Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

Categorías: Artículos PRL

La prevención de riesgos laborales en el sector de la contrucción
04 sep

La prevención de riesgos laborales en el sector de la contrucción

Los índices de siniestralidad laboral sitúan al sector de la construcción en una de las primeras posiciones de accidentabilidad con respecto a otras actividades. Es evidente que son muchos los factores que pueden esclarecer esta situación, pero haciendo una lectura más detallada, desde el punto de vista de la seguridad, hay ciertos aspectos que debemos tener en cuenta como punto de partida:

  • Se trata de una actividad de riesgo. Sus trabajos están asociados a peligros que pueden comportar accidentes variados, graves e incluso mortales: caídas a distinto nivel, sepultamientos entre tierra o escombros, golpes y choques, caída de materiales por desplome, cortes, golpes, sobreesfuerzos, uso de sustancias nocivas, proyecciones de partículas, ruido, vibraciones, etc.
  • Por la complejidad de las tareas, presenta dos fases diferenciadas (proyecto y ejecución), las cuales exigen organización y planificación.
  • Coordinación de actividades. Los trabajos son realizados por diversidad de empresas y trabajadores que comparten el mismo espacio de trabajo.
  • Subcontratación causada por la concurrencia de factores externos como modo de organización productiva.
  • Temporalidad de la actividad y por lo tanto, contratos de carácter eventual o por obra y servicio.

Los trabajadores de la construcción tienen una probabilidad mayor de padecer lesiones que los trabajadores de otros sectores. Estos accidentes tienen un elevado coste para la empresa y el trabajador. Hay evidencia de que en este sector el 80% de accidentes tienen su causa en fallos de organización y planificación, y que el 20% restante se debe a errores de actuación.

Una de las razones que podría explicar estos datos sería una falta de integración de las políticas de prevención en todos los niveles del sector. En otras palabras, la carencia de una cultura preventiva.

Desde el ámbito de la prevención y para asegurar una correcta gestión e integración de la misma, cada empresario deberá tener en cuenta las siguientes medidas:

  • Disponer de un plan de prevención que defina las responsabilidades y la estructura preventiva de la empresa, además de la evaluación de riesgos y planificación de la actividad preventiva.
  • Será responsable de asegurar la formación de sus trabajadores en materia de prevención de riesgos laborales. Será necesaria la colaboración entre las diferentes empresas presentes en la obra para poder transmitir eficazmente aquella información que sea precisa para definir la formación adecuada para los trabajadores.
  • Integrar la prevención de riesgos laborales en el conjunto de actividades desarrolladas. En concreto, prestará especial atención a la consulta y participación de los trabajadores, ejecución de actividades peligrosas, mantenimiento y revisión de instalaciones y equipos, adquisición de productos y contratación de personal.
  • Disponer de suficientes recursos humanos con la formación necesaria en materia de prevención de riesgos laborales y utilizarlos en la obra para el desarrollo de la actividad.
  • La coordinación de las actuaciones de seguridad y salud en una obra de construcción implica la necesidad que cada empresa disponga de una persona con formación adecuada encargada de gestionar esta importante tarea.

Desde el momento en que se decide iniciar una obra o actividad enmarcada en el ámbito de la normativa de la construcciónla prevención de riesgos laborales debe estar presente, resultando por lo tanto un factor clave la integración de la misma desde el proyecto (si la obra dispone de este documento) mediante la realización de un Estudio de Seguridad y Salud o Estudio Básico de Seguridad y Salud, o desde un documento específico de gestión preventiva, fundamentado en procedimientos (para obras menores que carezcan de proyecto) hasta la última etapa de ejecución de la obra, siendo indispensable que todas las personas implicadas tengan información sobre los riesgos y las medidas a aplicar en cada caso.

 

Eloi Rull

Técnico PRL Activa Mutua

Día Mundial sin Tabaco
31 may

Día Mundial sin Tabaco

Tal y como viene siendo habitual, el día 31 de Mayo la OMS celebra el Día Mundial sin Tabaco, exponiendo y dando a conocer los riesgos que el tabaquismo tiene para la salud. El consumo de tabaco es un importante problema de salud pública por las evidentes consecuencias sanitarias que ello conlleva. El tabaquismo, además de ser un hábito, es una forma de drogodependencia provocada por la nicotina, una droga adictiva que como tal estimula necesidades de dependencia física y psicológica.

Hoy en día no quedan dudas de que el tabaquismo se asocia con alteraciones en todos los órganos y sistemas del cuerpo. Estos son los principales riesgos sobre la salud que provoca el consumo de tabaco:

  • Afecta al sistema bronco pulmonar y cardiovascular. El tabaquismo es la principal causa de cáncer de pulmón y laringe. Predispone a la arteriosclerosis con sus manifestaciones a nivel coronario, arterial periférico y cerebral.
  • El calor producido por la combustión del cigarrillo tiene contacto directo con la mucosa oral, facilitando la aparición de efectos nocivos sobre la misma, tales como periodontitis y gingivitis.
  • El fumador es más propenso a sufrir determinadas patologías, como úlceras de estómago, enfermedades cardíacas y de los vasos sanguíneos. A todo ello tenemos que añadir una menor inmunidad a las infecciones que los no fumadores.
  • Según cifras de la propia OMS, los hijos de padres fumadores tienen mayor probabilidad de padecer enfermedades de tipo respiratorio. El peso de los recién nacidos cuyas madres fuman es menor comparado con los hijos de no fumadoras.
  • Causa arrugas por la degradación de las fibras elásticas, aliento desagradable, tez cerosa y grisácea.
  • Agrava la intensidad, frecuencia y ritmo del asma.
  • La exposición involuntaria al humo ambiental del tabaco, el tabaquismo pasivo, provoca un serio problema de salud pública en la población no fumadora. Este humo es una mezcla del humo exhalado por los fumadores y del humo que se emana de los cigarrillos. La cantidad de humo ambiental que se inhala involuntariamente y su composición varían dependiendo de los hábitos de los fumadores y del tipo de cigarrillo, aumentando sus consecuencias en espacios cerrados.

