parezca muy simple, para dejar de fumar hace falta querer hacerlo, por uno mismo. Si solo lo intentamos porque nos sentimos presionados por la gente de nuestro alrededor probablemente, al cabo de un tiempo volveremos a las andadas. Por eso, has de tenerlo muy claro y encontrar los motivos que te impulsen a hacerlo. Puede ayudarte hacer una lista con los pros y los contras.

¿Por qué fumo?

Podemos encontrar cinco razones principales por las cuales podemos estar fumando: 1) por automatismo (rutina), 2) porque el tabaco hace efecto de estimulante (ayuda a mantenernos despejados y activos), 3) porque funciona como refuerzo gestual (tenerlo entre las manos), 4) por placer-relajación o reducir estados negativos, 5) por adicción. Es posible que una misma persona pueda tener más de una de estas cinco razones. Es importante saber cuál es la tuya, ya que, dependiendo de ella algunas estrategias funcionaran mejor que otras.

¿Cómo prepararse para dejar de fumar?

Como hemos comentado, crea una lista con los motivos por los cuales quieres dejar de fumar. A continuación fija una fecha exacta para empezar a dejar de fumar, por ejemplo, dentro de un mes. Mediante se vaya acercando la fecha es recomendable ir preparándose:

1) Haz copias de la lista y ponlas en las habitaciones que estés más por casa (también, si es posible en tu oficina o puesto trabajo), en tus pausas ves leyéndolas y reflexionando su contenido. Esto servirá también para asegurarte si son razones importantes y significativas para ti o es necesario modificar, quitar o añadir alguna cosa.

2) Cuando falten dos semanas para la fecha registra el número de cigarros que fumas durante el día y en que situaciones lo haces. De esta forma tomarás conciencia de la cantidad y los momentos en los que fumas.

Si fumas por automatismo, identifica con la ayuda del registro las situaciones en las que más fumas y busca una alternativa al cigarrillo para esa situación (comer una manzana, pipas, un chicle, etc.). También, si es necesario cambiar tu rutina para no encontrarte con estas situaciones.

Si fumas por el efecto de estimulante que produce para mejorar el nivel de alerta haz respiraciones rápidas durante 30-40 segundos, también realiza actividades que activen tu cuerpo como estirar el cuerpo, pasear, coger la bicicleta, etc.

Si fumas por refuerzo gestual busca otro objeto para poner entre tus manos como un bolígrafo, un llavero, una pelota de goma para apretar etc.

Si fumas por placer-relajación o para reducir estados negativos practica ejercicios de respiración y relajación, y busca otras actividades que sean placenteras para ti como, escuchar música, mirar una serie de televisión, pasear, queda con amistades, come alguna cosa que sea agradable para ti, etc.

Es importante poder contar con alguien que nos ayude, un compañero, amigo o familiar, que se pueda comprometer a escucharnos y brindar apoyo. Puedes pedir a tu círculo más cercano que, no fumen en tu presencia y que no te ofrezcan cigarros. Si conoces a alguien que ha dejado de fumar también puede ser positivo poder contar con él/ella para que te ayude durante el proceso.

Recuerda que, si logras dejar de fumar y al tiempo recaes… ¡no pasa nada! Forma parte del proceso, lo estás haciendo bien. Ten siempre claro tus motivos para seguir intentándolo y sigue poniendo en práctica las estrategias que más te ayuden.

 

Albert Joana Santiveri – Departamento Prevención Riesgos Laborales Activa Mutua

 

 

Alimentación saludable en el ámbito laboral
30 abr

Alimentación saludable en el ámbito laboral

La alimentación es uno de los factores más importantes en relación a la salud general del trabajador y además repercute directamente sobre su rendimiento y seguridad dentro del ámbito laboral.

Enfermedades como la obesidad, considerada por la OMS epidemia del siglo XX, y otras como enfermedades cardiovasculares, diabetes o problemas hepáticos, aparecen como consecuencia de una alimentación incorrecta, pero además una mala alimentación ocasiona otros problemas en el entorno laboral como el cansancio, malestar, estrés, problemas psicológicos, etc., perjudicando de esta manera la calidad de vida del trabajador y su rendimiento.

Por ello es recomendable que la empresa ofrezca servicios de educación alimentaria, con el fin de mejorar la salud de sus trabajadores. Desde el punto de vista empresarial, todas las actividades destinadas a mejorar la alimentación de sus trabajadores se debieran considerar no como un gasto, sino como una inversión, teniendo en cuenta los beneficios que una buena alimentación puede conseguir en términos de bienestar del trabajador y de la consiguiente mejora de rendimiento y seguridad laboral.

Para que estos servicios de educación alimentaria sean realmente eficientes deberían adaptarse a las características de cada trabajo concreto. En este sentido se deben considerar tres factores claves que determinan el tipo de alimentación adecuada para un trabajador: tipo de trabajo, horarios y lugar donde se hace la ingesta.

