Cambiar idioma

Ir al contenido principal de la página

Categorías: Artículos PRL

Prevención sana, conexión vital. Activa tu salud.
24 sep

Prevención sana, conexión vital. Activa tu salud.

Hoy en día resulta incuestionable que la enfermedad cardiovascular no sólo es una preocupación social sino también una realidad empresarial.

De los 210.000 millones de euros estimados en coste social y económico para la Unión Europea, nada más y nada menos que el 26% se atribuye a productividad perdida.

Sin duda más importante, aún es, profundizar el aspecto humano que incide en esta pérdida, en gran cantidad de casos, traducida a una disminución de la calidad de vida y también de la duración de ésta.

Paradójicamente, a pesar de esta gran incidencia, en el ámbito laboral, la mayor parte de las personas trabajadoras no perciben la importancia de la prevención (tanto a título individual como colectivo) y eso que los datos son, como poco, preocupantes. En España este tipo de patologías representan actualmente el 29,4% de los fallecimientos, siendo por tanto la primera causa de muerte y situándose, según fuentes obtenidas en el año 2015 del Instituto Nacional de estadística (INE) y de la Organización Mundial de la Salud (OMS) por delante de los accidentes de tráfico y de enfermedades como el cáncer o las relacionadas con el sistema respiratorio.

No sólo eso, además, las previsiones a futuro no son en absoluto alentadoras, la misma OMS estima unos 25 millones de muertes causadas por enfermedades cardiovasculares para el año 2030, a nivel mundial.

Pero hablemos del hoy. Como ya he comentado, actualmente, la causa del mayor número de muertes son las enfermedades cardiovasculares como la angina de pecho, el ictus o el infarto agudo de miocardio.

Aproximadamente 30.000 personas mueren cada año en España por parada cardiorrespiratoria.

Llamativo es también el caso del ictus: tal y como informa la asociación “Freno al ICTUS”. Sus consecuencias originan un coste (personal, social y laboral) que supone el 6% del gasto público sanitario del total del país (primera causa de discapacidad en el adulto). A pesar de esto, más del 60% de la población no es capaz de identificar ningún síntoma de ictus y menos del 50% acudiría al hospital. Si se extrapola al ámbito laboral, uno de cada dos trabajadores o trabajadoras de cualquier organización no dispone de información sobre esta patología.

Ante esta preocupación y con motivo de la celebración del próximo 29 de septiembre, del Día mundial del Corazón, en Activa Mutua, cumpliendo con nuestro compromiso de promover la seguridad y salud laboral, hemos desarrollado una serie de acciones bajo el lema “Prevención Sana, Conexión Vital” con el objetivo de sensibilizar y concienciar a nuestras empresas asociadas y autónomos adheridos, generando una cultura de prevención en lo concerniente a las enfermedades cardiovasculares.

Estas acciones, vinculadas a la promoción de la salud cerebro-cardiovascular, consisten en sensibilización a través de la realización de cursos on-line de la Universidad Corporativa Activa Mutua (Soporte vital básico y desfibrilador externo automático DEA), jornadas presenciales, uso de app específica y campaña informativa, ofreciendo así, recursos de afrontamiento frente a situaciones de infarto agudo de miocardio e ICTUS, favoreciendo la prevención mediante hábitos saludables, facilitando el reconocimiento de ambas patologías por todos nuestros mutualistas, así como la forma correcta de actuación en el entorno laboral.

Para finalizar, os recuerdo los consejos que recomienda la Fundación Española del Corazón para disminuir las dolencias por causa cardiaca en el lugar de trabajo:

  • Para las personas con trabajos sedentarios, como puede ser el desarrollado en una oficina, se recomienda levantarse y dar un pequeño paseo cada dos horas para estirar las piernas.
  • En la medida de lo posible comer comida saludable cocinada en casa. Si no queda más remedio que acudir a restaurantes, no debemos pedir siempre lo mismo ni comer en exceso. Recordad la importancia de consumir fruta, verdura, legumbre y pescado.
  • El factor estrés también es importante. No debemos llevarnos los problemas a casa, es necesario desconectar.

Y, por último, pero no menos importante, como norma general, intentar mantener una vida sana, cuidando la alimentación y realizando ejercicio físico diariamente (al menos 30 minutos al día). Por ejemplo, ir caminando al trabajo o usar la bicicleta. Como dijo Edward Stanley “aquellos que piensan que no tienen tiempo para el ejercicio, tarde o temprano tendrán tiempo para la enfermedad”.

 

Javier Vega Molpeceres, Técnico superior PRL

Cuida tu corazón y tu corazón cuidará de ti
24 sep

Cuida tu corazón y tu corazón cuidará de ti

29 de septiembre Día Mundial del corazón

Las enfermedades cardiovasculares constituyen la principal causa de muerte en todo el mundo, una tendencia que también se produce en nuestro país.

Entre los factores de riesgo cardiovasculares más destacados que continúan en aumento año tras año encontramos, en primer lugar, la hipertensión arterial, seguido del colesterol elevado y la obesidad.

Precisamente relacionado con este último factor de riesgo, la obesidad, hace pocos días se ha publicado la noticia de que España se sitúa a la cabeza del ranking europeo de población obesa o con problemas de sobrepeso, precedido, únicamente, por el Reino Unido.

En el ámbito laboral se refleja la misma realidad que existe a nivel general.

Según Ia Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo (AMAT) las patologías cardiovasculares figuran como la primera causa de defunción en accidentes laborales en nuestro país, con el 39,5% del total, lo que supone un incremento de 5,2% respecto al año anterior.

Para tener una idea más clara de la magnitud de estos datos, la información que las Mutuas Colaboradoras con la Seguridad Social han facilitado sobre la cantidad de personas trabajadoras que durante 2018 sufrieron un infarto agudo de miocardio, padecieron algún tipo de disritmia o tuvieron algún problema de hipertensión, superarían con creces el aforo máximo del Palau Sant Jordi de Barcelona.

La buena noticia es que prevenir los problemas cardiovasculares está al alcance de todo el mundo y, además, nos encontramos en el momento idóneo para ponerlo en práctica. Después de Año Nuevo, septiembre es como un segundo inicio de año. Tras las vacaciones de verano encaramos los últimos meses con fuerzas y propósitos renovados.

Aprovechemos la oportunidad que nos brinda este nuevo año que comienza el 29 de septiembre, Día Mundial del Corazón, para tomar conciencia sobre los problemas cardiovasculares, sobre su prevención, control y tratamiento.

Reducir esta tremenda estadística a nivel mundial y el número de accidentes laborales es tarea conjunta que implica a cada persona, a las Administraciones y a las empresas, teniendo muy presente que para aquellas personas que padecen o presentan uno o más factores de riesgo cardiovascular, la detección a tiempo y el tratamiento temprano son fundamentales para evitar y reducir el número de accidentes y muertes prematuras.

A nivel laboral el lugar de trabajo está reconocido internacionalmente como un entorno adecuado para la promoción de la salud.

Dado que las enfermedades cardiovasculares lideran los primeros puestos de accidentes de trabajo repercutiendo en la productividad, los costes asociados a la asistencia sanitaria, a la rotación de personal, al absentismo y a la siniestralidad, es importante que las empresas no vean ajenas a ellas la prevención de este tipo de patologías e integren en sus objetivos generales acciones de promoción de la salud encaminadas a:

  • La detección precoz de enfermedades y riesgos cardiovasculares a través del servicio de vigilancia de la salud.
  • Facilitar en sus comedores o máquinas de alimentos el acceso a productos sanos y saludables.
  • Permitir levantarse y realizar estiramientos cada dos horas a las personas con trabajos sedentarios.
  • Habilitar espacios para la práctica de una actividad física o la meditación con el fin de reducir los niveles de ansiedad y estrés.

