Cambiar idioma

Categorías: Artículos PRL

¡Las manos limpias salvan vidas!
14 oct

¡Las manos limpias salvan vidas!

¿Por qué es importante lavarse las manos en el trabajo?

Lavarse las manos es una tarea simple, pero esencial para prevenir los efectos de los diversos contaminantes a los que estamos expuestos, a menudo sin ser conscientes, a lo largo de la jornada laboral.

  • Contaminación a través de la piel
  • Contaminación por ingestión.
  • Contaminación cruzada

Es la herramienta más eficaz para evitar la propagación de infecciones.

Cuando hablamos de Seguridad Laboral, en la mayoría de los casos, pensamos en andamios, cascos, gafas de protección etc. Tenemos presentes  los riesgos más tangibles como pueden ser una caída, un corte o una quemadura y olvidamos otro tipo de riesgos que no son tan evidentes pero que pueden ser más perjudiciales para nuestra salud.

Enfermedades como resfriados, gastroenteritis, gripe. diarreas agudas,  afecciones de la piel o de los ojos, contribuyen  significativamente  en las tasas de absentismo y bajas laborales.

Las enfermedades víricas contagiosas están entre las  primeras causas  de muerte laboral.

¿Cuándo hay que lavarse las manos en el trabajo?

Antes de:

  • Iniciar la jornada laboral.
  • Ponerse los guantes (cuando se tengan que utilizar).
  • La preparación de alimentos.
  • Utilizar el baño.

Después de:

  • Quitarse los guantes (cuando se tengan que utilizar).
  • Cualquier contacto con mucosas y con la piel, no intencionado de personas.
  • Tocar objetos o material potencialmente contaminados con posibles agentes químicos y/o biológicos.
  • Manipular agentes químicos y/o biológicos.
  • Utilizar el baño.
  • Abandonar el puesto de trabajo y /o cambiar de actividad.
  • Finalizar la jornada laboral.

Aunque el lavado de manos es una medida preventiva aplicable a todo tipo de actividad, es particularmente importante  en las siguientes ocupaciones:

  • Personal sanitario.
  • Personal que manipula y prepara alimentos (cocineros, ayudantes de cocina, operarios de industria alimentaria, etc.)
  • Personal que manipula agentes químicos peligrosos.
  • Personal que se ocupa de animales y su cría.
  • Productores agrícolas.
  • Personal de prisiones y servicios sociales.
  • Personal de servicios de emergencias (policía, bomberos, etc.).
  • Personal de guarderías y docentes de educación infantil.
  • Personal de laboratorio.
  • Personal que trabaja con residuos y aguas residuales.

El lavado de manos es un procedimiento sencillo y eficaz para la  prevención, en todos los sectores, de miles de bajas laborales y enfermedades profesionales por exposición a agentes químicos y biológicos, tanto por vía dérmica como por parental.

Cómo lavarse las manos:

  • Quitarse los anillos, relojes, brazaletes …
  • Remangarse bien la ropa, dejando brazos y manos despejadas.
  • Poner el agua a una temperatura cómoda y mojar las manos, las muñecas y antebrazos.
  • Aplicar una cantidad de jabón suficiente.
  • Frotar toda la superficie de la mano con una acción mecánica y vigorosa de rozamiento, cubriendo las manos con la espuma durante un mínimo de 10 segundos.
  • Enjuagar las manos bajo el chorro de agua con las puntas de los dedos hacia abajo.
  • Secar las manos con una toallita de papel de un solo uso o secadores de manos.

https://www.who.int/gpsc/information_centre/gpsc_lavarse_manos_poster_es.pdf?ua=1

 

Assumpta Obiols, Departamento de PRL de Activa Mutua

 

 

Día mundial de la salud mental
10 oct

Día mundial de la salud mental

Cada 10 de octubre, se conmemora el día mundial de la salud mental. Este año con el lema “Conect@ con la vida”, siendo la prevención del suicidio la temática de este año. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) más de 800.000 personas se suicidan al año en el mundo y en España la cifra es de 10 personas al día. Por lo tanto, es de vital importancia llevar a cabo un trabajo de prevención y detección temprana para reducir estas preocupantes cifras y ayudar a las personas con este tipo de problemas.

La OMS define la salud como «un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades». Que la persona no presente una enfermedad no tiene por qué significar que goce de salud, hay otros aspectos que intervienen en el estado de la salud de la persona, como son, por ejemplo, el nivel socioeconómico, el tipo de hábitos que tiene la persona, la exposición a riesgos psicosociales en el ámbito laboral, etc.

Afortunadamente, durante las últimas décadas se le ha ido dando más importancia a la salud mental y a las consecuencias que acarrean en la vida de la persona.

El bienestar y la salud mental van de la mano.

El estado de salud mental de la persona depende de diferentes factores: psicológicos (por ejemplo, la capacidad para gestionar las emociones), sociales (por ejemplo, el nivel socioeconómico de la persona o el apoyo social) y biológicos (por ejemplo, la predisposición genética a poder padecer algún problema de salud mental).

Además, las enfermedades mentales no solamente repercuten en la salud de la persona que lo está padeciendo, también en las personas y en los entornos que les rodean. Sus efectos tienen una elevada repercusión en la economía mundial.

En el mundo laboral, aún hoy en día, las personas que padecen algún tipo de problemática de salud mental suelen ocultarlo a sus jefes o compañeros, por la estigmatización que conlleva a causa una falta de información y sensibilización de este tipo de situaciones.

En 2017 la OMS afirmó que, uno de cada cinco trabajadores puede padecer problemas de salud mental en el trabajo.

Por lo tanto, se ha de tener en cuenta que, muchos problemas de salud mental pueden surgir a raíz de la interacción de la persona con su lugar de trabajo.

La salud mental y el entorno laboral

Nuestro lugar de trabajo es uno de los lugares en los cuales pasamos más tiempo de nuestra vida. Trabajar en un buen ambiente laboral aporta a la persona una serie de beneficios que contribuyen positivamente a su estado de salud mental (aumento de la autoestima, promueve el bienestar, facilidad en relaciones interpersonales, mejora la estabilidad, fomento de ganancias independencia económica, etc.). Las personas que están en desempleo tienen el doble de probabilidades de presentar depresión que las que tienen trabajo.

Por otro lado, si el entorno organizacional y las características de los puestos de trabajos no son los adecuados, pueden acarear consecuencias perjudiciales en la salud de los trabajadores y trabajadoras, lo que identificamos como exposición a riesgos psicosociales.