En relación al tipo de trabajo, es evidente que el grado de actividad física determinará la alimentación más adecuada, por ejemplo, un trabajo sedentario, no consumirá el mismo volumen calórico que un trabajador que hace un trabajo con elevada carga física.

En cuanto a los horarios asociados a cada turno de trabajo, el colectivo con más dificultades para practicar una alimentación saludable son los trabajadores de turnos de noche, como puede ser  personal de seguridad, personal sanitario, etc., estos trabajadores suelen cometer errores nutricionales como consumir un exceso de café y snacks poco saludables para poder aguantar la jornada laboral. Es por ello que en estos casos se recomienda que la cena sea como una comida, con un volumen energético más elevado, para poder aguantar la jornada nocturna. Además, se deberían hacer pequeñas colaciones o comidas de fécula lenta para evitar una bajada del nivel de azúcar en sangre después de la ingesta (hipoglucemias). Hay que ir dosificando la energía para que el cuerpo pueda mantener sus constantes vitales de forma óptima y evitar riesgos en el trabajo como puede ser una bajada de atención, cansancio, sueño o falta de reflejos motores.

Otro aspecto a tener en cuenta es el ámbito donde se hace la ingesta. Los trabajos que exigen unas relaciones sociales constantes, como puede ser personal directivo o comercial, suelen comer fuera en restaurantes. Estos colectivos deberían recibir educación nutricional para sensibilizarlos de la importancia de la alimentación y dotarlos de criterios a la hora de elegir platos y menús de restaurantes que fueran equilibrados y saludables.

En el caso de trabajadores que comen dentro de las instalaciones de la empresa es importante que ésta disponga de comedores adaptados, con cocina propia o catering, pero siempre con menús calculados y revisados ​​por nutricionistas. Esta es la única garantía de que la dieta será equilibrada. Si la empresa no dispone de este tipo de instalaciones es recomendable disponer de una sala adaptada como comedor con un microondas para las personas que lleven su fiambrera de casa y puedan calentar su comida. En estos casos sería necesario ofrecer a los trabajadores educación alimentaria y tecnología culinaria para que tengan ideas a la hora de preparar los menús de cada día y puedan llevar una dieta equilibrada, variada pero también apetitosa.

Todos estos aspectos son los que se deben considerar para que la alimentación dentro del ámbito laboral sea la adecuada, sin embargo, no existe una dieta perfecta, sino una dieta saludable que englobe las necesidades energéticas de cada individuo, dentro de nuestro entorno de trabajo así como en nuestros hábitos de vida.

Es fundamental que la empresa destine recursos a fomentar una buena alimentación, y velar por la salud de sus empleados.

Además, una persona trabajadora sana es, en general, una persona más motivada.

Así pues, la inversión en educación nutricional es siempre rentable, tanto para la empresa como para la propia persona trabajadora.

 

Montse Pàmies – Responsable Departamento Prevención de Riesgos Laborales Activa Mutua

Trabajar para un futuro más prometedor.
23 abr

Trabajar para un futuro más prometedor.

Como cada año, a finales del mes de abril, se celebra el Día Mundial de la seguridad y salud en el trabajo, promovido por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Este año han orientado su acción hacia el futuro, planteándose qué nos espera en los próximos años en el ámbito de la seguridad y salud en el trabajo.

“Trabajar para un futuro más prometedor” es el lema del 2019. Nuestro panorama actual sigue creando empleo, a cuenta gotas, y se está diversificando el trabajo hacia nuevos sectores, lo que implica novedosas especializaciones que nos llevan a soportar nuevos riesgos laborales que tenemos que combatir para que la pérdida de salud no sea un hecho habitual en nuestro trabajo. La constatación de la  presencia de riesgos psicosociales en el ámbito laboral y de que cada vez son más frecuentes, es un escenario al que hay que dar respuesta rápida y precisa desde todos los sectores. Recordemos que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se define la salud como “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente como la ausencia de afecciones o enfermedades».

Los trabajadores/as y las empresas deben adaptarse continuamente a cambios: a las nuevas tecnologías, al cambio climático, a la nueva organización laboral, a la evolución demográfica, etc. Primordialmente será nuestra propia actitud, ante la actividad que desarrollamos diariamente, la que nos deberá garantizar un bienestar físico, mental y social.

En el ámbito empresarial, la seguridad y salud en el trabajo se debe considerar un objetivo estratégico integrado en la misión y política de la entidad. La Prevención de Riesgos Laborales debe tener la misma importancia del mismo modo que lo tiene la calidad, la satisfacción del cliente, la productividad, el crecimiento y la rentabilidad, etc.  Unas buenas políticas en materia preventiva redundarán en un aumento de la salud-satisfacción del trabajador/a y de la calidad del trabajo realizado, donde ganarán todas las partes, empresa, cliente y trabajador/a.

