Cambiar idioma

Archivo del autor: Pablo

Estrategia detección precoz vigilancia y control de covid 19
03 sep

Estrategia detección precoz vigilancia y control de covid 19

El 12 de agosto de 2021 se actualiza la Estrategia de detección precoz, vigilancia y control de COVID-19, del Ministerio de Sanidad, documento aprobado por la Ponencia de Alertas y Planes de Preparación Y Respuesta y por la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial y presentada al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

La detección precoz de todos los casos compatibles con COVID-19 continúa siendo uno de los puntos clave para controlar la transmisión. Por ello, los servicios de vigilancia y de salud pública y el sistema sanitario asistencial se han ido adaptando para garantizar la detección precoz de los casos y el control de la transmisión de SARS-CoV-2.

Es por ello que se desarrolla la estrategia de detección precoz, vigilancia y control de Covid 19 cuyos objetivos son:

1. La detección precoz de los casos con infección activa por SARS-CoV-2.

2. El establecimiento precoz de las medidas de control necesarias para evitar nuevas infecciones.

3. La disponibilidad de la información necesaria para la vigilancia epidemiológica, con un nivel de desagregación y detalle adecuado para la toma de decisiones.

Las principales modificaciones en relación a la versión anterior con fecha 05 de julio de 2021, se encuentran en las siguientes secciones:

  • B. Detección de casos de infección activa por SARS-CoV-2 (ver apartado 1 Detección y definición de casos sospechosos, y punto 1.1 consideraciones especiales ante casos sospechosos).

  • E. Estudio y manejo de contactos (ver apartado 2 Manejo de los contactos, y en particular los puntos 2.1.3 Realización de pruebas diagnósticas en contactos, 2.1.4. Lugar de la cuarentena y 2.2. Consideraciones especiales en el manejo de contactos).

Más información en el siguiente enlace:

https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov/documentos/COVID19_Estrategia_vigilancia_y_control_e_indicadores.pdf

Departamento de Prevención de Riesgos Laborales Activa Mutua

Socorrismo y primeros auxilios en el mundo laboral. Introducción y conceptos básicos.
03 sep

Socorrismo y primeros auxilios en el mundo laboral. Introducción y conceptos básicos.

La Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) en su definición de Salud, nos indica que la salud, no es solamente la ausencia de enfermedad, sino la búsqueda y consecución del bienestar físico, mental, y social.

Ante esta definición, hemos de entender, que la salud es un hecho que nos involucra a todos y que no es responsabilidad esclusa de los científicos o del personal sanitario.

Es la salud una responsabilidad individual y de toda la comunidad; el primer responsable de la salud es uno mismo.

La ausencia de la salud repercute sobre uno mismo y sobre toda la comunidad. La consecución de la salud no es un concepto estático, sino que lo hemos de ir trabajando a lo largo de la vida.

La educación para la salud es un proceso de información y de responsabilidad para adquirir conocimientos, actitudes y hábitos básicos que nos permitan conservar y promocionar la salud, tanto a nivel individual como colectivo.

CONCEPTO DE SOCORRISMO Y PRIMEROS AUXILIOS.

El Socorrismo comprende desde la prevención de los accidentes o enfermedades, hasta los primeros auxilios que hemos de dar a la persona afectada.

El concepto de socorrismo es más ambicioso y va más allá de la realización de unas primeras curas. Desde el punto de vista de la salud, es preferible prevenir antes que curar. Los primeros auxilios consistirán en dar asistencia a un accidentado o enfermo.

Ante una situación de emergencia con riesgo vital, está demostrado que la primera respuesta sanitaria que se produzca es básica para la buena resolución del caso.

El sistema sanitario dispone de unidades de urgencias en sus diferentes niveles, aunque en la mayoría de casos, cuando se produce un accidente, son las personas que se encuentran más cerca los que primero deberían actuar.

La enseñanza de los primeros auxilios pretender desarrollar unos conocimientos básicos, unas actitudes y habilidades adecuadas para reconocer la naturaleza de una lesión, evaluar su gravedad y poder ofrecer el soporte vital adecuado.

Tanto los conocimientos teóricos como las maniobras de soporte estarán encaminadas a mantener la vida o las mejores condiciones de salud hasta la llegada o derivación a los servicios asistenciales especializados.

El socorrista es el primer eslabón en la cadena de supervivencia que se pone en marcha ante una situación de emergencia o un accidente.

La resolución exitosa de una emergencia es proporcional al tiempo de respuesta por parte del equipo sanitario o el socorrista in situ de la primera asistencia.

Sin entrar en el terreno de las responsabilidades, la persona o personas que apliquen los primeros auxilios a un accidentado, están realizando ante todo un acto de solidaridad.

Este acto de solidaridad, que cada uno fundamenta en motivaciones propias o responsabilidades adquiridas, no se puede materializar de un modo descontrolado.