Algunos de los riesgos psicosociales relacionados con el entorno organizacional tendrían como fuente de origen políticas inadecuadas de seguridad y protección de la salud, prácticas ineficientes de comunicación y gestión, tipo de contratación del personal (temporal, parcial y a demanda), reestructuraciones, bajo nivel de apoyo a los empleados y problemas interpersonales.

En relación a las características de trabajo como factores psicosociales estarían la carga y tipo de tareas (contenido o complejidad del trabajo), tiempo de trabajo (jornadas muy largas, trabajos a turnos, nocturnos), falta de participación y control,  etc.

A partir de estos factores de riesgo pueden generarse riesgos psicosociales como estrés, intimidación, mobbing o acoso laboral, inseguridad laboral, burnout o desgaste profesional y conflicto familia – trabajo.

Así mismo, los factores de riesgo psicosocial pueden contribuir a que, finalmente las personas puedan acabar desarrollando problemas de salud mental o también, agravando patologías previas. Los trastornos mentales que pueden darse en el entorno laboral son depresión, ansiedad, trastorno por estrés post traumático, fobia social, trastornos por abusos de substancias y trastornos por síndromes somáticos. De estos problemas de salud mental la depresión es uno de los trastornos mentales frecuentes que afecta a más de 300 millones de personas en el mundo y es la principal causa mundial de incapacidades. Con la depresión no es extraño presentar, conjuntamente, otro tipo de problemas psicológicos como ansiedad.

En España los problemas de salud mental no son considerados como enfermedades profesionales, aunque, en el artículo 115 de la Ley General de la Seguridad Social queda expuesto que en el caso de que se demuestre que la enfermedad se debe exclusivamente al trabajo ésta pueda considerarse como tal.

Las repercusiones que conllevan a la empresa los riesgos psicosociales y problemas de salud mental son las siguientes:

  • Ausentismo
  • Disminución de productividad
  • Aumento de siniestralidad laboral
  • Lesiones/enfermedades
  • Rotación del personal
  • Quejas del personal y disminución motivacional
  • Consecuencias legales
  • Menos beneficios económicos

Por lo tanto, es muy importante que se creen políticas, estrategias y programas de prevención y actuación, para así garantizar la salud mental de la persona trabajadora y el futuro de la empresa. Siendo la participación de los afectados un pilar fundamental para que esto pueda seguir adelante. Como dice la OMS:

“una buena salud mental permite a las personas utilizar todo su potencial, superar las situaciones estresantes, que trabajen de forma productiva y puedan hacer aportaciones a su comunidad”.

 

Albert Joana Santiveri, Departamento PRL Activa Mutua

Día Mundial de la Vista 2019
09 oct

Día Mundial de la Vista 2019

El segundo jueves de octubre se celebra el Día Mundial de la Vista. Una fecha decretada por Organización Mundial de la Salud (OMS) conjuntamente con el Organismo Internacional de Prevención de la Ceguera (IAPB).

El objetivo que persigue este día, es concienciar a las personas sobre los diferentes tipos de afecciones visuales, sus tratamientos y como casi todos son prevenibles o curables, evitando así que la persona pierda totalmente la capacidad de ver.

Según datos de la misma OMS, en el mundo hay aproximadamente 180 millones de personas con algún tipo de discapacidad visual, de todas ellas un total entre 40 y 45 millones son totalmente ciegas. Se estima que para el año que viene 2020 estos números se duplicarán de tal manera, que la ceguera en el mundo así como el derecho a tener una buena salud visual se transformará en un derecho humano.

El lema de la campaña de este año «Visión Primero» quiere poner en la palestra que más de mil millones de personas en el mundo no pueden ver bien porque no tienen acceso a  gafas o tratamientos.

La salud visual en estadísticas

Los estudios más recientes demuestran que el 80% de los casos de ceguera que existen actualmente podían haberse prevenido e incluso curado totalmente. Ya que el 20% de los mismos se podían evitar, mientras que para el otro 60% existen tratamientos e intervenciones quirúrgicas que le proporciona una mejor calidad de vida al paciente e incluso le devuelven por completo este sentido.

Los ojos son una de las partes de los órganos del cuerpo que presentan los resultados de intervención más favorables.

La salud visual debe ser tenida en cuenta en todas las etapas de la vida, pues es importante una intervención temprana ante cualquier alteración visual que se pueda producir.

Desde el ámbito de intervención de ACTIVA MUTUA nos vamos a centrar en la salud ocular desde el punto de vista laboral, pues pasamos un tercio de nuestra vida en el trabajo.

“La vista es un sentido clave en nuestra actividad diaria: el 80 % de la información que procede del exterior lo hace a través del sentido de la vista” (según el Dr. Enrique Cervera, Jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital General de Valencia), este sentido también es imprescindible en el desarrollo de determinadas actividades laborales.

Accidentes oculares laborales

Las afectaciones visuales pueden ser producidas básicamente por dos causas: enfermedades o accidentes. En el entorno de trabajo las que predominan son las segundas. Según un estudio de The British Journal of Ophthalmology, el 70% de las lesiones oculares a nivel europeo se producen en el ámbito laboral, ante el 18,3% de accidentes domésticos. Estos accidentes no se tendrían que producir, dado que ante los factores de riesgo que dan lugar a estas lesiones la prevención es posible.

Según la Estadística anual de Accidentes Trabajo EAT del Ministerio de Trabajo, en el año 2018 se produjeron en España 17.318 accidentes leves y 105 accidentes graves en Jornada y 156 accidentes leves en desplazamiento, suponiendo un 3% del total de los accidentes laborales.

Las lesiones laborales las podemos clasificar en, lesiones mecánicas (partículas, golpes, polvo, etc.) y lesiones no mecánicas en las cuales podemos incluir: químicas (humos, aerosoles, vapores y gases, salpicaduras, etc.); biológicas y por radiaciones (laser, ultravioleta, infrarrojos, ionizantes, etc.). Hay otros tipos de lesiones no consideradas en los grupos anteriores (trabajos con pantallas, trabajos con demandas específicas: agudeza visual, visión color, conductores, etc.)

También tendremos que tomar en consideración en el ámbito laboral la edad, ya que con el paso del tiempo hay un deterioro progresivo de la visión, de hecho se considera que empiezan los cambios a partir de los 40 años, pudiendo tener dificultad para enfocar la visión de cerca, para distinguir algunos colores y contornos de los objetos o para adaptarse a los cambios de luz, factores que pueden influir a la predisposición de accidentes laborales o viarios.

¿Cómo podemos prevenirlos?

