Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

Categorías: Coronavirus

Creatividad e innovación
22 abr

Creatividad e innovación

Parafraseando a Albert Einstein “si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.

La pregunta es ¿Por qué hacemos siempre lo mismo? Creo que se debe al miedo a equivocarnos si hacemos algo nuevo. Por eso la innovación está en manos de las grandes empresas o de las start-ups; unas porque tiene músculo financiero; las otras porque tienen poco que perder. Hay que recordar que se aprende más de los errores que de los aciertos. Por ejemplo, John Dyson necesitó 5 años y más de 5000 prototipos para crear su famosa aspiradora sin cable.

¿Cómo podemos innovar en PRL? Desde mi punto de vista desde 4 campos distintos:

  • Mediante la incorporación de nuevas tecnologías. Este campo es el que mayor avance está experimentando: el empleo de drones que evitan trabajos peligrosos; el uso de la realidad aumentada para seguir pautas seguras de actuación en determinados trabajos; la colocación de sensores de geolocalización en la ropa de trabajo que indican la permanencia de trabajadores en zonas peligrosas, la robotización, etc., son sólo algunos ejemplos de las aplicaciones que las nuevas tecnologías tienen en el campo de la Seguridad y Salud de los trabajadores y trabajadoras. Aunque hay que tener en cuenta que estas nuevas tecnologías pueden traer consigo la aparición de nuevos riesgos.
  • La formación. Mediante el uso de la gamificación (usando los juegos para crear cultura preventiva) y el empleo de simuladores de realidad inmersiva. El uso de la realidad virtual y/o de la realidad aumentada nos permite formar a los trabajadores con experiencia casi idénticas a la de la vida real. Debemos ir remitiendo al olvido la formación tipo ponencia en la que uno habla y el resto oye. Sin embargo, sigue siendo el tipo más empleado en la formación que reciben los trabajadores desde los servicios de prevención.
  • Equipos de protección, tanto colectivos como individuales. Las continuas mejoras en el diseño de los equipos y en los materiales con los que se fabrican, contribuyen a que su nivel de protección haya aumentado espectacularmente.
  • Los sistemas de gestión. Ya no es suficiente con cumplir estrictamente con la documentación exigida en la Ley de PRL. Hoy en día, Prevención de Riesgos Laborales, Calidad, Medio ambiente, Responsabilidad Social Corporativa y Empresa Saludable, hacen que las empresas se dirijan a modelos de gestión basados en la mejora continua que aglutine la seguridad y salud de los trabajadores y la sostenibilidad de los centros de trabajo.

La situación de confinamiento en la que vivimos, hoy en día, nos muestra como las empresas se adaptan a las circunstancias actuales para poder sobrevivir y ayudar a la sociedad, así:

  • Los fabricantes de bebidas alcohólicas se han reconfigurado para producir alcoholes de uso sanitario y geles hidroalcohólicos.
  • Las empresas del sector textil han transformado su producción para fabricar prendas de uso sanitario y mascarillas.
  • Las empresas del sector servicios han comenzado a aplicar el teletrabajo de forma masiva.

En definitiva, la creatividad y la innovación son los medios que disponemos para salir de la mediocridad. Hay dos formas de destacar: o siendo excepcionalmente bueno en lo que nos diferencie  de los demás.

José Pedro Triano. Área de Prevención de Riesgos Laborales Activa Mutua

Recomendaciones para evitar contagios durante los desplazamientos al lugar de trabajo
21 abr

Recomendaciones para evitar contagios durante los desplazamientos al lugar de trabajo

Este pasado lunes, 13 de abril, millones de trabajadores y trabajadoras de toda España se reincorporaron a su actividad laboral, fundamente los de la construcción, la industria y todos aquéllos que no puedan realizar su tarea desde sus casas.

Para garantizar que este hecho se llevase a cabo de forma segura, evitando posibles contagios del COVID-19, el Gobierno de España publicó una guía referente de buenas prácticas preventivas aplicables en dicha vuelta al trabajo.

Uno de los aspectos fundamentales en esta reincorporación, además de mantener, en todo momento, unas condiciones de trabajo que garanticen la seguridad y salud de la población trabajadora, es el cómo debemos desplazarnos al lugar de trabajo, de tal manera que adoptemos unos hábitos que garanticen la prevención frente a la exposición y propagación del virus.

La guía de buenas prácticas, que acabamos de mencionar, recomienda, en este término, favorecer el desplazamiento al trabajo por medios que no supongan la agrupación con más personas, garantizando la importante distancia interpersonal de 2 metros.

Desde el punto de vista sanitario, se trata de un medio seguro, por lo que en caso de que el desplazamiento se realice de forma individual no es necesario llevar mascarilla. Sin embargo, es posible que viaje más de una persona en el coche ya que entre los supuestos en los que se permite circular por la vía pública acompañado figura el traslado al centro laboral.

En el coche podrán viajar hasta tres personas, un máximo de una por cada fila de asientos, como recoge la última normativa del Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana. En este caso, cada uno de los ocupantes deberá llevar una mascarilla protectora.

En caso de elegir un turismo o un VTC (vehículo con conductor), se deben extremar las medidas de limpieza del mismo y evitar que viaje más de una persona por cada fila de asientos, manteniendo la mayor distancia posible entre los ocupantes.

En los viajes en autobús, metro o tren, se recomienda guardar la distancia interpersonal con otros viajeros y, en el caso del transporte público, la guía recomienda usar una mascarilla higiénica, no médica. Desde el pasado 13 de abril, los trabajadores que se desplazan a los centros laborales en transporte público reciben de forma gratuita una mascarilla higiénica reutilizable que deben usar durante el trayecto.

