Cambiar idioma

Categorías: Artículos PRL

Día Mundial de la Salud
06 abr

Día Mundial de la Salud

El 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud, normalmente escribiría “como cada año”, pero es obvio que este año no es un año cualquiera, sobre todo en lo referente a la salud, aunque también a lo económico y lo social. Aunque resulte paradójico, estando en plena pandemia mundial, probablemente es el momento más adecuado, por necesario, para celebrarlo.

La Asamblea Mundial de la Salud escogió esta fecha para establecer el Día Mundial de la Salud con la intención de conmemorar la fundación de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Tuvo lugar por primera vez el 7 de abril de 1950 y su objetivo continúa siendo el mismo: Crear conciencia sobre la necesidad de una sanidad mundial de calidad y promover los hábitos saludables en las personas.

Este objetivo, en el que trabaja la OMS, acentuado durante los últimos años, de hacer llegar la sanidad a todas las partes del planeta, tiene ahora, si cabe, un sentido aún mayor, al enfrentarnos a una crisis de salud a nivel mundial.

Cada año este día viene acompañado de un lema que centra las acciones a realizar; el de este año 2020 es:

“Apoyo al Personal de Enfermería y de Partería”

Este colectivo desempeña habitualmente un papel fundamental en el mantenimiento de la salud, pero es ahora más que nunca, junto a otros trabajadores de la salud, con su lucha diaria en primera línea de batalla, en esta emergencia de salud pública, de importancia internacional, cuando los ciudadanos a nivel global han tomado plena consciencia de la importancia de su profesionalidad y también de su calidad humana.

De hecho, en España, cada tarde, a las ocho, con el aplauso de millones de personas en los balcones de sus casas, celebramos la capacidad de trabajo, la valentía y la entrega de los profesionales de la salud. Un aplauso para dar apoyo y reconfortar a los sanitarios, actualmente desbordados por esta crisis, pero también una catarsis general que nos ayuda a sobreponernos y a coger fuerzas para salir adelante.

Esta situación ha generado también una mayor consciencia y sensibilización sobre la importancia de la prevención de la salud. Vistas ahora, parecen lejanas aquellas campañas de prevención de la gripe estacional que ya recomendaban usar pañuelos desechables para protegerse la boca y la nariz al toser y lavarse las manos con agua y jabón. Campañas que apenas hacían mella en la población y que al igual que ahora ya habían demostrado ser eficaces.

No dejemos que esta “nueva” consideración del interés de la Prevención caiga en saco roto y apliquémosla también en el entorno laboral, en el día a día de la población trabajadora. Seamos conscientes en las empresas, igual que lo son nuestros sanitarios, de la importancia de aplicar protocolos específicos preventivos para trabajar detallando en cada momento qué medidas se deben aplicar, tanto las colectivas, como las individuales. Estas últimas, merecen un especial llamamiento,  tan necesarias como barrera de frenado de exposición al coronavirus.

Por último, y sin olvidar que todos somos responsables de nuestra salud y de la salud de nuestra comunidad, el hecho indiscutible de que muchas personas en el planeta no tengan acceso a una atención sanitaria de calidad sumado a la situación provocada por el COVID-19 debe invitarnos a hacer una profunda reflexión. Aprovechemos pues, parte de estos momentos de confinamiento obligado para dedicar tiempo a pensar.

Como escribió Alfred Tennyson “nunca es tarde para buscar un mundo mejor y más nuevo, si en el empeño ponemos coraje y esperanza”.

 

Javier Vega Molpeceres Área de Prevención de Riesgos Laborales

 

Medidas higiénicas domicilios ante casos de personas sospechosas o confirmadas Covid-19
04 abr

Medidas higiénicas domicilios ante casos de personas sospechosas o confirmadas Covid-19

  1. Consultar el Documento Manejo domiciliario de casos publicado en el Ministerio de Sanidad
  2. La persona que realice la limpieza diaria tendrá que realizarla con guantes de un solo uso y mascarilla (si está disponible).
  3. Asegurarse que las habitaciones de la casa estén bien ventiladas (5 – 10 minutos al día como mínimo).
  4. Limpie diariamente primeramente con agua y jabón las superficies de contacto frecuente.
  5. Además podrá utilizar desinfectantes que encontrará en supermercados, limpiando los objetos o partes de la casa de contacto más frecuente, pomos de las puertas, superficies del baño, mesitas de noche, mandos a distancia, interruptores, los grifos del baño y cocina, los inodoros, los teléfonos, los teclados, las tabletas.
  6. La limpieza se iniciará desde la parte más alejada de la puerta de entrada hacia la misma.
  7. Una vez finalizada la limpieza, quitarse los guantes y, en su caso, la mascarilla depositándolos en una bolsa que se cerrará adecuadamente y se desechará con el resto de los residuos domésticos. Posteriormente se debe realizar una completa higiene de manos, con agua y jabón, al menos 40-60 segundos.
  8. El lavado de vajilla, cubiertos, y otros utensilios de cocina se hará con agua caliente y jabón.
  9. El lavado de ropa se hará con un detergente de ropa normal. Ponga el programa con temperatura, al menos de 60º.

CÓMO GESTIONAR, EN LOS DOMICILIOS, LOS RESIDUOS DE LOS PACIENTES SOSPECHOSOS O CONFIRMADOS POR COVID 19

  1. Los residuos del paciente, incluido el material desechable utilizado por la persona enferma (guantes, pañuelos, mascarillas), se han de eliminar en una bolsa de plástico (BOLSA 1) en un cubo de basura dispuesto en la habitación, preferiblemente con tapa y pedal de apertura, sin realizar ninguna separación para el reciclaje.
  2. La bolsa de plástico (BOLSA 1) debe cerrarse adecuadamente e introducirla en una segunda bolsa de basura (BOLSA 2), al lado de la salida de la habitación, donde además se depositarán los guantes y mascarilla utilizados por el cuidador y se cerrara adecuadamente antes de salir de la habitación.
  3. La bolsa de basura, BOLSA 2, con los residuos anteriores, se depositará en otra bolsa de basura (BOLSA 3) con el resto de los residuos domésticos. La BOLSA 3 también se cerrará adecuadamente.
  4. Inmediatamente después se realizara una completa higiene de manos, con agua y jabón, al menos 40-60 segundos
  5. La bolsa de basura, resultante de todo este proceso, BOLSA 3, se depositará exclusivamente en el contenedor de fracción resto, es decir los habilitados para residuos de origen doméstico para los cuales no está implantada una recogida selectiva (o en cualquier otro sistema de recogida de fracción resto establecida en la entidad local), estando terminantemente prohibido depositarla en los contenedores de recogida separada de cualquiera de las fracciones separadas (orgánica, envases, papel, vidrio o textil) o su abandono en el entorno

Fuente de consulta: Documento técnico de Medidas higiénicas para la prevención de contagios. Versión 30.03.2020. Ministerio de Sanidad.