En el entorno laboral:

  • Identificando y evaluando el riesgo del puesto de trabajo.
  • Adoptando las medidas preventivas según el riesgo detectado.
  • Utilizando equipos de protección individual certificados según el riesgo a que esté expuesto y mantenerlos en óptimas condiciones de uso.
  • Trabajar con las distancias a las pantallas recomendadas según el tipo de pantallas.
  • Información y formación a los trabajadores.
  • Vigilancia de la Salud: revisión oftalmológica.
  • Realizar ejercicios de  relajación visual.
  • Realizar primeros auxilios en caso de accidente laboral

Recomendaciones de carácter general para cuidar tus ojos:

  • No toques tus ojos con los dedos o las manos sucias.
  • Dispón de iluminación adecuada en función de la tarea a desarrollar.
  • Utiliza gafas de sol homologadas.
  • Evita los reflejos en las pantallas (PVD, móviles, tablet, …)
  • Haz descansos periódicos para evitar la fatiga visual.
  • Lubrica tus ojos para evitar la sequedad del ojo.
  • Duerme entre 7 u 8 h diarias para el descanso ocular.
  • Cuidado con los traumatismos extra laborales (ej. deporte), utiliza gafas protectoras si procede.
  • Toma una alimentación saludable, rica en frutas y verduras.
  • Adopta hábitos saludables en tu vida diaria.
  • Realiza ejercicio físico.
  • Evita el alcohol y drogas dado que éstos pueden perjudicar la visión.
  • Realiza revisiones oculares periódicas al oftalmólogo, además de los controles visuales de la vigilancia de la salud, ya que puede dar información precoz de enfermedades sin diagnosticar, o control de las diagnosticadas. Se recomienda bianuales a partir de los 40, y anuales a partir de los 60 años, o con otros factores de riesgo importantes.

Prevenir, la mejor estrategia

Es de relevancia la prevención de las posibles lesiones o patologías oculares ya sea en el ámbito laboral o personal, con una gran incidencia en la actividad y calidad de vida, lo cual nos obliga a cuidar la salud visual en todas las etapas de la vida, especialmente en el ámbito laboral siendo estas lesiones mayoritariamente evitables.

Programa VISIÓN 2020

El programa VISIÓN 2020, fue implementado en el año 1999 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Organismo Internacional de Prevención de la Ceguera (IAPB), junto con otras organizaciones aliadas de las Naciones Unidas. Existen 40 países en el mundo que han aprobado este programa y buscan mejorar la calidad de vida de millones de mujeres, niños y hombres que padecen alguna discapacidad visual.

VISIÓN 2020, busca eliminar todos los posibles cuadros de ceguera evitable antes del año 2020 y asegurar que ninguna persona en el mundo vuelva a quedar ciega por una afección que pueda ser curada, operada o corregida.

 

Montse Pàmies, Técnica Departamento Prevención Riesgos Laborales

Día Mundial de los Docentes: apostamos por la prevención
04 oct

Día Mundial de los Docentes: apostamos por la prevención

Un año más celebramos el Día Mundial de los Docentes (World Teachers’Day), tal y como viene ocurriendo desde el año 1994 cada 5 de octubre, con el objetivo de poner en valor una de las figuras más trascendentales para el desarrollo de nuestra colectividad, ya que son ellos, los docentes, los encargados de formar a las generaciones futuras.

La celebración de este día es, sin duda, un homenaje más que merecido y nos permite reconocer la contribución esencial que realizan estos profesionales a la sociedad, fundamentando uno de nuestros pilares básicos: la educación.

Este es un día para realizar una reflexión sobre los logros obtenidos y plantear los pasos a seguir para hacer frente a los retos que nos plantean los tiempos actuales. Es necesario recordar las carencias que tenemos en este ámbito como las dificultades que surgen en las relaciones interpersonales y en la gestión institucional, fomentando en ocasiones los riesgos psicosociales, así como la escasa disponibilidad de recursos que limita unos de los principales factores de la calidad educativa: el aprendizaje permanente de los docentes.

Los docentes juegan un papel fundamental en la consecución de los objetivos planteados en la Agenda 2030 (plan de acción para el desarrollo sostenible que nace del compromiso de los Estados miembro de las Naciones Unidas, cuyo objetivo principal es velar por la protección de las personas, el planeta y la prosperidad) en la que se atribuye a la educación un valor estratégico.

En años anteriores, durante los diferentes días del docente, se abordaron temas relevantes usándolos como lema de la celebración, entre ellos la necesidad de un adecuado reconocimiento de estos profesionales, la mejora de su situación profesional, la importancia de contar con docentes formados y cualificados, el empoderamiento de éstos o la enseñanza en libertad.

El lema elegido para este año 2019 es “jóvenes docentes, el futuro de la profesión”

Una de las cuestiones que consideramos fundamental en Activa Mutua para que estos jóvenes docentes a los que hace referencia el eslogan de este año puedan disfrutar de una carrera larga y plena, con una mejor calidad de vida, es la prevención.

En contra de la creencia popular, la actividad que se desarrolla en las aulas implica riesgos para la salud y seguridad de los docentes. Es importante que éstos sean conscientes de los mismos.

Un conocimiento apropiado, así como una actitud preventiva adecuada ante riesgos derivados de la carga del trabajo, el medio ambiente u otros, determinarán la calidad de la salud de estos trabajadores.

Entre las afecciones más habituales que sufren los profesores nos encontramos con problemas asociados a la voz, trastornos musculoesqueléticos, estrés o el conocido como síndrome Burnout.

Todas ellas, viejas conocidas de nuestro departamento de prevención en el que nuestros técnicos se han especializado para dotar a estos profesionales de los recursos necesarios para disfrutar de una vida laboral saludable.

Está claro que educación y desarrollo son conceptos estrechamente ligados. Los docentes son, por tanto, garante de porvenir para nuestra sociedad ya que inciden de manera esencial en el crecimiento personal de niños, niñas y jóvenes.

En Activa Mutua somos conscientes de la importancia de su salud y por ende de su bienestar. Los jóvenes docentes no solo son el futuro de la profesión, tal y como dice el eslogan de este año, también son, junto con el resto de los profesionales de la educación, “el futuro de todos”.

Como escribió el filósofo, psicólogo y pedagogo Jhon Dewey “la educación no es preparación para la vida; la educación es la vida en sí misma”.

 

 Javier Vega Molpeceres, Departamento de Prevención de Riesgos Laborales Activa Mutua

Trabajos con herramientas manuales
30 sep

Trabajos con herramientas manuales

Las herramientas manuales, son unos equipos de trabajo utilizados generalmente de forma individual, que sólo requieren la fuerza motriz humana y que se sostienen con las manos. Se han utilizado desde la Antigüedad, para poder realizar tareas que resultarían imposibles usando sólo las manos. Algunas han sufrido una gran evolución, sin embargo otras, no difieren demasiado de aquellas primeras.