Paralelamente, la Dirección General de Tráfico (DGT), dependiente del Ministerio del Interior, ha hecho públicos unos consejos para que sigan los trabajadores cuando acudan a los centros laborales, ya sea a pie o en otro medio de transporte, individual o colectivo.

En todo caso el organismo público pide que se utilicen las opciones de movilidad que mejor garanticen la distancia interpersonal de aproximadamente dos metros, incluso si el desplazamiento se realiza a pie, para evitar la propagación y el contagio del coronavirus. Si se va andando, en bicicleta o en moto, el organismo recuerda que no es necesario llevar mascarilla protectora, que en cambio sí es obligatorio cuando el desplazamiento se realiza en transporte público.

Vuelta a la actividad

Todos los ciudadanos que opten por utilizar su vehículo propio para realizar traslados laborales deberán tener en cuenta algunos detalles para que el retorno a la actividad se produzca con seguridad. El primero de ellos, antes de iniciar al desplazamiento, es comprobar que la mecánica se encuentra en óptimas condiciones tras permanecer sin funcionar puede que incluso algunas semanas.

Para ello, será necesario realizar unos pasos de comprobación de nuestro vehículo, empezando por conectar (si hubiésemos desconectado) la batería y verificar su estado de carga, además de comprobar la presión correcta de los neumáticos. También habrá que revisar el nivel de líquidos (aceite, refrigerante, freno y dirección), verificar que no haya ninguna fuga que haya podido dejar marcas en el suelo y controlar el tacto y el funcionamiento de los frenos (pedal y palanca).

A continuación, se debe arrancar el motor y mantenerlo al ralentí unos pocos minutos, mientras se verifican los testigos de la instrumentación y que los dispositivos del coche (luces, intermitentes, sistemas electrónicos, etc.) funcionen correctamente. Esta comprobación siempre, por supuesto, en espacios abiertos que impidan la acumulación de gases contaminantes procedentes del motor.

Desinfección del vehículo

Para combatir esta pandemia y evitar contagios por CVID 19, se debe extremar la limpieza del vehículo. Se ha constatado que el virus sobrevive en superficies y que en algunas de ellas, como el acero o los plásticos, puede llegar a hacerlo durante tres días. Por ello es necesario una limpieza exhaustiva y desinfectar el vehículo después de su uso, pasando una gamuza o papel de cocina impregnado con alcohol de 70º o lejía (disuelta en agua en una proporción 1/10) sobre los elementos que están en contacto con las manos. Toda esta operación se recomienda llevarla a cabo con guantes.

Empezando por los tiradores de las puertas, se aplicará la solución sobre todo aquel material susceptible de haber sido tocado por las manos: volante, freno de mano, levas de la columna de dirección, salpicadero, elevalunas, equipo electrónico, etc. Tampoco nos debemos olvidar de limpieza y desinfección de la llave o mando remoto. Una vez terminada la operación hay que tener precaución con el material utilizado. El papel de cocina hay que tirarlo inmediatamente a la basura y el paño desecharlo o lavarlo a una temperatura de 60º como mínimo. Desecharemos los guantes utilizados de la misma manera. Para finalizar, con carácter inmediato, en el momento que sea posible, procederemos a lavarnos las manos con agua y jabón.

Las precauciones deben reforzarse del mismo modo durante los repostajes de combustible. En general, es esencial el uso de guantes para evitar el contacto con cualquiera de las superficies que encontramos en una estación de servicio, muy expuestas por la circulación de personas que soportan.

Por otro lado, y ahora más que nunca, conviene recordar la necesidad de extremar las precauciones durante la conducción por la situación actual que atravesamos, velando por nuestra seguridad vial. Cualquier siniestro, por leve que sea e implique acudir a un centro sanitario/hospitalario, implica incremento de exposición al virus.

 

Para más información:

https://www.mscbs.gob.es/gabinetePrensa/notaPrensa/pdf/GUIA110420172227802.pdf

https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/home.htm

http://www.dgt.es/es/covid-19/

Protección respiratoria frente al COVID-19. Limpieza y desinfección de Mascarillas higiénicas reutilizables
17 abr

Protección respiratoria frente al COVID-19. Limpieza y desinfección de Mascarillas higiénicas reutilizables

Las medidas de protección individual (incluyendo el equipo de protección individual (EPI)), deben ser adecuadas y proporcionales al riesgo o riesgos frente a los que debe ofrecerse protección acorde con la actividad laboral o profesional.

La forma óptima de prevenir la transmisión del virus es usar una combinación de todas las medidas preventivas, no solo Equipos de Protección Individual (EPI). La aplicación de una combinación de medidas de control puede proporcionar un grado adicional de protección, incluso si una medida falla o no está disponible.

De forma general, la recomendación es utilizar EPI desechables, o si no es así, que puedan desinfectarse después del uso, siguiendo las recomendaciones del fabricante.

Los EPI deben escogerse de tal manera que se garantice la máxima protección con la mínima molestia para el usuario y para ello es crítico escoger la talla, diseño o tamaño que se adapte adecuadamente al mismo.

La correcta colocación los EPI es fundamental para evitar posibles vías de entrada del agente biológico; igualmente importante es la retirada de los mismos para evitar el contacto con zonas contaminadas y/o dispersión del agente infeccioso.

En el caso concreto de los equipos de protección respiratoria, como de cualquier otro EPI, se debe determinar, en primer lugar,  en qué escenario de riesgo se encuentra cada trabajador o trabajadora establecido en función de la naturaleza de la actividad desarrollada en cada caso y la evaluación de riesgos de la exposición de dicho agente, para así determinar o seguir las recomendaciones de uso y tipo de EPI, en cuanto a adopción de medidas individuales.