El acto de los primeros auxilios requiere la puesta en marcha de unas técnicas y metodologías precisas y concretas.

Los accidentes: la nueva plaga
03 sep

Los accidentes: la nueva plaga

Durante el presente siglo los avances en la medicina y de los sistemas sanitarios, la mejora en los hábitos de vida y costumbres higiénicas, los avances tecnológicos y en el aumento del nivel de vida, han hecho disminuir la mortalidad en los países desarrollados.

El progreso y el desarrollo, sin embargo, nos han abocado a un nuevo tipo de peligro, sobre todo en los países industrializados, en el que destacan las innovaciones tecnológicas, las actividades de ocio, el complicado mundo laboral con un gran abanico de riesgos. Lo que por un lado comporta una mejoría en nuestro bienestar, por otro introduce una variable de riesgos que es la principal causa de esta nueva plaga que son los accidentes.

El accidente se define como un acontecimiento inesperado que comporta un daño físico o mental.

Los accidentes son uno de los problemas graves de salud. No son exclusivamente un problema individual, sino que afectan a toda la comunidad. Debido a las secuelas que producen, a las hospitalizaciones que comportan y a las muertes que ocasionan. Son una gran carga para la sociedad tanto desde el punto de vista sanitario, económico, como psicológico (por los sufrimientos físicos y morales de los accidentados, las vidas perdidas, las consecuencias sobre las personas cercanas al accidentado y un largo etcétera).

En el mundo laboral, los accidentes, representan perdidas en horas de trabajo, en la productividad, secuelas psicológicas en los compañeros de trabajo, etc.

Demostrado está que los accidentes totalmente imprevisibles son muy raros, en la mayoría de situaciones el accidente se podría haber evitado y controlado con medidas de prevención adecuadas.

En España los accidentes ocupan las primeras posiciones en la clasificación de causas de muerte, sobre todo entre la población comprendida entre los 18 y 30 años. A partir de estas edades se ve precedida por diferentes tipos de cáncer y las enfermedades cardio-vasculares.

Como ya hemos comentado, conviene destacar la gran morbilidad de los accidentes, con las secuelas físicas y psíquicas más o menos graves que dejan.

La aparición del accidente es brusca e inesperada, en situaciones y lugares de lo más diverso, lo mismo sería aplicable a las enfermedades de aparición brusca e imprevista que comprometen la vida del afectado.

03 sep

Socorrismo y primeros auxilios: “Acto de soporte a la atención sanitaria inmediata”

CONCEPTO DE URGENCIA MÉDICA.

Para procurar una asistencia sanitaria eficaz es primordial tener claro el concepto de Urgencia Médica.

La Asociación Médica Americana la define como:

“Una urgencia médica es toda aquella situación que, en opinión del paciente, su familia o de quien en aquel momento tenga la responsabilidad de la actuación de la cadena de socorro, requiera de una atención inmediata.”

El consejo de Europa considera sinónimos los términos “urgencia” y “emergencia”, y los define como: “el deber de actuar rápidamente dando atención sanitaria”.

La Oficina Regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) y el Consejo de Europa coinciden y recomiendan la clasificación de las urgencias médicas en tres grupos:

  • Víctimas o enfermos en los que la demora de la asistencia no altera el pronóstico.

  • Víctimas o enfermos en los que la asistencia se puede demorar una hora o más, y cuyo traslado se puede realizar con asistencia médica o sin ella.

  • Víctimas o enfermos en los que a medida que se demora la asistencia médica, se genera un incremento en la morbi-mortalidad o empeora el pronóstico.

En la aplicación del socorrismo y los primeros auxilios deberíamos seguir este último criterio, pero siempre hay que tener en cuenta que un accidentado o enfermo agudo puede empeorar en cualquier momento. Es por lo tanto fundamental la concienciación en la importancia que tiene la figura del socorredor o persona que da el soporte a la atención sanitaria inmediata, debiendo adquirir unos conocimientos básicos para la convivencia solidaria, convirtiéndose en un agente de salud y en el primer eslabón en la cadena de socorro, y como tal, el primero en activarla.

PRIMERA ACTUACIÓN EN EL SOPORTE A LA ATENCIÓN SANITARIA INMEDIATA:

LA CADENA DE SOCORRO.

Desde el momento que se produce la situación de emergencia hasta que se produce la asistencia sanitaria definitiva, se han de realizar una serie de actuaciones cuyo objetivo ha de ser reducir al mínimo el riesgo de otras situaciones de emergencia, las lesiones y las secuelas posteriores al accidente o la crisis del enfermo.

La persona que ofrece la primera asistencia es el primer eslabón de la cadena de socorro, que se pone en marcha para dar la respuesta sanitaria adecuada.

