Cambiar idioma

Biblioteca activa

Activa Mutua pone a vuestra disposición el mejor material
preventivo para la mejora continua de la prevención.

Llega el temido “Síndrome post-vacacional”… Vuelta al trabajo
31 ago

Llega el temido “Síndrome post-vacacional”… Vuelta al trabajo

Y… desgraciadamente, todo lo bueno llega a su fin…vuelve septiembre, adiós al verano, a los días de descanso y desconexión, toca deshacer maletas, y lo peor, tener que volver a escuchar todas las mañanas ese maldito despertador para ir a trabajar…

Es lo que se denomina síndrome de vuelta al trabajo o estrés post-vacacional.

Según un informe de Adecco, consultora de Recursos Humanos, el 30% de los trabajadores españoles, sufrirá este síndrome, causado por un fracaso durante el proceso de adaptación entre un periodo de vacaciones y de ocio con la vuelta a la vida laboral. Produce distintos síntomas que nos hacen responder al desarrollo de nuestras funciones con un menor rendimiento, llegando en muchas ocasiones a ser causa responsable de absentismo laboral.

Estos síntomas se caracterizan por apatía, cansancio, falta de energía, falta de apetito, insomnio, falta de concentración, incluso en algunas ocasiones, presentando cuadros más severos como depresión, conducta violenta, etc.

La probabilidad de sufrir esta patología vendrá determinada por numerosos factores, entre los que se encuentra la personalidad del trabajador y el entorno laboral. En este sentido un perfil de trabajador con menor autoestima, desarrollando trabajos monótonos, en ambientes hostiles, con largar jornadas de trabajo y tras un largo periodo de vacaciones tendrá mayor tendencia a experimentar estas sensaciones.

Por tanto a continuación se enumeran algunas medidas para prevenir y combatir este síndrome, y que permitan una vuelta al trabajo más llevadera:

  1. Planificar la transición de las vacaciones al trabajo, siendo un proceso paulatino (volver de vacaciones unos días antes, reestablecer poco a poco el horario adaptándolo a la vida laboral habitual, evitar periodos vacacionales demasiado largos).
  2. Incorporarse al trabajo con actitud positiva, enfocar la carga de trabajo como nuevos retos e ilusiones, encaminados a un logro personal.
  3. Adaptar progresivamente el ritmo de trabajo, no queriendo hacer todo el primer día. Organizarse y marcarse metas a corto plazo.
  4. Establecer hábitos de vida saludable (dormir suficientes horas por la noche, comer correctamente siguiendo una dieta mediterránea, practicar algún deporte, aprender a desconectar, disfrutando de familia y/o amigos, evitar las prisas gestionando correctamente el tiempo a lo largo del día, adoptar una mentalidad positiva).
  5. Las organizaciones tienen la responsabilidad, en este sentido de generar un entorno laboral inspirador y estimulante, de colaboración, en el que se pueda trabajar con autonomía, con unas adecuadas condiciones de trabajo. Fortalecer la comunicación favoreciendo la motivación e implicación del trabajador en cada tarea.

Recuerda, la vuelta al trabajo… con una SONRISA… ganarás en salud y contribuirás a conseguir un mejor entorno laboral.

 

María Salud López Sanchez – Técnica PRL de Activa Mutua

Salud Lopez

La formación profesional dual ‘versus’ la Prevención de Riesgos laborales
13 jul

La formación profesional dual ‘versus’ la Prevención de Riesgos laborales

Desde la entrada en vigor del Real Decreto-ley 10/2011, de 26 de agosto, de medidas urgentes para la promoción del empleo de los jóvenes, el fomento de la estabilidad en el empleo y el mantenimiento del programa de recualificación profesional de las personas que agoten su prestación por desempleo, ha dado lugar a nuevas legislaciones modificando diversos aspectos de la legislación laboral.

Entre las que surgen nuevas modalidades contractuales para favorecer la inserción laboral y la formación, mediante la combinación en el proceso de enseñanza y aprendizaje en la empresa y el centro de formación, entre ellas la Formación dual. Hace plantearse qué cabida tiene esta nueva figura laboral en el ambiento de la prevención de riesgos laborales y hasta dónde llega su aplicación.

Existiendo dos modalidades en este tipo de formación por medio de contracto laboral o becado.