A nivel personal es momento para replantear nuestros hábitos y conseguir transformar, así, comidas y cenas improvisadas en una planificada y apetitosa dieta saludable; incorporar una actividad física de forma regular que realmente nos guste para evitar abandonarla a los pocos días; dejar de fumar convencidos de los beneficios que comportará no solo para nuestra salud sino también para nuestro paladar, ya que se acentúa el sentido del gusto; y evitar el estrés sabiendo gestionar nuestras emociones y diferenciando qué es prioritario y realmente importante.

Si tras esta exposición de motivos todavía no se dispone de la convicción y la motivación suficiente para iniciar esta transformación de vida, recordad que todo esfuerzo tiene su recompensa y si Cuidas tu corazón tu corazón cuidará de ti.

 

Maite Fernández, Departamento de Prevención de Riesgos Laborales Activa Mutua.

Consejos básicos para una vendimia segura
19 sep

Consejos básicos para una vendimia segura

En esta última etapa de cultivo de la uva existen diversos riesgos laborales que debes conocer. Es posible evitar su exposición aplicando conductas de trabajo seguras:

  • Caídas al mismo nivel

Inspeccionar previamente el terreno, prestar mucha atención a terrenos irregulares. Establecer zonas habituales de circulación y mantenerlas despejadas. Uso de calzado que sujete bien el tobillo y con suela gruesa antideslizante.

  • Caídas a distinto nivel

Extremar la precaución ante desniveles del terreno. Para acceder a puntos altos de trabajo en parras utilizar medios adecuados (plataformas, escaleras manuales) en correcto estado. Comprobar un correcto asentamiento antes de su uso.

Nunca saltar directamente desde el remolque y/o tractor. Mantener los estribos limpios. Prohibido transportar a personas o sentarse sobre las paredes del remolque y/o tractor

wine grower picking grapes or doing the harvesting in vineyard close up as sun shines through vine leafs - harvest time in wine industry

  • Cortes por tijeras u otras herramientas de corte

Uso de herramientas en buen estado y limpias. Se guardarán en fundas protectoras. Coger el racimo por la base para efectuar el corte, nunca por el rabo. Uso de guantes con protección anticorte y antipunzonamiento.

  • Atrapamientos por enganche/desenganche manual tractor-remolque

El remolque se adaptará a la potencia y peso del tractor. La persona/s que efectúen esta operación deberán ser conocedoras de los pasos que deben seguir para efectuar la operación con total seguridad; estarán colocadas perpendicularmente al enganche, con total visión del plano de trabajo y coordinadas, si se lleva a cabo en equipo. Se debe efectuar sobre superficies llanas y firmes, con calzos adecuados y puntos de apoyo lo más próximos posible.

  • Riesgos derivados del uso del tractor

Su uso estará restringido a personal capacitado. Se realizará periódicamente un mantenimiento preventivo (espejos, neumáticos, luces, frenos, etc.) del vehículo. Éste dispondrá de dispositivo antivuelco y se deberá de hacer uso del cinturón de seguridad. Se circulará con precaución, evitando giros o cambios bruscos de sentido, especialmente en vías públicas, terrenos peligrosos, con presencia de pendientes, en proximidades de taludes, zanjas o transportando remolques cargados. Es importante repartir y fijar bien la carga en el remolque, respetando la capacidad máxima de carga. No permanecer en las proximidades del vehículo, ni en su línea de recorrido. Estacionar el vehículo en sitios seguros e inmovilizarlo adecuadamente.

  • Lesiones faciales y/u oculares por golpes, pinchazos de los sarmientos

Se recomienda el uso de gafas o pantalla facial.

  • Trastornos musculoesqueléticos por manipulación de cargas, mantenimiento de posturas forzadas y/o ejecución de movimientos repetitivos

Recurrir al uso de equipos mecánicos para transporte y/o manipulación de cargas. Utiliza sacos, cestos, cajas de fácil agarre y no muy grandes, limitando así su peso.  Realiza pausas durante la jornada de trabajo. Adopta una correcta higiene postural a la hora de manipular cargas (espalda recta, flexión de rodillas).

Para evitar posturas forzadas, adapta la altura de trabajo a tus necesidades. En cuanto a ejecución de movimientos repetitivos evita flexionar las muñecas, manteniendo mano y brazo alineados.

  • Inhalación o ingestión de sustancias nocivas (polvo, tratamiento de la uva con productos fitosanitarios, etc.)

Extremar la higiene personal. Lavarse las manos antes de almorzar. No comer la uva sin lavarla previamente.

  • Exposición prolongada al sol

Beber agua frecuentemente para evitar deshidratación. Se recomienda el uso de una gorra para evitar insolación en la cabeza. Uso de cremas solares para proteger la piel expuesta al sol.

  • Picaduras de insectos

Evitar los colores brillantes, cremas con perfume y colonias fuertes al aire libre puesto que pueden atraer los insectos. No dejar comida o refrescos azucarados en la zona de trabajo.

En el supuesto de que se acerquen permanecer inmóvil porque cualquier movimiento brusco puede ser interpretado como una amenaza.

En individuos alérgicos con tan sólo una picadura será suficiente para provocar una reacción grave. Estas personas tendrían que llevar una tarjeta, pulsera o cadena con información sobre su alergia.

 

 

Salud López Sánchez, Departamento Prevención Activa Mutua

 

 

¿Qué hacemos para evitar la siniestralidad vial laboral?
13 sep

¿Qué hacemos para evitar la siniestralidad vial laboral?

En el año 2018 se produjo un incremento del 23% de los accidentes laborales de tráfico, según los datos del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, de los cuales 249 accidentes fueron mortales (136 fueron in itinere y 113 fueron en misión). Analizando datos de la DGT (siendo estas cifras provisionales), en ese mismo periodo de tiempo, los fallecidos por accidente de tráfico, dentro y fuera del ámbito laboral, fueron de 1180, 18 menos que el año anterior.

Los accidentes de tráfico, en nuestro país, representan un 12% del total de los accidentes laborales. Pero hay que destacar que, siendo un porcentaje relativamente pequeño, representan el 38% de los accidentes mortales; y de ellos, un 22 % fueron in itinere y el resto, durante la jornada laboral o en misión.

Viendo estas cifras de forma global, la pregunta que se haría es: ¿cómo es posible que disminuyan los accidentes mortales de tráfico y, por el contrario, los accidentes mortales de tráfico laborales aumenten? ¿Qué estamos haciendo para que las cifras sean cada vez más preocupantes?

Es verdad que, analizando las distintas estadísticas publicadas, podemos obtener información relevante, como punto de partida, a la hora de proponer medidas de actuación: las tendencias de mercado, logística empleada en los distintos tipos de actividades, el perfil de conductor con mayor incidencia en cuanto a siniestralidad, las vías donde hay más accidentes, el tipo de vehículo que se ve más involucrado en siniestros, etc.

Seguramente muchas empresas y trabajadores consideran que los accidentes de tráfico, son un ‘mal sin importancia’, inexistentes o inevitables incluso, una situación que nunca va a llegar o sobre la que no se puede actuar. Pero, ¿es esto cierto?