Desde el marco laboral se deben promover programas orientados a los trabajadores para fomentar el cese del hábito del tabaco, dado que ello supone un ahorro económico y una importante mejora de la productividad de la empresa. Realizar campañas para disminuir el consumo de tabaco y ayudar a los fumadores a dejar el hábito está teniendo efectos positivos en el entorno laboral. A ello contribuyen también las propias empresas que, cada vez más, se están implicando en fomentar la promoción de la salud entre sus trabajadores, impulsando unos mejores y más saludables hábitos y estilos de vida.

El abandono del hábito del tabaco nos aportará:

  • Mejor calidad de vida y aspecto personal.
  • Recuperación del equilibrio y la hidratación de la piel.
  • Dientes más blancos y sanos.
  • Mejor respiración. Disminución o desaparición de la tos.
  • Aumento de energía y reactivación del sistema inmunológico.
  • Desaparición de la ansiedad.
  • Recuperación de sentidos olvidados como el gusto y el olfato.
  • Óptima fertilidad y mejor vida sexual.
  • Disminución de forma inmediata del riesgo de padecer enfermedades tales como cáncer de pulmón, infarto de miocardio o bronquitis crónica.

Más concretamente, conseguiremos:

  • A las 24 horas: Eliminar toda la nicotina. Mejorar el olfato, el gusto y el aspecto de la piel.
  • A las 48 horas: Normalizar el CO, disminuir el moco bronquial, y el riesgo de infarto de miocardio.
  • A las 2-12 semanas: mejora la circulación. Mejora la tos y la respiración.
  • Al año: Reducir el riesgo de infarto al 50%.
  • A los 10 años: Reducir el riesgo de cáncer de pulmón al 50% e igualar el riesgo de infarto de miocardio al del resto de la población.
  • A los 15 años: Igualar el riesgo de accidente cerebrovascular al de los no fumadores.

Hay muchas razones para decirle adiós al tabaco. Dejar de fumar solamente aporta beneficios.

¡Cuidemos nuestra salud y la de los demás!

Eloi Rull
Técnico Prevención Riesgos Laborales Activa Mutua

Estrés laboral y Tabaquismo
30 may

Estrés laboral y Tabaquismo

El estrés laboral tiene una incidencia considerable en nuestro entorno, así, según las estadísticas,  es el segundo problema de salud más denunciado relacionado con el trabajo. Afecta a casi uno de cada cuatro trabajadores de la UE.

En España, y según la “Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo”. 2015 6ª EWCS – España:

“El patrón de morbilidad es similar al observado en 2010, salvo las prevalencias de “dolor de cabeza, fatiga visual”, “ansiedad” y “cansancio general”, que son estadísticamente superiores en 2015”

Recordemos qué es el estrés:

El Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo ha definido el estrés como la respuesta fisiológica, psicológica y de comportamiento de un individuo que intenta adaptarse y ajustarse a presiones internas y externas. En el ámbito laboral surge cuando se da un desajuste entre la persona, el puesto de trabajo y la propia organización. El trabajador percibe que no dispone de recursos suficientes para afrontar la problemática laboral y aparece ese estado de “desbordamiento”, al que se denomina estrés producido por esas presiones citadas que se denominan estresores. Estos estresores pueden ser de carácter físico o de carácter psicosocial.

Los estresores psicosociales son aquellos relacionados con el contenido de la tarea o los relativos a la organización del trabajo. No obstante, en la aparición del estrés también influyen las características individuales que harán más o menos vulnerable a un trabajador a este tipo de riesgo.

El estrés en el trabajo puede afectar a cualquier trabajador de cualquier nivel, en cualquier sector  y en empresas de cualquier tamaño.

¿Cómo se relaciona el estrés con el tabaquismo?

Los  síntomas del estrés laboral tienen dos consecuencias o manifestaciones:

1.      Para la organización: – Absentismo laboral. – Elevada rotación del personal. – Problemas disciplinarios. – Violencia y acoso psicológico. – Menor productividad. – Errores y accidentes. – Mayores costes de indemnización o atención sanitaria.

2.      Para el trabajador afectado:

  • Reacciones emocionales (irritabilidad, ansiedad, problemas de sueño, depresión, hipocondría, alienación, desgaste, problemas familiares).
  • Reacciones cognitivas (dificultad para concentrarse, recordar, aprender cosas nuevas, tomar decisiones). – Reacciones conductuales (abuso de drogas, alcohol y tabaco, conducta destructiva).
  • Reacciones fisiológicas (problemas de espalda, bajas defensas, úlceras pépticas, problemas cardiológicos, hipertensión).

El Tabaquismo es considerado por la OMS (Organización Mundial de la Salud) como una adicción, con importantes repercusiones en la salud de los ciudadanos, siendo considerada en nuestro país como la principal causa individual de muerte.

¿Fumar relaja?

NO.  La nicotina en los cigarrillos es un estimulante. Hace que lata el corazón más rápido y que suba la presión arterial. La sensación de reducción de estrés o de relajación es temporal y es pronto sustituida por el síndrome de abstinencia

Al contrario, Fumar incrementa el estrés. Además, el tabaco no reduce las causas subyacentes al estrés. Al tiempo, el estrés es un elemento que impide a muchas personas dejar de fumar o un facilitador de la recaída.

En cambio, Al dejar de fumar se reduce el nivel de estrés y la ansiedad, relación que se incrementa con el tiempo de abstinencia.çLlegados a este punto, debemos saber  qué podemos hacer para prevenir y paliar ambos fenómenos, estrés y tabaquismo.

Tal como recuerda el Acuerdo Comunitario sobre Estrés estas medidas pueden incluir:

  • MEDIDAS PREVENTIVAS GENERALES SOBRE LA ORGANIZACIÓN:

Cambiar los sistemas de liderazgo y dirección por otros en los que se primen las habilidades para manejar los conflictos de forma adecuada. Fomentar cambios en la cultura de empresa que favorezcan la correcta resolución de conflictos. Buen diseño del trabajo. Control del trabajador sobre su propio trabajo con capacidad de decisión y autonomía. Evitar conflictos y ambigüedad de rol. Fomentar la estabilidad en el empleo. Fomentar la integración y el apoyo del grupo. Cuidar el clima laboral. Mejora de los sistemas de comunicación.