La precariedad laboral es una de las grandes enemigas de la seguridad y la salud. Un trabajo es precario por diversos motivos: salario, condiciones laborales, temporalidad, etc., lo que desemboca en la exposición a unas inadecuadas condiciones de trabajo que conducen con el tiempo a una pérdida de salud. De esta manera, los trabajadores/as son más vulnerables, pues hay menos formación y/o especialización-capacitación; originándose un aumento de exposición al riesgo psicosocial por la incertidumbre del futuro, entre otras causas.

La mejora de las condiciones laborales (en seguridad y salud) no solo es importante para proteger la salud  del trabajador/a, sino también para garantizar el éxito y la sostenibilidad de las empresas y la prosperidad de las economías a medio-largo plazo. El impacto de la salud de los trabajadores/as sobre su calidad de vida, la de su familia y de la comunidad, constituye el valor principal y la justificación social más trascendente para el desarrollo de las estrategias que posibiliten la promoción y protección de ella.

El bienestar laboral sólo puede lograrse con una verdadera implicación y compromiso de todos. Se requiere un enfoque integrado que promueva una cultura de prevención en materia de  seguridad y salud en el trabajo, en beneficio de la próxima generación de la fuerza laboral de todo el mundo y así responder a la demanda de una sociedad cada vez más sensibilizada, y exigente, con la seguridad y salud en el trabajo como parte fundamental del bienestar social.

Este “Futuro Prometedor” entiende como actuación prioritaria fomentar y velar por la seguridad y la salud laboral de las personas y empresas, estableciendo políticas públicas, convenios internacionales, jornadas mundiales, etc. Estas medidas son la base de la seguridad y por ende de la salud en el trabajo, por un triple motivo; primero, indican o hacen notar que existe un problema sin resolver; segundo, establecen las acciones que se deben adoptar y por último nos dirán el interés que suscita la problemática en la sociedad, que en el caso de la seguridad y la salud, el interés es máximo pues afecta a la salud de todos los trabajadores/as, ya que desgraciadamente nadie está exento de la exposición a riesgos laborales.

¡Feliz Día Internacional de la Seguridad y Salud Laboral! Espero que el año que viene podamos celebrarlo con la noticia de que el número de accidentes laborales y el número de enfermedades profesionales declaradas ha descendido considerablemente, ese es el “Futuro Prometedor que todos los trabajadores/as queremos y debemos conseguir”.

Hagamos el futuro prometedor nosotros mismos, mediante nuestra actitud y aplicando unas recomendaciones para hacer nuestro puesto de trabajo un lugar más seguro, sin menoscabo de nuestra integridad física y mental. Son recomendaciones que dependen del trabajador pero sin olvidar que estas medidas deben estar establecidas y puestas al alcance del trabajador/a por el empresario, ya que, como indica la propia Ley de Prevención, éste es el principal responsable de garantizar las condiciones de seguridad y salud en su empresa.

1.       Evalúa los riesgos de tu puesto de trabajo

Conoce el resultado de la evaluación de riesgos de tu puesto y lugar de trabajo, que te explicará los principales problemas que te puedes encontrar en el día a día de tu actividad.

2.       Medidas de control

Una vez que te has informado de los riesgos, vigila que las medidas de control se adoptan y mantienen. Asesórate si tienes dudas.

3.       Aprovecha los medios que te da la empresa para trabajar seguro

Utiliza correctamente los medios que la empresa pone a tu disposición para desempeñar tu trabajo de manera segura: equipos de protección individual, protecciones colectivas, dispositivos de seguridad de máquinas y herramientas, etc.

4.       Formación/ Autorización

No realices trabajos nuevos si previamente no has sido formado sobre sus potenciales riesgos y las medidas para eliminarlos completamente o al menos minimizarlos y además te hayan autorizado en tiempo y forma.

5.       Ficha de seguridad

Cuando manipules un producto químico hazlo según las indicaciones de la ficha de seguridad. Si no lo manipulas pero estás expuest@, solicita igualmente la ficha de seguridad.

6.       Equipos de protección individual

Conserva y cuida los equipos de protección individual según las recomendaciones del fabricante.

7.       Reconocimiento médico

Realiza el examen periódico de salud, es una buena manera de detectar con antelación alteraciones en la misma.

8.       Señalizaciones

Respeta y ayuda a conservar la señalización de seguridad.

9.       Procedimientos de trabajo

Infórmate sobre todos los procedimientos de trabajo y cúmplelos. Si incluyen medidas de seguridad, llévalas a rajatabla.

10.   Orden y limpieza

Mantén el orden y la limpieza en tu puesto de trabajo y alrededores, muchos de los accidentes se producen como consecuencia de la falta de ellos. Además darás una imagen profesional y organizada.

11.   Informar

Informa de cualquier situación que pueda desencadenar un accidente a tu superior inmediato.

12.   Medios de extinción

Colabora en mantener accesibles los medios de extinción de incendios, aprende a utilizarlos correctamente, quizás algún día puedas necesitarlos.

13.   Condiciones de seguridad

Colabora en mantener las condiciones de seguridad, esta es una obligación tuya y de tus compañeros.