Como se puede comprobar en esta Tabla, detallada en el Procedimiento de actuación para los Servicios de Prevención de Riesgos Laborales frente a la exposición al nuevo coronavirus (SARS-COV-2), publicado el 08 de abril por el Ministerio de Sanidad (considerando sus posibles posteriores modificaciones), se clasifican los distintos escenarios de riesgo de la población trabajadora (listado no exhaustivo de actividades), detallando en cada situación que requerimientos se deben seguir para trabajar sin riesgo a contagio por COVID 19.

https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/documentos/PrevencionRRLL_COVID-19.pdf

Podemos observar, que muchas actividades en las que el riesgo de exposición es bajo, no requiere uso de EPIS para evitar la exposición de este riesgo, por su baja probabilidad. Esto no quiere decir que no se deban utilizar EPIS para protegernos de otros riesgos laborales a los que la persona trabajadora esté expuesta para el desarrollo de sus tareas.

Aunque no hay que olvidar que, independientemente de cualquier escenario de riesgo, se deben de cumplir estrictamente unas medidas higiénicas y organizativas en los lugares de trabajo, como es la distancia interpersonal de al menos un metro para aquellas personas que deben seguir acudiendo a sus centros de trabajo.

Con el fin de evitar contagios, los casos confirmados y en investigación deben llevar mascarillas quirúrgicas. La colocación de la mascarilla quirúrgica a una persona con sintomatología respiratoria supone la primera medida de protección para el trabajador.

Las mascarillas de protección individual y las mascarillas quirúrgicas tienen objetivos diferentes y deben cumplir con distintas disposiciones legislativas. Las primeras son equipos de protección individual (EPI) y protegen frente a la inhalación de bioaerosoles. Las mascarillas quirúrgicas son productos sanitarios (PS) diseñados para evitar la transmisión de agente infecciosos procedentes de quienes las llevan puestas.

La protección respiratoria generalmente recomendada para el personal con riesgo de exposición que pueda estar en contacto a menos de 2 metros con casos en investigación o confirmados es una mascarilla auto filtrante tipo FFP2 o media máscara provista con filtro contra partículas P2.

Las mascarillas auto filtrantes o, en su caso, los filtros empleados no deben reutilizarse y por tanto, deben desecharse tras su uso. Las medias máscaras (que deben cumplir con la norma UNE-EN 140:1999) deben limpiarse y desinfectarse después de su uso.

Para ello se seguirán estrictamente las recomendaciones del fabricante y en ningún caso, el usuario debe aplicar métodos propios de desinfección ya que la eficacia del equipo puede verse afectada.

Cuando de la evaluación de riesgos se derive que en el desarrollo de la actividad se realizan procedimientos asistenciales en los que se puedan generar bioaerosoles en concentraciones elevadas, se recomienda el uso por el personal sanitario de mascarillas auto filtrantes contra partículas FFP3 o media máscara provista con filtro contra partículas P3.

Los equipos de protección respiratoria deben quitarse en último lugar, tras la retirada de otros componentes como guantes, batas, etc.

En cuanto a la limpieza y desinfección de mascarillas higiénicas reutilizables, se podrán seguir cualquiera de los métodos siguientes:

  1. Lavado y desinfección de las mascarillas con detergente normal y agua a temperatura entre 60º-90º (ciclo normal de lavadora).
  2. Sumergir las mascarillas en una dilución de lejía 1:50 con agua tibia durante 30 minutos. Después lavar con agua y jabón y aclarar bien para eliminar cualquier resto de lejía y dejar secar.
  3. También se pueden desinfectar las mascarillas con el uso de virucidas. El Ministerio de Sanidad periódicamente publica un listado de virucidas aptos para eliminar adecuadamente el virus. https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/documentos/Listado_virucidas.pdf

Debido a las circunstancia especiales de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 y a la urgencia de disponer de productos desinfectantes con actividad virucida para la desinfección de mascarillas higiénicas reutilizables, se ha establecido que se pueda utilizar, para este fin, cualquiera de los productos virucidas autorizados por el Ministerio de Sanidad para PT2 (uso ambiental) , que han pasado la Norma 14476 de actividad virucida y que se encuentran registrados para uso por el público en general (estos productos que están autorizados en su modo de empleo para superficies, podrán utilizarse para la desinfección de mascarillas higiénicas reutilizables). Su uso será de acuerdo a las recomendaciones del fabricante, poniendo especial atención al uso diluido o no del producto y a los tiempos de contacto necesario para la actividad desinfectante. Una vez desinfectadas las mascarillas, se lavaran con abundante agua y jabón para eliminar cualquier resto químico y se dejaran secar.

https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/documento/Limpieza_y_Desinfeccion_mascarillas_higienicas_reutilizables_pdf.pdf

Por último, ante la escasez de este tipo de EPI queremos hacer mención a la alternativa de fabricación de mascarillas “caseras”.

Las mascarillas de tela “caseras” pueden estar fabricadas de muy diferentes materiales y los ensayos e investigación clínica sobre su eficacia es limitada. No obstante la evidencia disponible muestra que las mascarillas de tela protegen menos que las mascarillas quirúrgicas e incluso pueden aumentar el riesgo de infección debido a la humedad, la difusión de líquidos y la retención del virus.

Las mascarillas de tela comunes no se consideran protección frente a virus respiratorios y, en el ámbito laboral, no se debería promover su utilización. Por otro lado, las mascarillas de tela “caseras” no cumplen la normativa de EPI ni de producto sanitario (PS).