Desde Activa Mutua, creemos que sí se debe y puede hacer una labor concreta sobre las personas que cogen el vehículo para desempeñar sus tareas o, simplemente, para ir y venir al trabajo. Una labor difícil que supone actuar sobe las personas (a todos niveles jerárquicos de la empresa). Un trabajo a largo plazo, que debe llegar a la conciencia de cada uno para que se produzca un cambio de actitud en la forma de conducir. Por ello, creemos que todas las empresas deben establecer medidas concretas de actuación que eliminen o traten de frenar su siniestralidad laboral vial.  Por este motivo es fundamental que las empresas elaboren e implanten un Plan de movilidad. Saber cuáles son las que vías que usa plantilla para llegar al centro de trabajo, qué medios se usan, si existen posibles alternativas como recurrir al transporte público, al uso de bicicleta o ir a pie, aunque se tarde un poco más, la posibilidad de disponer de flexibilidad de jornada, etc. tal y como se propone, este año, en la Semana Europea de Movilidad.

Mientras no seamos capaces de entender que los accidentes de tráfico son cosa de todos, las cifras seguirán siendo cada año más preocupantes. No podemos olvidar que, detrás de cada uno de los números que aparecen en estas cifras, hay personas y familias enteras que se ven afectadas.

Para más información clica en el siguiente enlace

Carlos Gutiérrez, Departamento Prevención de Riesgos Laborales Activa Mutua

Cuidado con el calor
08 jul

Cuidado con el calor

Con la llegada del verano las temperaturas empiezan a subir y estas nos afectan tanto a nivel físico como psicológico. A nivel físico, nuestro cuerpo acumula una gran cantidad de calor y nos deshidratamos; a nivel psicológico el calor nos puede hace sentir más cansados, agobiados, irritables… así que, no es extraño decir que nuestro desempeño en el trabajo pueda llegar a afectarse.

Pero… ¿es verdad que sus consecuencias sólo se dan en verano? La respuesta es NO. Dependiendo del puesto de trabajo de la persona se puede estar expuesto a altas temperaturas durante todo el año. Por lo tanto, deberemos diferenciar el calor que sucede con el cambio de estación y el que se relaciona con el puesto de trabajo, ya que, sus efectos sobre la persona serán de distinta gravedad.

Aunque, el cómo nos pueda afectar el calor, no solamente depende de la temperatura y su tiempo de exposición. Hay otros factores que están relacionados. Estos se pueden dividir en personales, ambientales y según las tareas realizadas en el trabajo:

  • Personales: la capacidad del cuerpo a aclimatarse al medio ambiente del trabajo, la condición física, la alimentación, antecedentes médicos (enfermedades cardiovasculares, respiratorias, diabetes o insuficiencia renal), tomar ciertos medicamentos, consumo de substancias tóxicas como el alcohol y la cafeína, y la edad.
  • Ambientales: exposición a temperaturas y humedades altas, poca ventilación y exposición intensa a la radiación solar.
  • Según las tareas del trabajo: realizar trabajo físico intenso, poco tiempo de descanso y/o pocas pausas, y vestimenta requerida para el puesto de trabajo que no faciliten la evaporación del sudor.

Como se puede ver en los factores que influyen a cómo el calor nos afecta es muy importante el estado de salud de la persona, el tiempo de exposición a altas temperaturas, como está condicionado el lugar de trabajo y el tipo de tareas que se realizan.

En relación a sus consecuencias la deshidratación y los golpes de calor son los más frecuentes, pero también, se ha demostrado que la exposición a altas temperaturas tiene repercusiones laborales en las organizaciones a causa de las consecuencias físicas y psicológicas que conlleva. Ya que, el calor dificulta la concentración y el bienestar de la persona afectando en consecuencia al desempeño de la persona en el trabajo reduciendo su rendimiento, productividad y eficacia.

Así pues, es muy importante saber que acciones tomar para que el calor nos afecte lo más mínimo posible. A continuación se presentan algunos consejos para hacerle frente:

Consejos generales…

  • Práctica ejercicio: de esta forma se contribuye a que mejore el esfuerzo del sistema cardiovascular y que el cuerpo pueda tolerar mejor su aclimatación al medio ambiente.
  • Bebe agua con frecuencia, aunque no tengas sed. El cuerpo tiene que estar hidratado, por lo tanto, procura también hacerlo al finalizar la jornada laboral.
  • Evita tomar bebidas alcohólicas, con cafeína o muy azucaradas, ya que, estas favorecen la deshidratación.
  • Realiza una buena alimentación: evita comidas calientes y copiosas, procura que sean ligeras y sin grasas. Ten en cuenta que, tanto la obesidad como la delgadez excesiva disminuyen la tolerancia al calor.

Si trabajas al aire libre…

  • Utiliza crema de protección solar.
  • Protégete del sol: llevar ropa ancha, de tejido ligero, clara y protege tu cabeza con una gorra o sombrero de tejido transpirable.
  • Protege tu zona de trabajo del sol, si es posible.
  • Haz pausas y descansa en lugares frescos, de sombra.
  • Limitar el tiempo e intensidad de la exposición al sol: haz rotaciones de tarea y reduce las actividades físicas más intensas al aire libre durante las horas más calurosas.

 

Albert Joana Santiveri – Departamento Prevención Riesgos Laborales Activa Mutua

 

 

Decálogo del turista prevencionista
28 jun

Decálogo del turista prevencionista

Estamos en pleno mes de junio, contando los días para las vacaciones, y no podemos dejar pasar más tiempo sin compartir nuestro decálogo del turista prevencionista:

1- Ten cuidado en la carretera

Antes de salir asegúrate que tu vehículo está en perfecto estado. Haz una revisión del vehículo en un taller de confianza para que todo esté a punto.
Respeta los límites de velocidad de cada tramo.
Mantén la distancia de seguridad.
Haz los descansos oportunos (cada dos horas de conducción, aprovecha para hidratar: agua, zumo, refresco).
No te pongas al volante si no has dormido lo suficiente.
Evita las distracciones (cuidado con el gps, el teléfono inteligente, fumar al volante, etc.). No cargues el vehículo más de la cuenta.
Usar los equipos de protección (casco, cinturón de seguridad, etc.).
Si bebes, no conduzcas.

2- Protégete del sol.

Evita el sol en las horas de más calor (12: 00h-16: 00h). Aprovecha estas horas para comer, darte un siestecita y descansar a la sombra.
Usar protección solar adecuada.
Llevar ropa que nos cubra y gorra también nos protege del sol.
Las gafas de sol pueden ser buenas aliadas: alerta, aseguró que lleven filtro ultraviolenta y estén homologadas! ¡No las compres en cualquier lugar!.
Cuidado con el exceso de calor. Especial cuidado con niños y ancianos.
Manténte informado sobre el clima. Sigue las recomendaciones de médicos y expertos.

3- Precaución durante el baño

En el mar: no bañarse con bandera roja, evitar el baño con bandera amarilla (en caso de hacerlo, que no nos cubra el agua más allá de la cintura).
Cuenta con las corrientes. Por muy bien que sepas nadar son más fuertes que tú, pueden arrastrar mar adentro y hacer imposible tu regreso.
Extremar las precauciones cuando utilizamos embarcaciones o barcas de paseo. Utilizar chalecos salvavidas.
Si vas a la aventura (actividades por ejemplo de buceo, asegúrate rodear de expertos y utiliza todas las medidas de seguridad).
No bañarse en zonas prohibidas o no habilitadas. Especial cuidado con zonas para embarcaciones, motos de agua, etc. En el mar también puedes ser atropellado.
Haz caso de las indicaciones de los socorristas. Si no hay socorrista no tomes riesgos absurdos.
Cuenta con lanzarse al agua bruscamente, de cabeza o desde ahora peligrosas. La lesión medular puede acompañar toda la vida.

