Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

Categorías: Artículos PRL

Incremento de la Siniestralidad Laboral. ¿Qué está fallando?
30 may

Incremento de la Siniestralidad Laboral. ¿Qué está fallando?

Los últimos datos sobre siniestralidad laboral en España nos indican que ésta vuelve a crecer. Desde el 2013, con la salida de la crisis económica, la tendencia del índice de incidencia, que desde el año 2000 era decreciente, se interrumpió, comenzado un ligero crecimiento del 1% respecto al año anterior, del 3,4% en 2014 y del 4,3% en 2015 (dato aún provisional).

¿Significa esto que las medidas de prevención se están relajando en las empresas?

Es posible que algunas empresas, con la excusa de la crisis económica, efectivamente hayan relajado las medidas de prevención; pero también hay otros muchos factores que pueden influir.

Uno de ellos podría ser el modelo de gestión preventiva al que hemos orientado a nuestras empresas. La Directiva 89/391/CEE, en su art. 7, recoge que la prevención ha de hacerse con medios propios y cuando las competencias de la empresa sean insuficientes, se emplearán medios ajenos.

En España, la transposición de la Directiva se hizo mediante la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales y hemos obviado esta premisa, orientando a las empresas a gestionar su prevención mediante servicios de prevención ajenos, en lugar de hacerlo con medios internos; prohibiendo la actuación de técnicos de prevención independientes y estableciendo la obligatoriedad de que las empresas que asuman la prevención de forma interna, tengan que realizar una auditoría, siendo el único país de Europa, donde esto tiene lugar.

Lo que se ha logrado es que la prevención no se integre completamente en la estructura organizativa de la empresa.

La última encuesta a nivel europeo sobre riesgos nuevos y emergentes (ESENER-2) indica que España es el sexto país donde más evaluaciones de riesgos periódicas se realizan, pero el antepenúltimo en lo que respecta a realizar estas evaluaciones con medios propios.

Son los países nórdicos (Dinamarca, Suecia y Noruega), junto con Reino Unido, donde más evaluaciones de riesgos se realizan con medios internos. Curiosamente, países mucho más avanzados que nosotros en lo que respecta a Seguridad Laboral.

Se habla del conjunto Prevención-Calidad-Medio Ambiente. Pero falta el soporte fundamental en cualquier empresa, la producción o servicio. Hasta que el concepto Prevención-Producción se considere como uno solo, no podremos decir que la prevención está plenamente integrada en la estructura de la empresa.

 

José Pedro Triano Ortiz – Técnico Superior en PRL de Activa Mutua

foto Pepe Triano _departament

Engagement y autónomos: del concepto a la realidad
11 may

Engagement y autónomos: del concepto a la realidad

En el ámbito laboral aparecen constantemente palabras que inicialmente nos desconciertan pero terminan formando parte del vocabulario cotidiano, como el stress, el mobbing, el burnout, etc.

Todos estos ejemplos tienen una connotación negativa, afortunadamente no es el caso del engagement, otra palabreja que asoma en muchas conversaciones cuando se buscan soluciones para incrementar la motivación o la productividad.

Para el que no esté familiarizado con este concepto, el engagement se define desde la investigación como un estado mental positivo en la realización del trabajo, que se caracteriza por vigor, dedicación y absorción.

Ahora seguro que les viene a la mente algún rostro conocido. Ya saben de qué estamos hablando; de esas personas apasionadas con lo que hacen, volcadas en el proyecto que tienen entre manos y tenaces en su visión.

Quizás alguna de esas caras pertenezca a un trabajador por cuenta propia, existen 3.150.000 de autónomos en España, de muy diversa índole, emprendedores, autoempleados, autónomos dependientes, socios de cooperativas, administradores de empresas, profesionales de libre ejercicio, etc.

Los vemos a diario, en su quehacer cotidiano, y no advertimos qué los diferencia de otros trabajadores, qué hace de ellos trabajadores incansables, apasionados en su proyecto, dedicados en cuerpo y alma, amantes de su profesión, implicados a tiempo completo; es su actitud, ahora sabemos que se llama engagement.

La actitud de los autónomos hacia el trabajo es la raíz de la que se alimenta su compromiso, su energía, su valentía, su tenacidad y su resistencia. La confianza que mantienen en sus ideas como pioneros o como conservadores de labores tradicionales, promotores de la economía local, sustentadores de la conciliación familiar, que asumen todos los riesgos y están solos frente a las perdidas.