En el caso de contracto laboral, sea la modalidad que sea, las obligaciones son las mismas que para cualquier otro trabajador de la empresa, como puede ser en la formación e información, la evaluación de riesgos de los lugares de trabajo, la obligación de proporcionarles equipos y medios de protección y en general, el cumplimento de la normativa en prevención de riesgos laborales.

Cuando la presencia del alumno es mediante una vinculación por beca (estrictamente académica y no laboral), la normativa de prevención de riesgos laborales no les es aplicable, con carácter general, a pesar de la obligación de darles de alta y cotizar en el Régimen General de la Seguridad Social.

Hay que tener presente que cualquier persona que accede a un centro de trabajo lo debe hacer en condiciones de seguridad, ya que el hecho de no estar incluido en el ámbito de aplicación de la normativa laboral no quiere decir que la actividad del aprendiz este exenta de riesgos que, llegado el caso, pueden haber responsabilidades en otros ámbitos (responsabilidad civil, etc). Es conveniente que los empresarios evalúen la interacción entre los trabajos que realizan los becarios y el resto de trabajadores de la empresa, mediante la coordinación de actividades preventivas (R.D.171/2004).

Uno de los temas más relevantes es que en el caso de accidente ocurrido en las instalaciones del centro de trabajo donde se debe asistir al alumno, en estos casos debe diferenciar los convenios establecidos entre el centro y la empresa.

Los convenios denominados de Prácticas (tener presente el R.D. 1493/2011 de 24 de octubre, programas de formación financiados vinculados a estudios universitarios o de formación profesional) que se pactan están cubiertos por el seguro escolar y la asistencia la presta cualquier centro del Sistema Nacional de Salud o en centros concertados con el Instituto Nacional de la Seguridad Social.

O por medio del Contrato laboral o becado, en los dos casos, la prestación de asistencia sanitaria la ofrece la Mutua colaboradora de la Seguridad Social que disponga la empresa. Se deben notificar e investigar los accidentes.

Respecto a la vigilancia de la salud, entiendo que el estudiante/becario también debe ser sometido a un reconocimiento médico previo o periódico cuando sea obligatorio en la empresa, por ser imprescindible para evaluar los efectos de las condiciones de trabajo sobre la salud de los trabajadores o para verificar si el estado de salud del trabajador puede constituir un peligro para él mismo, para los demás trabajadores o para otras personas relacionadas con la empresa. También debe realizarse cuando así esté establecido en una disposición legal en relación con la protección de riesgos específicos y actividades de especial peligrosidad, tal y como establece literalmente el artículo 22 de la LPRL.

Jordi Guart Torrents – Técnico de PRL de Activa Mutua

Jordi Guart Torrents

Breve estudio sobre la accidentabilidad de las empresas pertenecientes al sector de la enseñanza
06 jul

Breve estudio sobre la accidentabilidad de las empresas pertenecientes al sector de la enseñanza

La Oficina nacional del sector de la enseñanza (ONSE) fue una de las primeras oficinas sectoriales que creó Activa Mutua, con la finalidad de proporcionar un servicio mucho más personalizado y eficaz a todas las empresas mutualistas pertenecientes al sector de la enseñanza (CNAE 85). Dentro de este contexto, con el presente estudio se pretende realizar una breve radiografía de la accidentabilidad durante los últimos 4 años en dichas empresas.

El principal propósito es determinar las causas y variables presentes en la mayoría de los accidentes con baja, para establecer posteriormente futuras estrategias de actuación encaminadas para reducir su incidencia.

METODOLOGÍA

  • Recopilación a través de las bases de datos corporativas de Activa Mutua de la accidentabilidad de los años 2012, 2013, 2014, 2015 de las empresas mutualistas pertenecientes al sector de la enseñanza.
  • Campos codificados: Fecha del accidente, duración de la baja, edad, sexo, antigüedad en la empresa, forma del AT, desviación, parte afectada, etc.
  • Análisis mediante estadística descriptiva de los datos.