4- Cortes de digestión?

Cuando entramos en contacto bruscamente con agua fría lo que puede suceder es un choque periférico, producido por dificultades de vasculación debido al contraste de temperatura en nuestro cuerpo. El riesgo es que perdemos la conciencia y nos ahogamos por inmersión. Por tanto, os recomiendo:

Entrar en el agua poco a poco, mojando muy despacio cada parte del cuerpo.
Si te encuentras mal, sal rápidamente del agua.

5- Prevenir los hongos e infecciones

Especialmente en zonas de piscina, donde hay mucha humedad y mucha gente, estamos expuestos a sufrir infecciones por hongos. Como prevenirlo ?:

Usa siempre chanclas o zapatillas de goma para aislar el pie de la humedad o agua del suelo, ya que es aquí donde más proliferan los hongos.
Dúchate antes y después de entrar en la piscina.
Sécate bien después de bañarte.
No intercambies textil o calzado con otras personas.

6- Juegos lúdicos y deportes de riesgo con cabeza

Utiliza el sentido común.
No hacer nada que implique riesgos y que no estás acostumbrado a hacer sin la supervisión de un profesional.
En deportes de riesgo, tanto de moda, aseguró que se cumplen las medidas de seguridad.
Utiliza las protecciones colectivas e individuales recomendadas.
Desconfía de todo lo que termina en -ing (puenting, jumping, rafting, balconing, etc.).

7- Animales marinos, ¡pueden hacernos daño!

El mar está lleno de fauna y flora! la mayoría de ellos inofensivos pero otros pueden causarnos bastante mal. Algunos de los más conocidos son las medusas y erizos de mar. Sigue las instrucciones de los socorristas y expertos y evita zonas de baño con proliferación de este tipo de animales. En caso de picadura busca ayuda sanitaria para valoración. Algunas picaduras, especialmente si hay alergias, puedes ser muy peligrosas.

8- En la montaña ‘no hagas locuras!

No hagas rutas superiores a tu capacidad (considera tus competencias físicas y experiencia antes de decidirte a hacer una ruta). Evita ir solo, busca buena compañía.
Aprovecha la luz del día y evita rutas nocturnas.
Asegúrate de conocer bien el recorrido antes de adentrarte en una ruta, podrías perderte.
Lleva el móvil cargado al máximo y, si es posible, lleva contigo una batería de repuesto.
No te olvides de llevar el agua necesaria y buenos nutrientes (alimentos como el chocolate o los frutos secos pueden darnos energía).
Ten en cuenta las condiciones meteorológicas antes de salir. Sigue las recomendaciones de los expertos.
Otros objetos que te pueden ser útiles: linterna, navaja, pequeño botiquín de primeros auxilios, encendedor, manta térmica, silbato, ropa de abrigo, impermeable, gorra, protección solar, algo de dinero (para cualquier imprevisto).
Para escalada (vuelve a leer el punto 6 de este decálogo).

9- Viajar al extranjero con prevención

Cuidado si viajes al extranjero, especialmente a países exóticos:

Infórmate sobre las vacunas necesarias y pone hacerte con tiempo.
Prepara toda la documentación necesaria (DNI en vigor, pasaporte, tarjeta sanitaria, etc.).
Quizás es necesario hacerte con un buen seguro de viaje.
Estudia antes de ir las características del lugar donde viajes y toma precauciones al respecto.
Cuidado con el agua y la alimentación, puede sentarse mal si no estamos acostumbrados.

10- ¡Disfrutar!

Finalmente lo más importante: pasarlo bien! Si no disfrutamos de las vacaciones, para qué sirven? Os dejamos algunos consejos:

Aprovecha para pasar tiempo con las personas cercanas. Dedícales el tiempo que no puedes dedicarles durante todo el año. Cuida de ellos y de ti mismo y disfruta.
Evita las prisas, ya has tenido demasiado durante el resto del año y tómate las cosas con calma.
Evita disgustos y preocupaciones absurdas.
Desconectar del trabajo, apaga el móvil siempre que puedas y desconecta el ordenador, la tablet, etc.
No dejes la vida saludable: evita excesos (comida, alcohol, tabaco …), no dejes de hacer deporte.
Habla menos y escucha más.
Y no te olvides de poner en práctica el CBR (Canta, Baila y Río).

Assumpta Obiols – Departamento Prevención de Riesgos Laborales Activa Mutua

 

Día mundial sin tabaco, ¿te atreves a intentarlo?
27 may

Día mundial sin tabaco, ¿te atreves a intentarlo?

Seguro que más de una vez tus amigos, familiares, compañeros del trabajo te habrán dicho y repetido todas las repercusiones que conlleva el hecho de fumar, pero, ¿sabes cuales son los mejores motivos para que dejes de fumar? ¡Los que te puedas dar a ti mismo! Ya que, por mucho que los demás tengan buenos argumentos (y razones) para que dejes de fumar, el que ha de hacerlo eres tú, por lo tanto tienes que encontrar los motivos que te ayudarán a dejarlo.

¿Por qué cuesta tanto dejar de fumar?

Dejar de fumar no solo se trata de tener la “voluntad” para hacerlo. Si fuera así, mucha gente ya lo habría logrado hace tiempo. Hay muchos otros factores que están involucrados y contribuyen a que esta tarea sea más difícil. Estos son: biológicos, psicológicos y ambientales.

Relacionado con los factores biológicos está uno de los componentes del tabaco. La nicotina es una sustancia psicoactiva. Una sustancia psicoactiva es aquella que su consumo puede modificar el estado físico y mental del individuo, produciendo dependencia, síndrome de abstinencia y necesidad de consumo. Dicho en otras palabras, consumir tabaco contribuye a que se produzcan cambios en nuestro cerebro que hacen que tengamos más necesidad de fumar. El consumo de tabaco aumenta los niveles de dopamina en nuestro cerebro creando en consecuencia un aumento de la sensación de placer. De lo contrario, al dejar de fumar, nuestro cuerpo activa unos mecanismos para recuperar el nivel de funcionamiento que tenia antes de consumir, manifestándose en una serie de síntomas, como reacción del cuerpo al intentar mantener un buen equilibrio sin tabaco en el organismo (síndrome de abstinencia).

Los factores psicológicos más relacionados son la capacidad de control de la persona, el manejo de la impulsividad, la capacidad de afrontamiento, la visión que tenemos sobre el tabaco, nuestras creencias y mitos sobre dejar de fumar, y la motivación y la determinación a dejar de fumar.

Los factores ambientales son los que están relacionados con nuestro entorno: la disponibilidad y accesibilidad al tabaco, la publicidad, nuestro estilo de vida, la percepción que tiene la gente de nuestro entorno sobre el tabaco y la relación habitual con gente que fume.

Como puede verse, hay una gran variedad de factores que están relacionados con el consumo, pero, de la misma forma, el conocerlos puede ayudarnos a prevenirlos. Hay diversas actuaciones que se pueden hacer durante el día a día para dejar de fumar, aunque, antes es necesario plantearse las dos siguientes preguntas:

¿Quiero dejar de fumar?