Salud López. Área de Prevención de Riesgos Laborales de Activa Mutua

Uso de virucidas para la prevención de contagios del Covid-19
04 abr

Uso de virucidas para la prevención de contagios del Covid-19

Virucida: Sustancia o fármaco capaz de destruir o inactivar los virus.

A estas alturas debemos tener claro que es imprescindible reforzar las medidas de higiene personal en todos los ámbitos, laboral o no, como medida preventiva frente al contagio y propagación del COVID-19.

Las medidas de higiene personal se resumen en las siguientes prácticas:

  • La limpieza de manos es la medida principal de prevención y control de la infección. Esta limpieza se puede complementar con geles desinfectantes.
  • Cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo al toser y estornudar, y desecharlo a un cubo de basura con tapa y pedal. Si no se dispone de pañuelos emplear la parte interna del codo para no contaminar las manos.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz o la boca.
  • Practicar buenos hábitos de higiene respiratoria.
  • Mantener distanciamiento social de 2 metros.

Pero no hay que olvidar, que no menos importante es garantizar la higiene tanto de los lugares, equipos de trabajo como de vías públicas, domicilios, medios de transporte (públicos y privados), etc. que deberá intensificarse en relación con la práctica habitual. Las políticas de limpieza y desinfección en este sentido son importantes medidas preventivas. Es crucial asegurar una correcta limpieza de las superficies y de los espacios, tratando de que se realice limpieza diaria de todas las superficies, haciendo hincapié en aquellas zonas más transitadas y de contacto más frecuente como pomos de puertas, barandillas, botones etc. Se debe garantizar una buena ventilación y en cada caso, se prestará especial atención a la protección de la persona que ejecute estas tareas de limpieza, adoptando las medidas de protección personal necesarias.

La limpieza elimina gérmenes, suciedad e impurezas, es importante que haya una buena limpieza antes de proceder a una desinfección.

Como consecuencia de la emergencia sanitaria, ya sabemos que el Gobierno de España declaró el Estado de alarma de acuerdo al Real Decreto 436/2020 debido a la propagación de la pandemia generada por el coronavirus SARS-CoV-2. En este sentido, existe la recomendación de desinfectar las superficies para detener la transmisión del virus entre personas. Por ello, el Ministerio de Sanidad ha publicado un listado de productos virucidas autorizados y registrados en España que han demostrado eficacia, en estas medidas de higiene,  frente al virus, atendiendo a la norma UNE-EN 14476. Esta tabla clasifica estos productos para uso ambiental (TP2), industria alimentaria (TP4) e higiene humana (PT1), resaltando como información relevante en cada caso el nombre comercial del producto, sustancia activa, usuario y forma de aplicación . Se pueden consultar en el siguiente enlace:

https://www.mscbs.gob.es/en/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/documentos/Listado_virucidas.pdf

Salud López. Área de Prevención de Riesgos Laborales Activa Mutua.

Información científico-técnica enfermedad por coronavirus, COVID-19.
04 abr

Información científico-técnica enfermedad por coronavirus, COVID-19.

En relación con la enfermedad por coronavirus, COVID-19 y debido a la velocidad de los acontecimientos, es necesario actualizar de forma continua la gran cantidad de información que genera el conjunto de la comunidad científica mundial.

A día de hoy se considera que el mecanismo de transmisión humano-humano se produce a través de las secreciones de personas infectadas, principalmente por contacto directo con gotas respiratorias de más de 5 micras y las manos o los fómites contaminados con estas secreciones seguido del contacto con la mucosa de la boca, nariz u ojos.

En cuanto al periodo de incubación medio, es de 5-6 días, con un amplio rango de 0 a 24 días.

La duración de la enfermedad desde el inicio de los síntomas hasta la recuperación es de 2 semanas cuando la enfermedad ha sido leve y 3-6 semanas cuando ha sido grave o crítica. El tiempo entre el inicio de síntomas hasta la instauración de síntomas graves como la hipoxemia es de 1 semana, y de 2-8 semanas hasta que se produce el fallecimiento.

Los últimos datos indican que la respuesta inmune juega un papel en la curación, y dan soporte a que se pueda generar una vacuna que proteja de la enfermedad.

En cuanto a la distribución por edad y sexo la mediana de edad fue de 51 años (rango 2 días a 100 años) con una mayoría de casos (77’8%) entre 30 y 69 años. El 51% de estos casos fueron varones.

Con relación a la posible estacionalidad del virus, aún se desconoce si al igual que la gripe o los coronavirus causantes de los catarros comunes tendrá un patrón estacional, pero teniendo en cuenta otros factores como la alta susceptibilidad a la infección de la población en su conjunto, así como la relajación de las medidas de distanciamiento social con la llegada del calor, es probable que en verano se seguirá transmitiendo, aunque con menor intensidad.