RESULTADOS

  • El perfil de la población laboral estudiada corresponde el 65,3% al sexo femenino y el 34,7% al sexo masculino.
  • El índice de incidencia de los accidentes con baja (nº de accidentes con baja por cada100.000 trabajadores) se ha reducido un 8,5% el año 2015 respecto al año 2014.
  • El 41,0% del total de los accidentes han sido con baja.
  • Del total de los accidentes de trabajo con baja, el 60,2% se han producido en el lugar de trabajo y el 39,8% han sido in itínere.
  • El 41,6% de los accidentes con baja ocurridos en el lugar de trabajo han sido por sobreesfuerzos, seguido de las caídas (17,7%).
  • La media de edad de los accidentados es de 42,1 años.
  • La duración media de los días de baja han sido de 28,9 días.
  • La media de antigüedad en la empresa es de 6,3 años.
  • El mayor porcentaje de lesiones por sobreesfuerzos han tenido lugar en la espalda.
  • Las lesiones principales por sobresfuerzos pertenecen al grupo de los esguinces, dislocaciones.

CONCLUSIONES

En base a los resultados obtenidos podemos concluir que en las empresas mutualistas pertenecientes al sector de la enseñanza, los accidentes in itínere y los causados por sobreesfuerzos presentan el mayor porcentaje entre los accidentes con baja.

Leandro Regidor – Técnico de PRL de Activa Mutua

Leandro Regidor

Seguridad vial en Vacaciones.
27 jun

Seguridad vial en Vacaciones.

Llega el verano y con él, el aumento de los accidentes de tráfico, debido también al aumento de los desplazamientos en vehículos por nuestra red de carreteras. Se sabe que el factor humano es el principal de los que intervienen en este tipo de siniestros, las distracciones por los teléfonos móviles, por fumar, por sueño, etc., y que el mecánico es el siguiente en importancia.

Mirando la comparativa de los accidentes de tráfico mes a mes que realiza la DGT, se ve que en año 2016 se está aumentando en un 1% el número de accidentes en vías interurbanas y en un 6% las víctimas mortales a 24 horas. RACE ha realizado un informe donde nos alerta de un aumento del 9% de las averías de los vehículos, preocupando de forma especial el incremento de un 11,2% en los casos en los que se ha atendido a un usuario por un accidente de tráfico.

Según RACE, la falta de mantenimiento es un problema que puede derivar en una avería mecánica. Los fallos que afectaron al motor aumentaron un 7%, los del alternador un 58% y los del disco de embrague un 89%. También ha detectado un aumento del 11,1% de los problemas en ruedas y neumáticos, sobre todo cuando se requiere su sustitución, con un incremento del 17,9% de los casos en los que no se ha podido hacer uso de la de repuesto.

Según datos de la DGT, la edad media de los vehículos implicados en accidentes mortales era de 11,3 años, y los datos del parque automovilístico muestran que el 29% de los vehículos tienen más de 16 años. Este dato es fundamental si tenemos en cuenta que el riesgo de fallecer o sufrir una lesión con hospitalización aumenta con la antigüedad del vehículo. En comparación con los turismos de hasta 4 años, el riesgo de fallecimiento es 1,6 veces superior en los turismos de 10 a 14 años, y 2,2 veces superior en los turismos de 15 a 19 años.

De todo ello debemos sacar conclusiones donde podamos adoptar medidas a nuestro alcance.

Lo ideal sería poder cambiar el vehículo por uno más reciente, ya que con esto incrementamos las seguridades pasivas y activas del mismo. Pero ya se sabe que esta opción no es viable con la frecuencia con la que nos gustaría a muchos, ¿verdad?.

Lo que sí se puede hacer es revisar todo lo referente al vehículo comenzando por la documentación referente al mismo. Ver si tenemos las inspecciones del vehículo actualizada (ITV) o debemos pasarla pronto y asegurarnos que el seguro que tenemos contratado lo tenemos al día y el documento que acredita el vigor del mismo (factura pagada o recibo bancario) lo tenemos localizado y en el mismo.

Posteriormente deberíamos llevar el vehículo al taller que tenemos de referencia para realizarle una revisión general. Los neumáticos junto con la suspensión, son los elementos principales de unión entre el vehículo y la carretera y no hay que descuidarlos, porque una rueda en mal estado puede producir accidentes como consecuencia de un reventón, de acuaplaning por imposibilidad de evacuar agua en días de lluvia o al cruzar un charco, o al tomar una curva superando las velocidades recomendadas, donde las ruedas deben actuar soportando grandes esfuerzos.

Una vez realizadas todas estas comprobaciones ya podemos decir que el vehículo tendrá una probabilidad muy baja de darnos algún susto en las vacaciones.