Aunque parezca muy simple, para dejar de fumar hace falta querer hacerlo, por uno mismo. Si solo lo intentamos porque nos sentimos presionados por la gente de nuestro alrededor probablemente, al cabo de un tiempo volveremos a las andadas. Por eso, has de tenerlo muy claro y encontrar los motivos que te impulsen a hacerlo. Puede ayudarte hacer una lista con los pros y los contras.

¿Por qué fumo?

Podemos encontrar cinco razones principales por las cuales podemos estar fumando: 1) por automatismo (rutina), 2) porque el tabaco hace efecto de estimulante (ayuda a mantenernos despejados y activos), 3) porque funciona como refuerzo gestual (tenerlo entre las manos), 4) por placer-relajación o reducir estados negativos, 5) por adicción. Es posible que una misma persona pueda tener más de una de estas cinco razones. Es importante saber cuál es la tuya, ya que, dependiendo de ella algunas estrategias funcionaran mejor que otras.

¿Cómo prepararse para dejar de fumar?

Como hemos comentado, crea una lista con los motivos por los cuales quieres dejar de fumar. A continuación fija una fecha exacta para empezar a dejar de fumar, por ejemplo, dentro de un mes. Mediante se vaya acercando la fecha es recomendable ir preparándose:

1) Haz copias de la lista y ponlas en las habitaciones que estés más por casa (también, si es posible en tu oficina o puesto trabajo), en tus pausas ves leyéndolas y reflexionando su contenido. Esto servirá también para asegurarte si son razones importantes y significativas para ti o es necesario modificar, quitar o añadir alguna cosa.

2) Cuando falten dos semanas para la fecha registra el número de cigarros que fumas durante el día y en que situaciones lo haces. De esta forma tomarás conciencia de la cantidad y los momentos en los que fumas.

Si fumas por automatismo, identifica con la ayuda del registro las situaciones en las que más fumas y busca una alternativa al cigarrillo para esa situación (comer una manzana, pipas, un chicle, etc.). También, si es necesario cambiar tu rutina para no encontrarte con estas situaciones.

Si fumas por el efecto de estimulante que produce para mejorar el nivel de alerta haz respiraciones rápidas durante 30-40 segundos, también realiza actividades que activen tu cuerpo como estirar el cuerpo, pasear, coger la bicicleta, etc.

Si fumas por refuerzo gestual busca otro objeto para poner entre tus manos como un bolígrafo, un llavero, una pelota de goma para apretar etc.

Si fumas por placer-relajación o para reducir estados negativos practica ejercicios de respiración y relajación, y busca otras actividades que sean placenteras para ti como, escuchar música, mirar una serie de televisión, pasear, queda con amistades, come alguna cosa que sea agradable para ti, etc.

Es importante poder contar con alguien que nos ayude, un compañero, amigo o familiar, que se pueda comprometer a escucharnos y brindar apoyo. Puedes pedir a tu círculo más cercano que, no fumen en tu presencia y que no te ofrezcan cigarros. Si conoces a alguien que ha dejado de fumar también puede ser positivo poder contar con él/ella para que te ayude durante el proceso.

Recuerda que, si logras dejar de fumar y al tiempo recaes… ¡no pasa nada! Forma parte del proceso, lo estás haciendo bien. Ten siempre claro tus motivos para seguir intentándolo y sigue poniendo en práctica las estrategias que más te ayuden.

 

Albert Joana Santiveri – Departamento Prevención Riesgos Laborales Activa Mutua

 

 

17 de mayo, Día Mundial de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la información. “Reduciendo la brecha de la normalización”
17 may

17 de mayo, Día Mundial de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la información. “Reduciendo la brecha de la normalización”

Hoy, 17 de mayo, es nada más y nada menos el 50 aniversario de la celebración del Día Mundial de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la información.

Ha llovido mucho ya desde 1969, año en el que comenzó esta conmemoración y más en el contexto que nos ocupa, ya que pocos campos han avanzado a pasos tan agigantados en tan poco tiempo.

Se eligió esta fecha para conmemorar la fundación de la Unión Internacional de Telecomunicaciones que tuvo lugar el 17 de mayo de 1875 y cuyas oficinas centrales están ubicadas en Suiza. Este organismo, perteneciente a Naciones Unidas tiene como misión fundamental ocuparse de la regulación de las telecomunicaciones entre las distintas empresas y administraciones, a nivel internacional.

Dentro de esa misión fundamental, una parte significativa se relaciona con la elaboración de “recomendaciones” que den a conocer y ayuden a difundir las bondades de las tecnologías de la información y comunicación a lo largo y ancho del planeta.

En cada celebración anual se elige un asunto o argumento sobre el que poner el foco de actuaciones, el tema elegido para este año 2019 se denomina “reduciendo la brecha de la normalización”

La desigualdad existente entre la participación de los países en desarrollo y los países desarrollados es lo que conocemos como “Brecha de la normalización” que a su vez es uno de los factores relacionados directamente con la brecha digital.

En 2009 se realizó un análisis sobre un proyecto de investigación que aporta medidas para mejorar esta situación y disminuir dicha brecha.

En este sentido España es un país afortunado, los datos que se publican en el informe anual elaborado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONSI) indican que el número de empresas que conforman el mapa de este sector ha crecido notablemente.

Pero si antes hablábamos de una brecha digital entre países, no menos importante es la que nos encontramos dentro de nuestras fronteras y que también aparece reflejada en el informe. Me refiero a la brecha digital entre distintos niveles socioeconómicos y culturales.

El nivel adquisitivo y el nivel cultural se relacionan proporcionalmente con las competencias digitales lo que determina que un perfil cultural y socioeconómico bajo esté ligado con un mayor riesgo de exclusión social y peores competencias. De ahí la importancia de reducir de forma real estas diferencias realizando inversiones que aporten recursos educativos a estos colectivos más necesitados.

En palabras de Henry Ford, “el verdadero progreso es el que pone las tecnologías al alcance de todos”.

En Activa Mutua conocemos de cerca el perfil de los profesionales del sector de la informática y la comunicación, a pesar de ser un sector muy variado, que engloba múltiples actividades laborales y profesiones muy diferenciadas.

En cuanto a patologías, los trastornos musculoesqueléticos son la primera causa de absentismo y siniestralidad en estos sectores, relacionados en algunos casos con los ritmos impuestos, la adecuación constante a los avances tecnológicos, en determinados ámbitos el trato con el público y por supuesto los riesgos específicos ligados a profesiones concretas.

Como medidas de prevención apostamos por la formación en el conocimiento de los factores de riesgo relacionados y que nos permiten dotar de recursos a los trabajadores protegidos mediante la realización de jornadas de sensibilización.

Contamos también con un protocolo médico que tiene como objeto abordar las patologías más prevalentes de estos trabajadores.

En definitiva, siendo conscientes de que es este un sector referente, nos sentimos orgullosos de colaborar en la mejora de la salud de los trabajadores que lo forman.

Feliz Día Mundial de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la información.

 

Javier Vega Molpeceres – Responsable Oficina Sectorial.

Alimentación saludable en el ámbito laboral
30 abr

Alimentación saludable en el ámbito laboral

La alimentación es uno de los factores más importantes en relación a la salud general del trabajador y además repercute directamente sobre su rendimiento y seguridad dentro del ámbito laboral.