  • SOBRE EL MEDIO AMBIENTE FÍSICO DE TRABAJO.
  • SOBRE EL INDIVIDUO: Campañas de estilos saludables de vida. Técnicas de relajación. Técnicas de asertividad.

A nivel  individual, existen estudios psicológicos que evidencian el éxito de determinados tratamientos para dejar de fumar, como son: los programas psicológicos multicomponentes o terapias conductuales multimodales. En la fase de preparación para dejar de fumar se trata de incrementar la motivación y el compromiso del paciente para el abandono del consumo de cigarrillos. En la fase de abandono del tabaco se aplican algunas de las estrategias existentes para dejar de fumar.

Por último, en la fase de mantenimiento, una vez que el sujeto ha dejado de fumar, se trata de potenciar la abstinencia a largo plazo mediante la aplicación de estrategias para prevenir las recaídas

En la primera fase de motivación y compromiso, usted debe encontrar los “Motivos para dejar de fumar”. Evidentemente, cada uno tiene sus propios motivos, algunos de los cuales pueden ser:

1.      Por su salud y apariencia: menos probabilidades de tener ciertas enfermedades, mejor aspecto en piel, dientes, uñas, etc.
2.      Por su estilo de vida: más dinero disponible, mejora de sentidos (gusto, olfato…), tiempo para otros quehaceres.
3.      Por sus seres queridos: excelente ejemplo para mis hijos, y familia y su propia autoconfianza.

Haga una lista de todos los motivos por los que desea dejar de fumar y póngala en un lugar donde la vea con frecuencia,

Respecto a la prevención de recaídas,  Trate de anticipar los desencadenantes del hábito de fumar y desarrollar formas de lidiar con ellos. Estas son algunas recomendaciones:

  • Vaya a lugares donde no se permita fumar. Pase más tiempo con personas que no fuman.
  • Mantenga las manos ocupadas: Juegue algún juego, coma algo saludable o apriete una pelota para el estrés.
  • Respire profundamente. Acuérdese de los motivos por los que desea dejar de fumar.

 

RECUERDE:

Dejar de fumar es posible y hará que usted viva más relajado y con mejor salud.

No dude en pedir ayuda o asesoramiento, su salud bien lo vale.

 

Eleuteria Amador Garcia

Técnica Prevención Riesgos Laborales Activa Mutua

 

El tabaquismo y su repercusión en la productividad laboral.
28 may

El tabaquismo y su repercusión en la productividad laboral.

El 31 de mayo se celebra el Día Mundial Sin Tabaco. Este año está dedicado a las cardiopatías provocadas por el tabaco.

De todos es sabido que fumar es perjudicial para la salud. Cada vez que fumamos, nuestro organismo absorbe la combustión del tabaco, el cual contiene alrededor de 4.000 sustancias químicas. Se han identificado 69 agentes carcinógenos en el humo del tabaco, de ellos: 11 son carcinógenos para los humanos, 7 son probablemente carcinógenos para los humanos y 49 son carcinógenos para los animales (no está probado en humanos).

Incluso el humo que queda en el ambiente es peligroso. Al producirse la combustión del tabaco, en el aire quedan partículas extremadamente pequeñas, que al ser inhaladas por los “fumadores pasivos”, pueden penetrar con mayor facilidad en los pulmones y por tanto ser más dañinas. Por ejemplo, el Cadmio (un conocido carcinógeno) se encuentra en concentraciones 6 veces mayores en el humo ambiental del tabaco que en el inhalado por un fumador.

El tabaco provoca enfermedades graves como el cáncer de pulmón, pero también otras como cardiopatías, cataratas, úlceras de estómago, contribuye a disminuir nuestro sistema inmune, etc. Desde el punto de vista laboral, los trabajadores fumadores tienen mayor probabilidad de padecer enfermedades (cáncer, bronquitis, enfisemas, cardiopatías, embolias, etc.) y son más susceptibles a padecer resfriados, catarros y gripes que los no fumadores, por lo que su tasa de absentismo es mayor.

Pero no es únicamente nuestra salud lo que se ve perjudicado. Según datos del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo, el gasto sanitario que suponen los enfermos a causa del tabaco asciende a 8.000 millones de euros, mientras que los ingresos originados por el tabaco suponen la mitad de esta cantidad, y disminuyendo año tras año.

Según un estudio realizado en el Centro de Salud Delicias Sur de Zaragoza, la duración media de las incapacidades laborales, en el año 2015, en fumadores fue de 11 días, mientras que en no fumadores fue de 7 días, y el coste anual por incapacidad temporal y pérdida de productividad fue de 2.224 € en pacientes fumadores y de 1.434 € en pacientes no fumadores, lo que supone un sobrecoste de 790 € por trabajador/año.

También se ha calculado que cuando un trabajador deja de fumar, en el primer año desde que deja el tabaco, su productividad aumenta un 4,5% respecto a los trabajadores que continúan fumando.

En definitiva, si consideramos el tiempo perdido en salir a la calle a fumar y el mayor absentismo laboral, cada trabajador fumador supone para su empresa un gasto medio de 2.000 € anuales.

Por todo lo expuesto, desde las administraciones públicas, los servicios públicos de salud, las mutuas colaboradoras de la Seguridad Social y las propias empresas, se deberían promover políticas y programas orientados a los trabajadores para ayudarles a cesar en el hábito del tabaco, puesto que se lograrían varios objetivos: mejora de la salud del trabajador con un importante ahorro económico en el gasto sanitario público que esto conlleva y aumento de la productividad en la empresa.

 

 

Fdo. José Pedro Triano Ortiz

Técnico Prevención Riesgos Laborales Activa Mutua

28 abril 2018 – Generación segura y saludable
26 abr

28 abril 2018 – Generación segura y saludable

El Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo que se celebra anualmente el 28 de abril promueve la prevención de los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales en todo el mundo.

Se trata de una campaña de sensibilización destinada a centrar la atención internacional sobre la magnitud del problema de la siniestralidad laboral y sobre cómo la creación y la promoción de una cultura de la Seguridad, la Salud y, desde hace ya un tiempo podemos añadir, también, una cultura del Bienestar, puede ayudar a reducir el número de muertes y lesiones relacionadas con el trabajo.