Pero recuerda, que al volante no debes beber alcohol, ni tomar medicamentos que den sueño, drogas de otro tipo o usar dispositivos electrónicos como el móvil o el gps, ya que disminuyen claramente las facultades de concentración, las de tomar de decisiones, de percepción del peligro y un largo etc. que hacen que te estés jugando tu vida y, la de otros que no tienen por qué sufrir este acto de inconsciencia.

Carlos Gutierrez – Técnico Superior en PRL de Activa Mutua

Foto Carlos Gutiérrez

Bonus, Sistema de reducción de cotización
21 jun

Bonus, Sistema de reducción de cotización

La Cotización por Contingencias Profesionales a la Seguridad Social está estrechamente relacionada con la Siniestralidad Laboral en las Empresas, y para incentivar, motivar a las empresas a mejorar la Prevención de Riesgos Laborales, en el año 2010 se puso en marcha, mediante el Real Decreto 404/2010 de 31 de marzo, el establecimiento de un sistema de incentivos para aquellas empresas comprometidas con la disminución de la siniestralidad laboral, y con la prevención de los riesgos laborales. Es un instrumento eficaz para la disminución de la siniestralidad en la empresa, pretendiéndose con la misma incentivar a las empresas en la adopción de medidas y procesos que contribuyan eficazmente a la prevención de riesgos profesionales y con ello a la reducción de la Siniestralidad.

Podrán ser beneficiarias todas las empresas que coticen a la Seguridad Social por Contingencias Profesionales, que observen los principios de la acción preventiva y que reúnan una serie de requisitos, los Requisitos Básicos y además la empresa deberá acreditar el desarrollo o la realización, durante el periodo de observación, de dos al menos, de las cinco acciones que conforman los Requisitos Adicionales.

Conceptos / Criterios que se dan a distintas interpretaciones:

Se considerará como Periodo de Observación el número de ejercicios naturales consecutivos e inmediatamente anteriores al de la solicitud que no hayan formado parte de una solicitud anterior, con un máximo de cuatro ejercicios, asimismo, una vez alcanzado el volumen mínimo de cotización y para las empresas que no soliciten el incentivo comenzará a computarse un nuevo periodo de observación.

Índices de Siniestralidad General y Extrema están recogidos en la correspondiente Orden de Cotización de cada año, y  son tres. En estos índices no se tienen en cuenta los accidentes de trabajo in Itínere ni las Recaídas, pero si cuentan las Enfermedades Profesionales y los Accidentes en Misión. Estos valores no se pueden rebasar para poder obtener el incentivo.

En cuanto a la incorporación de Recursos Preventivos Propios, se entiende como tal, las modalidades preventivas de trabajadores designados o servicios de prevención propios (por lógica debe entenderse que aquí también entrarían los servicios de prevención mancomunados), No confundir con los denominados “Recursos Preventivos” que son necesarios en trabajos de especial peligrosidad.

Inversiones a realizar por la empresa en materia de prevención de riesgos laborales, se consideran como tales, las efectuadas durante el período de observación en instalaciones, procesos y equipos que puedan contribuir a la eliminación o disminución de los riesgos. Entre las que cabría incluir, las efectuadas en cumplimiento de lo previsto en la Planificación de la Actividad Preventiva realizada por el empresario, a partir de los resultados de la evaluación de riesgos. Los Equipos de Protección Individual (EPI’s), se pondrán tener en cuenta, si estaban contemplados entre las medidas preventivas de la Planificación de la Actividad Preventiva de la empresa, ya que tienden a eliminar o disminuir los riesgos identificados y evaluados. Igualmente la adquisición de nuevos equipos de trabajo, máquinas o herramientas por los motivos que sean (productivos, mantenimiento, etc.) que directamente supongan una mejora de la seguridad y salud laboral.

Planes de Movilidad Vial se pretende establecer formas de desplazamiento más sostenibles, disuadiendo el uso del automóvil privado y potenciando otros medios de transporte más eficientes, reduciendo así el impacto sobre los ciudadanos y el medio ambiente. De esta forma se consigue también reducir la siniestralidad laboral ocasionada por los accidentes In-itínere y en Misión. Ejemplo, la mejora de los Medios de Transporte. El Acuerdo para la Prevención de los Accidentes de Tráfico relacionados con el trabajo, recoge el contenido mínimo que debería incluir un Plan de Movilidad y Seguridad Vial.