Seguro que esta lista podría ser más amplia, por ellos os invito a que añadáis más recomendaciones o consejos.

 

Rodrigo Pérez Álvarez – Técnico PRL Activa Mutua

 

Activa Mutua premia en ASESA al ganador del concurso de fotografía
12 abr

Activa Mutua premia en ASESA al ganador del concurso de fotografía

La iniciativa afianza la prevención de los riesgos laborales entre sus mutualistas

Activa Mutua acaba de entregar el premio al ganador de la sexta edición del concurso de fotografía que sensibiliza ante los valores para la Prevención de los Riesgos Laborales (PRL) entre sus empresas mutualistas.

El vencedor ha sido Jordi Rión Vallès, supervisor mecánico en la parte de estáticos de la compañía Asfaltos Españoles (Asesa), ubicada en Tarragona, se especializa en la producción de betún asfáltico a partir del refino de petróleo. La fotografía de Jordi Rión llevaba por título: “Probando sistemas contraincendios”.

El acto de entrega del galardón fue prologado por la directora general de Asesa, Montse Vallverdú, y por Jordi Goñi, responsable de Personal y Organización de esa compañía. Fue concedido por Joan Tuà, director de la Delegación Territorial de Activa Mutua, acompañado de Silvia Ruiz, coordinadora de Prevención en la Territorial de Tarragona y la técnica de Gestión, Tere Ruana.

Montse Vallverdú agradeció el reconocimiento concedido por Activa Mutua a un trabajador de su compañía, ensalzó una iniciativa que promueve la PRL y animó a los empleados de su empresa a seguir participando en ediciones futuras de esta campaña en un entorno como Asesa «que ofrece muchas posibilidades para la captación de imágenes relacionadas con la seguridad laboral».

Joan Tuà resaltó el hecho de que el concurso de fotografía de Activa Mutua se ha consolidado como una plataforma de sensibilización para la PRL entre sus empresas mutualistas y que además potencia el apartado artístico. Resaltó el hecho de que, por segundo año consecutivo, ha sido premiado un trabajador de Asesa, un concurso en el que se seleccionan únicamente las imágenes de manera anónima, sin vinculación con el autor ni su empresa.

053-JORDI RION MIRALLES

El galardonado Jordi Rión participó con anterioridad en otras ediciones de este concurso y finalmente, una de sus fotografías ha conseguido el más alto parangón. Una instantánea que refleja «un momento privilegiado y de bella factura» como es la aparición de un arco iris durante el empleo de unos surtidores de agua. Rión se mostró «muy satisfecho y orgulloso» y resaltó que la PRL «es uno de los capítulos más importantes de la fábricas, ya que permite volver a casa con todas las garantías y aplicar un exhaustivo control en las operaciones». En este sentido, distinguió el «importante esfuerzo» realizado por Asesa en este ámbito y «de manera constante».

Día Mundial de la Voz – 16 de abril
12 abr

Día Mundial de la Voz – 16 de abril

La mayor parte de nosotros usamos con frecuencia nuestra voz en el entorno laboral, convirtiéndose en muchos casos en un instrumento imprescindible sin el que nos resulta imposible llevar a cabo parte de las actividades que desarrollamos de forma cotidiana.

En el año 1999, el Dr. Nedio Steffen, presidente por aquel entonces de la Sociedad Brasilera de Laringología y Voz, llevó a cabo una campaña para potenciar y dar a conocer los recursos necesarios para tener una adecuada salud vocal y de esta forma prevenir posibles patologías.

A partir del 2003, desde Brasil, compartieron esta fructífera experiencia con sus colegas laringólogos a nivel internacional invitándoles a unirse a la campaña, dando origen a lo que hoy denominamos día mundial de la Voz.

Este día, que se celebra en todo el mundo el 16 de abril, tiene como objeto concienciar sobre la importancia de un adecuado cuidado de la voz basado fundamentalmente en tres premisas:

  • Evitar el abuso de la voz y el uso del tabaco u otras sustancias tóxicas.
  • El valor de un diagnóstico precoz, disminuyendo los casos de cáncer y otras patologías a través de la detección temprana.
  • Y por último y fundamental, el provecho de una prevención adecuada, Informando e instruyendo a la población sobre los síntomas a tener en cuenta para visitar a un profesional, la importancia de los ejercicios de entrenamiento vocal, etc.

El lema de este año “Se amable con tu voz” ha dado nombre, a su vez, a una interesante jornada organizada por la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello, que se celebró el pasado día 10 de abril y contó con la participación de distintos profesionales que trabajan con la voz como la periodista Nieves Herrero, el cantante Miguel Ríos o la actriz de doblaje María Pérez Moreno. Intervinieron también la doctora Mª ángeles Mate Bayon, del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Universitario Fundación Alcorcón y Roxana Coll, fonoaudióloga y logopeda.