Enfermedades como la obesidad, considerada por la OMS epidemia del siglo XX, y otras como enfermedades cardiovasculares, diabetes o problemas hepáticos, aparecen como consecuencia de una alimentación incorrecta, pero además una mala alimentación ocasiona otros problemas en el entorno laboral como el cansancio, malestar, estrés, problemas psicológicos, etc., perjudicando de esta manera la calidad de vida del trabajador y su rendimiento.

Por ello es recomendable que la empresa ofrezca servicios de educación alimentaria, con el fin de mejorar la salud de sus trabajadores. Desde el punto de vista empresarial, todas las actividades destinadas a mejorar la alimentación de sus trabajadores se debieran considerar no como un gasto, sino como una inversión, teniendo en cuenta los beneficios que una buena alimentación puede conseguir en términos de bienestar del trabajador y de la consiguiente mejora de rendimiento y seguridad laboral.

Para que estos servicios de educación alimentaria sean realmente eficientes deberían adaptarse a las características de cada trabajo concreto. En este sentido se deben considerar tres factores claves que determinan el tipo de alimentación adecuada para un trabajador: tipo de trabajo, horarios y lugar donde se hace la ingesta.

En relación al tipo de trabajo, es evidente que el grado de actividad física determinará la alimentación más adecuada, por ejemplo, un trabajo sedentario, no consumirá el mismo volumen calórico que un trabajador que hace un trabajo con elevada carga física.

En cuanto a los horarios asociados a cada turno de trabajo, el colectivo con más dificultades para practicar una alimentación saludable son los trabajadores de turnos de noche, como puede ser  personal de seguridad, personal sanitario, etc., estos trabajadores suelen cometer errores nutricionales como consumir un exceso de café y snacks poco saludables para poder aguantar la jornada laboral. Es por ello que en estos casos se recomienda que la cena sea como una comida, con un volumen energético más elevado, para poder aguantar la jornada nocturna. Además, se deberían hacer pequeñas colaciones o comidas de fécula lenta para evitar una bajada del nivel de azúcar en sangre después de la ingesta (hipoglucemias). Hay que ir dosificando la energía para que el cuerpo pueda mantener sus constantes vitales de forma óptima y evitar riesgos en el trabajo como puede ser una bajada de atención, cansancio, sueño o falta de reflejos motores.

Otro aspecto a tener en cuenta es el ámbito donde se hace la ingesta. Los trabajos que exigen unas relaciones sociales constantes, como puede ser personal directivo o comercial, suelen comer fuera en restaurantes. Estos colectivos deberían recibir educación nutricional para sensibilizarlos de la importancia de la alimentación y dotarlos de criterios a la hora de elegir platos y menús de restaurantes que fueran equilibrados y saludables.

En el caso de trabajadores que comen dentro de las instalaciones de la empresa es importante que ésta disponga de comedores adaptados, con cocina propia o catering, pero siempre con menús calculados y revisados ​​por nutricionistas. Esta es la única garantía de que la dieta será equilibrada. Si la empresa no dispone de este tipo de instalaciones es recomendable disponer de una sala adaptada como comedor con un microondas para las personas que lleven su fiambrera de casa y puedan calentar su comida. En estos casos sería necesario ofrecer a los trabajadores educación alimentaria y tecnología culinaria para que tengan ideas a la hora de preparar los menús de cada día y puedan llevar una dieta equilibrada, variada pero también apetitosa.

Todos estos aspectos son los que se deben considerar para que la alimentación dentro del ámbito laboral sea la adecuada, sin embargo, no existe una dieta perfecta, sino una dieta saludable que englobe las necesidades energéticas de cada individuo, dentro de nuestro entorno de trabajo así como en nuestros hábitos de vida.

Es fundamental que la empresa destine recursos a fomentar una buena alimentación, y velar por la salud de sus empleados.

Además, una persona trabajadora sana es, en general, una persona más motivada.

Así pues, la inversión en educación nutricional es siempre rentable, tanto para la empresa como para la propia persona trabajadora.

 

Montse Pàmies – Responsable Departamento Prevención de Riesgos Laborales Activa Mutua

Trabajar para un futuro más prometedor.
23 abr

Trabajar para un futuro más prometedor.

Como cada año, a finales del mes de abril, se celebra el Día Mundial de la seguridad y salud en el trabajo, promovido por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Este año han orientado su acción hacia el futuro, planteándose qué nos espera en los próximos años en el ámbito de la seguridad y salud en el trabajo.

“Trabajar para un futuro más prometedor” es el lema del 2019. Nuestro panorama actual sigue creando empleo, a cuenta gotas, y se está diversificando el trabajo hacia nuevos sectores, lo que implica novedosas especializaciones que nos llevan a soportar nuevos riesgos laborales que tenemos que combatir para que la pérdida de salud no sea un hecho habitual en nuestro trabajo. La constatación de la  presencia de riesgos psicosociales en el ámbito laboral y de que cada vez son más frecuentes, es un escenario al que hay que dar respuesta rápida y precisa desde todos los sectores. Recordemos que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se define la salud como “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente como la ausencia de afecciones o enfermedades».

Los trabajadores/as y las empresas deben adaptarse continuamente a cambios: a las nuevas tecnologías, al cambio climático, a la nueva organización laboral, a la evolución demográfica, etc. Primordialmente será nuestra propia actitud, ante la actividad que desarrollamos diariamente, la que nos deberá garantizar un bienestar físico, mental y social.

En el ámbito empresarial, la seguridad y salud en el trabajo se debe considerar un objetivo estratégico integrado en la misión y política de la entidad. La Prevención de Riesgos Laborales debe tener la misma importancia del mismo modo que lo tiene la calidad, la satisfacción del cliente, la productividad, el crecimiento y la rentabilidad, etc.  Unas buenas políticas en materia preventiva redundarán en un aumento de la salud-satisfacción del trabajador/a y de la calidad del trabajo realizado, donde ganarán todas las partes, empresa, cliente y trabajador/a.

La precariedad laboral es una de las grandes enemigas de la seguridad y la salud. Un trabajo es precario por diversos motivos: salario, condiciones laborales, temporalidad, etc., lo que desemboca en la exposición a unas inadecuadas condiciones de trabajo que conducen con el tiempo a una pérdida de salud. De esta manera, los trabajadores/as son más vulnerables, pues hay menos formación y/o especialización-capacitación; originándose un aumento de exposición al riesgo psicosocial por la incertidumbre del futuro, entre otras causas.

La mejora de las condiciones laborales (en seguridad y salud) no solo es importante para proteger la salud  del trabajador/a, sino también para garantizar el éxito y la sostenibilidad de las empresas y la prosperidad de las economías a medio-largo plazo. El impacto de la salud de los trabajadores/as sobre su calidad de vida, la de su familia y de la comunidad, constituye el valor principal y la justificación social más trascendente para el desarrollo de las estrategias que posibiliten la promoción y protección de ella.

El bienestar laboral sólo puede lograrse con una verdadera implicación y compromiso de todos. Se requiere un enfoque integrado que promueva una cultura de prevención en materia de  seguridad y salud en el trabajo, en beneficio de la próxima generación de la fuerza laboral de todo el mundo y así responder a la demanda de una sociedad cada vez más sensibilizada, y exigente, con la seguridad y salud en el trabajo como parte fundamental del bienestar social.