Respecto a los considerados grupos con mayor riesgo de desarrollar enfermedad grave por COVID son los siguientes:

  • Más de 60 años.
  • Enfermedades cardiovasculares e hipertensión arterial.
  • Enfermedades pulmonares crónicas.
  • Cáncer.
  • Inmunodepresión
  • Embarazo (existen muy pocos datos disponibles de embarazadas afectas de COVID-19)

Por último, según la serie publicada por el CDC Chino con un total de 1.023 muertes entre los casos confirmados (44.672) la letalidad bruta fue 2,3%. El grupo de edad ≥ 80 años tuvo la letalidad más alta de todos los grupos de edad con 14,8%. Los pacientes que no presentaban comorbilidades tuvieron una tasa de letalidad de 0,9%, frente a los pacientes con comorbilidades que tuvieron tasas mucho más altas: 10,5% para aquellos con enfermedad cardiovascular, 7,3% para diabetes, 6,3% para enfermedad respiratoria crónica, 6,0% para hipertensión y 5,6% para el cáncer (76)

Esta información, más extensa y actualizada, junto a las últimas evidencias científicas la podemos encontrar en la página del Ministerio de Sanidad en el siguiente enlace:

https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/documentos/20200326_ITCoronavirus.pdf

«Soy de la Generación Igualdad: Por los derechos de las mujeres».
06 mar

«Soy de la Generación Igualdad: Por los derechos de las mujeres».

El año 2020 es un año decisivo  para la promoción de la igualdad de género en todo el mundo, representa  una oportunidad excepcional  para movilizar la acción  mundial, con miras a lograr la igualdad de género y la realización de los derechos humanos de todas las mujeres y niñas.

Salud y riesgos laborales con perspectiva de género:

Desde el punto de vista del marco legal vigente, no existe una política preventiva específica de riesgos laborales separada por sexos. Las únicas medidas preventivas existentes se refieren a la capacidad reproductiva o al propio estado biológico del embarazo, como estado temporal o transitorio que merece una protección específica en el marco de las obligaciones preventivas que impone a la empresa la legislación sobre seguridad y salud en el trabajo.

Existen riesgos laborales cuya exposición influye especialmente en la salud de las mujeres como:

  • Acoso laboral, genérico o sexual, riesgos psicosociales relacionados con la propia organización del trabajo, que afectan en particular a la salud mental, en forma de estrés, depresión, ansiedad, violencia en el trabajo, acoso, etc. que son mucho más frecuentes en determinados sectores de actividad económica fuertemente feminizados: la educación, los servicios sociales y la asistencia sanitaria.
  • Los factores organizacionales como dobles jornadas (o doble presencia), jornadas partidas, etc. conllevan a la aparición de riesgos laborales que sí ha comenzado a ser tenido en cuenta en los primeros estudios de género y salud laboral. Es un hecho que las responsabilidades familiares incrementan los riesgos laborales al interactuar con ellos. Así, según afirma la doctrina científica especializada, «los problemas de la vida privada junto con los laborales generan una sinergia negativa y una mayor predisposición al burnout» y, por lo tanto, no puede desvincularse ambos ámbitos.
  • Riesgos propios ligados a actividades feminizadas, cuya exposición interfiere o agrava de manera especial la salud de la mujer: Textil y confección, Servicios, Enseñanza, Hostelería y comercio, Sanidad, Agroalimentación.
  • Riesgos derivados de otros factores de discriminación, mucho menos explorados hasta el momento, por no decir ignorados: Salarios más bajos, menor participación en la toma de decisiones, menor participación en los puestos directivos o de relevancia en las organizaciones donde prestan servicios, precariedad laboral, temor a la pérdida del empleo con ocasión del embarazo o la maternidad, etc.

Con motivo de la celebración, este próximo 8 de marzo, del día internacional de la mujer, Activa mutua queremos concienciar a nuestros mutualistas de la importancia del papel de la mujer en nuestra sociedad, reconociendo sus derechos. En este sentido lanzamos un reclamo para promover políticas, en nuestras empresas, que ya no sólo impulsen y faciliten la incorporación de la mujer en el mundo laboral, sino que se haga en igualdad de condiciones, sin olvidar, claro está, en unas adecuadas condiciones de trabajo, adaptadas en todo momento al estado de la mujer, velando así, por su seguridad y salud.

Assumpta Obiols -Técnica Área Prevención de Riesgos Laborales de Activa Mutua

Criterio de la Seguridad Social donde se establece que los períodos de aislamiento preventivo (cuarentenas) a que se vean sometidos los trabajadores por el coronavirus SARS-CoV-2 (sin necesidad de que estas personas estén enfermas debido a la epidemia), serán considerados «como situación de incapacidad temporal derivada de enfermedad común».
03 mar

Criterio de la Seguridad Social donde se establece que los períodos de aislamiento preventivo (cuarentenas) a que se vean sometidos los trabajadores por el coronavirus SARS-CoV-2 (sin necesidad de que estas personas estén enfermas debido a la epidemia), serán considerados «como situación de incapacidad temporal derivada de enfermedad común».

El pasado 26 de febrero, la Dirección General de Ordenación de la Seguridad Social, adoptó el Criterio 2/2020 (cuyo texto reproducimos), para dar respuesta a la cuestión relativa a la situación de los trabajadores que tras su contacto con un caso de virus SARS-CoV-2, pudieran estar afectados por dicha enfermedad y que, por aplicación de los protocolos establecidos por las Autoridades Sanitarias competentes, se ven sometidos al correspondiente aislamiento preventivo para evitar los riesgos de contagio derivados de dicha situación hasta tanto se culmina el correspondiente diagnóstico.

Se plantea, en concreto, la situación de tales trabajadores frente a la Seguridad Social hasta el momento en que es posible dilucidar si están o no efectivamente perjudicados por el virus SARS-CoV-2. Durante el referido lapso temporal, los trabajadores no están afectados, en sentido estricto, por un accidente o por una enfermedad, pero es evidente, por otra parte, que los mismos deben estar vigilados y recibir la correspondiente asistencia sanitaria en orden a diagnosticar su estado y que están impedidos para el trabajo, por obvias razones.