A destacar la labor altruista que se desarrollará durante el mes de abril, conocido como el mes de la voz y que llevarán a cabo otorrinolaringólogos de diferentes zonas de España ofreciendo revisiones gratuitas de las cuerdas vocales. (Más información www.seorl.net).

Un ranking elaborado por la SEORL-CCC indica que los maestros de infantil que tienen alumnos de entre uno y cinco años, son los profesionales que más patologías de la voz sufren.

Tal y como explica el Dr. Pedro Hermoso, responsable del Dpto. Plan General de Absentismo de Activa Mutua, en el interesante artículo “Laboralidad de las disfonías: Nódulos vocales” (Graduados Sociales nº83.2016):

Los profesionales de la voz son todos aquellos trabajadores que tienen la voz como herramienta fundamental para el desarrollo de su actividad laboral. Este colectivo incluye al personal dedicado a la docencia (primera categoría profesional con riesgo de padecer enfermedades profesionales de la voz según la Organización Internacional de Trabajo) pero también a teleoperadores, cantantes, actores, locutores, conferenciantes, etc.”.

En Activa Mutua somos conscientes de esta situación, disponiendo de un protocolo médico para estos profesionales en el que se contempla con profundidad el control de las enfermedades profesionales relacionadas con trastornos de la voz.

Contamos también con una completa guía sobre cuidados de la voz que tiene como objetivo principal capacitar a estos trabajadores sobre los mecanismos de la producción vocal normal y los factores que la modifican, proporcionando herramientas que permitan reducir los excesos vocales, aprender una adecuada técnica vocal y adquirir hábitos y conductas que ayuden a mejorar la calidad de la voz.

En esta misma línea desde Prevención de Riesgos Laborales se realizan Jornadas de Sensibilización para la promoción de la salud sobre los cuidados de la voz en las disfonías profesionales aportando la parte práctica de estos conocimientos.

Para finalizar recordar la importancia de una buena hidratación, un descanso adecuado, evitar el café y los caramelos de menta en exceso ya que resecan la mucosa, cero estrés y por supuesto, evitar gritar.

Como dijo George Hervert de Carnarvon: “Mejor que levantar la voz, reforzar el argumento”.

 

Javier Vega Molpeceres – Responsable Oficinas sectoriales

Síndrome del túnel carpiano: cómo prevenirlo.
18 mar

Síndrome del túnel carpiano: cómo prevenirlo.

Jornadas de trabajo en las que se realizan movimientos repetitivos de muñeca y dedos, prensión con la mano, posturas forzadas, como las que llevan a cabo camareros, cocineros, camareras de pisos, etc. se asocian a la aparición del síndrome del túnel carpiano.

Aunque es un problema común no todos conocemos las pautas recomendadas para evitar su aparición.

¿Qué es el síndrome del túnel carpiano?

El túnel carpiano es un reducido y rígido canal que se encuentra en la cara anterior de la muñeca, entre los huesos de ésta y el ligamento anular del carpo.
Por este conducto discurren tendones flexores de los dedos y el nervio mediano. Cuando estos tendones se inflaman, o aparece líquido, en ocasiones también por otras causas como microtraumatismos, artritis, infecciones, etc., este espacio disminuye produciendo una compresión del nervio.
En el ámbito laboral se asocia con actividades en las que se realizan movimientos repetitivos, siendo más común en mujeres y aumentando las posibilidades de sufrirlo a partir de los 55 años.

¿Qué síntomas presenta?

La sintomatología que habitualmente acompaña a esta patología se inicia con la aparición de entumecimiento y hormigueo de la mano, especialmente durante la noche, afectando principalmente al primer, segundo, tercer y cuarto dedos, este último solo en parte. Este dolor, en ocasiones, puede irradiarse por el antebrazo.
Es una de las neuropatías por compresión más común y aunque suele aparecer en la mano dominante, puede afectar a ambas.
Para evitar la sensación de dolor, calambre u hormigueo, es habitual que las personas que lo sufren agiten la mano de forma similar al movimiento que se realiza para bajar el mercurio del termómetro, esto se conoce como signo de Flick.

¿Cómo se trata?

Es recomendable el tratamiento médico al aparecer los primeros síntomas evitando así daños permanentes sobre el nervio. Habitualmente se basa en fisioterapia, medicación y uso de férula dorsal nocturna, llegando en los casos más graves al uso de la cirugía.
Si no se trata de forma adecuada evolucionará apareciendo debilidad, que se acompañará de dificultad a la hora de manejar utensilios y atrofia muscular.

¿Qué pautas podemos llevar a cabo para prevenirlo?