Las herramientas manuales, parecen tan sencillas que a veces se olvidan las graves consecuencias que, un mal diseño o fabricación, una incorrecta elección o una inadecuada utilización, pueden tener sobre la seguridad y salud del trabajador o trabajadora.

Los accidentes producidos por las herramientas manuales, constituyen una parte importante del número total de accidentes de trabajo y en particular, de los de carácter leve, ya que se utilizan en numerosas actividades laborales. Sin embargo, las medidas de prevención les conceden poca relevancia, por la idea muy extendida de la escasa gravedad de las lesiones que producen, así como por la influencia del factor humano, que es más difícil de abordar técnicamente.

Podemos clasificar las herramientas del siguiente modo:

  • de accionamiento manual o sin motor.
  • de accionamiento no manual, mecánicas o con motor:
    • Eléctricas.
    • Neumáticas.
    • Hidráulicas.
    • Combustión interna.

Las herramientas de accionamiento manual o sin motor, de uso habitual y cuya relación no exhaustiva es: Destornilladores, Alicates, Tenazas, Llaves, Martillos, Cortafríos, Cinceles, Limas, Punzones, Granetes, Pelacables, Pelamangueras, Prensaterminales, Giramachos de carraca, Tijeras, etc.

Según se recoge en las estadísticas que publica anualmente el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, las herramientas manuales producen aproximadamente el 11% del total de los accidentes de trabajo, y el 70% de éstos se han producido por la utilización de herramientas manuales sin motor.

Datos año 2016:

*Accidentes de Trabajo con Baja en Jornada, por Actividad específica que desempeñaba el Trabajador.

TRABAJOS CON HERRAMIENTAS MANUALES (sin motor y sin especificar)

  TOTAL: 45.887.   Leves: 45.490; Graves: 349; Mortales: 48.

Los principales riesgos derivados del uso, transporte y mantenimiento de las herramientas manuales son:

  •  Golpes y cortes en manos ocasionados por las propias herramientas durante el trabajo normal con las mismas.
  • Lesiones oculares por partículas provenientes de los objetos que se trabajan y/o de la propia herramienta.
  • Golpes en diferentes partes del cuerpo por despido de la propia herramienta o del material trabajado.
  • Esguinces por sobreesfuerzos o gestos violentos.

Las principales causas que originan los riesgos indicados son:

  • Abuso de herramientas para efectuar cualquier tipo de operación.
  • Uso de herramientas inadecuadas, defectuosas, de mala calidad o mal diseñadas.
  • Uso de herramientas de forma incorrecta.
  • Herramientas abandonadas en lugares peligrosos.
  • Herramientas transportadas de forma peligrosa.
  • Herramientas mal conservadas.

Medidas preventivas generales:

Las medidas preventivas se contemplan desde la fase de diseño y adquisición de la herramienta; conllevan unas prácticas de seguridad asociadas a su uso; tienen en cuenta las medidas preventivas específicas para cada herramienta en particular; y finalmente terminan en la implantación de un adecuado programa de mantenimiento y control, almacenamiento y eliminación de dichas herramientas.

Por lo tanto, a la hora de velar por la seguridad y salud de los trabajadores y trabajadoras expuestos al uso de herramientas manuales se tendrán muy en cuenta los siguientes aspectos para tomar las correctas medidas preventivas:

1.       Diseño ergonómico. La herramienta manual debe cumplir una serie de requisitos básicos para que resulte eficaz:

  • Desempeñar con eficacia la función que se pretende de ella.
  • Proporcionada a las dimensiones del usuario.
  • Apropiada a la fuerza y resistencia del usuario.
  • Reducir al mínimo la fatiga del usuario.

2.       Adquisición Se deben adquirir herramientas de calidad acordes al tipo de trabajo a realizar.

3.       Adiestramiento-Utilización. Es la fase más importante pues en ella es donde se producen los       accidentes. El objetivo es que el usuario de la herramienta esté capacitado para su uso en condiciones seguras.

4.       Control y almacenamiento. Se conseguirá que todas las herramientas se encuentren en perfecto estado. El servicio de mantenimiento general de la empresa deberá reparar o poner a punto las herramientas manuales que le lleguen, desechando las que no se puedan reparar o las que estén defectuosas.

 

Miguel Fernandez Palenzuela, Departamento Prevención de riesgos laborales de Activa Mutua

 

 

 

Turismo y empleo: un futuro mejor para todos
27 sep

Turismo y empleo: un futuro mejor para todos

Este 27 de septiembre se celebra el día mundial del turismo, cuya finalidad es fomentar el conocimiento entre la comunidad internacional sobre la importancia del turismo, siendo en estas últimas décadas, una importante fuente económica para los países a nivel global.

El sector turístico genera un gran número de empleos tanto directos como indirectos y registran un crecimiento constante del fenómeno que involucra a millones de personas en todo el mundo.

Debemos fomentar y velar por un empleo de calidad, en términos de seguridad y salud laboral, para favorecer un trabajo que genere un bienestar en la salud (física, psíquica y social) como un bienestar económico para los trabajadores y trabajadoras. Para conseguirlo, es esencial y prioritario una buena integración de la prevención de riesgos laborales en la gestión de todo proceso empresarial.

Recordemos que la prevención de riesgos laborales tiene beneficios para la salud del trabajador/a, así como, beneficios sociales (calidad de vida a trabajadores/as, familias, entorno laboral) y económicos (empresa y sistema social), transmitiendo una imagen corporativa segura, saludable, sostenible y comprometida con la sociedad.

Por este motivo desde el Departamento de prevención de riesgos laborales de Activa Mutua, queremos aprovechar el día mundial del turismo, con el lema “Turismo y empleo: un futuro mejor para todos”, para concienciar a nuestras empresas y autónomos mutualistas de los riesgos a los que están expuestos derivados del desarrollo de numerosas actividades que integran el turismo, velando así por un presente y futuro laboral seguro y saludable.

Para más información, puede consultar a su delegación más próxima o mandar un e-mail a prevencion@activamutua.es.

 

Jordi Guart, Departamento de Prevención de Riesgos Laborales Activa Mutua

Prevención sana, conexión vital. Activa tu salud.
24 sep

Prevención sana, conexión vital. Activa tu salud.

Hoy en día resulta incuestionable que la enfermedad cardiovascular no sólo es una preocupación social sino también una realidad empresarial.

De los 210.000 millones de euros estimados en coste social y económico para la Unión Europea, nada más y nada menos que el 26% se atribuye a productividad perdida.

Sin duda más importante, aún es, profundizar el aspecto humano que incide en esta pérdida, en gran cantidad de casos, traducida a una disminución de la calidad de vida y también de la duración de ésta.