Reducción del Porcentaje de trabajadores expuestos a riesgos de enfermedad profesional (EEPP) tiene cuestiones confusas. En primer lugar indicar que es un requisito al cuál no pueden acogerse aquellas empresas que no tengan puestos con riesgo de enfermedad profesional. Resaltar que la norma habla de “porcentaje de trabajadores” no de número de trabajadores. Tampoco está claro si es aceptable reducir el nivel de riesgo a la EEPP, pues puede ser que la empresa haya tomado una serie de medidas que hayan reducido el nivel de riesgo de EEPP, pero que éste no haya sido eliminado por completo, por lo tanto, no tiene mucho sentido el premiar a empresas que reduzcan el porcentaje de trabajadores expuestos a riesgos de EEPP a costa de aumentar el nivel de riesgo de los trabajadores que continúan expuestos.

La Cuantía del incentivo podrá alcanzar hasta el 5% del importe de las cuotas por contingencias profesionales de cada empresa, correspondientes al periodo de observación. O bien hasta el 10%, si los periodos de observación son consecutivos y en el inmediatamente anterior se ha percibido el incentivo, con el Límite, en ambos casos, del importe de las inversiones efectuadas.

Las Empresas interesadas deben presentar la solicitud correspondiente, en la Mutua Colaboradora con la Seguridad Social o en la Entidad Gestora, donde tengan protegidas las Contingencias Profesionales. El plazo para la presentación de la documentación cumple el 15 de mayo.

Para más información (comprobar si le corresponde, modelos solicitud, cuantía del incentivo, etc.), puede consultar en nuestra página Web www.activamutua.es, en el apartado de “Bonus Sistema de reducción de cotización”.

Miguel Fernández Palenzuela – Técnico Superior y Auditor en PRL de Activa Mutua

Miguel Fernandez

Cultura preventiva: pieza clave en la empresa
01 jun

Cultura preventiva: pieza clave en la empresa

No hay una definición clara de lo que significa CULTURA PREVENTIVA, pero podemos definirla, como el conjunto de actitudes y creencias positivas, compartidas por todos en la empresa, sobre la salud, riesgos, accidentes, enfermedades y medidas preventivas. En definitiva, debe ser un compromiso de todos y a todos los niveles.

Crear cultura preventiva dentro de la empresa es educar y crear conciencia en todos y cada uno de los trabajadores, de manera que se adopten nuevas conductas y actitudes de forma responsable y de respeto por la Seguridad y la Salud de los trabajadores.

Es algo que se debe transmitir de unos a otros y en lo que todos los trabajadores deben estar implicados.

Debemos considerarlo como un medio para reducir la Siniestralidad y aumentar la competitividad de la empresa.

Para generar cultura preventiva, ésta debe integrarse en el día a día de la organización, tanto desde el punto de vista laboral como personal.

Para ello debe partirse de un buen sistema de gestión de la Prevención en el que, como se comentaba, es clave la participación de todos, pero no quedándonos solamente en el aspecto legal. Es decir, debemos ir más allá de lo que nos indica la ley, creando un compromiso de todos, de trabajar de forma eficaz para la reducción de la siniestralidad. Debe haber una participación de todos en la que cada uno puede exponer su punto de vista, ya que de esta manera se pueden sacar ideas.

Lo que hay que tener claro es que cada empresa es única y su cultura preventiva, también debe serlo.

El Instituto Andaluz de la Prevención ha creado el Decálogo del buen hacer en cultura preventiva.

Las pautas son las siguientes:

  •  Ir más allá del mero cumplimiento normativo.
  • Predicar con el ejemplo.
  • Compaginar seguridad y productividad.
  • Implicar activamente a los mandos intermedios.
  • Resolver los problemas con eficacia y a tiempo.
  • Generar un clima de confianza, equidad y transparencia.
  • Estar pendiente de los fallos para corregirlos.
  • No autocomplacerse con los logros.
  • Motivar y promover la participación de los trabajadores.
  • Mantener el esfuerzo preventivo de forma sostenida.

 

Elia Pravia – Técnica Superior en PRL de Activa Mutua

????????????????

Incremento de la Siniestralidad Laboral. ¿Qué está fallando?
30 may

Incremento de la Siniestralidad Laboral. ¿Qué está fallando?