  • Es recomendable rediseñar las herramientas que se usen habitualmente durante la jornada laboral para permitir posiciones más cómodas y menos lesivas.
  • Evitar posturas forzadas durante el desarrollo de la actividad.
  • Descansar la muñeca entre las actividades que provoquen dolor, hormigueo o entumecimiento.
  • Cambiar de posición, alternar con otra actividad.
  • Hacer aplicaciones de frio durante 10 minutos en la muñeca después de realizar movimientos repetitivos.
  • Realizar estiramientos frecuentes de los músculos del antebrazo, por ejemplo, juntando las palmas de las manos, en “posición de rezar” a la altura del pecho, elevando los codos hasta notar la tensión y manteniendo la posición durante 15 segundos.
  • Uso de férula nocturna para evitar el movimiento de la muñeca reduciendo la presión sobre el nervio por posturas inadecuadas durante el sueño. Si no se usa férula, evitar dormir con la muñeca bajo la cabeza o doblada, es importante que no haya presión sobre ésta.
  • Sujetar los objetos con toda la mano, no solo con los dedos.
  • Cambiar de mano cada poco tiempo cuando se realicen movimientos repetitivos que provoquen sobrecarga e inflamación del túnel carpiano.
  • Controlar el sobrepeso.
  • Evitar apoyarse sobre la muñeca o sobre el talón de la mano.

Como escribió Baltasar Gracián, jesuita y escritor del Siglo de Oro: “Para la persona prudente es más fácil prevenir que remediar”

En Activa Muta realizamos jornadas de sensibilización para prevenir la aparición de trastornos musculoesqueléticos, en las que abordamos de forma práctica las pautas adecuadas para evitar la aparición diferentes patologías entre las que se encuentra el síndrome del túnel carpiano.

Javier vega Molpeceres – Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales Activa Mutua.

Los Trastornos del sueño y el Trabajo
15 mar

Los Trastornos del sueño y el Trabajo

Los trastornos del sueño son patologías con elevada prevalencia en la población general. Están presentes como agente causal o como agravantes, en muchos accidentes laborales, especialmente en aquellos que implican conducción de vehículos, maquinaria peligrosa o actividad de riesgo. El sueño supone un grave problema para realizar trabajos que, por sus características, una falta de atención pueda comportar riesgos para el propio trabajador o para otras personas de su entorno.

La somnolencia puede tener como causa el síndrome de apneas obstructivas durante el sueño (SAOS) que tiene por característica que durante el sueño se producen episodios repetitivos de obstrucción de las vías aéreas superiores.

Además no dormir bien supone alteraciones físicas, psicológicas y emocionales que van más allá del cansancio. En este sentido existen estudios que relacionan la falta de sueño con un incremento del riesgo de enfermedades cardiovasculares y con una mayor predisposición de sufrir patologías como la diabetes y la obesidad. Aunque la evidencia científica no está suficientemente clara, el sueño es importante para muchos procesos fisiológicos, que estarían detrás del aumento de determinados problemas de salud.

No dormir bien no solo provoca cansancio y fatiga al día siguiente, sino que puede estar detrás de problemas de salud más graves.

Por lo que se considera de vital importancia la detección temprana de los trastornos del sueño mediante el sistema general de Salud o bien en el ámbito laboral mediante la Vigilancia de la salud.

Es necesario unificar criterios de valoración de aptitud laboral en los trabajadores que sufren estas patologías, para evitar tanto discriminaciones interindividuales, si la valoración es muy restrictiva; como aumento del riesgo de accidentabilidad laboral si no se tiene en cuenta el riesgo añadido que suponen las patologías del sueño.

La inclusión habitual en Vigilancia de la salud de sencillos test de detección y la derivación temprana al especialista de los trabajadores con hipersomnolencia permitirá el desarrollo de una prevención eficaz de los daños asociados a los trastornos del sueño.

El trabajo coordinado entre especialistas en medicina del trabajo, técnicos en prevención de riesgos laborales y especialidades médicas implicadas en trastornos del sueño permitirá una mejor gestión de la patología y por tanto del riesgo derivado, así como una reducción de costes socio-laborales y coste personal del trabajador afectado.

 

Montse Pàmies – Jefa Departamento Riesgos Laborales Activa Mutua

 

Abordaje de la edad en el ámbito laboral
25 feb

Abordaje de la edad en el ámbito laboral

Los países de la Unión Europea están sufriendo un notorio envejecimiento de la población activa.

Las normativas europeas cada vez retrasan más la edad de jubilación y esto, sumado al descenso de la natalidad, hace que cada vez haya un mayor envejecimiento en el mundo laboral.

En términos generales, debido a este envejecimiento de la población y a que la esperanza de vida cada vez es mayor, la pirámide poblacional en España se está invirtiendo.

 

quadre

 

Como dato importante, podemos analizar que en 2033 el grupo más numeroso será el comprendido entre 55-59 años.

Según la Estrategia Europa 2020 los trabajadores/as de edad avanzada son un porcentaje creciente de la mano de obra. Dado que las personas trabajan y van a trabajar durante más tiempo, la gestión de la Seguridad y la Salud en el Trabajo para una mano de obra de edad avanzada se ha convertido en una prioridad.