A fin de garantizar la protección de los trabajadores durante tales períodos de aislamiento y de disipar las dudas que al respecto se han planteado, la Dirección General, en uso de las atribuciones que tiene conferidas, ante la falta de respuesta a tal situación en el vigente ordenamiento jurídico y hasta tanto dicha laguna sea llenada mediante las adaptaciones normativas que resulten necesarias, adopta el Criterio al que se ha hecho mención y que se concreta en tres puntos:

  • Uno.- Los períodos de aislamiento preventivo a que se vean sometidos los trabajadores como consecuencia del virus SARS-CoV-2, serán considerados como situación de incapacidad temporal derivada de enfermedad común, y durante los mismos los afectados tendrán derecho a las correspondientes prestaciones, cumplidos los demás requisitos en cada caso exigidos, y en los términos y condiciones establecidos, por las normas del régimen de la Seguridad Social en que se encuentre encuadrado el trabajador.
  • Dos.- Cuando la protección de la incapacidad temporal por contingencias comunes esté prevista como mejora voluntaria, lo establecido en este Criterio será de aplicación únicamente a los trabajadores que se hubieran acogido a dicha mejora.
  • Tres.- Lo previsto en este Criterio será de aplicación con respecto a todas las situaciones de aislamiento preventivo producidas desde la detección del virus SARS-CoV-2. Cabe recordar la importancia que tiene la aplicación, entre otros campos, dentro del ámbito laboral, de medidas preventivas concretas para evitar posibles exposiciones al virus SARS-CoV-2 y así evitar la aparición y propagación de la enfermedad que produce, conocida como COVID-19.

El ministerio de Sanidad ofrece en todo momento información precisa y actualizada en función de la situación epidemiológica existente. Para más información:

https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/documentos.htm

Área de Prevención de Riesgos Laborales Activa Mutua

Día Mundial contra el Cáncer
03 feb

Día Mundial contra el Cáncer

El 4 de febrero se celebra el Día Mundial contra el Cáncer. La finalidad de esta acción, promovida por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC), la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC) y la Organización Mundial de la salud, es promover la concienciación de esta enfermedad en la sociedad, avanzando tanto en su control como en su prevención.

Desde el pasado año 2019 y hasta el próximo 2021 se mantiene una campaña ubicada bajo un mismo lema: “Yo soy y voy a” como forma de motivar a cualquier persona para que actúe contra la enfermedad, fomentando acciones tanto de manera individual como colectiva.

Actualmente podemos considerar el cáncer como uno de los problemas de salud más importantes. Según un informe editado por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), se prevé que el número de nuevos casos de cáncer diagnosticados en España durante este año 2020 llegará a los 277.394.

Pero no todo son malas noticias, el mismo informe refleja que de forma general, la mortalidad del cáncer en España ha experimentado un fuerte descenso en las últimas décadas debido a las actividades preventivas, las campañas de diagnóstico precoz y los avances terapéuticos, sin olvidar la disminución de la prevalencia del tabaquismo en varones. No obstante, existen también factores de riesgo que van en aumento como es el caso de la contaminación y su incidencia en el cáncer de pulmón.

El cáncer es la segunda causa de muerte, solo por detrás de las patologías cardiovasculares y debemos tener en cuenta que una parte de estas muertes se deben al denominado cáncer laboral.

En nuestro país la consideración de un “cáncer como enfermedad profesional” se recoge en el Cuadro de Enfermedades Profesionales, concretamente en el Grupo 6 del Anexo I: “Enfermedades causadas por Agentes Carcinogénicos” (enfermedades cuyo origen profesional se ha reconocido científicamente) del Real Decreto 1299/2006, de 10 de noviembre, por el que se aprueba el cuadro de enfermedades profesionales en el sistema de la Seguridad Social y se establecen criterios para su notificación y registro.

En este grupo de enfermedades profesionales nos encontramos los siguientes 10 tipos de cáncer:

Mesotelioma, Cáncer Bronquio y Pulmón, Cáncer de Piel, Cáncer Hepático, Cáncer de Vejiga, Leucemias, Linfomas y Mielomas, Cáncer de Próstata, Cáncer Cavidad Nasal, Cáncer de Laringe (última inclusión diciembre 2015).

Desde Activa Mutua orientamos a nuestros mutualistas, a través de un asesoramiento técnico, con el fin de fomentar la prevención de riesgos laborales frente a los agentes cancerígenos, en el ámbito laboral. Trabajamos también en el desarrollo de recursos, campañas de sensibilización y difusión de contenidos en hábitos saludables, como promoción de la actividad y el ejercicio físico, la buena alimentación o la concienciación en una deshabituación del consumo de tabaco, alcohol y drogas.

Es Importante conocer y tener en cuenta las 12 formas de reducir el riesgo de cáncer que aparecen en el Código Europeo contra el Cáncer:

1. No fume. No consuma ningún tipo de tabaco.

2. Haga de su casa un hogar sin humo. Apoye las políticas antitabaco en su lugar de trabajo.

3. Mantenga un peso saludable.

4. Haga ejercicio a diario. Limite el tiempo que pasa sentado.

5. Coma saludablemente:

• Consuma gran cantidad de cereales integrales, legumbres, frutas y verduras.

• Limite los alimentos hipercalóricos (ricos en azúcar o grasa) y evite las bebidas azucaradas.

• Evite la carne procesada; limite el consumo de carne roja y de alimentos con mucha sal.

6. Limite el consumo de alcohol, aunque lo mejor para la prevención del cáncer es evitar las bebidas alcohólicas.

7. Evite una exposición excesiva al sol, sobre todo en niños. Utilice protección solar. No use cabinas de rayos UVA.

8. En el trabajo, protéjase de las sustancias cancerígenas cumpliendo las instrucciones de la normativa de protección de la salud y seguridad laboral.

9. Averigüe si está expuesto a la radiación procedente de altos niveles naturales de radón en su domicilio y tome medidas para reducirlos.

10. Para las mujeres:

• La lactancia materna reduce el riesgo de cáncer de la madre. Si puede, amamante a su bebé.

• La terapia hormonal sustitutiva (THS) aumenta el riesgo de determinados tipos de cáncer, limítelo. Limite el tratamiento con THS.

11. Asegúrese de que sus hijos participan en programas de vacunación contra:

• la hepatitis B (los recién nacidos)

• el papilomavirus virus del papiloma humano (VPH) (las niñas).

12. Participe en programas organizados de cribado del cáncer:

• colorrectal (hombres y mujeres)

• de mama (mujeres)

• cervicouterino (mujeres).