Este año, el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo está dedicado a mejorar la seguridad y la salud de los trabajadores y trabajadoras jóvenes.

Hasta 24 años de edad existen 541 millones de personas trabajadoras. Representan más del 15% de la población activa mundial y sufren hasta un 40% más de lesiones ocupacionales no mortales que los trabajadores adultos de más de 25 años.

Su etapa de desarrollo físico y psicológico, la falta de experiencia laboral y de capacitación, la limitada conciencia de los peligros relacionados con el trabajo y la falta de poder de negociación son algunos de los factores que pueden aumentar la vulnerabilidad de las personas jóvenes a los riesgos laborales.

El Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo 2018 toma como marco la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas que contiene 17 objetivos y busca acelerar la acción para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible 8, cuya finalidad es promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todo el mundo.

De las diferentes Metas que engloban el Objetivo de Desarrollo Sostenible 8, tres de ellas hacen mención a las personas trabajadoras jóvenes y en particular, este año, se pretende incidir en la Meta 8.8:

  • Meta 8.5: De aquí a 2030, lograr el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todas las mujeres y los hombres, incluidos jóvenes y las personas con discapacidad, así como la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor.
  • Meta 8.8: Proteger los derechos laborales y promover un entorno de trabajo seguro y sin riesgos para todos los trabajadores y las trabajadoras.
  • Meta 8.b:  De aquí a 2020, desarrollar y poner en marcha una estrategia mundial para el empleo de las personas jóvenes.

Con el lema “Generación segura y saludable” el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo destaca la vital importancia de abordar estos desafíos y de promover una cultura de prevención en materia de seguridad, salud y bienestar en el trabajo en beneficio de la próxima generación de la fuerza laboral de todo el mundo.

maite

 

 

 

Maite Fernández
Técnica Departamento de PRL

Trabajador Autónomo y la prevención de riesgos laborales
19 dic

Trabajador Autónomo y la prevención de riesgos laborales

Los trabajadores autónomos han sido a lo largo del tiempo los grandes desprotegidos en materia de siniestralidad laboral y de prevención de riesgos laborales.

En la última década, esta situación ha ido cambiando gracias a la aparición de legislación que vela por este colectivo. Desde la entrada en vigor de la Ley del Estatuto del trabajo autónomo (Ley 20/2007, de 11 de julio, con sus posteriores modificaciones), ya se contemplan derechos y deberes del trabajador autónomo en materia de seguridad y salud laboral.

Igualmente el pasado 25 de octubre, se publicó en el Boletín Oficial del Estado la Ley 6/2017, de 24 de octubre, de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, como necesidad de seguir avanzando en el desarrollo de nuevas medidas de apoyo. Concretamente en su artículo 14 establece como novedad la equiparación a efectos de contingencia profesional derivada de accidente de trabajo in itinere, es decir se reconoce el accidente de trabajo “in-itinere” a los autónomos. Se considera como tal el ocurrido al ir o al volver del lugar de la prestación de la actividad económica. Se requiere que el lugar de prestación de la actividad no coincida con el domicilio del autónomo y se corresponda con el declarado afecto a la actividad. La única limitación o exclusión será para aquellos autónomos que realizan su actividad desde el propio domicilio. La prestación se podrá solicitar en sus grados parcial, total, total cualificada o absoluta, llegando a extenderse por un periodo de doce meses.

Cuando los autónomos tienen personas trabajando a su cargo pasan a tener las obligaciones de empresario y por tanto tienen la obligación de gestionar la prevención de riesgos laborales según establece la Ley 31/1995 LPRL:

  • En empresas de hasta diez trabajadores el empresario (autónomo) o a través de un trabajador designado, podrá ocuparse de organizar la prevención siempre que desarrolle de forma habitual su actividad en el centro de trabajo y que tenga la capacidad necesaria, en función de los riesgos de la empresa.
  • El empresario podrá desarrollar personalmente ( o a través de un trabajador designado) la actividad de prevención, con excepción de las actividades relativas a la vigilancia de la salud de los trabajadores, si se cumplen las siguientes condiciones:
  1. Cuando se trate de empresas de hasta diez trabajadores, o que tratándose de empresas de hasta veinticinco trabajadores, se disponga de un único centro de trabajo.
  2. Que las actividades desarrolladas en la empresa no estén consideradas de riesgo especial (Anexo I del Reglamento de los Servicios de Prevención).
  3.  Cuando de forma habitual desarrolle su actividad profesional en el centro de trabajo.
  4. Que tenga la capacidad correspondiente a las funciones preventivas que va a desarrollar, de acuerdo con lo establecido en el Real Decreto 39/1997, de 17 de enero.
  5. El empresario autónomo no podrá asumir por sí sólo, la aplicación de las disciplinas de higiene industrial en centros de trabajo con exposición a riesgos químicos y/o biológicos.
  • La plataforma Prevencion10.es ofrece asesoramiento en materia de prevención de riesgos laborales. Este servicio público permite gestionar la actividad preventiva con medios propios, pudiendo elaborar la evaluación de riesgos laborales y plan de prevención de forma sencilla y totalmente gratuita.

Pero, ¿cómo debe gestionar la prevención de riesgos laborales un autónomo sin trabajadores a su cargo?

  • En primer lugar, NO tiene la necesidad de disponer de una organización que se encargue de la prevención de riesgos laborales (PRL), no se exige tener una evaluación de riesgos ni un plan de prevención de riesgos.
  • En ocasiones hay autónomos sin trabajadores a su cargo pero que se ven afectados por la normativa sobre coordinación de actividades empresariales (artículo 24.2 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y el Real Decreto 171/2004, de 30 de enero, prevé la concurrencia de trabajadores de varias empresas en un centro de trabajo). En este caso, debe existir un intercambio de información sobre los riesgos laborales derivados de todas las actividades concurrentes en un mismo centro de trabajo.