No obstante, en el caso de su uso particular por los ciudadanos (diferente al ámbito laboral), es importante insistir en que esta medida no debe implicar una relajación en las medidas básicas de prevención recomendadas (por ejemplo: distanciamiento social, higiene de manos yno tocarsecara).

https://www.insst.es/preguntas-tecnicas-frecuentes-epi-covid-19

 

Área de Prevención de Riesgos Laborales Activa Mutua.

Uso de virucidas para la prevención de contagios del covid-19
14 abr

Uso de virucidas para la prevención de contagios del covid-19

A estas alturas debemos tener claro que es imprescindible reforzar las medidas de higiene personal en todos los ámbitos, laboral o no, como medida preventiva frente al contagio y propagación del COVID-19.

Las medidas de higiene personal se resumen en las siguientes prácticas:

  • La limpieza de manos es la medida principal de prevención y control de la infección. Esta limpieza se puede complementar con geles desinfectantes.
  • Cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo al toser y estornudar, y desecharlo a un cubo de basura con tapa y pedal. Si no se dispone de pañuelos emplear la parte interna del codo para no contaminar las manos.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz o la boca.
  • Practicar buenos hábitos de higiene respiratoria.
  • Mantener distanciamiento social de 2 metros.

Pero no hay que olvidar, que no menos importante es garantizar la higiene tanto de los lugares, equipos de trabajo como de vías públicas, domicilios, medios de transporte (públicos y privados), etc. que deberá intensificarse en relación con la práctica habitual. Las políticas de limpieza y desinfección en este sentido son importantes medidas preventivas. Es crucial asegurar una correcta limpieza de las superficies y de los espacios, tratando de que se realice limpieza diaria de todas las superficies, haciendo hincapié en aquellas zonas más transitadas y de contacto más frecuente como pomos de puertas, barandillas, botones etc. Se debe garantizar una buena ventilación y en cada caso, se prestará especial atención a la protección de la persona que ejecute estas tareas de limpieza, adoptando las medidas de protección personal necesarias.

La limpieza elimina gérmenes, suciedad e impurezas, es importante que haya una buena limpieza antes de proceder a una desinfección.

Como consecuencia de la emergencia sanitaria, ya sabemos que el Gobierno de España declaró el Estado de alarma de acuerdo al Real Decreto 436/2020 debido a la propagación de la pandemia generada por el coronavirus SARS-CoV-2. En este sentido, existe la recomendación de desinfectar las superficies para detener la transmisión del virus entre personas. Por ello, el Ministerio de Sanidad ha publicado un listado de productos virucidas autorizados y registrados en España que han demostrado eficacia, en estas medidas de higiene,  frente al virus, atendiendo a la norma UNE-EN 14476. Esta tabla clasifica estos productos para uso ambiental (TP2), industria alimentaria (TP4) e higiene humana (PT1), resaltando como información relevante en cada caso el nombre comercial del producto, sustancia activa, usuario y forma de aplicación. Se pueden consultar en el siguiente enlace:

https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/documentos/Listado_virucidas.pdf

Área de Prevención de Riesgos Laborales Activa Mutua.

 

 

Coronavirus y agua de consumo
14 abr

Coronavirus y agua de consumo

A través del siguiente comunicado, por parte del Ministerio de Sanidad, el pasado día 06 de abril, queremos transmitir como información relevente:

EL ACTUAL TRATAMIENTO DE DESINFECCIÓN DE AGUAS EN ESPAÑA, ASEGURA UN ADECUADO NIVEL DE PROTECCIÓN DE LAS AGUAS DE CONSUMO HACIENDO QUE ESTA SEA SEGURA PARA BEBER, COCINAR Y PARA USO HIGIÉNICO.

https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/documentos/Coronavirus_y_Agua_de_Consumo.pdf

Guía de prevención y control frente al COVID19 en residencias de mayores y otros centros de servicios sociales de carácter residencial.
07 abr

Guía de prevención y control frente al COVID19 en residencias de mayores y otros centros de servicios sociales de carácter residencial.

Los datos y los estudios realizados hasta la fecha muestran que el COVID-19 afecta de forma más grave a mayores de 65 años con patología cardiovascular previa (sobre todo hipertensión e insuficiencia cardíaca) y en menor medida a aquellos con patología respiratoria crónica y diabetes. La mortalidad aumenta con la edad.

Un estudio realizado en China revela que la mortalidad es de 3,6%, en la franja de edad entre 60-69 años del 8% entre 70-79 años y del 14,8% en los mayores de 80 años.

El mecanismo principal de transmisión de este virus, según la información disponible, es por contacto directo con gotas respiratorias mayores de 5 micras (Flügge), que no permanecen suspendidas en el aire y se depositan entre 1 o 2 metros; a través de las manos, superficies y objetos contaminados con estas secreciones, seguido del contacto con la mucosa de la boca, nariz u ojos.

En los centros sociosanitarios se produce un contacto estrecho entre cuidadores y residentes, así como una convivencia estrecha con otros residentes, por lo que cobran gran importancia las medidas de prevención y control encaminadas a prevenir la infección.

Es por ello que el Ministerio de Sanidad ha publicado (en continua revisión) una Guía para establecer las recomendaciones de prevención y control de la infección, teniendo en cuenta que el objetivo principal es la protección del grupo de población más vulnerable a la infección por COVID-19.