Paradójicamente, a pesar de esta gran incidencia, en el ámbito laboral, la mayor parte de las personas trabajadoras no perciben la importancia de la prevención (tanto a título individual como colectivo) y eso que los datos son, como poco, preocupantes. En España este tipo de patologías representan actualmente el 29,4% de los fallecimientos, siendo por tanto la primera causa de muerte y situándose, según fuentes obtenidas en el año 2015 del Instituto Nacional de estadística (INE) y de la Organización Mundial de la Salud (OMS) por delante de los accidentes de tráfico y de enfermedades como el cáncer o las relacionadas con el sistema respiratorio.

No sólo eso, además, las previsiones a futuro no son en absoluto alentadoras, la misma OMS estima unos 25 millones de muertes causadas por enfermedades cardiovasculares para el año 2030, a nivel mundial.

Pero hablemos del hoy. Como ya he comentado, actualmente, la causa del mayor número de muertes son las enfermedades cardiovasculares como la angina de pecho, el ictus o el infarto agudo de miocardio.

Aproximadamente 30.000 personas mueren cada año en España por parada cardiorrespiratoria.

Llamativo es también el caso del ictus: tal y como informa la asociación “Freno al ICTUS”. Sus consecuencias originan un coste (personal, social y laboral) que supone el 6% del gasto público sanitario del total del país (primera causa de discapacidad en el adulto). A pesar de esto, más del 60% de la población no es capaz de identificar ningún síntoma de ictus y menos del 50% acudiría al hospital. Si se extrapola al ámbito laboral, uno de cada dos trabajadores o trabajadoras de cualquier organización no dispone de información sobre esta patología.

Ante esta preocupación y con motivo de la celebración del próximo 29 de septiembre, del Día mundial del Corazón, en Activa Mutua, cumpliendo con nuestro compromiso de promover la seguridad y salud laboral, hemos desarrollado una serie de acciones bajo el lema “Prevención Sana, Conexión Vital” con el objetivo de sensibilizar y concienciar a nuestras empresas asociadas y autónomos adheridos, generando una cultura de prevención en lo concerniente a las enfermedades cardiovasculares.

Estas acciones, vinculadas a la promoción de la salud cerebro-cardiovascular, consisten en sensibilización a través de la realización de cursos on-line de la Universidad Corporativa Activa Mutua (Soporte vital básico y desfibrilador externo automático DEA), jornadas presenciales, uso de app específica y campaña informativa, ofreciendo así, recursos de afrontamiento frente a situaciones de infarto agudo de miocardio e ICTUS, favoreciendo la prevención mediante hábitos saludables, facilitando el reconocimiento de ambas patologías por todos nuestros mutualistas, así como la forma correcta de actuación en el entorno laboral.

Para finalizar, os recuerdo los consejos que recomienda la Fundación Española del Corazón para disminuir las dolencias por causa cardiaca en el lugar de trabajo:

  • Para las personas con trabajos sedentarios, como puede ser el desarrollado en una oficina, se recomienda levantarse y dar un pequeño paseo cada dos horas para estirar las piernas.
  • En la medida de lo posible comer comida saludable cocinada en casa. Si no queda más remedio que acudir a restaurantes, no debemos pedir siempre lo mismo ni comer en exceso. Recordad la importancia de consumir fruta, verdura, legumbre y pescado.
  • El factor estrés también es importante. No debemos llevarnos los problemas a casa, es necesario desconectar.

Y, por último, pero no menos importante, como norma general, intentar mantener una vida sana, cuidando la alimentación y realizando ejercicio físico diariamente (al menos 30 minutos al día). Por ejemplo, ir caminando al trabajo o usar la bicicleta. Como dijo Edward Stanley “aquellos que piensan que no tienen tiempo para el ejercicio, tarde o temprano tendrán tiempo para la enfermedad”.

 

Javier Vega Molpeceres, Técnico superior PRL

Cuida tu corazón y tu corazón cuidará de ti
24 sep

Cuida tu corazón y tu corazón cuidará de ti

29 de septiembre Día Mundial del corazón

Las enfermedades cardiovasculares constituyen la principal causa de muerte en todo el mundo, una tendencia que también se produce en nuestro país.

Entre los factores de riesgo cardiovasculares más destacados que continúan en aumento año tras año encontramos, en primer lugar, la hipertensión arterial, seguido del colesterol elevado y la obesidad.

Precisamente relacionado con este último factor de riesgo, la obesidad, hace pocos días se ha publicado la noticia de que España se sitúa a la cabeza del ranking europeo de población obesa o con problemas de sobrepeso, precedido, únicamente, por el Reino Unido.

En el ámbito laboral se refleja la misma realidad que existe a nivel general.

Según Ia Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo (AMAT) las patologías cardiovasculares figuran como la primera causa de defunción en accidentes laborales en nuestro país, con el 39,5% del total, lo que supone un incremento de 5,2% respecto al año anterior.

Para tener una idea más clara de la magnitud de estos datos, la información que las Mutuas Colaboradoras con la Seguridad Social han facilitado sobre la cantidad de personas trabajadoras que durante 2018 sufrieron un infarto agudo de miocardio, padecieron algún tipo de disritmia o tuvieron algún problema de hipertensión, superarían con creces el aforo máximo del Palau Sant Jordi de Barcelona.

La buena noticia es que prevenir los problemas cardiovasculares está al alcance de todo el mundo y, además, nos encontramos en el momento idóneo para ponerlo en práctica. Después de Año Nuevo, septiembre es como un segundo inicio de año. Tras las vacaciones de verano encaramos los últimos meses con fuerzas y propósitos renovados.

Aprovechemos la oportunidad que nos brinda este nuevo año que comienza el 29 de septiembre, Día Mundial del Corazón, para tomar conciencia sobre los problemas cardiovasculares, sobre su prevención, control y tratamiento.

Reducir esta tremenda estadística a nivel mundial y el número de accidentes laborales es tarea conjunta que implica a cada persona, a las Administraciones y a las empresas, teniendo muy presente que para aquellas personas que padecen o presentan uno o más factores de riesgo cardiovascular, la detección a tiempo y el tratamiento temprano son fundamentales para evitar y reducir el número de accidentes y muertes prematuras.

A nivel laboral el lugar de trabajo está reconocido internacionalmente como un entorno adecuado para la promoción de la salud.