En general, el trabajador autónomo tiene derecho a:

  • Recibir la información necesaria y suficiente para que el uso y manejo de maquinaria, equipos de trabajo, productos, materias primas y utensilios se realice sin riesgos para su seguridad y salud.
  • Recibir del empresario titular o principal del centro de trabajo la información e instrucciones necesarias y suficientes respecto de los riesgos existentes, las medidas de prevención y protección, y de los procedimientos y/o protocolos establecidos para situaciones de emergencia y evacuación del centro de trabajo.

El trabajador autónomo, por su parte, tiene las siguientes obligaciones:

  • Tener en cuenta la información recibida del empresario titular del centro de trabajo.
  • Cumplir las instrucciones dadas por el titular del centro de trabajo.
  • Facilitar información, al empresario titular o principal del centro de trabajo, de los riesgos laborales que se derivan del desarrollo de su actividad.

La plataforma Prevencion10.es ofrece igualmente asesoramiento en materia de prevención de riesgos laborales al trabajador autónomo sin trabajadores a su cargo, facilitando documentos que permitan reflejar la información de los riesgos laborales expuestos a su actividad y así dar el cumplimiento a la coordinación de actividades empresariales.

Jordi GuartJorge Orpez
Jordi Guart y Jorge Orpez
Departamento de Prevención de Riesgos Laborales Activa Mutua

Nuevo Reglamento de instalaciones de protección contra incendios (RIPCI)
15 dic

Nuevo Reglamento de instalaciones de protección contra incendios (RIPCI)

El pasado 12 de junio se publicó en el Boletín Oficial del Estado el Real Decreto 513/2017, de 22 de mayo, por el que se aprueba el tan esperado e imprescindible nuevo Reglamento de instalaciones de protección contra incendios (demandado por la evolución técnica y cambios normativos) que entrará en vigor el próximo 12 de diciembre. Queda así derogado su reglamento antecesor Real Decreto 1942/1993, de 5 de noviembre.

Según se recoge en el art. 1 del mismo “El objeto es determinar las condiciones y requisitos exigibles al diseño, instalación, mantenimiento e inspección de los equipos, sistemas y componentes que conforman las instalaciones de protección activa contra incendios, abordando aspectos fundamentales como:

  • Las condiciones y requisitos que deben cumplir los productos (equipos, sistemas y componentes) de protección contraincendios.
  • Las condiciones de habilitación y funcionamiento tanto de empresas instaladoras como mantenedoras.
  • Las condiciones para la instalación, puesta en servicio, mantenimiento mínimo e inspecciones periódicas de dichas instalaciones.
  • Régimen sancionador.

Para que la protección contraincendios sea eficaz nos lleva a la necesidad de aplicar todas las exigencias que se establecen desde la legislación europea, actualizar las normas UNE anteriores y desarrollar otras nuevas que regulan tanto el diseño de instalaciones como de fabricación de productos, abarcando así sectores que anteriormente no estaban contemplados o productos que no se encontraban amparados en ninguna norma armonizada.

El reglamento se estructura en dos partes, una primera que desarrolla todo su contenido y una segunda parte que contiene las disposiciones técnicas distribuidas en 3 anexos:

Anexo I: Características e instalaciones de los equipos y sistemas de protección contraincendios.
Anexo II: Mantenimiento mínimo de las instalaciones.
Anexo III: Medios humanos mínimos en empresas instaladoras y mantenedoras de equipos y sistemas de protección contraincendios.

Las principales novedades de dicho reglamento son:

  • Definición y ámbito de actuación (tanto para protección pasiva como activa) de las empresas instaladoras y mantenedoras.
  • Adaptación al reglamento de productos de la construcción y exigencia del marcado CE para aquellos productos que disponen de una norma armonizada.
  • Requisitos de las empresas instaladoras y mantenedoras en cuanto a:
  1. contar con personal adecuado a su nivel de actividad. Exigencia en plantilla bajo contrato laboral como mínimo de un técnico titulado competente, que será el responsable técnico.
  2. disponer de un Certificado de Calidad del Sistema de Gestión de la Calidad implantado, debiendo incluir, explícitamente, el diseño, si procede, e instalación de todos y cada uno de los equipo o sistemas para los que se solicita la habilitación. Este certificado debe estar emitido por una entidad de certificación acreditada.
  3. exigencia de un seguro de responsabilidad civil con una cuantía mínima de 800.000€.
  4. en el caso de los sistemas de alumbrado de emergencia se deberá cumplir lo establecido en el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión.
  • En cuanto a la instalación y puesta en servicio de las instalaciones de protección contraincendios se establece qué proyectos es necesario que cumplan la norma UNE 157001 (Criterios generales para la elaboración formal de documentación que constituyen un proyecto técnico). Este proyecto deberá estar redactado y firmado por el responsable técnico (técnico titulado competente).
  • Obligatoriedad de informar al autor de un proyecto y al titular de la instalación, en el caso que el proyecto o documentación técnica no se ajuste a lo establecido en el reglamento.
  • Para las empresas mantenedoras, se las obliga a conservar durante un periodo de 5 años a conservar la documentación resultante de dichas operaciones de mantenimiento realizadas.
  • Inspecciones reglamentarias a las que han de someterse las instalaciones. En el caso en los que la inspección de instalaciones de protección activa contra incendios no esté regulada por reglamentación específica, los titulares de las mismas deberán solicitar, al menos cada 10 años, a un organismo de control acreditado (excluyendo los edificios de uso no industrial) que cumplen una serie de requisitos indicados en este reglamento, así como el periodo máximo para realizar esta inspección para instalaciones ya existentes con más de 10 años.

Para más información:
https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2017-6606

Salud

Salud López Sánchez

Técnica Dpto PRL Activa Mutua

¡En el trabajo, como uno más!
01 dic

¡En el trabajo, como uno más!

3 de diciembre, Día internacional de las Personas con discapacidad.

La discapacidad es una condición que afecta al nivel de vida de un individuo o de un grupo.

Está ampliamente demostrado que, una vez eliminados los obstáculos a la integración de las personas con discapacidad, éstas pueden participar activa y productivamente en la vida social y económica de sus comunidades.

La accesibilidad y la inclusión de las personas con discapacidad son derechos fundamentales reconocidos como tal en la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad celebrada el 13 de diciembre de 2006 en la Sede de Naciones Unidas, Nueva York.