Los últimos datos sobre siniestralidad laboral en España nos indican que ésta vuelve a crecer. Desde el 2013, con la salida de la crisis económica, la tendencia del índice de incidencia, que desde el año 2000 era decreciente, se interrumpió, comenzado un ligero crecimiento del 1% respecto al año anterior, del 3,4% en 2014 y del 4,3% en 2015 (dato aún provisional).

¿Significa esto que las medidas de prevención se están relajando en las empresas?

Es posible que algunas empresas, con la excusa de la crisis económica, efectivamente hayan relajado las medidas de prevención; pero también hay otros muchos factores que pueden influir.

Uno de ellos podría ser el modelo de gestión preventiva al que hemos orientado a nuestras empresas. La Directiva 89/391/CEE, en su art. 7, recoge que la prevención ha de hacerse con medios propios y cuando las competencias de la empresa sean insuficientes, se emplearán medios ajenos.

En España, la transposición de la Directiva se hizo mediante la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales y hemos obviado esta premisa, orientando a las empresas a gestionar su prevención mediante servicios de prevención ajenos, en lugar de hacerlo con medios internos; prohibiendo la actuación de técnicos de prevención independientes y estableciendo la obligatoriedad de que las empresas que asuman la prevención de forma interna, tengan que realizar una auditoría, siendo el único país de Europa, donde esto tiene lugar.

Lo que se ha logrado es que la prevención no se integre completamente en la estructura organizativa de la empresa.

La última encuesta a nivel europeo sobre riesgos nuevos y emergentes (ESENER-2) indica que España es el sexto país donde más evaluaciones de riesgos periódicas se realizan, pero el antepenúltimo en lo que respecta a realizar estas evaluaciones con medios propios.

Son los países nórdicos (Dinamarca, Suecia y Noruega), junto con Reino Unido, donde más evaluaciones de riesgos se realizan con medios internos. Curiosamente, países mucho más avanzados que nosotros en lo que respecta a Seguridad Laboral.

Se habla del conjunto Prevención-Calidad-Medio Ambiente. Pero falta el soporte fundamental en cualquier empresa, la producción o servicio. Hasta que el concepto Prevención-Producción se considere como uno solo, no podremos decir que la prevención está plenamente integrada en la estructura de la empresa.

 

José Pedro Triano Ortiz – Técnico Superior en PRL de Activa Mutua

foto Pepe Triano _departament

Engagement y autónomos: del concepto a la realidad
11 may

Engagement y autónomos: del concepto a la realidad

En el ámbito laboral aparecen constantemente palabras que inicialmente nos desconciertan pero terminan formando parte del vocabulario cotidiano, como el stress, el mobbing, el burnout, etc.

Todos estos ejemplos tienen una connotación negativa, afortunadamente no es el caso del engagement, otra palabreja que asoma en muchas conversaciones cuando se buscan soluciones para incrementar la motivación o la productividad.

Para el que no esté familiarizado con este concepto, el engagement se define desde la investigación como un estado mental positivo en la realización del trabajo, que se caracteriza por vigor, dedicación y absorción.

Ahora seguro que les viene a la mente algún rostro conocido. Ya saben de qué estamos hablando; de esas personas apasionadas con lo que hacen, volcadas en el proyecto que tienen entre manos y tenaces en su visión.

Quizás alguna de esas caras pertenezca a un trabajador por cuenta propia, existen 3.150.000 de autónomos en España, de muy diversa índole, emprendedores, autoempleados, autónomos dependientes, socios de cooperativas, administradores de empresas, profesionales de libre ejercicio, etc.

Los vemos a diario, en su quehacer cotidiano, y no advertimos qué los diferencia de otros trabajadores, qué hace de ellos trabajadores incansables, apasionados en su proyecto, dedicados en cuerpo y alma, amantes de su profesión, implicados a tiempo completo; es su actitud, ahora sabemos que se llama engagement.

La actitud de los autónomos hacia el trabajo es la raíz de la que se alimenta su compromiso, su energía, su valentía, su tenacidad y su resistencia. La confianza que mantienen en sus ideas como pioneros o como conservadores de labores tradicionales, promotores de la economía local, sustentadores de la conciliación familiar, que asumen todos los riesgos y están solos frente a las perdidas.

Son un magnifico referente cuando buscamos lo mejor de nosotros mismos o deseamos potenciar lo mejor de nuestro equipo. Esta realidad no ha pasado desapercibida en Activa Mutua fruto de su experiencia y su proximidad al mutualista.