A continuación detallamos aspectos destacados del documento:

  • Los centros sociosanitarios deben disponer de planes de contingencia adaptados a las características de cada centro y dirigidos a la prevención y a la respuesta ante la eventual aparición de casos y brotes de COVID-19.
  • Se debe considerar la realización del test diagnóstico en personas con un cuadro clínico de infección respiratoria aguda independientemente de su gravedad, en personas que residan en un centro sociosanitario y a los trabajadores en contacto con los residentes.
  • Si se detecta un caso positivo se deberá designar en el centro un área diferenciada para residentes con y sin infección con el objetivo de disminuir el riesgo de que se genere un brote en la residencia y hacer el estudio y seguimiento de sus contactos estrechos.
  • En el escenario actual, se deben suspender todas las visitas a los centros sociosanitarios.
  • En el escenario actual, se deben suspender todas las salidas de la residencia.
  • En el escenario actual, salvo excepciones para deambulación inevitable, se deben clausurar las zonas comunes.

Para más información puede descargarse la guía a través del siguiente enlace:

https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/documentos/Residencias_y_centros_sociosanitarios_COVID-19.pdf

 

La importancia del ejercicio durante estos días de confinamiento.
06 abr

La importancia del ejercicio durante estos días de confinamiento.

Los días de confinamiento se acumulan y es importantísimo mantenernos activos y trabajar nuestra condición física, ya que durante periodos largos de falta de movilidad pueden aparecer problemas de rigidez articular y  pérdida de fuerza muscular.  Esta falta de movilidad también puede afectar a nuestro estado mental. Por tanto os invito a convertir nuestro hogar en un pequeño gimnasio y a seguir este conjunto de recomendaciones que nos ayudaran a sentirnos mejor en estos momentos:

  • No prolongar más de lo habitual el tiempo en la cama.
  • Hidratarse bien es fundamental y ajustar la dieta a las necesidades reales.
  • Establecer un programa de ejercicios, donde se trabaje tanto la flexibilidad, la velocidad, la fuerza y resistencia.
  • Un ejercicio básico y sencillo para mejorar nuestro acondicionamiento es levantarse y sentarse desde una silla quince o veinte veces seguidas, manteniendo un buen ritmo.
  • Un buen ejercicio para mantener el tono en brazos, es realizar unos cuantos ejercicios de flexiones en la pared.
  • Si en casa podemos caminar, importante hacerlo durante 5 minutos cada hora. Si el espacio es reducido, una buena alternativa es la marcha simulada, es decir, caminar en el lugar sin avanzar levantando las rodillas de forma alterna.
  • Si solíamos practicar yoga y/o pilates, hemos de continuar practicándolo porque estas disciplinas son muy recomendables en estos momentos y fáciles de ejercitarlo en casa.
  • Para mantener un buen tono muscular y mejorar la resistencia cardiorespiratoria sería interesante bailar, ya nos aportará bienestar físico y mental. Además nos hará reír, muy importante, también, en estos momentos.
  • Da uso, ahora más que nunca, en casa, a máquinas o aparatos para hacer deporte como bicicletas estáticas, elítipticas, cintas de marcha, steps, mancuernas, bandas elásticas, etc. Existen infinidad de aplicaciones donde poderte descargar programa de ejercicios para evitar la inactividad en estos días.

Hemos de tener presente en el día a día la práctica de ejercicio físico. Debemos movernos y mantener nuestro cuerpo en forma. Obtendremos beneficios como evitar ganar peso y aparición de enfermedades cardiovasculares. Además, contribuirá a garantizar nuestra salud mental, a sentirnos mejor, menos agobiados y a oxigenar nuestro cerebro.

Silvia Ruiz. Área Prevención de Riesgos Laborales Activa Mutua

Día Mundial de la Salud
06 abr

Día Mundial de la Salud

El 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud, normalmente escribiría “como cada año”, pero es obvio que este año no es un año cualquiera, sobre todo en lo referente a la salud, aunque también a lo económico y lo social. Aunque resulte paradójico, estando en plena pandemia mundial, probablemente es el momento más adecuado, por necesario, para celebrarlo.

La Asamblea Mundial de la Salud escogió esta fecha para establecer el Día Mundial de la Salud con la intención de conmemorar la fundación de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Tuvo lugar por primera vez el 7 de abril de 1950 y su objetivo continúa siendo el mismo: Crear conciencia sobre la necesidad de una sanidad mundial de calidad y promover los hábitos saludables en las personas.

Este objetivo, en el que trabaja la OMS, acentuado durante los últimos años, de hacer llegar la sanidad a todas las partes del planeta, tiene ahora, si cabe, un sentido aún mayor, al enfrentarnos a una crisis de salud a nivel mundial.

Cada año este día viene acompañado de un lema que centra las acciones a realizar; el de este año 2020 es:

“Apoyo al Personal de Enfermería y de Partería”

Este colectivo desempeña habitualmente un papel fundamental en el mantenimiento de la salud, pero es ahora más que nunca, junto a otros trabajadores de la salud, con su lucha diaria en primera línea de batalla, en esta emergencia de salud pública, de importancia internacional, cuando los ciudadanos a nivel global han tomado plena consciencia de la importancia de su profesionalidad y también de su calidad humana.

De hecho, en España, cada tarde, a las ocho, con el aplauso de millones de personas en los balcones de sus casas, celebramos la capacidad de trabajo, la valentía y la entrega de los profesionales de la salud. Un aplauso para dar apoyo y reconfortar a los sanitarios, actualmente desbordados por esta crisis, pero también una catarsis general que nos ayuda a sobreponernos y a coger fuerzas para salir adelante.

Esta situación ha generado también una mayor consciencia y sensibilización sobre la importancia de la prevención de la salud. Vistas ahora, parecen lejanas aquellas campañas de prevención de la gripe estacional que ya recomendaban usar pañuelos desechables para protegerse la boca y la nariz al toser y lavarse las manos con agua y jabón. Campañas que apenas hacían mella en la población y que al igual que ahora ya habían demostrado ser eficaces.