Dicha convención tuvo el propósito de promover, proteger y asegurar el goce pleno y en condiciones de igualdad de todos los derechos humanos y libertades fundamentales por todas las personas con discapacidad, y promover el respeto de su dignidad inherente.

En el ámbito laboral se reconoce el derecho de las personas con discapacidad a trabajar, en igualdad de condiciones con las demás; ello incluye el derecho a tener la oportunidad de ganarse la vida mediante un trabajo libremente elegido o aceptado en un mercado y un entorno laborales que sean abiertos, inclusivos y accesibles a las personas con discapacidad. Se salvaguarda y asegura el ejercicio del derecho al trabajo, incluso para las personas que adquieran una discapacidad durante el empleo, adoptando medidas pertinentes, entre ellas:

  1. a) Prohibir la discriminación por motivos de discapacidad con respecto a todas las cuestiones relativas a cualquier forma de empleo, incluidas las condiciones de selección, contratación y empleo, la continuidad en el empleo, la promoción profesional y unas condiciones de trabajo seguras y saludables;
  2. b) Proteger los derechos de las personas con discapacidad, en igualdad de condiciones con las demás, a condiciones de trabajo justas y favorables, y en particular a igualdad de oportunidades y de remuneración por trabajo de igual valor, a condiciones de trabajo seguras y saludables, incluida la protección contra el acoso, y a la reparación por agravios sufridos;
  3. c) Asegurar que las personas con discapacidad puedan ejercer sus derechos laborales y sindicales, en igualdad de condiciones con las demás;
  4. d) Permitir que las personas con discapacidad tengan acceso efectivo a programas generales de orientación técnica y vocacional, servicios de colocación y formación profesional y continua;
  5. e) Alentar las oportunidades de empleo y la promoción profesional de las personas con discapacidad en eI mercado laboral, y apoyarlas para la búsqueda, obtención, mantenimiento del empleo y retorno al mismo;
  6. f) Promover oportunidades empresariales, de empleo por cuenta propia, de constitución de cooperativas y de inicio de empresas propias;
  7. g) Emplear a personas con discapacidad en el sector público;
  8. h) Promover el empleo de personas con discapacidad en el sector privado mediante políticas y medidas pertinentes, que pueden incluir programas de acción afirmativa, incentivos y otras medidas;
  9. i) Velar por que se realicen ajustes razonables para las personas con discapacidad en el lugar de trabajo;
  10. j) Promover la adquisición por las personas con discapacidad de experiencia laboral en el mercado de trabajo abierto;
  11. k) Promover programas de rehabilitación vocacional y profesional, mantenimiento del empleo y reincorporación al trabajo dirigidos a personas con discapacidad.

Por otra parte, se debe asegurar que las personas con discapacidad no sean sometidas a esclavitud ni servidumbre y que estén protegidas, en igualdad de condiciones con las demás, contra el trabajo forzoso u obligatorio.

Entre todos, hacia una sociedad sostenible y resiliente.

Salud

Salud López

Técnica Departamento Prevención Riesgos Laborales Activa Mutua

Trastornos del sueño y trabajo. Medidas preventivas.
29 nov

Trastornos del sueño y trabajo. Medidas preventivas.

Los trastornos del sueño son patologías con elevada prevalencia en la población general. Están presentes como agente causal o como agravantes, en muchos accidentes laborales, especialmente en aquellos que implican conducción de vehículos, maquinaria peligrosa o actividad de riesgo. El sueño supone un grave problema para realizar trabajos que, por sus características, una falta de atención pueda comportar riesgos para el propio trabajador o para otras personas de su entorno.

La somnolencia puede tener como causa el síndrome de apneas obstructivas durante el sueño (SAOS) que tiene por característica que durante el sueño se producen episodios repetitivos de obstrucción de las vías aéreas superiores.

Además no dormir bien supone alteraciones físicas, psicológicas y emocionales que van más allá del cansancio. En este sentido existen estudios que relacionan la falta de sueño con un incremento del riesgo de enfermedades cardiovasculares y con una mayor predisposición de sufrir patologías como la diabetes y la obesidad. Aunque la evidencia científica no está suficientemente clara, el sueño es importante para muchos procesos fisiológicos, que estarían detrás del aumento de determinados problemas de salud.

No dormir bien no solo provoca cansancio y fatiga al día siguiente, sino que puede estar detrás de problemas de salud más graves.

Por lo que se considera de vital importancia la detección temprana de los trastornos del sueño mediante el sistema general de Salud o bien en el ámbito laboral mediante la Vigilancia de la salud.

Es necesario unificar criterios de valoración de aptitud laboral en los trabajadores que sufren estas patologías, para evitar tanto discriminaciones interindividuales, si la valoración es muy restrictiva; como aumento del riesgo de accidentabilidad laboral si no se tiene en cuenta el riesgo añadido que suponen las patologías del sueño.

La inclusión habitual en Vigilancia de la salud de sencillos test de detección y la derivación temprana al especialista de los trabajadores con hipersomnolencia permitirá el desarrollo de una prevención eficaz de los daños asociados a los trastornos del sueño.

El trabajo coordinado entre especialistas en medicina del trabajo, técnicos en prevención de riesgos laborales y especialidades médicas implicadas en trastornos del sueño permitirá una mejor gestión de la patología y por tanto del riesgo derivado, así como una reducción de costes socio-laborales y coste personal del trabajador afectado.

Activa Mutua dispone de una Unidad del Sueño, especializada en la realización de estudios del sueño mediante el polisomnógrafo. Éste se lleva a cabo mediante un ingreso durante una noche en la clínica de Activa Mutua en Tarragona para monitoreo de diversos parámetros que forman parte del estudio que realiza el especialista médico.

El equipo no provoca ningún tipo de molestias ni dolores al paciente, ya que todo el equipamiento está pensado para que se sienta lo más cómodo posible.

Con el conjunto de la información registrada y la información médica aportada se realiza el estudio para determinar la posible alteración del sueño, y en una cita posterior específica se informa de los resultados y de los posibles tratamientos en caso de ser necesario.