Dado que las enfermedades cardiovasculares lideran los primeros puestos de accidentes de trabajo repercutiendo en la productividad, los costes asociados a la asistencia sanitaria, a la rotación de personal, al absentismo y a la siniestralidad, es importante que las empresas no vean ajenas a ellas la prevención de este tipo de patologías e integren en sus objetivos generales acciones de promoción de la salud encaminadas a:

  • La detección precoz de enfermedades y riesgos cardiovasculares a través del servicio de vigilancia de la salud.
  • Facilitar en sus comedores o máquinas de alimentos el acceso a productos sanos y saludables.
  • Permitir levantarse y realizar estiramientos cada dos horas a las personas con trabajos sedentarios.
  • Habilitar espacios para la práctica de una actividad física o la meditación con el fin de reducir los niveles de ansiedad y estrés.

A nivel personal es momento para replantear nuestros hábitos y conseguir transformar, así, comidas y cenas improvisadas en una planificada y apetitosa dieta saludable; incorporar una actividad física de forma regular que realmente nos guste para evitar abandonarla a los pocos días; dejar de fumar convencidos de los beneficios que comportará no solo para nuestra salud sino también para nuestro paladar, ya que se acentúa el sentido del gusto; y evitar el estrés sabiendo gestionar nuestras emociones y diferenciando qué es prioritario y realmente importante.

Si tras esta exposición de motivos todavía no se dispone de la convicción y la motivación suficiente para iniciar esta transformación de vida, recordad que todo esfuerzo tiene su recompensa y si Cuidas tu corazón tu corazón cuidará de ti.

 

Maite Fernández, Departamento de Prevención de Riesgos Laborales Activa Mutua.

Consejos básicos para una vendimia segura
19 sep

Consejos básicos para una vendimia segura

En esta última etapa de cultivo de la uva existen diversos riesgos laborales que debes conocer. Es posible evitar su exposición aplicando conductas de trabajo seguras:

  • Caídas al mismo nivel

Inspeccionar previamente el terreno, prestar mucha atención a terrenos irregulares. Establecer zonas habituales de circulación y mantenerlas despejadas. Uso de calzado que sujete bien el tobillo y con suela gruesa antideslizante.

  • Caídas a distinto nivel

Extremar la precaución ante desniveles del terreno. Para acceder a puntos altos de trabajo en parras utilizar medios adecuados (plataformas, escaleras manuales) en correcto estado. Comprobar un correcto asentamiento antes de su uso.

Nunca saltar directamente desde el remolque y/o tractor. Mantener los estribos limpios. Prohibido transportar a personas o sentarse sobre las paredes del remolque y/o tractor

wine grower picking grapes or doing the harvesting in vineyard close up as sun shines through vine leafs - harvest time in wine industry

  • Cortes por tijeras u otras herramientas de corte

Uso de herramientas en buen estado y limpias. Se guardarán en fundas protectoras. Coger el racimo por la base para efectuar el corte, nunca por el rabo. Uso de guantes con protección anticorte y antipunzonamiento.

  • Atrapamientos por enganche/desenganche manual tractor-remolque

El remolque se adaptará a la potencia y peso del tractor. La persona/s que efectúen esta operación deberán ser conocedoras de los pasos que deben seguir para efectuar la operación con total seguridad; estarán colocadas perpendicularmente al enganche, con total visión del plano de trabajo y coordinadas, si se lleva a cabo en equipo. Se debe efectuar sobre superficies llanas y firmes, con calzos adecuados y puntos de apoyo lo más próximos posible.

  • Riesgos derivados del uso del tractor

Su uso estará restringido a personal capacitado. Se realizará periódicamente un mantenimiento preventivo (espejos, neumáticos, luces, frenos, etc.) del vehículo. Éste dispondrá de dispositivo antivuelco y se deberá de hacer uso del cinturón de seguridad. Se circulará con precaución, evitando giros o cambios bruscos de sentido, especialmente en vías públicas, terrenos peligrosos, con presencia de pendientes, en proximidades de taludes, zanjas o transportando remolques cargados. Es importante repartir y fijar bien la carga en el remolque, respetando la capacidad máxima de carga. No permanecer en las proximidades del vehículo, ni en su línea de recorrido. Estacionar el vehículo en sitios seguros e inmovilizarlo adecuadamente.

  • Lesiones faciales y/u oculares por golpes, pinchazos de los sarmientos

Se recomienda el uso de gafas o pantalla facial.

  • Trastornos musculoesqueléticos por manipulación de cargas, mantenimiento de posturas forzadas y/o ejecución de movimientos repetitivos

Recurrir al uso de equipos mecánicos para transporte y/o manipulación de cargas. Utiliza sacos, cestos, cajas de fácil agarre y no muy grandes, limitando así su peso.  Realiza pausas durante la jornada de trabajo. Adopta una correcta higiene postural a la hora de manipular cargas (espalda recta, flexión de rodillas).

Para evitar posturas forzadas, adapta la altura de trabajo a tus necesidades. En cuanto a ejecución de movimientos repetitivos evita flexionar las muñecas, manteniendo mano y brazo alineados.

  • Inhalación o ingestión de sustancias nocivas (polvo, tratamiento de la uva con productos fitosanitarios, etc.)

Extremar la higiene personal. Lavarse las manos antes de almorzar. No comer la uva sin lavarla previamente.

  • Exposición prolongada al sol

Beber agua frecuentemente para evitar deshidratación. Se recomienda el uso de una gorra para evitar insolación en la cabeza. Uso de cremas solares para proteger la piel expuesta al sol.

  • Picaduras de insectos

Evitar los colores brillantes, cremas con perfume y colonias fuertes al aire libre puesto que pueden atraer los insectos. No dejar comida o refrescos azucarados en la zona de trabajo.

En el supuesto de que se acerquen permanecer inmóvil porque cualquier movimiento brusco puede ser interpretado como una amenaza.

En individuos alérgicos con tan sólo una picadura será suficiente para provocar una reacción grave. Estas personas tendrían que llevar una tarjeta, pulsera o cadena con información sobre su alergia.

 

 

Salud López Sánchez, Departamento Prevención Activa Mutua

 

 

¿Qué hacemos para evitar la siniestralidad vial laboral?
13 sep

¿Qué hacemos para evitar la siniestralidad vial laboral?

En el año 2018 se produjo un incremento del 23% de los accidentes laborales de tráfico, según los datos del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, de los cuales 249 accidentes fueron mortales (136 fueron in itinere y 113 fueron en misión). Analizando datos de la DGT (siendo estas cifras provisionales), en ese mismo periodo de tiempo, los fallecidos por accidente de tráfico, dentro y fuera del ámbito laboral, fueron de 1180, 18 menos que el año anterior.