No dejemos que esta “nueva” consideración del interés de la Prevención caiga en saco roto y apliquémosla también en el entorno laboral, en el día a día de la población trabajadora. Seamos conscientes en las empresas, igual que lo son nuestros sanitarios, de la importancia de aplicar protocolos específicos preventivos para trabajar detallando en cada momento qué medidas se deben aplicar, tanto las colectivas, como las individuales. Estas últimas, merecen un especial llamamiento,  tan necesarias como barrera de frenado de exposición al coronavirus.

Por último, y sin olvidar que todos somos responsables de nuestra salud y de la salud de nuestra comunidad, el hecho indiscutible de que muchas personas en el planeta no tengan acceso a una atención sanitaria de calidad sumado a la situación provocada por el COVID-19 debe invitarnos a hacer una profunda reflexión. Aprovechemos pues, parte de estos momentos de confinamiento obligado para dedicar tiempo a pensar.

Como escribió Alfred Tennyson “nunca es tarde para buscar un mundo mejor y más nuevo, si en el empeño ponemos coraje y esperanza”.

 

Javier Vega Molpeceres Área de Prevención de Riesgos Laborales

 

La salud mental clave para la superación de la situación de confinamiento por coronavirus
06 abr

La salud mental clave para la superación de la situación de confinamiento por coronavirus

La actual situación de confinamiento generada por la pandemia de coronavirus ocasiona un cambio drástico en los hábitos de vida. La clave para superar o adaptarnos a esta situación de distanciamiento social y limitaciones en la movilidad es procurar el mejor bienestar psicológico posible, sin olvidarnos de las medidas de protección para evitar el contagio de coronavirus SARS-CoV-2, que son las mismas que en cualquier dolencia respiratoria:

  • Lavarse las manos frecuentemente. Es necesario mantener una higiene correcta de las manos, limpiándolas con agua y jabón o bien con soluciones alcohólicas 70 %. Especialmente si se ha estado en contacto con personas que sufren esta dolencia o bien en su entorno. De este modo, eliminamos el virus de la extremidad.
  • Taparse la boca y la nariz al toser o estornudar.Es importante adoptar medidas de higiene respiratoria. Es decir, al toser o estornudar, hay que taparse la boca y la nariz con pañuelos desechables o bien con la cara interna del codo. Inmediatamente después, se tienen que lavar las manos siguiendo las instrucciones del apartado anterior. Así se evita la propagación de gérmenes y virus, y se evita contaminar los objetos que toque o las personas que tenga a su alrededor.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz o la boca. El contagio del coronavirus SARS-CoV-2 se produce cuando las secreciones respiratorias que se generan con la tos o el estornudo de una persona contagiada son exhaladas por una persona sana; o bien cuando éstas caen en un objeto o superficie que, posteriormente toca la persona y después, sin desinfectarse las manos, se toca los ojos, la nariz o la boca.
  • Es esencial evitar el contacto próximo con personas que sufren infecciones respiratorias agudas y presentan tos, estornudos o expectoraciones. Se tiene que mantener una distancia de dos metros y no compartir pertenencias personales.
  • Es indispensable no compartir enseres como cubiertos, vasos o servilletas; comida u otros objetos sin limpiarlos correctamente.
  • En caso de tener síntomas de malestar general, tos, fiebre y dificultad para respirar, llama al 112 o el número adscrito a tú comunidad, y sigue sus instrucciones.

El bienestar psicológico dependerá de nuestra capacidad de adaptación individual y colectiva.

Tanto la experiencia del confinamiento como el estrés colectivo que genera la situación de pandemia, generan una activación de las emociones de alerta en lugar de hacer un análisis lógico de la situación, surgiendo emociones como el miedo, anodinia o aburrimiento, agobio, ansiedad, ira o desesperación, que de prolongarse en el tiempo, como parece que está siendo, pueden llegar a producir agotamiento psicológico y por ello trastornos del ánimo.

Para abordar una situación adaptativa extrema como la que estamos viviendo se aconseja seguir las pautas de un gran experto en ayuda humanitaria tras grandes catástrofes con es S.E. Hobfoll, quien estableció una serie de criterios básicos que se deberían promocionar en estas situaciones de necesidad de toda una población sometida a un estrés colectivo e individual, y dirigidos a promover el sentido de la seguridad, la autoeficacia, la calma, y la conectividad entre las personas, y la esperanza.

Estas son:

Comunicación

Medidas como el distanciamiento social y la restricción de visitas pueden provocar aislamiento social, especialmente en personas de edad avanzada que viven solas. Por ello, es importante, desde la distancia, comunicarse y socializar con amigos y familiares utilizando la tecnología y herramientas al alcance, como dispositivos móviles, redes sociales, videoconferencias o WhatsApp.

En caso que conozcas a personas que no saben cómo utilizarlas, puedes ayudarlas a que puedan usarlas y mantener una conexión con la sociedad.

La comunicación y la colaboración con otras personas son altamente positivas, según experiencias estudiadas en el pasado ante momentos críticos, y evitan sufrir situaciones de aislamiento que pueden afectarnos psicológicamente.

Organización de tareas

Es interesante planificar qué actividades se realizarán cada día, de manera que, dentro de la excepcionalidad de la situación, haya unas rutinas y unos hábitos diarios. Algunas opciones para los más pequeños son:

  • Leer y escuchar cuentos.
  • Jugar
  • Realizar actividades manuales.
  • Aprender nuevas cosas, por ejemplo, técnicas de relajación.