No olvidemos que curar el cáncer comienza con prevenirlo y una parte importante de esa labor preventiva está en nuestras manos: De manera individual, desarrollando unos hábitos saludables, podemos llegar a evitar más del 40% de los cánceres habituales. Como decía Winston Churchill “la actitud es una pequeña cosa que hace una gran diferencia”.

Javier Vega Molpeceres, Área de Prevención de Riesgos Laborales Activa Mutua

¡Las manos limpias salvan vidas!
14 oct

¡Las manos limpias salvan vidas!

¿Por qué es importante lavarse las manos en el trabajo?

Lavarse las manos es una tarea simple, pero esencial para prevenir los efectos de los diversos contaminantes a los que estamos expuestos, a menudo sin ser conscientes, a lo largo de la jornada laboral.

  • Contaminación a través de la piel
  • Contaminación por ingestión.
  • Contaminación cruzada

Es la herramienta más eficaz para evitar la propagación de infecciones.

Cuando hablamos de Seguridad Laboral, en la mayoría de los casos, pensamos en andamios, cascos, gafas de protección etc. Tenemos presentes  los riesgos más tangibles como pueden ser una caída, un corte o una quemadura y olvidamos otro tipo de riesgos que no son tan evidentes pero que pueden ser más perjudiciales para nuestra salud.

Enfermedades como resfriados, gastroenteritis, gripe. diarreas agudas,  afecciones de la piel o de los ojos, contribuyen  significativamente  en las tasas de absentismo y bajas laborales.

Las enfermedades víricas contagiosas están entre las  primeras causas  de muerte laboral.

¿Cuándo hay que lavarse las manos en el trabajo?

Antes de:

  • Iniciar la jornada laboral.
  • Ponerse los guantes (cuando se tengan que utilizar).
  • La preparación de alimentos.
  • Utilizar el baño.

Después de:

  • Quitarse los guantes (cuando se tengan que utilizar).
  • Cualquier contacto con mucosas y con la piel, no intencionado de personas.
  • Tocar objetos o material potencialmente contaminados con posibles agentes químicos y/o biológicos.
  • Manipular agentes químicos y/o biológicos.
  • Utilizar el baño.
  • Abandonar el puesto de trabajo y /o cambiar de actividad.
  • Finalizar la jornada laboral.

Aunque el lavado de manos es una medida preventiva aplicable a todo tipo de actividad, es particularmente importante  en las siguientes ocupaciones:

  • Personal sanitario.
  • Personal que manipula y prepara alimentos (cocineros, ayudantes de cocina, operarios de industria alimentaria, etc.)
  • Personal que manipula agentes químicos peligrosos.
  • Personal que se ocupa de animales y su cría.
  • Productores agrícolas.
  • Personal de prisiones y servicios sociales.
  • Personal de servicios de emergencias (policía, bomberos, etc.).
  • Personal de guarderías y docentes de educación infantil.
  • Personal de laboratorio.
  • Personal que trabaja con residuos y aguas residuales.

El lavado de manos es un procedimiento sencillo y eficaz para la  prevención, en todos los sectores, de miles de bajas laborales y enfermedades profesionales por exposición a agentes químicos y biológicos, tanto por vía dérmica como por parental.

Cómo lavarse las manos:

  • Quitarse los anillos, relojes, brazaletes …
  • Remangarse bien la ropa, dejando brazos y manos despejadas.
  • Poner el agua a una temperatura cómoda y mojar las manos, las muñecas y antebrazos.
  • Aplicar una cantidad de jabón suficiente.
  • Frotar toda la superficie de la mano con una acción mecánica y vigorosa de rozamiento, cubriendo las manos con la espuma durante un mínimo de 10 segundos.
  • Enjuagar las manos bajo el chorro de agua con las puntas de los dedos hacia abajo.
  • Secar las manos con una toallita de papel de un solo uso o secadores de manos.

https://www.who.int/gpsc/information_centre/gpsc_lavarse_manos_poster_es.pdf?ua=1

 

Assumpta Obiols, Departamento de PRL de Activa Mutua

 

 

Día mundial de la salud mental
10 oct

Día mundial de la salud mental

Cada 10 de octubre, se conmemora el día mundial de la salud mental. Este año con el lema “Conect@ con la vida”, siendo la prevención del suicidio la temática de este año. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) más de 800.000 personas se suicidan al año en el mundo y en España la cifra es de 10 personas al día. Por lo tanto, es de vital importancia llevar a cabo un trabajo de prevención y detección temprana para reducir estas preocupantes cifras y ayudar a las personas con este tipo de problemas.

La OMS define la salud como «un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades». Que la persona no presente una enfermedad no tiene por qué significar que goce de salud, hay otros aspectos que intervienen en el estado de la salud de la persona, como son, por ejemplo, el nivel socioeconómico, el tipo de hábitos que tiene la persona, la exposición a riesgos psicosociales en el ámbito laboral, etc.

Afortunadamente, durante las últimas décadas se le ha ido dando más importancia a la salud mental y a las consecuencias que acarrean en la vida de la persona.

El bienestar y la salud mental van de la mano.

El estado de salud mental de la persona depende de diferentes factores: psicológicos (por ejemplo, la capacidad para gestionar las emociones), sociales (por ejemplo, el nivel socioeconómico de la persona o el apoyo social) y biológicos (por ejemplo, la predisposición genética a poder padecer algún problema de salud mental).

Además, las enfermedades mentales no solamente repercuten en la salud de la persona que lo está padeciendo, también en las personas y en los entornos que les rodean. Sus efectos tienen una elevada repercusión en la economía mundial.

En el mundo laboral, aún hoy en día, las personas que padecen algún tipo de problemática de salud mental suelen ocultarlo a sus jefes o compañeros, por la estigmatización que conlleva a causa una falta de información y sensibilización de este tipo de situaciones.

En 2017 la OMS afirmó que, uno de cada cinco trabajadores puede padecer problemas de salud mental en el trabajo.

Por lo tanto, se ha de tener en cuenta que, muchos problemas de salud mental pueden surgir a raíz de la interacción de la persona con su lugar de trabajo.