La edad repercute, por un lado, negativamente, a determinadas capacidades funcionales de los trabajadores/as (físicas y sensoriales) que son necesarias para la realización, sobretodo, del trabajo físico. Aunque, por otro lado, la edad influye positivamente. También es importante considerar que la experiencia y los conocimientos aumentan con la edad, además de mejorar la calidad de las acciones y la atención al cliente.

Pero los cambios con la edad no son iguales en todas las personas. En función del tipo y/o hábitos de vida como la alimentación, el ejercicio, la condición física, el nivel educativo, la predisposición genética, etc. hace que  la “forma” en la que se envejece, cambia radicalmente de unos a otros.

Desde el punto de vista de la Prevención de Riesgos Laborales, el Servicio de Prevención de Riesgos de la empresa debe tener en cuenta este factor y realizar las acciones necesarias para garantizar la Seguridad y la Salud de los trabajadores de más edad.

Debe hacerse una labor importante para evaluar los cambios producidos como consecuencia de la edad. En la Evaluación de riesgos, en la formación e información a los trabajadores/as, en la Vigilancia de la Salud, etc. en definitiva, en todo el Sistema de Gestión de Prevención de Riesgos Laborales debe estar integrado este factor y realizar las adaptaciones de los puestos de trabajo  que van a desempeñar los trabajadores/as de más edad.

Es por este motivo que algunas de estas adaptaciones o medidas, además de un correcto diseño de puestos, válido para trabajadores/as de cualquier edad, son primordialmente:

  • Rotación de puestos.
  • Introducción de mayor número pausas breves.
  • Mejorar la iluminación y controlar el ruido.
  • Mejorar los diseños ergonómicos de los puestos.

Desde Activa Mutua, lanzamos a nuestras empresas mutualistas una llamada para reflexionar y ser conscientes de que el envejecimiento de la población activa es una realidad y que por ello, cada uno en su papel, su función y responsabilidad, adoptemos las medidas preventivas y correctoras, desde hoy mismo, para conseguir que las personas de edad avanzada sigan trabajando y que lo hagan de manera segura.

 

Elia Pravia Alonso – Técnica de PRL Activa Mutua

 

Empieza el Año con buen pie! Protección de pies: calzado de seguridad
11 ene

Empieza el Año con buen pie! Protección de pies: calzado de seguridad

 

¿Cómo saber elegir bien este EPI?

Los pies cumplen dos funciones básicas muy importantes: son nuestro principal medio de movilización y ayudan a soportar nuestro cuerpo. Es importante que reconozcamos y controlemos los peligros potenciales que podría tener un impacto negativo sobre ellos.

El calzado utilizado en el desempeño de una actividad laboral, destinado a proteger frente a determinados riesgos, se considera equipo de protección individual según el Real Decreto 1407/1992.

Se distinguen 3 tipos de calzado, como REQUISITOS BASICOS:

  • Calzado de seguridad (tipo SB): calzado que garantiza protección contra el impacto y la compresión en la parte delantera del pie de, al menos, 200 J y 15 kN respectivamente.
  • Calzado de protección (tipo PB): calzado que garantiza protección contra el impacto y la compresión en la parte delantera del pie de, al menos, 100 J y 10 kN respectivamente
  • Calzado de trabajo (tipo OB): No garantiza protección contra el impacto y la compresión en la parte delantera del pie

A su vez, dependiendo del material de fabricación, pueden ser:

  • Clasificación I: calzado fabricado con material que no sea caucho o polimérico
  • Clasificación II: calzado todo de caucho o todo polimérico

Y como REQUISITOS ADICIONALES, el calzado puede presentar o tener resistencia a la perforación (P), conductor (C), antiestático (A), aislante eléctrico (I) que podrá ser de Clase 00 o Clase 0, aislante al calor (HI), aislante al frío (CI), absorción de energía en el tacón (E), resistente al agua (WR), protección del metatarso (M), protección del tobillo (AN), penetración y absorción de agua (WRU), resistencia al corte (CR), resistencia al calor por contacto (HRO) y resistencia a los hidrocarburos (FO) y resistente a productos químicos.

La COMBINACION de requisitos básicos y adicionales, permite clasificar el calzado alternando las letras S (calzado de seguridad), P (de protección) o O (de trabajo) con las cifras del 1 al 5, para las Clasificaciones I y II.

Todo calzado deberá venir en su embalaje original con:

  • Certificado CE expedido por un organismo de control.
  • Declaración de conformidad.
  • Folleto informativo

Cada pieza del calzado de seguridad ha de estar clara y permanentemente marcada con la siguiente información:

  • Talla
  • Marca del fabricante y Designación del tipo de fabricante
  • Fecha de fabricación
  • Número de la norma: UNE-EN ISO 20345
  • El (los) símbolo(s) correspondiente/s a la protección ofrecida o la categoría correspondiente

La vida útil del calzado profesional está relacionada con el uso y su mantenimiento. Pero debemos cambiarlo en los siguientes casos:

  • Cuando existan grietas o alteraciones de montaje en la estructura del calzado.
  • Cuando se presenten roturas de cualquier parte componente del calzado.
  • Cuando exista rotura o deformación de la puntera o plantilla.