También es importante realizar ejercicios físicos, como estiramientos o caminar en un espacio, a pesar de que éste sea reducido, y realizarlos de una forma organizada a unas horas determinadas del día, siendo estrictos en su cumplimiento. Esto genera endorfinas, tan necesarias para activar el bienestar y el ánimo.

En caso que tengáis vecinos de edad avanzada, que forman parte de la población de alto riesgo de COVID-19, podéis ofrecerles vuestra ayuda para tareas como ir a comprar. Este tipo de acciones son altamente positivas para las personas y, además, facilitan cumplir con las medidas estrictas de aislamiento para este colectivo.

Acceso a la información

La sobreexposición a la información relacionada con la COVID-19 aumenta los niveles de estrés y perjudica la salud mental. Por ello, es recomendable un acceso moderado a las noticias para mantenerse informado, y realizar otras actividades como leer un libro, mirar una película o jugar a un juego, evitando recibir más información de la necesaria. No hay que fijarse solo en lo negativo de las informaciones recibidas, valorar las altas, las curaciones, los avances y la lucha colectiva que estamos llevando a cabo. Si nuestra mente se obsesiona con las negatividades entraremos en un bucle de repetición de pensamiento catastrofista.

Gestión de las emociones

Nerviosismo, ansiedad, irritabilidad, sensación de peligro permanente, insomnio y dificultad para controlar las preocupaciones o dejar de pensar en una enfermedad. Estos son algunos de los síntomas que puede generar una situación como la actual. Para minimizarlos podéis:

  • Mantener los hábitos saludables y las rutinas diarias (alimentación, higiene, sueño, etc.).
  • Buscar una actividad o alternativa para distraerse de pensamientos negativos.
  • Verbalizar las emociones con una persona cercana o un compañero para aligerar la carga y la preocupación.
  • Desconectar de las informaciones que llegan constantemente para reducir la sobreinformación y la preocupación.
  • Seguir técnicas de respiración y relajación para disminuir el nivel de ansiedad, o practicar actividades como yoga o meditación.

La mayor parte de las respuestas de ansiedad son consideradas normales, pero debemos estar alerta ante síntomas como:

  • Ritmo cardíaco acelerado y/o sensación de opresión en el pecho.
  • Estado de hiperalerta, verificación constante de tareas realizadas.
  • Aumento de temores y preocupaciones excesivas.
  • Evitar personas, lugares o informaciones.
  • Cambios en el descanso o la comida, y de forma de estar con las personas.
  • Afectación a las reacciones interpersonales, familiares o laborales.

Si se produce alguno o diversos de estos síntomas, la ansiedad está repercutiendo en las actividades habituales y es necesario consultar con un especialista para buscar estrategias que permitan modular estas respuestas cognitivas, emocionales y fisiológicas.

Alfred Barredo. Área de Prevención de Riesgos Laborales Activa Mutua

Generar actitud positiva ante cualquier adversidad
06 abr

Generar actitud positiva ante cualquier adversidad

Estamos actualmente viviendo un momento excepcional y hoy más que nunca debemos adoptar una actitud positiva.

Desde Activa Mutua queremos lanzar un mensaje de ánimo, y aunque no siempre en la vida las cosas salen como nosotros deseamos……….¡¡hay que ponerle actitud!!

Aquí os dejamos algún sencillo consejo para conseguirlo:

  1. Deberíamos centrarnos y poner el foco en todo aquello que podemos controlar y no obsesionarnos en lo no podemos cambiar porque no podemos controlarlas.
  2. Deberíamos aumentar nuestro amor propio ya que tenemos tendencia a criticarnos contantemente, deberíamos ser amables y comprensivos con nosotros mismos y con nuestros errores.
  3. Cambia de mentalidad. Todas nuestras experiencias son aprendizajes y todo lo que vivimos nos influye y somos nosotros los que hemos de decidir que aprendizaje hemos de sacar de las experiencias vividas
  4. Siempre que lo necesitemos, deberíamos buscar ayuda y apoyo. Compartir siempre nos ayuda a no vivir en solitario situaciones negativas.
  5. Hemos de tener claro que todo pasa. Las situaciones negativas y desagradables también pasan y hemos de sacar de cada situación negativa la parte positiva, que siempre existe.
  6. Identifica las cosas buenas que tienes en tu propia vida. Agradecer lo bueno que todos tenemos, ya sean oportunidades, experiencias, personas, bienes personales, etc. Estamos concentrados en lo que debemos cambiar y a menudo se nos olvida ver las cosas buenas que tenemos a nuestro alrededor.

¡¡La única constante en la vida es el cambio!!

Silvia Ruiz. Área de Prevención de Riesgos Laborales Activa Mutua

Medidas higiénicas domicilios ante casos de personas sospechosas o confirmadas Covid-19
04 abr

Medidas higiénicas domicilios ante casos de personas sospechosas o confirmadas Covid-19

  1. Consultar el Documento Manejo domiciliario de casos publicado en el Ministerio de Sanidad
  2. La persona que realice la limpieza diaria tendrá que realizarla con guantes de un solo uso y mascarilla (si está disponible).
  3. Asegurarse que las habitaciones de la casa estén bien ventiladas (5 – 10 minutos al día como mínimo).
  4. Limpie diariamente primeramente con agua y jabón las superficies de contacto frecuente.
  5. Además podrá utilizar desinfectantes que encontrará en supermercados, limpiando los objetos o partes de la casa de contacto más frecuente, pomos de las puertas, superficies del baño, mesitas de noche, mandos a distancia, interruptores, los grifos del baño y cocina, los inodoros, los teléfonos, los teclados, las tabletas.
  6. La limpieza se iniciará desde la parte más alejada de la puerta de entrada hacia la misma.
  7. Una vez finalizada la limpieza, quitarse los guantes y, en su caso, la mascarilla depositándolos en una bolsa que se cerrará adecuadamente y se desechará con el resto de los residuos domésticos. Posteriormente se debe realizar una completa higiene de manos, con agua y jabón, al menos 40-60 segundos.
  8. El lavado de vajilla, cubiertos, y otros utensilios de cocina se hará con agua caliente y jabón.
  9. El lavado de ropa se hará con un detergente de ropa normal. Ponga el programa con temperatura, al menos de 60º.