La salud mental y el entorno laboral

Nuestro lugar de trabajo es uno de los lugares en los cuales pasamos más tiempo de nuestra vida. Trabajar en un buen ambiente laboral aporta a la persona una serie de beneficios que contribuyen positivamente a su estado de salud mental (aumento de la autoestima, promueve el bienestar, facilidad en relaciones interpersonales, mejora la estabilidad, fomento de ganancias independencia económica, etc.). Las personas que están en desempleo tienen el doble de probabilidades de presentar depresión que las que tienen trabajo.

Por otro lado, si el entorno organizacional y las características de los puestos de trabajos no son los adecuados, pueden acarear consecuencias perjudiciales en la salud de los trabajadores y trabajadoras, lo que identificamos como exposición a riesgos psicosociales.

Algunos de los riesgos psicosociales relacionados con el entorno organizacional tendrían como fuente de origen políticas inadecuadas de seguridad y protección de la salud, prácticas ineficientes de comunicación y gestión, tipo de contratación del personal (temporal, parcial y a demanda), reestructuraciones, bajo nivel de apoyo a los empleados y problemas interpersonales.

En relación a las características de trabajo como factores psicosociales estarían la carga y tipo de tareas (contenido o complejidad del trabajo), tiempo de trabajo (jornadas muy largas, trabajos a turnos, nocturnos), falta de participación y control,  etc.

A partir de estos factores de riesgo pueden generarse riesgos psicosociales como estrés, intimidación, mobbing o acoso laboral, inseguridad laboral, burnout o desgaste profesional y conflicto familia – trabajo.

Así mismo, los factores de riesgo psicosocial pueden contribuir a que, finalmente las personas puedan acabar desarrollando problemas de salud mental o también, agravando patologías previas. Los trastornos mentales que pueden darse en el entorno laboral son depresión, ansiedad, trastorno por estrés post traumático, fobia social, trastornos por abusos de substancias y trastornos por síndromes somáticos. De estos problemas de salud mental la depresión es uno de los trastornos mentales frecuentes que afecta a más de 300 millones de personas en el mundo y es la principal causa mundial de incapacidades. Con la depresión no es extraño presentar, conjuntamente, otro tipo de problemas psicológicos como ansiedad.

En España los problemas de salud mental no son considerados como enfermedades profesionales, aunque, en el artículo 115 de la Ley General de la Seguridad Social queda expuesto que en el caso de que se demuestre que la enfermedad se debe exclusivamente al trabajo ésta pueda considerarse como tal.

Las repercusiones que conllevan a la empresa los riesgos psicosociales y problemas de salud mental son las siguientes:

  • Ausentismo
  • Disminución de productividad
  • Aumento de siniestralidad laboral
  • Lesiones/enfermedades
  • Rotación del personal
  • Quejas del personal y disminución motivacional
  • Consecuencias legales
  • Menos beneficios económicos

Por lo tanto, es muy importante que se creen políticas, estrategias y programas de prevención y actuación, para así garantizar la salud mental de la persona trabajadora y el futuro de la empresa. Siendo la participación de los afectados un pilar fundamental para que esto pueda seguir adelante. Como dice la OMS:

“una buena salud mental permite a las personas utilizar todo su potencial, superar las situaciones estresantes, que trabajen de forma productiva y puedan hacer aportaciones a su comunidad”.

 

Albert Joana Santiveri, Departamento PRL Activa Mutua

Día Mundial de la Vista 2019
09 oct

Día Mundial de la Vista 2019

El segundo jueves de octubre se celebra el Día Mundial de la Vista. Una fecha decretada por Organización Mundial de la Salud (OMS) conjuntamente con el Organismo Internacional de Prevención de la Ceguera (IAPB).

El objetivo que persigue este día, es concienciar a las personas sobre los diferentes tipos de afecciones visuales, sus tratamientos y como casi todos son prevenibles o curables, evitando así que la persona pierda totalmente la capacidad de ver.

Según datos de la misma OMS, en el mundo hay aproximadamente 180 millones de personas con algún tipo de discapacidad visual, de todas ellas un total entre 40 y 45 millones son totalmente ciegas. Se estima que para el año que viene 2020 estos números se duplicarán de tal manera, que la ceguera en el mundo así como el derecho a tener una buena salud visual se transformará en un derecho humano.

El lema de la campaña de este año «Visión Primero» quiere poner en la palestra que más de mil millones de personas en el mundo no pueden ver bien porque no tienen acceso a  gafas o tratamientos.

La salud visual en estadísticas

Los estudios más recientes demuestran que el 80% de los casos de ceguera que existen actualmente podían haberse prevenido e incluso curado totalmente. Ya que el 20% de los mismos se podían evitar, mientras que para el otro 60% existen tratamientos e intervenciones quirúrgicas que le proporciona una mejor calidad de vida al paciente e incluso le devuelven por completo este sentido.

Los ojos son una de las partes de los órganos del cuerpo que presentan los resultados de intervención más favorables.

La salud visual debe ser tenida en cuenta en todas las etapas de la vida, pues es importante una intervención temprana ante cualquier alteración visual que se pueda producir.

Desde el ámbito de intervención de ACTIVA MUTUA nos vamos a centrar en la salud ocular desde el punto de vista laboral, pues pasamos un tercio de nuestra vida en el trabajo.

“La vista es un sentido clave en nuestra actividad diaria: el 80 % de la información que procede del exterior lo hace a través del sentido de la vista” (según el Dr. Enrique Cervera, Jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital General de Valencia), este sentido también es imprescindible en el desarrollo de determinadas actividades laborales.

Accidentes oculares laborales

Las afectaciones visuales pueden ser producidas básicamente por dos causas: enfermedades o accidentes. En el entorno de trabajo las que predominan son las segundas. Según un estudio de The British Journal of Ophthalmology, el 70% de las lesiones oculares a nivel europeo se producen en el ámbito laboral, ante el 18,3% de accidentes domésticos. Estos accidentes no se tendrían que producir, dado que ante los factores de riesgo que dan lugar a estas lesiones la prevención es posible.

Según la Estadística anual de Accidentes Trabajo EAT del Ministerio de Trabajo, en el año 2018 se produjeron en España 17.318 accidentes leves y 105 accidentes graves en Jornada y 156 accidentes leves en desplazamiento, suponiendo un 3% del total de los accidentes laborales.