Este “Futuro Prometedor” entiende como actuación prioritaria fomentar y velar por la seguridad y la salud laboral de las personas y empresas, estableciendo políticas públicas, convenios internacionales, jornadas mundiales, etc. Estas medidas son la base de la seguridad y por ende de la salud en el trabajo, por un triple motivo; primero, indican o hacen notar que existe un problema sin resolver; segundo, establecen las acciones que se deben adoptar y por último nos dirán el interés que suscita la problemática en la sociedad, que en el caso de la seguridad y la salud, el interés es máximo pues afecta a la salud de todos los trabajadores/as, ya que desgraciadamente nadie está exento de la exposición a riesgos laborales.

¡Feliz Día Internacional de la Seguridad y Salud Laboral! Espero que el año que viene podamos celebrarlo con la noticia de que el número de accidentes laborales y el número de enfermedades profesionales declaradas ha descendido considerablemente, ese es el “Futuro Prometedor que todos los trabajadores/as queremos y debemos conseguir”.

Hagamos el futuro prometedor nosotros mismos, mediante nuestra actitud y aplicando unas recomendaciones para hacer nuestro puesto de trabajo un lugar más seguro, sin menoscabo de nuestra integridad física y mental. Son recomendaciones que dependen del trabajador pero sin olvidar que estas medidas deben estar establecidas y puestas al alcance del trabajador/a por el empresario, ya que, como indica la propia Ley de Prevención, éste es el principal responsable de garantizar las condiciones de seguridad y salud en su empresa.

1.       Evalúa los riesgos de tu puesto de trabajo

Conoce el resultado de la evaluación de riesgos de tu puesto y lugar de trabajo, que te explicará los principales problemas que te puedes encontrar en el día a día de tu actividad.

2.       Medidas de control

Una vez que te has informado de los riesgos, vigila que las medidas de control se adoptan y mantienen. Asesórate si tienes dudas.

3.       Aprovecha los medios que te da la empresa para trabajar seguro

Utiliza correctamente los medios que la empresa pone a tu disposición para desempeñar tu trabajo de manera segura: equipos de protección individual, protecciones colectivas, dispositivos de seguridad de máquinas y herramientas, etc.

4.       Formación/ Autorización

No realices trabajos nuevos si previamente no has sido formado sobre sus potenciales riesgos y las medidas para eliminarlos completamente o al menos minimizarlos y además te hayan autorizado en tiempo y forma.

5.       Ficha de seguridad

Cuando manipules un producto químico hazlo según las indicaciones de la ficha de seguridad. Si no lo manipulas pero estás expuest@, solicita igualmente la ficha de seguridad.

6.       Equipos de protección individual

Conserva y cuida los equipos de protección individual según las recomendaciones del fabricante.

7.       Reconocimiento médico

Realiza el examen periódico de salud, es una buena manera de detectar con antelación alteraciones en la misma.

8.       Señalizaciones

Respeta y ayuda a conservar la señalización de seguridad.

9.       Procedimientos de trabajo

Infórmate sobre todos los procedimientos de trabajo y cúmplelos. Si incluyen medidas de seguridad, llévalas a rajatabla.

10.   Orden y limpieza

Mantén el orden y la limpieza en tu puesto de trabajo y alrededores, muchos de los accidentes se producen como consecuencia de la falta de ellos. Además darás una imagen profesional y organizada.

11.   Informar

Informa de cualquier situación que pueda desencadenar un accidente a tu superior inmediato.

12.   Medios de extinción

Colabora en mantener accesibles los medios de extinción de incendios, aprende a utilizarlos correctamente, quizás algún día puedas necesitarlos.

13.   Condiciones de seguridad

Colabora en mantener las condiciones de seguridad, esta es una obligación tuya y de tus compañeros.

Seguro que esta lista podría ser más amplia, por ellos os invito a que añadáis más recomendaciones o consejos.

 

Rodrigo Pérez Álvarez – Técnico PRL Activa Mutua

 

Día Mundial de la Voz – 16 de abril
12 abr

Día Mundial de la Voz – 16 de abril

La mayor parte de nosotros usamos con frecuencia nuestra voz en el entorno laboral, convirtiéndose en muchos casos en un instrumento imprescindible sin el que nos resulta imposible llevar a cabo parte de las actividades que desarrollamos de forma cotidiana.

En el año 1999, el Dr. Nedio Steffen, presidente por aquel entonces de la Sociedad Brasilera de Laringología y Voz, llevó a cabo una campaña para potenciar y dar a conocer los recursos necesarios para tener una adecuada salud vocal y de esta forma prevenir posibles patologías.

A partir del 2003, desde Brasil, compartieron esta fructífera experiencia con sus colegas laringólogos a nivel internacional invitándoles a unirse a la campaña, dando origen a lo que hoy denominamos día mundial de la Voz.

Este día, que se celebra en todo el mundo el 16 de abril, tiene como objeto concienciar sobre la importancia de un adecuado cuidado de la voz basado fundamentalmente en tres premisas:

  • Evitar el abuso de la voz y el uso del tabaco u otras sustancias tóxicas.
  • El valor de un diagnóstico precoz, disminuyendo los casos de cáncer y otras patologías a través de la detección temprana.
  • Y por último y fundamental, el provecho de una prevención adecuada, Informando e instruyendo a la población sobre los síntomas a tener en cuenta para visitar a un profesional, la importancia de los ejercicios de entrenamiento vocal, etc.

El lema de este año “Se amable con tu voz” ha dado nombre, a su vez, a una interesante jornada organizada por la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello, que se celebró el pasado día 10 de abril y contó con la participación de distintos profesionales que trabajan con la voz como la periodista Nieves Herrero, el cantante Miguel Ríos o la actriz de doblaje María Pérez Moreno. Intervinieron también la doctora Mª ángeles Mate Bayon, del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Universitario Fundación Alcorcón y Roxana Coll, fonoaudióloga y logopeda.

A destacar la labor altruista que se desarrollará durante el mes de abril, conocido como el mes de la voz y que llevarán a cabo otorrinolaringólogos de diferentes zonas de España ofreciendo revisiones gratuitas de las cuerdas vocales. (Más información www.seorl.net).

Un ranking elaborado por la SEORL-CCC indica que los maestros de infantil que tienen alumnos de entre uno y cinco años, son los profesionales que más patologías de la voz sufren.

Tal y como explica el Dr. Pedro Hermoso, responsable del Dpto. Plan General de Absentismo de Activa Mutua, en el interesante artículo “Laboralidad de las disfonías: Nódulos vocales” (Graduados Sociales nº83.2016):

Los profesionales de la voz son todos aquellos trabajadores que tienen la voz como herramienta fundamental para el desarrollo de su actividad laboral. Este colectivo incluye al personal dedicado a la docencia (primera categoría profesional con riesgo de padecer enfermedades profesionales de la voz según la Organización Internacional de Trabajo) pero también a teleoperadores, cantantes, actores, locutores, conferenciantes, etc.”.

En Activa Mutua somos conscientes de esta situación, disponiendo de un protocolo médico para estos profesionales en el que se contempla con profundidad el control de las enfermedades profesionales relacionadas con trastornos de la voz.

Contamos también con una completa guía sobre cuidados de la voz que tiene como objetivo principal capacitar a estos trabajadores sobre los mecanismos de la producción vocal normal y los factores que la modifican, proporcionando herramientas que permitan reducir los excesos vocales, aprender una adecuada técnica vocal y adquirir hábitos y conductas que ayuden a mejorar la calidad de la voz.

En esta misma línea desde Prevención de Riesgos Laborales se realizan Jornadas de Sensibilización para la promoción de la salud sobre los cuidados de la voz en las disfonías profesionales aportando la parte práctica de estos conocimientos.