 

Fdo. Jorge Orpez Salas – Técnico P.R.L. ACTIVA MUTUA

El tabaco y las enfermedades profesionales
19 nov

El tabaco y las enfermedades profesionales

Con motivo de la celebración del Día Mundial de la EPOC, que se celebrará el próximo 21 de noviembre, desde el Departamento de Prevención de riesgos laborales se pretende concienciar especialmente esta patología, destacando que no es una sola enfermedad, sino un concepto general que designa diversas dolencias pulmonares crónicas que limitan el flujo de aire en los pulmones. Los síntomas más comunes son la disnea, o “falta de aliento”, una excesiva producción de esputo y una tos crónica. Sin embargo, la EPOC no es sólo la “tos del fumador”, sino una enfermedad pulmonar potencialmente mortal que conduce de forma progresiva a la muerte.

Según estimaciones recientes de la OMS (2004), actualmente unos 64 millones de personas sufren una EPOC, y 3 millones de personas fallecieron. La OMS vaticina que la EPOC se habrá convertido en la cuarta causa de muerte en todo el mundo en 2030.

Como primer paso, ante este reconocimiento y prevención de la situación, se han identificado los agentes cancerígenos presentes en el ámbito laboral, cuya exposición causa a los trabajadores/ras durante su jornada y vida laboral, un efecto nocivo en su salud. Esta identificación permite establecer mecanismos de evaluación, eliminación y control, en cada caso particular, para detectar precozmente posibles enfermedades profesionales y así prevenir sus efectos.

Aunque a simple vista, resulte sencillo, la averiguación y determinación, por una parte de la capacidad cancerígena de agentes físicos, químicos y biológicos presentes en el trabajo; y por otra de las causas de la aparición de enfermedades profesionales por exposición a dichos productos, en realidad es un proceso complejo, cuyo debate y contradicciones en diversas investigaciones, nos llevan hoy en día, a tener en cuenta posibles factores extralaborales para obtener una conclusión más evidente que nos permita promover y establecer políticas y estrategias más precisas, integradas no sólo en el ámbito laboral, sino social.

En este sentido, las investigaciones llevadas a cabo por distintos organismos nacionales e internacionales de la salud, determinan la existencia de factores de riesgo no ocupacional, relacionados con hábitos no saludables de la persona, entre otros, que ayuda en muchos casos a desencadenar y agravar la aparición de enfermedades profesionales.

Cabe centrar nuestra atención en la influencia del tabaco dentro del ámbito laboral como potenciador de aparición de muchos cánceres ocupacionales y otras enfermedades derivadas del trabajo; ojo, no sólo para el fumador activo, sino también para el fumador pasivo.

Por otra parte, la exposición en altas dosis a agentes químicos irritantes como el ácido hidroclórico, dióxido de azufre o amoniaco, inducen y agudizan  la aparición de enfermedades pulmonares obstructivas crónicas (EPOC), en concreto el  asma ocupacional en un 10% de los trabajadores expuestos. Dicho porcentaje se ve incrementado si coexiste con otros factores como presencia de rinitis, alergias, conjuntivitis y consumo de tabaco.

Concluyendo, la aparición y desarrollo de este tipo de enfermedades profesionales, donde el consumo de tabaco asume un papel protagonista, no solamente tiene un impacto negativo para la salud del trabajador/ra, sino también implica un elevado impacto socioneconómico generado por las incapacidades a largo plazo y costes derivados de tratamientos médicos y trámites legales que todo este proceso conlleva.

Consecuencia de dicho impacto socioeconómico, existen sentencias firmes publicadas recientemente donde los jueces ya han empezado a tener en cuenta la evidencia científica al fijar indemnizaciones derivadas de incapacidades permanentes. Destacar la actuación de un juez de Vitoria que ha reducido a la mitad la indemnización concedida a la viuda de un trabajador fumador que había fallecido de un cáncer de pulmón tras haber trabajado durante años expuesto a inhalación de fibras de amianto, al considerar concurrencia de culpas entre el trabajador por fumar y la empresa por no establecer medidas adecuadas para haber evitado la exposición al riesgo.

Presentada la demanda de daños y perjuicios, la familia reclamaba 143.038,81 euros. Y finalmente el Juzgado de lo Social Número 3 de Vitoria «acepta la minoración de la indemnización por la concurrencia de culpas entre la empresa infractora y el trabajador con hábito tabáquico, dado el efecto sinérgico de ambas en el adenocarcinoma pulmonar». La indemnización ha sido el 45% de la cantidad reclamada.

El juez tuvo en cuenta la evidencia científica que se muestra en el gráfico siguiente:

GRAFICO

 

Fuente: Prevencion Integral & ORP

Son razones suficientes para dejar de fumar. Nunca es tarde!

                                                                                                                                             Salud López Sánchez

                                                                  Departamento Prevención Riesgos Laborales Activa Mutua