Las lesiones laborales las podemos clasificar en, lesiones mecánicas (partículas, golpes, polvo, etc.) y lesiones no mecánicas en las cuales podemos incluir: químicas (humos, aerosoles, vapores y gases, salpicaduras, etc.); biológicas y por radiaciones (laser, ultravioleta, infrarrojos, ionizantes, etc.). Hay otros tipos de lesiones no consideradas en los grupos anteriores (trabajos con pantallas, trabajos con demandas específicas: agudeza visual, visión color, conductores, etc.)

También tendremos que tomar en consideración en el ámbito laboral la edad, ya que con el paso del tiempo hay un deterioro progresivo de la visión, de hecho se considera que empiezan los cambios a partir de los 40 años, pudiendo tener dificultad para enfocar la visión de cerca, para distinguir algunos colores y contornos de los objetos o para adaptarse a los cambios de luz, factores que pueden influir a la predisposición de accidentes laborales o viarios.

¿Cómo podemos prevenirlos?

En el entorno laboral:

  • Identificando y evaluando el riesgo del puesto de trabajo.
  • Adoptando las medidas preventivas según el riesgo detectado.
  • Utilizando equipos de protección individual certificados según el riesgo a que esté expuesto y mantenerlos en óptimas condiciones de uso.
  • Trabajar con las distancias a las pantallas recomendadas según el tipo de pantallas.
  • Información y formación a los trabajadores.
  • Vigilancia de la Salud: revisión oftalmológica.
  • Realizar ejercicios de  relajación visual.
  • Realizar primeros auxilios en caso de accidente laboral

Recomendaciones de carácter general para cuidar tus ojos:

  • No toques tus ojos con los dedos o las manos sucias.
  • Dispón de iluminación adecuada en función de la tarea a desarrollar.
  • Utiliza gafas de sol homologadas.
  • Evita los reflejos en las pantallas (PVD, móviles, tablet, …)
  • Haz descansos periódicos para evitar la fatiga visual.
  • Lubrica tus ojos para evitar la sequedad del ojo.
  • Duerme entre 7 u 8 h diarias para el descanso ocular.
  • Cuidado con los traumatismos extra laborales (ej. deporte), utiliza gafas protectoras si procede.
  • Toma una alimentación saludable, rica en frutas y verduras.
  • Adopta hábitos saludables en tu vida diaria.
  • Realiza ejercicio físico.
  • Evita el alcohol y drogas dado que éstos pueden perjudicar la visión.
  • Realiza revisiones oculares periódicas al oftalmólogo, además de los controles visuales de la vigilancia de la salud, ya que puede dar información precoz de enfermedades sin diagnosticar, o control de las diagnosticadas. Se recomienda bianuales a partir de los 40, y anuales a partir de los 60 años, o con otros factores de riesgo importantes.

Prevenir, la mejor estrategia

Es de relevancia la prevención de las posibles lesiones o patologías oculares ya sea en el ámbito laboral o personal, con una gran incidencia en la actividad y calidad de vida, lo cual nos obliga a cuidar la salud visual en todas las etapas de la vida, especialmente en el ámbito laboral siendo estas lesiones mayoritariamente evitables.

Programa VISIÓN 2020

El programa VISIÓN 2020, fue implementado en el año 1999 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Organismo Internacional de Prevención de la Ceguera (IAPB), junto con otras organizaciones aliadas de las Naciones Unidas. Existen 40 países en el mundo que han aprobado este programa y buscan mejorar la calidad de vida de millones de mujeres, niños y hombres que padecen alguna discapacidad visual.

VISIÓN 2020, busca eliminar todos los posibles cuadros de ceguera evitable antes del año 2020 y asegurar que ninguna persona en el mundo vuelva a quedar ciega por una afección que pueda ser curada, operada o corregida.

 

Montse Pàmies, Técnica Departamento Prevención Riesgos Laborales

Día Mundial de los Docentes: apostamos por la prevención
04 oct

Día Mundial de los Docentes: apostamos por la prevención

Un año más celebramos el Día Mundial de los Docentes (World Teachers’Day), tal y como viene ocurriendo desde el año 1994 cada 5 de octubre, con el objetivo de poner en valor una de las figuras más trascendentales para el desarrollo de nuestra colectividad, ya que son ellos, los docentes, los encargados de formar a las generaciones futuras.

La celebración de este día es, sin duda, un homenaje más que merecido y nos permite reconocer la contribución esencial que realizan estos profesionales a la sociedad, fundamentando uno de nuestros pilares básicos: la educación.

Este es un día para realizar una reflexión sobre los logros obtenidos y plantear los pasos a seguir para hacer frente a los retos que nos plantean los tiempos actuales. Es necesario recordar las carencias que tenemos en este ámbito como las dificultades que surgen en las relaciones interpersonales y en la gestión institucional, fomentando en ocasiones los riesgos psicosociales, así como la escasa disponibilidad de recursos que limita unos de los principales factores de la calidad educativa: el aprendizaje permanente de los docentes.

Los docentes juegan un papel fundamental en la consecución de los objetivos planteados en la Agenda 2030 (plan de acción para el desarrollo sostenible que nace del compromiso de los Estados miembro de las Naciones Unidas, cuyo objetivo principal es velar por la protección de las personas, el planeta y la prosperidad) en la que se atribuye a la educación un valor estratégico.

En años anteriores, durante los diferentes días del docente, se abordaron temas relevantes usándolos como lema de la celebración, entre ellos la necesidad de un adecuado reconocimiento de estos profesionales, la mejora de su situación profesional, la importancia de contar con docentes formados y cualificados, el empoderamiento de éstos o la enseñanza en libertad.

El lema elegido para este año 2019 es “jóvenes docentes, el futuro de la profesión”

Una de las cuestiones que consideramos fundamental en Activa Mutua para que estos jóvenes docentes a los que hace referencia el eslogan de este año puedan disfrutar de una carrera larga y plena, con una mejor calidad de vida, es la prevención.

En contra de la creencia popular, la actividad que se desarrolla en las aulas implica riesgos para la salud y seguridad de los docentes. Es importante que éstos sean conscientes de los mismos.