Para finalizar recordar la importancia de una buena hidratación, un descanso adecuado, evitar el café y los caramelos de menta en exceso ya que resecan la mucosa, cero estrés y por supuesto, evitar gritar.

Como dijo George Hervert de Carnarvon: “Mejor que levantar la voz, reforzar el argumento”.

 

Javier Vega Molpeceres – Responsable Oficinas sectoriales

Sedentarismo entre los más jóvenes
01 abr

Sedentarismo entre los más jóvenes

En la sociedad actual, y como consecuencia de la industrialización y de un desarrollo tecnológico cada vez mayor, hemos cambiado nuestro estilo de vida hacia un modelo más sedentario; pasamos muchas horas sentados tanto en el trabajo como en el tiempo de ocio  (utilizando el ordenador, viendo la televisión, leyendo o jugando con videoconsolas, etc.). Como resultado también de una sociedad más globalizada, realizamos cada vez más viajes donde permanecemos sentados muchas horas seguidas y, además, utilizamos cada vez más el coche y otros medios de transporte, incluso para trayectos cortos.

Desde hace ya mucho tiempo, se sabe que la actividad física tiene muchos beneficios para la salud, pero más recientemente se han realizado estudios que demuestran que también se obtienen importantes beneficios reduciendo el sedentarismo.

Por tanto, además de alcanzar las recomendaciones de actividad física específicas por cada grupo de edad, es importante que comprendamos los beneficios de disminuir el sedentarismo en nuestras rutinas:

  • Ser personas menos sedentarias reduce el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2.
  • Parece proteger frente a muchos de los factores de riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, como la hipertensión o la obesidad, aunque aún son necesarios más estudios que analicen las consecuencias del sedentarismo independientemente de la actividad física.
  • Y, por otro lado, hay estudios que asocian el sedentarismo con mayor riesgo de algunos tipos de cáncer como el de colon, próstata, ovario o útero.

Además, entre los más jóvenes, reducir el sedentarismo puede contribuir a:

  • Mejorar la forma física y mantener un peso saludable.
  • Facilitar un mayor desarrollo de habilidades sociales.
  • Mejorar el aprendizaje y la atención, el comportamiento y el rendimiento escolar.
  • Mejorar las habilidades del lenguaje.
  • Mejorar la autoestima.
  • Al no pasar tanto tiempo sentados, en casa o jugando solos con tablets, consolas u otras pantallas tienen más tiempo para divertirse con sus amigas o amigos y aprender nuevas habilidades.

En resumen, reducir el sedentarismo tiene grandes beneficios para nuestra salud a corto y largo plazo, y puede hacerse de manera sencilla modificando algunas rutinas diarias.

Podemos obtener beneficios para nuestra salud a corto y largo plazo cuidando dos aspectos que actúan de manera independiente:

  • Realizando actividad física todos o casi todos los días de la semana
  • Reduciendo el tiempo de sedentarismo

¡¡Es importante hacer ambas cosas!!

Sólo la actividad física no sería suficiente para reducir los efectos negativos del tiempo que destinamos a actividades sedentarias.

Para ser personas menos sedentarias es importante evitar o interrumpir los largos periodos de tiempo que pasamos sentadas, con pequeñas pausas o descansos activos en los que realicemos algún movimiento.

 

1.- Cambiar algunas rutinas sedentarias:

Puedes romper tus rutinas sedentarias haciendo pequeños cambios en tu día a día:

  • UNA PARADA ANTES:Si vas en transporte público bájate una parada antes y si utilizas el coche, apárcalo un poco antes de llegar a tu destino.
  • ANDAR O IR EN BICI: Intenta ir al trabajo, a clase, a la compra, o cualquier otro destino caminando o en bicicleta; y si ya lo haces, escoge rutas más largas.
  • ELIGE ESCALERAS: Usa las escaleras siempre que sea posible en lugar del ascensor o las escaleras mecánicas.
  • APROVECHA CUALQUIER MOMENTO: Saca la basura y aprovecha para dar un pequeño paseo o si tienes perro, sácalo a pasear más a menudo. Además, aprovecha cualquier excusa cuando estés sentado para levantarte y estirar las piernas; para hablar por teléfono, para ir a beber agua o al baño, etc.

Si tu trabajo te lo permite, adquiere las siguientes rutinas:

  • Camina mientras hablas por teléfono.
  • Si tus compañeros los tienes en el mismo edificio, levántate para hablar con ellos en lugar de enviar mails.
  • Cuando puedas hacer pausas sal a caminar.
  • Camina después del tiempo para comer.
  • Levántate para beber agua
  • Intenta estar de pie cuando no precises trabajar sentado.
  • Cuanto te desplaces de tu puesto de trabajo hazlo caminando rápido.
  • Sube y baja escaleras siempre que puedas.
  • Puedes ir al baño en otra planta y así desplazarte.
  • Y cuantas otras estrategias puedas adquirir para moverte mientras trabajas.

2.- Actividad física recomendada en jóvenes:

  •  60 minutos al día de actividad aeróbica moderada, que es aquella actividad en la que se requiere un esfuerzo moderado para la edad, son actividades sin ritmo competitivo que nos generan aumento de sensación de calor, con ligera sudoración, con aumento del ritmo respiratorio y cardiaco pero que nos permite hablar con poco esfuerzo. Por ejemplo:
  • Caminar rápido o a paso ligero
  • Montar en Bicicleta
  • Senderismo
  • Patinaje
  • Carrera a ritmo suave
  • Actividad aérobica vigorosa unas 3 veces por semana. Se trata de actividades físicas donde la actividad cardio- respiratoria es elevada, con sensación de calor fuerte, con sudoración y donde el acto de hablar es muy dificultoso.

Sería por ejemplo:

  • Juegos activos que implican correr, saltar, etc…
  • Montar en bicicleta con recorridos largos y dificultosos.
  • Deportes activos como artes marciales, futbol, baloncesto, tenis, etc…
  • Danza vigorosa.
  • Actividades de fortalecimiento muscular, que comprenden actividades de fuerza y de resistencia. Suponen de un moderado a un alto nivel de esfuerzo trabajando los principales grupos musculares de piernas, caderas, espalda, abdomen, tórax, hombros y brazos. Podemos incluir:

 Realizar ejercicios de fuerza utilizando el propio cuerpo como abdominales, sentadillas, flexiones, etc…

  • Actividades como reptar, trepar cuerdas, escalas, etc…
  • Ejercicios de resistencia mediante bandas elásticas, máquinas de musculación, etc…
  • Actividades gimnásticas de nivel y monitorizadas.
  • Deportes competitivos con entrenador
  • Actividades de fortalecimiento óseo. Son actividades de impacto osteoarticular que generan fuerza sobre los huesos y contribuyen al crecimiento y fortalecimiento de éstos. Por ejemplo:
  • Saltos de pie o partiendo de la posición de sentadilla, saltar obstáculos, etc…
  • Saltos de altura o de longitud
  • Deportes como gimnasia, baloncesto, balonmano, voleibol, tenis, beisbol, artes marciales.
  • Baile competitivo, aeróbic, step.

Saber qué si realizáis actividad física, estáis transmitiendo un modelo de vida activo, que es beneficioso para vuestra salud como para los demás.

Cada persona juega un papel de vital importancia en la promoción y facilitación de oportunidades en la práctica de actividad física para la comunidad y sociedad en la que vivimos.

Dr. Alfred Barredo Activa Mutua Empresa saludable