Por ello desde el Departamento de Prevención y en colaboración con la Universidad de Huelva, se está desarrollando una investigación en este sentido, en la que la actitud de los autónomos se vincula con su salud laboral, cualquier autónomo que desee colaborar en dicha investigación únicamente ha de contestarse un cuestionario on line al que se accede desde la pagina web.

El proyecto es muy ambicioso, consta de una primera fase de investigación y culminará con el desarrollo de una herramienta interactiva que proporcione a los mutualistas la oportunidad de alcanzar la excelencia personal mediante el desarrollo de sus competencias personales y profesionales.

Si eres uno de ellos, no lo dudes, participa, nos interesa conocer más sobre ti, como autónomo, como profesional y como persona.

 

 Marta Cabezas – Técnica Superior en PRL de Activa Mutua

Marta Cabezas

Nuevo “Bonus” para empresas: ¿Un sistema de reducción…?
08 feb

Nuevo “Bonus” para empresas: ¿Un sistema de reducción…?

El Real Decreto 404/2010, de 31 de marzo, regulaba el establecimiento de un sistema de reducción de las cotizaciones por contingencias profesionales a las empresas que habían contribuido especialmente a la disminución y prevención de la siniestralidad laboral.

El que a priori parecía un sistema al que se iban a acoger un alto % de empresas y que iba a contribuir en gran medida a la disminución de la siniestralidad, ha acabado siendo una opción utilizada por un bajo % de empresas, principalmente si nos centramos en aquellas pymes que dentro del periodo de observación máximo de cuatro ejercicios no hayan superado un volumen de cotización por contingencias profesionales de más de 5.000 euros.

Actualmente, el Gobierno junto a los agentes sociales están confeccionando un nuevo sistema de reducción de las cotizaciones por contingencias profesionales; la finalidad es simplificar el proceso de solicitud y agilizar la verificación y pago de los incentivos.

Según el borrador del nuevo sistema, éste fija como principal requisito el no haber rebasado los índices de siniestralidad general ni de siniestralidad extrema, además de estar al corriente de pago y no haber sido sancionados por resolución firme vía administrativa por la comisión de infracciones graves o muy graves en materia de Prevención de Riesgos Laborales o de Seguridad Social; se trata por lo tanto de un incentivo basado estrictamente en resultado.

Sin más datos de los que disponemos actualmente, parece ser que desaparecen por lo tanto los requisitos formales de haber realizado inversiones en instalaciones y procesos en materia de prevención de riesgos laborales, y posiblemente, la obligación de haber llevado a cabo alguna de las acciones complementarias en prevención de riesgos laborales que contempla el sistema vigente actualmente. El nuevo Bonus invita por lo tanto a hacernos una serie de reflexiones:

  •  ¿Por lo que respecta a Prevención de Riesgos Laborales, el no rebasar los índices de siniestralidad es una condición suficiente para “premiar” a una empresa con una reducción de cotizaciones por contingencias profesionales?
  •  ¿Se tendría que tener en cuenta el ir más allá de lo estrictamente requerido por la ley de Prevención de riesgos Laborales a la hora de conceder la reducción de la cotización?
  • ¿Se favorece con ello a la no comunicación de accidentes de trabajo fomentando con ello “la picaresca” con el fin de poder acceder al incentivo?
  • Una empresa que no muestre ningún interés por la prevención de riesgos laborales, si no rebasa los índices y cumple con los requisitos formales tendrá derecho a la reducción, mientras que otra que sí que destine medios y recursos pero que acabe rebasando alguno de los índices no tendrá derecho a solicitarlo; ¿se trata de un sistema justo?

Es evidente que según el prisma desde el que se mire y a quienes se formulen las preguntas estas reflexiones tendrán unas respuestas contrapuestas; independientemente de ello, y si nos ceñimos en el literal del RD actual que regula el Bonus, éste dice lo siguiente: “Sistema de reducción de las cotizaciones por contingencias profesionales a las empresas que han contribuido especialmente a la disminución y prevención de la siniestralidad laboral”.

En función de todo lo anterior, ¿el literal/título del nuevo RD sobre el “Bonus” continuará siendo el mismo, o debería ser modificado?

Juan Flores
Técnico Superior en PRL de Activa Mutua

pDSC_4570