Un conocimiento apropiado, así como una actitud preventiva adecuada ante riesgos derivados de la carga del trabajo, el medio ambiente u otros, determinarán la calidad de la salud de estos trabajadores.

Entre las afecciones más habituales que sufren los profesores nos encontramos con problemas asociados a la voz, trastornos musculoesqueléticos, estrés o el conocido como síndrome Burnout.

Todas ellas, viejas conocidas de nuestro departamento de prevención en el que nuestros técnicos se han especializado para dotar a estos profesionales de los recursos necesarios para disfrutar de una vida laboral saludable.

Está claro que educación y desarrollo son conceptos estrechamente ligados. Los docentes son, por tanto, garante de porvenir para nuestra sociedad ya que inciden de manera esencial en el crecimiento personal de niños, niñas y jóvenes.

En Activa Mutua somos conscientes de la importancia de su salud y por ende de su bienestar. Los jóvenes docentes no solo son el futuro de la profesión, tal y como dice el eslogan de este año, también son, junto con el resto de los profesionales de la educación, “el futuro de todos”.

Como escribió el filósofo, psicólogo y pedagogo Jhon Dewey “la educación no es preparación para la vida; la educación es la vida en sí misma”.

 

 Javier Vega Molpeceres, Departamento de Prevención de Riesgos Laborales Activa Mutua

Trabajos con herramientas manuales
30 sep

Trabajos con herramientas manuales

Las herramientas manuales, son unos equipos de trabajo utilizados generalmente de forma individual, que sólo requieren la fuerza motriz humana y que se sostienen con las manos. Se han utilizado desde la Antigüedad, para poder realizar tareas que resultarían imposibles usando sólo las manos. Algunas han sufrido una gran evolución, sin embargo otras, no difieren demasiado de aquellas primeras.

Las herramientas manuales, parecen tan sencillas que a veces se olvidan las graves consecuencias que, un mal diseño o fabricación, una incorrecta elección o una inadecuada utilización, pueden tener sobre la seguridad y salud del trabajador o trabajadora.

Los accidentes producidos por las herramientas manuales, constituyen una parte importante del número total de accidentes de trabajo y en particular, de los de carácter leve, ya que se utilizan en numerosas actividades laborales. Sin embargo, las medidas de prevención les conceden poca relevancia, por la idea muy extendida de la escasa gravedad de las lesiones que producen, así como por la influencia del factor humano, que es más difícil de abordar técnicamente.

Podemos clasificar las herramientas del siguiente modo:

  • de accionamiento manual o sin motor.
  • de accionamiento no manual, mecánicas o con motor:
    • Eléctricas.
    • Neumáticas.
    • Hidráulicas.
    • Combustión interna.

Las herramientas de accionamiento manual o sin motor, de uso habitual y cuya relación no exhaustiva es: Destornilladores, Alicates, Tenazas, Llaves, Martillos, Cortafríos, Cinceles, Limas, Punzones, Granetes, Pelacables, Pelamangueras, Prensaterminales, Giramachos de carraca, Tijeras, etc.

Según se recoge en las estadísticas que publica anualmente el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, las herramientas manuales producen aproximadamente el 11% del total de los accidentes de trabajo, y el 70% de éstos se han producido por la utilización de herramientas manuales sin motor.

Datos año 2016:

*Accidentes de Trabajo con Baja en Jornada, por Actividad específica que desempeñaba el Trabajador.

TRABAJOS CON HERRAMIENTAS MANUALES (sin motor y sin especificar)

  TOTAL: 45.887.   Leves: 45.490; Graves: 349; Mortales: 48.

Los principales riesgos derivados del uso, transporte y mantenimiento de las herramientas manuales son:

  •  Golpes y cortes en manos ocasionados por las propias herramientas durante el trabajo normal con las mismas.
  • Lesiones oculares por partículas provenientes de los objetos que se trabajan y/o de la propia herramienta.
  • Golpes en diferentes partes del cuerpo por despido de la propia herramienta o del material trabajado.
  • Esguinces por sobreesfuerzos o gestos violentos.

Las principales causas que originan los riesgos indicados son:

  • Abuso de herramientas para efectuar cualquier tipo de operación.
  • Uso de herramientas inadecuadas, defectuosas, de mala calidad o mal diseñadas.
  • Uso de herramientas de forma incorrecta.
  • Herramientas abandonadas en lugares peligrosos.
  • Herramientas transportadas de forma peligrosa.
  • Herramientas mal conservadas.

Medidas preventivas generales:

Las medidas preventivas se contemplan desde la fase de diseño y adquisición de la herramienta; conllevan unas prácticas de seguridad asociadas a su uso; tienen en cuenta las medidas preventivas específicas para cada herramienta en particular; y finalmente terminan en la implantación de un adecuado programa de mantenimiento y control, almacenamiento y eliminación de dichas herramientas.

Por lo tanto, a la hora de velar por la seguridad y salud de los trabajadores y trabajadoras expuestos al uso de herramientas manuales se tendrán muy en cuenta los siguientes aspectos para tomar las correctas medidas preventivas:

1.       Diseño ergonómico. La herramienta manual debe cumplir una serie de requisitos básicos para que resulte eficaz:

  • Desempeñar con eficacia la función que se pretende de ella.
  • Proporcionada a las dimensiones del usuario.
  • Apropiada a la fuerza y resistencia del usuario.
  • Reducir al mínimo la fatiga del usuario.

2.       Adquisición Se deben adquirir herramientas de calidad acordes al tipo de trabajo a realizar.

3.       Adiestramiento-Utilización. Es la fase más importante pues en ella es donde se producen los       accidentes. El objetivo es que el usuario de la herramienta esté capacitado para su uso en condiciones seguras.

4.       Control y almacenamiento. Se conseguirá que todas las herramientas se encuentren en perfecto estado. El servicio de mantenimiento general de la empresa deberá reparar o poner a punto las herramientas manuales que le lleguen, desechando las que no se puedan reparar o las que estén defectuosas.

 

Miguel Fernandez Palenzuela, Departamento Prevención de riesgos laborales de Activa Mutua