CADENA DE SOCORRO:

Proteger Avisar Socorrer Emergencias Hospital

ACTUACIÓN GENERAL ANTE UNA SITUACIÓN DE EMERGENCIA:

La actuación secuencial ante cualquier situación que requiera nuestra intervención la denominaremos P.A.S., las siglas de:

* PROTEGER

* AVISAR

* SOCORRER

  • PROTEGER:

Previamente a realizar cualquier acción, debemos hacer una valoración adecuada del entorno para detectar posibles riesgos que puedan afectar a la persona accidentada o afecta y a nosotros mismos. Será por lo tanto indispensable:

1º Tomar medidas de autoprotección necesarias y adecuadas, como: ponerse guantes, utilizar protectores, etc.

2º Tomar las medidas oportunas para evitar riesgos adicionales, como: abrir ventanas, cerrar el gas, suprimir la fuente de intoxicación, etc.

3º Señalizar el lugar del accidente a la distancia correcta en caso de accidentes de tránsito, o proteger el lugar físico del accidente en otras ocasiones.

4º Desconectar la corriente eléctrica antes de atender a una persona afecta de electrocución.

  • AVISAR:

1. Es necesario activar el sistema de asistencia sanitaria urgente o cadena de socorro de la zona o el general, mediante:

-Ambulancias

-Bomberos

-Llamar al número de teléfono de las urgencias médicas

-Policía local

-etc.

2. Es preciso disponer de un listado de números de teléfono útiles, dispuestos en un lugar adecuado y prefijado, ya que en estas situaciones de emergencia puede reinar un nerviosismo comprensible, que nos haga perder el tiempo de forma innecesaria.

3. Informar de la localización exacta del accidente con todas las posibles referencias.

4. Informar del número de personas afectadas, así como el tipo de lesiones y síntomas que presentan

5. Observar e informar de las posibles características especiales de la víctima, como puede ser una disminución física o psíquica, su sexo, edad, si es una mujer embarazada, etc.

6. Valorar el tipo de accidente y si hay circunstancias que podrían agravar la situación, como el riesgo de incendio, explosión, presencia de productos corrosivos o productos tóxicos, etc., e informar de ello.

7. El aviso lo puede efectuar cualquier persona, no siendo necesario que sea la misma que da el soporte sanitario, si bien, es conveniente éste dirigida por ésta.

8. Se ha de verificar que la información aportada se ha recibido correctamente. Si es preciso se repetirá el mensaje cuantas veces sea preciso. El que envía el aviso ha de ser el último en colgar el teléfono.

  • SOCORRER:

1. Tranquilizar a la víctima. Es importante comunicarse con el accidentado. La comunicación sea verbal o no, es una fuente de relación y de credibilidad. Transmitir seguridad y tranquilidad resulta básico. Las habilidades comunicativas y de relación son tan fundamentales en la acción de socorro como los conocimientos y acciones técnicas.

Está demostrado que la comunicación con la víctima, aunque ésta se halle inconsciente, es positiva. A su vez, una buena actitud comunicativa y de relación, nos servirá para disminuir la presión sobre nuestra propia actuación y facilitar la fidelidad del accidentado y de los colaboradores fortuitos.

2. Se determinarán las posibles lesiones existentes para establecer prioridades de actuación, tomando las precauciones necesarias para que no empeore la situación.

3. En caso de varios accidentados se efectuará una valoración rápida y una composición de lugar para establecer prioridades.

4. Serán de atención preferente las víctimas que presenten paradas cardio-respiratorias, hemorragias graves o politraumatismos, y posteriormente aquellas que presenten fracturas abiertas, heridas graves, grandes quemados, fracturas cerradas, etc.

5. Fundamental a tener en cuenta es: muchas veces la víctima que más grita no es la más grave.

Uso de virucidas para la prevención de contagios
03 sep

Uso de virucidas para la prevención de contagios

Fecha de actualización: 04.08.2021

Las políticas de limpieza y desinfección, en esta situación provocada por la crisis sanitaria que vivimos, son importantes medidas preventivas para garantizar la higiene tanto de los lugares, equipos de trabajo como de vías públicas, domicilios, medios de transporte (públicos y privados), etc. que deberá intensificarse en relación con la práctica habitual.

En este sentido, existe la necesidad de desinfectar las superficies, mediante el uso de virucidas, para detener la transmisión del virus entre personas.

Por ello, el Ministerio de Sanidad publica y actualiza periódicamente un listado de productos virucidas autorizados y registrados en España que han demostrado eficacia, en estas medidas de higiene, frente al virus, atendiendo a la norma UNE-EN 14476. Esta tabla clasifica estos productos para uso ambiental (TP2), industria alimentaria (TP4) e higiene humana (PT1), resaltando como información relevante en cada caso el nombre comercial del producto, sustancia activa, usuario y forma de aplicación.

Se pueden consultar en el siguiente enlace (última actualización 04.08.2021):

https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov/documentos/Listado_virucidas.pdf

Departamento de Prevención de Riesgos Laborales Activa Mutua.