Los accidentes de tráfico, en nuestro país, representan un 12% del total de los accidentes laborales. Pero hay que destacar que, siendo un porcentaje relativamente pequeño, representan el 38% de los accidentes mortales; y de ellos, un 22 % fueron in itinere y el resto, durante la jornada laboral o en misión.

Viendo estas cifras de forma global, la pregunta que se haría es: ¿cómo es posible que disminuyan los accidentes mortales de tráfico y, por el contrario, los accidentes mortales de tráfico laborales aumenten? ¿Qué estamos haciendo para que las cifras sean cada vez más preocupantes?

Es verdad que, analizando las distintas estadísticas publicadas, podemos obtener información relevante, como punto de partida, a la hora de proponer medidas de actuación: las tendencias de mercado, logística empleada en los distintos tipos de actividades, el perfil de conductor con mayor incidencia en cuanto a siniestralidad, las vías donde hay más accidentes, el tipo de vehículo que se ve más involucrado en siniestros, etc.

Seguramente muchas empresas y trabajadores consideran que los accidentes de tráfico, son un ‘mal sin importancia’, inexistentes o inevitables incluso, una situación que nunca va a llegar o sobre la que no se puede actuar. Pero, ¿es esto cierto?

Desde Activa Mutua, creemos que sí se debe y puede hacer una labor concreta sobre las personas que cogen el vehículo para desempeñar sus tareas o, simplemente, para ir y venir al trabajo. Una labor difícil que supone actuar sobe las personas (a todos niveles jerárquicos de la empresa). Un trabajo a largo plazo, que debe llegar a la conciencia de cada uno para que se produzca un cambio de actitud en la forma de conducir. Por ello, creemos que todas las empresas deben establecer medidas concretas de actuación que eliminen o traten de frenar su siniestralidad laboral vial.  Por este motivo es fundamental que las empresas elaboren e implanten un Plan de movilidad. Saber cuáles son las que vías que usa plantilla para llegar al centro de trabajo, qué medios se usan, si existen posibles alternativas como recurrir al transporte público, al uso de bicicleta o ir a pie, aunque se tarde un poco más, la posibilidad de disponer de flexibilidad de jornada, etc. tal y como se propone, este año, en la Semana Europea de Movilidad.

Mientras no seamos capaces de entender que los accidentes de tráfico son cosa de todos, las cifras seguirán siendo cada año más preocupantes. No podemos olvidar que, detrás de cada uno de los números que aparecen en estas cifras, hay personas y familias enteras que se ven afectadas.

Para más información clica en el siguiente enlace

Carlos Gutiérrez, Departamento Prevención de Riesgos Laborales Activa Mutua

Cuidado con el calor
08 jul

Cuidado con el calor

Con la llegada del verano las temperaturas empiezan a subir y estas nos afectan tanto a nivel físico como psicológico. A nivel físico, nuestro cuerpo acumula una gran cantidad de calor y nos deshidratamos; a nivel psicológico el calor nos puede hace sentir más cansados, agobiados, irritables… así que, no es extraño decir que nuestro desempeño en el trabajo pueda llegar a afectarse.

Pero… ¿es verdad que sus consecuencias sólo se dan en verano? La respuesta es NO. Dependiendo del puesto de trabajo de la persona se puede estar expuesto a altas temperaturas durante todo el año. Por lo tanto, deberemos diferenciar el calor que sucede con el cambio de estación y el que se relaciona con el puesto de trabajo, ya que, sus efectos sobre la persona serán de distinta gravedad.

Aunque, el cómo nos pueda afectar el calor, no solamente depende de la temperatura y su tiempo de exposición. Hay otros factores que están relacionados. Estos se pueden dividir en personales, ambientales y según las tareas realizadas en el trabajo:

  • Personales: la capacidad del cuerpo a aclimatarse al medio ambiente del trabajo, la condición física, la alimentación, antecedentes médicos (enfermedades cardiovasculares, respiratorias, diabetes o insuficiencia renal), tomar ciertos medicamentos, consumo de substancias tóxicas como el alcohol y la cafeína, y la edad.
  • Ambientales: exposición a temperaturas y humedades altas, poca ventilación y exposición intensa a la radiación solar.
  • Según las tareas del trabajo: realizar trabajo físico intenso, poco tiempo de descanso y/o pocas pausas, y vestimenta requerida para el puesto de trabajo que no faciliten la evaporación del sudor.

Como se puede ver en los factores que influyen a cómo el calor nos afecta es muy importante el estado de salud de la persona, el tiempo de exposición a altas temperaturas, como está condicionado el lugar de trabajo y el tipo de tareas que se realizan.

En relación a sus consecuencias la deshidratación y los golpes de calor son los más frecuentes, pero también, se ha demostrado que la exposición a altas temperaturas tiene repercusiones laborales en las organizaciones a causa de las consecuencias físicas y psicológicas que conlleva. Ya que, el calor dificulta la concentración y el bienestar de la persona afectando en consecuencia al desempeño de la persona en el trabajo reduciendo su rendimiento, productividad y eficacia.

Así pues, es muy importante saber que acciones tomar para que el calor nos afecte lo más mínimo posible. A continuación se presentan algunos consejos para hacerle frente:

Consejos generales…

  • Práctica ejercicio: de esta forma se contribuye a que mejore el esfuerzo del sistema cardiovascular y que el cuerpo pueda tolerar mejor su aclimatación al medio ambiente.
  • Bebe agua con frecuencia, aunque no tengas sed. El cuerpo tiene que estar hidratado, por lo tanto, procura también hacerlo al finalizar la jornada laboral.
  • Evita tomar bebidas alcohólicas, con cafeína o muy azucaradas, ya que, estas favorecen la deshidratación.
  • Realiza una buena alimentación: evita comidas calientes y copiosas, procura que sean ligeras y sin grasas. Ten en cuenta que, tanto la obesidad como la delgadez excesiva disminuyen la tolerancia al calor.

Si trabajas al aire libre…

  • Utiliza crema de protección solar.
  • Protégete del sol: llevar ropa ancha, de tejido ligero, clara y protege tu cabeza con una gorra o sombrero de tejido transpirable.
  • Protege tu zona de trabajo del sol, si es posible.
  • Haz pausas y descansa en lugares frescos, de sombra.
  • Limitar el tiempo e intensidad de la exposición al sol: haz rotaciones de tarea y reduce las actividades físicas más intensas al aire libre durante las horas más calurosas.