¿Cómo acceder al servicio?

  1. Mediante el cuestionario de somnolencia diurna Test de (Epworth) puede disponer información si es persona susceptible de padecer trastornos del sueño.
  2. Vigilancia de la Salud o Médico de familia recomiendan realizar el estudio.
  3. Concertar visita con la Unidad del Sueño de Activa Mutua, y si ésta lo considera necesario, se le propondrá la realización del estudio de polisomnografía, explicándole en que consiste y que se persigue con el mismo.
  4. Cuando se disponga del resultado del estudio se informará al paciente sobre los resultados y los posibles tratamientos o seguimientos a realizar.

pDSC_4565

Montse Pàmies Barberà, 

Jefa del Departamento de Prevención de Riesgos Laborales

Trabajos saludables en cada edad
24 oct

Trabajos saludables en cada edad

Bajo el lema “Trabajos Saludables en cada Edad” la Campaña de la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo 2016-2017, muestra claramente una preocupación que atormenta a la sociedad española, e incluso a la europea, y es ni más ni menos en dar respuesta inmediata a ¿Cómo conseguir la sostenibilidad de la población laboral?

Salud López Sánchez, Técnica de Prevención del Departamento Prevención de Riesgos Laborales Activa Mutua, nos analiza todos los datos sobre la sostenibilidad de la población laboral en el siguiente informe.

 

En el corazón de la salud
29 sep

En el corazón de la salud

El 29 de septiembre se celebra el Día Mundial del Corazón y este año, bajo el lema «En el corazón de la salud», pretende hacer hincapié en la importancia de incidir en los factores de riesgo para la prevención del desarrollo de enfermedades cardiovasculares, que son la primera causa de mortalidad en el mundo.

De qué factores de riesgo estamos hablando?

El nivel alto de colesterol, la hipertensión, la diabetes, la obesidad, el tabaquismo y el estrés, son determinantes en el desarrollo de las enfermedades cardiovasculares.

Así que llevar una dieta saludable, hacer ejercicio físico, no fumar y evitar el estrés son las armas más eficaces con las que podemos prevenir y combatir este tipo de enfermedades.

Vivir de acuerdo a unos hábitos saludables es una decisión personal, que en muchos casos comportará un cambio de actitud y de conductas. Es verdad que hay aspectos externos que pueden influir en esta decisión, como son las creencias de las personas con las que interactuamos, el tiempo disponible o los entornos en los que nos relacionamos. En este último aspecto, debemos destacar y reconocer que cada vez son más los entornos que facilitan el poder elegir llevar un estilo de vida saludable, poniendo a disposición alimentos frescos y naturales, habilitando espacios para realizar actividad física y promoviendo una vida libre de humo de tabaco.

Si tenemos en cuenta que en el puesto de trabajo pasamos un tercio de nuestro tiempo, por qué no integrar estas medidas en el entorno laboral, también?

De hecho, el puesto de trabajo está reconocido internacionalmente como un contexto adecuado para la promoción de la salud.

Aquellas organizaciones que apuestan por integrar en su política de empresa hábitos saludables como el régimen alimentario o la actividad física, están generando, tanto a nivel de trabajadores como a nivel de empresa, alguno de los siguientes beneficios:

  • Mejora de la salud del personal
  • Aumento de la moral y la productividad de la plantilla
  • Mejora de la imagen interna y externa de empresa
  • Reducción de la rotación y el absentismo
  • Reducción de los costes directos asociados a la asistencia sanitaria
  • Reducción de la siniestralidad laboral

El simple hecho de ocuparse de la dieta y la actividad física en el puesto de trabajo abre la posibilidad de mejorar alguno de estos aspectos, pero no es garantía de éxito.

Si realmente queremos que los programas de promoción de la salud en el lugar de trabajo sean efectivos y rindan resultados, es importante que la empresa considere sus razones y motivaciones para llevarlos a cabo. De este modo, se podrá comprometer adecuadamente en su implantación, que deberá tener en cuenta los siguientes factores:

  • Contar con el apoyo de la Dirección
  • Adoptar un enfoque basado en múltiples partes interesadas
  • Vincular los programas a los objetivos empresariales
  • Establecer metas y objetivos claros y medibles
  • Instaurar vías de comunicación efectiva
  • Crear entornos adecuados.

Ya seas trabajador, trabajadora o empresa, te animamos a probar esta saludable opción de vida y comprobarás que tu dedicación se verá rápidamente recompensada: disfrutarás de unos nuevos y exquisitos sabores en tu dieta; sentirás la satisfacción que da el dedicarte un poco de tiempo a ti mismo con la práctica del deporte; aprenderás a valorar lo que realmente tiene importancia y lo que realmente es urgente, evitando así situaciones negativas de estrés; mejorará notablemente tu autoestima, tu estado de ánimo y tu humor, facilitando tus relaciones personales y laborales.

Vivirás, en definitiva, en el corazón de la salud.

Maite Fernández.

Técnica de Prevención de Riesgos Laborales de Activa Mutua

pDSC_5438

Nuevo Reglamento. Almacenamiento de Productos Químicos (APQ) y sus instrucciones técnicas complementarias (ITCs) MIE APQ
21 ago

Nuevo Reglamento. Almacenamiento de Productos Químicos (APQ) y sus instrucciones técnicas complementarias (ITCs) MIE APQ

El pasado 25 de julio de 2017 se publicó en el Boletín Oficial del Estado el nuevo Real Decreto 656/2017, de 23 de junio, por el que se aprueba el Reglamento de Almacenamiento de Productos Químicos (APQ) y sus Instrucciones Técnicas Complementarias (ITCs) MIE APQ 0 a 10. Todo ello sin perjuicio de las competencias legislativas de las comunidades autónomas en materia de industria.