Son un magnifico referente cuando buscamos lo mejor de nosotros mismos o deseamos potenciar lo mejor de nuestro equipo. Esta realidad no ha pasado desapercibida en Activa Mutua fruto de su experiencia y su proximidad al mutualista.

Por ello desde el Departamento de Prevención y en colaboración con la Universidad de Huelva, se está desarrollando una investigación en este sentido, en la que la actitud de los autónomos se vincula con su salud laboral, cualquier autónomo que desee colaborar en dicha investigación únicamente ha de contestarse un cuestionario on line al que se accede desde la pagina web.

El proyecto es muy ambicioso, consta de una primera fase de investigación y culminará con el desarrollo de una herramienta interactiva que proporcione a los mutualistas la oportunidad de alcanzar la excelencia personal mediante el desarrollo de sus competencias personales y profesionales.

Si eres uno de ellos, no lo dudes, participa, nos interesa conocer más sobre ti, como autónomo, como profesional y como persona.

 

 Marta Cabezas – Técnica Superior en PRL de Activa Mutua

Marta Cabezas

Nuevo “Bonus” para empresas: ¿Un sistema de reducción…?
08 feb

Nuevo “Bonus” para empresas: ¿Un sistema de reducción…?

El Real Decreto 404/2010, de 31 de marzo, regulaba el establecimiento de un sistema de reducción de las cotizaciones por contingencias profesionales a las empresas que habían contribuido especialmente a la disminución y prevención de la siniestralidad laboral.

El que a priori parecía un sistema al que se iban a acoger un alto % de empresas y que iba a contribuir en gran medida a la disminución de la siniestralidad, ha acabado siendo una opción utilizada por un bajo % de empresas, principalmente si nos centramos en aquellas pymes que dentro del periodo de observación máximo de cuatro ejercicios no hayan superado un volumen de cotización por contingencias profesionales de más de 5.000 euros.

Actualmente, el Gobierno junto a los agentes sociales están confeccionando un nuevo sistema de reducción de las cotizaciones por contingencias profesionales; la finalidad es simplificar el proceso de solicitud y agilizar la verificación y pago de los incentivos.

Según el borrador del nuevo sistema, éste fija como principal requisito el no haber rebasado los índices de siniestralidad general ni de siniestralidad extrema, además de estar al corriente de pago y no haber sido sancionados por resolución firme vía administrativa por la comisión de infracciones graves o muy graves en materia de Prevención de Riesgos Laborales o de Seguridad Social; se trata por lo tanto de un incentivo basado estrictamente en resultado.

Sin más datos de los que disponemos actualmente, parece ser que desaparecen por lo tanto los requisitos formales de haber realizado inversiones en instalaciones y procesos en materia de prevención de riesgos laborales, y posiblemente, la obligación de haber llevado a cabo alguna de las acciones complementarias en prevención de riesgos laborales que contempla el sistema vigente actualmente. El nuevo Bonus invita por lo tanto a hacernos una serie de reflexiones:

  •  ¿Por lo que respecta a Prevención de Riesgos Laborales, el no rebasar los índices de siniestralidad es una condición suficiente para “premiar” a una empresa con una reducción de cotizaciones por contingencias profesionales?
  •  ¿Se tendría que tener en cuenta el ir más allá de lo estrictamente requerido por la ley de Prevención de riesgos Laborales a la hora de conceder la reducción de la cotización?
  • ¿Se favorece con ello a la no comunicación de accidentes de trabajo fomentando con ello “la picaresca” con el fin de poder acceder al incentivo?
  • Una empresa que no muestre ningún interés por la prevención de riesgos laborales, si no rebasa los índices y cumple con los requisitos formales tendrá derecho a la reducción, mientras que otra que sí que destine medios y recursos pero que acabe rebasando alguno de los índices no tendrá derecho a solicitarlo; ¿se trata de un sistema justo?

Es evidente que según el prisma desde el que se mire y a quienes se formulen las preguntas estas reflexiones tendrán unas respuestas contrapuestas; independientemente de ello, y si nos ceñimos en el literal del RD actual que regula el Bonus, éste dice lo siguiente: “Sistema de reducción de las cotizaciones por contingencias profesionales a las empresas que han contribuido especialmente a la disminución y prevención de la siniestralidad laboral”.

En función de todo lo anterior, ¿el literal/título del nuevo RD sobre el “Bonus” continuará siendo el mismo, o debería ser modificado?

Juan Flores
Técnico Superior en PRL de Activa Mutua

pDSC_4570