 

Albert Joana Santiveri – Departamento Prevención Riesgos Laborales Activa Mutua

 

 

Decálogo del turista prevencionista
28 jun

Decálogo del turista prevencionista

Estamos en pleno mes de junio, contando los días para las vacaciones, y no podemos dejar pasar más tiempo sin compartir nuestro decálogo del turista prevencionista:

1- Ten cuidado en la carretera

Antes de salir asegúrate que tu vehículo está en perfecto estado. Haz una revisión del vehículo en un taller de confianza para que todo esté a punto.
Respeta los límites de velocidad de cada tramo.
Mantén la distancia de seguridad.
Haz los descansos oportunos (cada dos horas de conducción, aprovecha para hidratar: agua, zumo, refresco).
No te pongas al volante si no has dormido lo suficiente.
Evita las distracciones (cuidado con el gps, el teléfono inteligente, fumar al volante, etc.). No cargues el vehículo más de la cuenta.
Usar los equipos de protección (casco, cinturón de seguridad, etc.).
Si bebes, no conduzcas.

2- Protégete del sol.

Evita el sol en las horas de más calor (12: 00h-16: 00h). Aprovecha estas horas para comer, darte un siestecita y descansar a la sombra.
Usar protección solar adecuada.
Llevar ropa que nos cubra y gorra también nos protege del sol.
Las gafas de sol pueden ser buenas aliadas: alerta, aseguró que lleven filtro ultraviolenta y estén homologadas! ¡No las compres en cualquier lugar!.
Cuidado con el exceso de calor. Especial cuidado con niños y ancianos.
Manténte informado sobre el clima. Sigue las recomendaciones de médicos y expertos.

3- Precaución durante el baño

En el mar: no bañarse con bandera roja, evitar el baño con bandera amarilla (en caso de hacerlo, que no nos cubra el agua más allá de la cintura).
Cuenta con las corrientes. Por muy bien que sepas nadar son más fuertes que tú, pueden arrastrar mar adentro y hacer imposible tu regreso.
Extremar las precauciones cuando utilizamos embarcaciones o barcas de paseo. Utilizar chalecos salvavidas.
Si vas a la aventura (actividades por ejemplo de buceo, asegúrate rodear de expertos y utiliza todas las medidas de seguridad).
No bañarse en zonas prohibidas o no habilitadas. Especial cuidado con zonas para embarcaciones, motos de agua, etc. En el mar también puedes ser atropellado.
Haz caso de las indicaciones de los socorristas. Si no hay socorrista no tomes riesgos absurdos.
Cuenta con lanzarse al agua bruscamente, de cabeza o desde ahora peligrosas. La lesión medular puede acompañar toda la vida.

4- Cortes de digestión?

Cuando entramos en contacto bruscamente con agua fría lo que puede suceder es un choque periférico, producido por dificultades de vasculación debido al contraste de temperatura en nuestro cuerpo. El riesgo es que perdemos la conciencia y nos ahogamos por inmersión. Por tanto, os recomiendo:

Entrar en el agua poco a poco, mojando muy despacio cada parte del cuerpo.
Si te encuentras mal, sal rápidamente del agua.

5- Prevenir los hongos e infecciones

Especialmente en zonas de piscina, donde hay mucha humedad y mucha gente, estamos expuestos a sufrir infecciones por hongos. Como prevenirlo ?:

Usa siempre chanclas o zapatillas de goma para aislar el pie de la humedad o agua del suelo, ya que es aquí donde más proliferan los hongos.
Dúchate antes y después de entrar en la piscina.
Sécate bien después de bañarte.
No intercambies textil o calzado con otras personas.

6- Juegos lúdicos y deportes de riesgo con cabeza

Utiliza el sentido común.
No hacer nada que implique riesgos y que no estás acostumbrado a hacer sin la supervisión de un profesional.
En deportes de riesgo, tanto de moda, aseguró que se cumplen las medidas de seguridad.
Utiliza las protecciones colectivas e individuales recomendadas.
Desconfía de todo lo que termina en -ing (puenting, jumping, rafting, balconing, etc.).

7- Animales marinos, ¡pueden hacernos daño!

El mar está lleno de fauna y flora! la mayoría de ellos inofensivos pero otros pueden causarnos bastante mal. Algunos de los más conocidos son las medusas y erizos de mar. Sigue las instrucciones de los socorristas y expertos y evita zonas de baño con proliferación de este tipo de animales. En caso de picadura busca ayuda sanitaria para valoración. Algunas picaduras, especialmente si hay alergias, puedes ser muy peligrosas.

8- En la montaña ‘no hagas locuras!

No hagas rutas superiores a tu capacidad (considera tus competencias físicas y experiencia antes de decidirte a hacer una ruta). Evita ir solo, busca buena compañía.
Aprovecha la luz del día y evita rutas nocturnas.
Asegúrate de conocer bien el recorrido antes de adentrarte en una ruta, podrías perderte.
Lleva el móvil cargado al máximo y, si es posible, lleva contigo una batería de repuesto.
No te olvides de llevar el agua necesaria y buenos nutrientes (alimentos como el chocolate o los frutos secos pueden darnos energía).
Ten en cuenta las condiciones meteorológicas antes de salir. Sigue las recomendaciones de los expertos.
Otros objetos que te pueden ser útiles: linterna, navaja, pequeño botiquín de primeros auxilios, encendedor, manta térmica, silbato, ropa de abrigo, impermeable, gorra, protección solar, algo de dinero (para cualquier imprevisto).
Para escalada (vuelve a leer el punto 6 de este decálogo).

9- Viajar al extranjero con prevención

Cuidado si viajes al extranjero, especialmente a países exóticos:

Infórmate sobre las vacunas necesarias y pone hacerte con tiempo.
Prepara toda la documentación necesaria (DNI en vigor, pasaporte, tarjeta sanitaria, etc.).
Quizás es necesario hacerte con un buen seguro de viaje.
Estudia antes de ir las características del lugar donde viajes y toma precauciones al respecto.
Cuidado con el agua y la alimentación, puede sentarse mal si no estamos acostumbrados.

10- ¡Disfrutar!

Finalmente lo más importante: pasarlo bien! Si no disfrutamos de las vacaciones, para qué sirven? Os dejamos algunos consejos:

Aprovecha para pasar tiempo con las personas cercanas. Dedícales el tiempo que no puedes dedicarles durante todo el año. Cuida de ellos y de ti mismo y disfruta.
Evita las prisas, ya has tenido demasiado durante el resto del año y tómate las cosas con calma.
Evita disgustos y preocupaciones absurdas.
Desconectar del trabajo, apaga el móvil siempre que puedas y desconecta el ordenador, la tablet, etc.
No dejes la vida saludable: evita excesos (comida, alcohol, tabaco …), no dejes de hacer deporte.
Habla menos y escucha más.
Y no te olvides de poner en práctica el CBR (Canta, Baila y Río).

Assumpta Obiols – Departamento Prevención de Riesgos Laborales Activa Mutua