CÓMO GESTIONAR, EN LOS DOMICILIOS, LOS RESIDUOS DE LOS PACIENTES SOSPECHOSOS O CONFIRMADOS POR COVID 19

  1. Los residuos del paciente, incluido el material desechable utilizado por la persona enferma (guantes, pañuelos, mascarillas), se han de eliminar en una bolsa de plástico (BOLSA 1) en un cubo de basura dispuesto en la habitación, preferiblemente con tapa y pedal de apertura, sin realizar ninguna separación para el reciclaje.
  2. La bolsa de plástico (BOLSA 1) debe cerrarse adecuadamente e introducirla en una segunda bolsa de basura (BOLSA 2), al lado de la salida de la habitación, donde además se depositarán los guantes y mascarilla utilizados por el cuidador y se cerrara adecuadamente antes de salir de la habitación.
  3. La bolsa de basura, BOLSA 2, con los residuos anteriores, se depositará en otra bolsa de basura (BOLSA 3) con el resto de los residuos domésticos. La BOLSA 3 también se cerrará adecuadamente.
  4. Inmediatamente después se realizara una completa higiene de manos, con agua y jabón, al menos 40-60 segundos
  5. La bolsa de basura, resultante de todo este proceso, BOLSA 3, se depositará exclusivamente en el contenedor de fracción resto, es decir los habilitados para residuos de origen doméstico para los cuales no está implantada una recogida selectiva (o en cualquier otro sistema de recogida de fracción resto establecida en la entidad local), estando terminantemente prohibido depositarla en los contenedores de recogida separada de cualquiera de las fracciones separadas (orgánica, envases, papel, vidrio o textil) o su abandono en el entorno

Fuente de consulta: Documento técnico de Medidas higiénicas para la prevención de contagios. Versión 30.03.2020. Ministerio de Sanidad.

Salud López. Área de Prevención de Riesgos Laborales de Activa Mutua

Información científico-técnica enfermedad por coronavirus, COVID-19.
04 abr

Información científico-técnica enfermedad por coronavirus, COVID-19.

En relación con la enfermedad por coronavirus, COVID-19 y debido a la velocidad de los acontecimientos, es necesario actualizar de forma continua la gran cantidad de información que genera el conjunto de la comunidad científica mundial.

A día de hoy se considera que el mecanismo de transmisión humano-humano se produce a través de las secreciones de personas infectadas, principalmente por contacto directo con gotas respiratorias de más de 5 micras y las manos o los fómites contaminados con estas secreciones seguido del contacto con la mucosa de la boca, nariz u ojos.

En cuanto al periodo de incubación medio, es de 5-6 días, con un amplio rango de 0 a 24 días.

La duración de la enfermedad desde el inicio de los síntomas hasta la recuperación es de 2 semanas cuando la enfermedad ha sido leve y 3-6 semanas cuando ha sido grave o crítica. El tiempo entre el inicio de síntomas hasta la instauración de síntomas graves como la hipoxemia es de 1 semana, y de 2-8 semanas hasta que se produce el fallecimiento.

Los últimos datos indican que la respuesta inmune juega un papel en la curación, y dan soporte a que se pueda generar una vacuna que proteja de la enfermedad.

En cuanto a la distribución por edad y sexo la mediana de edad fue de 51 años (rango 2 días a 100 años) con una mayoría de casos (77’8%) entre 30 y 69 años. El 51% de estos casos fueron varones.

Con relación a la posible estacionalidad del virus, aún se desconoce si al igual que la gripe o los coronavirus causantes de los catarros comunes tendrá un patrón estacional, pero teniendo en cuenta otros factores como la alta susceptibilidad a la infección de la población en su conjunto, así como la relajación de las medidas de distanciamiento social con la llegada del calor, es probable que en verano se seguirá transmitiendo, aunque con menor intensidad.

Respecto a los considerados grupos con mayor riesgo de desarrollar enfermedad grave por COVID son los siguientes:

  • Más de 60 años.
  • Enfermedades cardiovasculares e hipertensión arterial.
  • Enfermedades pulmonares crónicas.
  • Cáncer.
  • Inmunodepresión
  • Embarazo (existen muy pocos datos disponibles de embarazadas afectas de COVID-19)

Por último, según la serie publicada por el CDC Chino con un total de 1.023 muertes entre los casos confirmados (44.672) la letalidad bruta fue 2,3%. El grupo de edad ≥ 80 años tuvo la letalidad más alta de todos los grupos de edad con 14,8%. Los pacientes que no presentaban comorbilidades tuvieron una tasa de letalidad de 0,9%, frente a los pacientes con comorbilidades que tuvieron tasas mucho más altas: 10,5% para aquellos con enfermedad cardiovascular, 7,3% para diabetes, 6,3% para enfermedad respiratoria crónica, 6,0% para hipertensión y 5,6% para el cáncer (76)

Esta información, más extensa y actualizada, junto a las últimas evidencias científicas la podemos encontrar en la página del Ministerio de Sanidad en el siguiente enlace:

https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/documentos/20200326_ITCoronavirus.pdf