Este reglamento surge de la necesidad de actualizar y reelaborar la normativa reguladora en dicha materia, vigente hasta ahora, adaptándose, por una parte a la evolución de la técnica y a la experiencia adquirida en el almacenamiento de productos químicos a lo largo de los últimos años; y por otra parte a nuevas reglamentaciones, en concreto a:

REGLAMENTO (CE) nº 1907/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 18 de diciembre de 2006, relativo al registro, la evaluación, la autorización y la restricción de las sustancias y preparados químicos (REACH), por el que se crea la Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos, se modifica la Directiva 1999/45/CE y se derogan el Reglamento (CEE) nº 793/93 del Consejo y el Reglamento (CE) nº 1488/94 de la Comisión así como la Directiva 76/769/CEE del Consejo y las Directivas 91/155/CEE, 93/67/CEE, 93/105/CE y 2000/21/CE de la Comisión.

REGLAMENTO (CE) nº 1272/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de diciembre de 2008, sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas, y por el que se modifican y derogan las Directivas 67/548/CEE y 1999/45/CE y se modifica el Reglamento (CE) nº 1907/2006.

Este nuevo reglamento y sus instrucciones técnicas complementarias serán de aplicación (art. 2) a instalaciones de nueva construcción, a las ampliaciones y/o modificaciones de las instalaciones existentes, no integradas en unidades de proceso y no serán aplicables a los productos y actividades para los que existan reglamentaciones de seguridad industrial específicas.

Asimismo, no será de aplicación a los almacenamientos de productos con reglamentaciones específicas si en ellas se recogen las condiciones de seguridad de los almacenamientos.

Las novedades que aporta este nuevo Reglamento cabe destacar la incorporación de dos nuevas ITCs, la MIE APQ 0  “DEFINICIONES GENERALES” recoge las definiciones que aparecen en todas las ITCs y la ITC MIE APQ 10  “ALMACENAMIENTO EN RECIPIENTES MÓVILES” recoge todas las obligaciones relativas a recipientes móviles. Así, las instrucciones técnicas complementarias MIE APQ-1 “ALMACENAMIENTO DE LÍQUIDOS INFLAMABLES Y COMBUSTIBLES EN RECIPIENTES FIJOS“, MIE APQ-6“ALMACENAMIENTO DE LÍQUIDOS CORROSIVOS EN RECIPIENTES FIJOS” y MIE APQ-7“ALMACENAMIENTO DE LIQUIDOS TOXICOS EN RECIPIENTES FIJOS”, solo establecen disposiciones relativas a recipientes fijos pasando todo lo relacionado con recipientes móviles a ser regulado por esta nueva ITC MIE APQ10.

La ITC MIE APQ5  “ALMACENAMIENTO DE GASES EN RECIPIENTES A PRESION MOVILES” que actualmente regula el almacenamiento de botellas y botellones de gases comprimidos licuados y disueltos a presión, se amplía a todos los recipientes a presión transportables.

Este nuevo reglamento entrará en vigor el 25 de octubre de 2017. Posteriormente se publicará una guía técnica de carácter no vinculante para la aplicación práctica del Reglamento y de sus ITCs, la cual podrá establecer aclaraciones en conceptos de carácter general.

Cuando una instalación, comprendida en el ámbito de aplicación del Reglamento, no pueda ajustarse a las prescripciones establecidas en las instrucciones técnicas complementarias (ITCs), el órgano competente en materia de industria de la Comunidad Autónoma, previa solicitud del interesado, a la que se acompañará la correspondiente documentación técnica en la que conste y se justifique esa imposibilidad, formulándose una solución técnica alternativa, con informe favorable de un organismo de control habilitado, podrá autorizar que la referida instalación se adecue a la solución propuesta que en ningún caso podrá suponer reducción de la seguridad resultante de las prescripciones de dichas ITCs. (Disposición adicional segunda).

Las instalaciones de almacenamiento de productos químicos, que se encuentren en ejecución en la fecha de entrada en vigor del este real decreto (que deberán acreditarlo poseyendo en esa fecha una solicitud de licencia de obras, la licencia de obras o el proyecto de ejecución visado), dispondrán de un plazo máximo de dos años durante los cuales se podrán poner en servicio rigiéndose por las anteriores disposiciones. No obstante lo anterior, los titulares de las instalaciones podrán acogerse a las prescripciones establecidas en este real decreto, desde el momento de su publicación en el «Boletín Oficial del Estado». (Disposición transitoria segunda).

Los almacenamientos de productos químicos, existentes a la entrada en vigor de este real decreto serán revisados e inspeccionados de acuerdo con las exigencias técnicas de la ITC según la cual fueron realizados. La periodicidad y los criterios para realizar las revisiones e inspecciones serán los indicados en las ITCs aprobadas por este real decreto.

El plazo para realizar la primera revisión e inspección se contará a partir de la última inspección periódica realizada, de acuerdo con las anteriores ITCs, o en su defecto desde la fecha de autorización o comunicación de la puesta en servicio del almacenamiento. (Disposición transitoria tercera).

A partir de la entrada en vigor de este real decreto, y sin perjuicio de lo ordenado en la disposición adicional cuarta, quedarán derogadas las disposiciones siguientes:

  1. a) Real Decreto 2016/2004, de 11 de octubre, por el que se aprueba la Instrucción técnica complementaria MIE APQ-8 «Almacenamiento de fertilizantes a base de nitrato amónico con alto contenido en nitrógeno».
  2. b) Real Decreto 379/2001, de 6 de abril, por el que se aprueba el Reglamento de almacenamiento de productos químicos y sus instrucciones técnicas complementarias MIE APQ-1, MIE APQ-2, MIE APQ-3, MIE APQ-4, MIE APQ-5, MIE APQ-6 y MIE APQ-7.
  3. c) Real Decreto 105/2010, de 5 de febrero, por el que se modifican determinados aspectos de la regulación de los almacenamientos de productos químicos y se aprueba la instrucción técnica complementaria MIE APQ-9 «almacenamiento de peróxidos orgánicos».

Asimismo, quedan derogadas cuantas disposiciones de igual o inferior rango se opongan a lo establecido en el presente real decreto. (Disposición derogatoria única).

Pueden descargarse el reglamento en el siguiente enlace:

http://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2017-8755

Nota de prensa del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad:

http://www.minetad.gob.es/industria/es-ES/participacion_publica/Paginas/Cerradas/proyecto-RD-aprueba-reglamento-almacenamiento-productos-quimicos.aspx?portal=previene

Departamento PRL Activa Mutua